Todo lo que necesita saber sobre el pie zambo

El pie zambo se refiere a una afección en la que el pie o los pies de un recién nacido parecen estar rotados internamente en el tobillo.

El pie apunta hacia abajo y hacia adentro, y las plantas de los pies se enfrentan entre sí.

Se conoce como talipes equinovarus (TEV) o talipes equinovarus congénito (CTEV). En el 50 por ciento de los casos, ambos pies se ven afectados.

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), poco más de 1 de cada 1,000 bebés nacen con pie zambo.

Síntomas

El pie zambo es una deformidad física congénita.
Crédito de la imagen: OpenStax College, abril de 2013

En el pie zambo, los tendones en el interior de la pierna se acortan, los huesos tienen una forma inusual y el tendón de Aquiles está tenso.

Si no se trata, la persona puede parecer que camina sobre los tobillos o los lados de los pies.

En un bebé nacido con pie zambo:

  • la parte superior del pie gira hacia abajo y hacia adentro
  • el arco es más pronunciado y el talón gira hacia adentro
  • en casos severos, el pie puede verse como si estuviera al revés
  • los músculos de la pantorrilla tienden a estar subdesarrollados
  • si solo se ve afectado un pie, suele ser un poco más corto que el otro, especialmente en el talón

Una persona con pie zambo no suele sentir molestias ni dolor al caminar.

Un profesional de la salud normalmente nota un pie zambo cuando nace un bebé. A veces se puede detectar antes del nacimiento.

La mayoría de los niños tendrán solo un pie zambo y ninguna otra afección, pero a veces el pie zambo se presenta con otros problemas, como la espina bífida.

Factores de riesgo para el pie zambo

Los factores de riesgo del pie zambo incluyen los siguientes:

  • Género: los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de nacer con pie zambo.
  • Genética: si un padre nació con pie zambo, sus hijos tienen una mayor probabilidad de tener un hijo con la misma afección. El riesgo es mayor si ambos padres tienen la afección.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en los Estados Unidos rastrearon la condición a una mutación en un gen crítico para el desarrollo temprano de las extremidades inferiores llamado PITX1.

Causas

El pie zambo es principalmente idiopático, lo que significa que se desconoce la causa. Se cree que los factores genéticos desempeñan un papel importante y se han asociado algunos cambios genéticos específicos, pero esto aún no se comprende bien. Parece que se transmite de padres a hijos.

No es causado por la posición del feto en el útero.

A veces, puede estar relacionado con anomalías esqueléticas, como la espina bífida quística, o una afección del desarrollo de la cadera conocida como displasia de cadera o displasia del desarrollo de la cadera (DHH).

Puede deberse a una interrupción en una vía neuromuscular, posiblemente en el cerebro, la médula espinal, un nervio o un músculo.

Los factores ambientales pueden influir. La investigación ha encontrado un vínculo entre la incidencia del pie zambo y la edad materna, así como si la madre fuma cigarrillos y si tiene diabetes.

También se ha observado un vínculo entre una mayor probabilidad de pie zambo y la amniocentesis temprana, antes de las 13 semanas de gestación durante el embarazo.

Diagnóstico

La condición es inmediatamente visible al nacer.

También se puede detectar antes del nacimiento mediante ecografía, especialmente si ambos pies están afectados. Si se detecta antes del nacimiento, no es posible ningún tratamiento hasta después de que nazca el bebé.

Ya sea que la afección se detecte durante el embarazo o después del nacimiento, los médicos recomendarán más pruebas para detectar otros problemas de salud, como espina bífida y distrofia muscular.

Las radiografías pueden ayudar a observar la deformidad con más detalle.

Tratamiento

Un pie zambo no mejorará sin tratamiento. Dejar el pie sin tratar aumenta el riesgo de complicaciones más adelante en la vida.

El tratamiento ocurre durante las semanas posteriores al nacimiento. El objetivo es hacer que los pies sean funcionales y libres de dolor.

El método Ponseti

La forma principal de tratamiento es el método Ponseti, en el que un especialista manipula el pie del bebé con las manos. El objetivo es corregir la flexión del pie. Luego se aplica un yeso desde los dedos de los pies hasta el muslo, para mantener el pie en posición.

Normalmente hay una sesión a la semana. La manipulación y el yeso se realizan con mucha suavidad y el paciente no debe sentir dolor.

En cada sesión se cambia el yeso y cada vez se corrige un poco más el pie. Todo el proceso se puede realizar de 4 a 10 veces, utilizando de 4 a 10 modelos nuevos.

