La edición de genes para la prevención del cáncer en realidad puede causar cáncer

CRISPR-Cas9 es una interesante herramienta de edición de genes que los científicos esperan poder utilizar para prevenir el cáncer. Sin embargo, un nuevo estudio advierte que el uso de esta misma estrategia en realidad podría aumentar el riesgo de cáncer.

La edición de genes puede ayudarnos a mantener a raya el cáncer, han descubierto los científicos. Pero, ¿podría también desencadenar cáncer?

En los últimos años se ha observado un creciente interés en el desarrollo de la edición del genoma o "edición de genes".

La edición de genes es el uso de tecnologías altamente sensibles y precisas que permiten a los especialistas alterar segmentos de ADN humano con fines terapéuticos.

Más específicamente, los científicos están interesados ​​en intervenir en las variantes genéticas que pueden aumentar el riesgo de que alguien desarrolle ciertas enfermedades, incluido el cáncer.

Pero aunque se ha dicho que la edición de genes, y específicamente una herramienta de edición de precisión llamada CRISPR-Cas9, es prometedora, una nueva investigación advierte que haríamos bien en no sacar conclusiones por el momento.

Dos artículos de investigación independientes ahora publicados en la revista. Medicina ahora ambos informan que las herramientas de edición de genes pueden, de hecho, aumentar inadvertidamente el riesgo de cáncer al alterar un mecanismo celular muy fino.

Un estudio, realizado por la Dra. Emma Haapaniemi y sus colegas del Karolinska Institutet en Estocolmo, Suecia, y la Universidad de Helsinki en Finlandia, ahora ha descubierto que el uso de CRISPR-Cas9 para editar ADN en células humanas puede tener consecuencias indeseables.

Cómo CRISPR podría aumentar el riesgo de cáncer

Al probar CRISPR-Cas9 en células humanas in vitro, la Dra. Haapaniemi y su equipo notaron que el proceso de edición puede activar la proteína p53, que se une al ADN.

Por lo tanto, en las células donde p53 está presente y se vuelve activo, reaccionará para "reparar" el ADN donde CRISPR-Cas9 ha "cortado".

Esta reacción puede ralentizar o inhibir la eficacia de la herramienta de edición del genoma, lo que significa que CRISPR-Cas9 funciona mejor en células que carecen de p53 o que no pueden activar esta proteína.

Pero hay un problema: p53 también es un supresor de tumores, por lo que en las células donde falta p53 o no funciona, esto puede llevar a que las células se multipliquen de manera anormal y, por lo tanto, se vuelvan malignas.

“Al seleccionar células que han reparado con éxito el gen dañado que pretendíamos reparar, podríamos también seleccionar sin darnos cuenta células sin p53 funcional”, explica el Dr. Haapaniemi.

Y, "si se trasplantan a un paciente, como en la terapia génica para enfermedades hereditarias", advierte, "tales células podrían dar lugar a cáncer, lo que genera preocupación por la seguridad de las terapias génicas basadas en CRISPR".

Se deben considerar los efectos secundarios de la edición de genes

Debido a estas preocupaciones y riesgos, los científicos involucrados en el estudio reciente aconsejan calurosamente que los investigadores que investigan el potencial terapéutico de las herramientas de edición del genoma también deben considerar seriamente qué efectos secundarios pueden surgir y cuál es la mejor manera de lidiar con ellos.

"CRISPR-Cas9 es una herramienta poderosa con un potencial terapéutico asombroso", admite el coautor del estudio, el Dr. Bernhard Schmierer.

Sin embargo, agrega que debe tratarse con mucha precaución, alentando a que se realicen más trabajos para comprender completamente las implicaciones de las interacciones CRISPR-Cas9 y p53 a nivel celular.

"Como todos los tratamientos médicos", dice, "las terapias basadas en CRISPR-Cas9 pueden tener efectos secundarios, que los pacientes y cuidadores deben conocer".

"Nuestro estudio sugiere que el trabajo futuro sobre los mecanismos que desencadenan p53 en respuesta a CRISPR-Cas9 será fundamental para mejorar la seguridad de las terapias basadas en CRISPR-Cas9".

Dr. Bernhard Schmierer

none:  ébola trastornos de la alimentación suplementos