Futuro de la terapia de Alzheimer: ¿Cuál es el mejor enfoque?

Millones de personas en todo el mundo viven con una forma de demencia, la más común de las cuales es la enfermedad de Alzheimer. Actualmente, no hay forma de detener su progreso, pero se están realizando ensayos clínicos de nuevos medicamentos. ¿Qué enfoque servirá mejor a los especialistas?

Una nueva revisión de ensayos clínicos aconseja cuál es el mejor camino a seguir.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 50 millones de personas en todo el mundo viven con demencia y aproximadamente entre el 60 y el 70 por ciento padece la enfermedad de Alzheimer.

El mayor factor de riesgo de la enfermedad de Alzheimer es el envejecimiento, y las personas de 65 años o más son las más vulnerables.

Los tratamientos actuales para esta afección abordan sus síntomas, como la pérdida de memoria y los cambios de comportamiento. Sin embargo, cada vez más investigaciones apuntan a encontrar una terapia que aborde los cambios biológicos que caracterizan la enfermedad de Alzheimer.

Pero, ¿están los investigadores en el camino correcto con sus investigaciones y cuál sería el mejor enfoque de tratamiento? Una nueva revisión integral publicada en la revista. Neurologíay disponible en línea, aborda estas preguntas.

La mayoría de los ensayos se dirigen a patologías cerebrales

En la revisión, los especialistas de la Alzheimer's Drug Discovery Foundation en Nueva York, NY, analizan los ensayos clínicos actuales de medicamentos para la demencia y asesoran sobre el mejor enfoque en el futuro.

"El Alzheimer es una enfermedad compleja con muchos factores diferentes que contribuyen a su aparición y progresión", explica el Dr. Howard Fillit, autor principal de la revisión.

“Décadas de investigación han revelado procesos comunes que son relevantes para comprender por qué el cerebro envejecido es vulnerable a la enfermedad de Alzheimer. Nuevas terapias para la enfermedad de Alzheimer provendrán de esta comprensión de los efectos del envejecimiento en el cerebro ".

Dr. Howard Fillit

Debido a que las terapias actuales para el Alzheimer se enfocan en el manejo de los síntomas, pero no en detener la condición en su camino, investigaciones recientes han analizado cómo atacar el mecanismo de Alzheimer, particularmente en el cerebro.

Una característica clave de esta condición es la acumulación de proteínas tóxicas, como beta-amiloide y tau, que forman placas que interfieren con la comunicación entre las células cerebrales.

Por lo tanto, como señala la nueva revisión, muchos estudios se han centrado en el desarrollo de fármacos que se dirijan eficazmente a la beta amiloide y la tau.

De hecho, estos fármacos experimentales dominan el panorama de los ensayos clínicos de fase III para los tratamientos del Alzheimer, y el 52 por ciento de ellos prueban fármacos que interactúan con las dos proteínas.

Aún así, como señala el Dr. Fillit, "actualmente no se sabe si estas patologías clásicas (amiloide y tau) representan objetivos farmacológicos válidos y si estos objetivos por sí solos son suficientes para tratar la enfermedad de Alzheimer".

Los revisores observan que las terapias dirigidas a las proteínas beta-amiloide y tau, hasta ahora, no han podido ralentizar significativamente el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, pero que los ensayos han ofrecido pistas más importantes sobre los mecanismos de la enfermedad.

Es más probable que la terapia combinada tenga éxito

Aunque la mayoría de los ensayos se han centrado en fármacos que se dirigen a los cambios en el cerebro, los autores de la revisión señalan que algunos ensayos en fases anteriores (fases I o II) han estado investigando otras estrategias, en particular aquellas que se dirigen a los procesos de envejecimiento que pueden exacerbar el Alzheimer.

"Dirigirse a los procesos biológicos comunes del envejecimiento puede ser un enfoque eficaz para desarrollar terapias para prevenir o retrasar las enfermedades relacionadas con la edad, como el Alzheimer", dice el Dr. Fillit.

Estos procesos incluyen:

  • Inflamación crónica de bajo grado, que se asocia con el adelgazamiento de las capas de la corteza cerebral y un flujo sanguíneo deficiente al cerebro, los cuales pueden afectar la función cognitiva
  • disfunciones metabólicas que pueden provocar daño celular en el cerebro
  • disfunción vascular, que puede estar asociada con problemas cognitivos porque puede significar que el cerebro no recibe suficiente sangre y, por lo tanto, puede carecer de oxígeno
  • cambios en la regulación genética que pueden contribuir a los mecanismos de la enfermedad de Alzheimer
  • una pérdida de sinapsis, los puntos de conexión entre las neuronas, que permiten que la información fluya entre las células del cerebro

El Dr. Fillit cree que "Nuestro éxito en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer probablemente vendrá de la terapia combinada: encontrar medicamentos que tengan efectos positivos sobre las disfunciones que ocurren a medida que las personas envejecen".

Al desarrollar una serie de medicamentos, cada uno de los cuales se dirige a uno de estos procesos clave, los especialistas verán más éxito en detener el progreso de la enfermedad de Alzheimer, argumentan los autores.

"Las terapias combinadas son el estándar de atención para otras enfermedades importantes del envejecimiento, como las enfermedades cardíacas, el cáncer y la hipertensión, y probablemente serán necesarias para tratar la enfermedad de Alzheimer y otras demencias", agrega el Dr. Fillit.

none:  osteoporosis dolor de cabeza - migraña salud