Se debe usar un yeso después de la manipulación para ayudar a remodelar el pie.

Una cirugía menor puede seguir al tratamiento del método Ponseti, si es necesario, para liberar el tendón de Aquiles.

Una vez que se corrige el pie, el paciente debe usar botas especiales unidas a un aparato ortopédico para mantener el pie, o los pies, en la mejor posición. Esto es para prevenir una recaída.

Durante 2 a 3 meses, las botas se usan 23 horas al día. Después de esto, solo se usan por la noche y durante las siestas durante el día, hasta la edad de alrededor de 4 años.

Para que el método Ponseti sea efectivo, debe hacerse desde el principio y los padres deben asegurarse de que las botas se usen de acuerdo con las instrucciones.

Si no se siguen estrictamente las instrucciones, el pie puede volver a su posición original y el tratamiento debe comenzar de nuevo.

Mientras el bebé lleva un yeso, los padres deben vigilar los cambios en el color o la temperatura de la piel, ya que esto podría significar que el yeso está demasiado apretado.

El método francés

El método funcional francés consiste en estiramiento diario, ejercicio, masaje e inmovilización del pie con cinta no elástica. El objetivo es mover el pie lentamente hasta la posición correcta.

Durante los primeros 3 meses, estas sesiones de terapia las realiza principalmente un fisioterapeuta. La mayor parte de la mejora se produce en este momento.

Los padres reciben formación durante este tiempo, para que puedan realizar algunos de los tratamientos en casa.

El vendaje y la inmovilización continúan hasta que el niño tiene 2 años. Actualmente, este método no está disponible en muchas partes de EE. UU.

Si el pie zambo es el único problema que tiene el bebé, el tratamiento suele ser completamente exitoso.

Incluso cuando el problema no se puede corregir por completo, la apariencia y función del pie mejorarán significativamente.

Cirugía

La cirugía se puede utilizar si otros métodos no funcionan, pero esto normalmente se hace caso por caso.

La cirugía tiene como objetivo ajustar los tendones, ligamentos y articulaciones del pie y el tobillo, por ejemplo, liberando el tendón de Aquiles o moviendo el tendón que va desde la parte delantera del tobillo hasta la parte interior del pie.

La cirugía más invasiva libera estructuras de tejido blando en el pie. Luego, el cirujano estabiliza el pie con alfileres y un yeso.

La cirugía puede provocar sobrecorrección, rigidez y dolor. También se ha asociado con artritis en etapas posteriores de la vida.

Complicaciones

Un pie zambo bien tratado no debería dejar a un niño en desventaja. Podrán correr y jugar como los demás niños.

Sin embargo, si no se trata, pueden ocurrir complicaciones.

Por lo general, no habrá dolor ni malestar hasta que el niño se ponga de pie y camine. Será difícil caminar con las plantas de los pies.

El pie zambo puede causar problemas de movilidad a largo plazo.

En su lugar, el niño tendrá que utilizar en su lugar las puntas de los pies, la parte exterior de los pies y, en casos muy graves, la parte superior de los pies.

Existe un riesgo a largo plazo de eventualmente desarrollar artritis.

La incapacidad para caminar correctamente puede dificultar que una persona con pie zambo participe plenamente en algunas actividades. La apariencia inusual del pie también puede causar problemas de autoimagen.

Incluso con tratamiento, el pie será entre una y una vez y media más pequeño que el otro pie y un poco menos móvil. La pantorrilla de la pierna también será más pequeña.

Personas famosas nacidas con pie zambo

Algunas personas famosas que nacieron con pie zambo incluyen:

  • Claudio, el emperador romano
  • Dudley Moore, el actor inglés
  • Damon Wayans, el actor y comediante estadounidense
  • Troy Aikman, el jugador de fútbol americano, presentador de televisión
  • Steven Gerard, el futbolista inglés
  • Kristi Yamaguchi, ganadora de la medalla de oro olímpica de patinaje artístico en 1992

Una persona con un pie zambo o dos pies equino varos puede enfrentar algunas limitaciones de movilidad. Como resultado, la Administración del Seguro Social (SSA) considera algunos casos como un motivo de discapacidad del Seguro Social (SSD), pero esto depende de la gravedad.

Los padres de niños con pie zambo pueden sentirse ansiosos, pero con el tratamiento adecuado, el individuo debería, con el tiempo, poder usar el pie sin mayores dificultades.

none:  dermatitis atópica - eccema paternidad dislexia