Hepatitis C fuera del cuerpo y otros virus

El virus de la hepatitis C puede vivir fuera del cuerpo en algunas circunstancias, pero es inusual contraer el virus de esta manera.

La hepatitis C es una infección viral que daña el hígado. Una persona puede contraer el virus a través del contacto con la sangre que lo contiene.

La enfermedad puede variar de leve a potencialmente mortal. Para algunas personas, la infección es de corta duración y su sistema inmunológico elimina el virus en unas semanas.

Para otros, puede convertirse en una enfermedad crónica o de por vida. Las personas con hepatitis C crónica pueden desarrollar daño hepático severo.

A continuación, conozca cuánto tiempo puede sobrevivir el virus fuera del cuerpo y cómo se propaga la infección.

¿Puede la hepatitis C sobrevivir fuera del cuerpo?

Es raro que una persona contraiga hepatitis C de una fuente externa al cuerpo.

La hepatitis C generalmente se transmite a través del contacto con sangre infectada. La sangre seca puede transportar el virus activo, pero tendría que ingresar al torrente sanguíneo de otra persona para que ocurra la infección.

La orina, el sudor y el semen no transportan suficiente virus para transmitirlo. Es posible que una persona desarrolle la infección durante las relaciones sexuales, pero esto es raro, a menos que ambos miembros de la pareja tengan sangrado o heridas o llagas abiertas.

Debido a que el virus se transmite a través de la sangre, sería fácil contraer la infección compartiendo agujas, pero difícil hacerlo compartiendo un espacio vital.

Sangre en superficies

En 2013, los científicos descubrieron que el virus de la hepatitis C puede sobrevivir y permanecer infeccioso fuera del cuerpo hasta por 6 semanas a distintas temperaturas. En esta investigación, el virus permaneció activo a 39,2 ° F (4 ° C) y 71,6 ° F (22 ° C).

Podría haber riesgo de transmisión si una persona con hepatitis C derrama una gota de sangre sobre una superficie de uso común, como una mesa o la manija de una puerta. Es probable que más sangre represente un mayor riesgo de infección.

Los investigadores observaron que la sangre contaminada se secaba naturalmente en 4 horas y que este cambio puede hacer que las gotas o las gotas de sangre sean menos notorias.

Sin embargo, la calidad infecciosa de la sangre se redujo drásticamente en las primeras 6 horas, lo que sugiere que el riesgo de transmisión disminuye con el tiempo.

En casa, limpiar las superficies con antisépticos, como productos que contienen lejía o etanol, puede matar el virus.

En entornos médicos, los profesionales de la salud toman medidas para prevenir la transmisión del virus manteniendo esterilizadas las superficies y el equipo médico.

Sangre en agujas

En 2010, los investigadores encontraron que el virus permanecía activo hasta 63 días en jeringas de tuberculina, que se utilizan para evaluar si una persona tiene tuberculosis.

Un estudio de 2015 encontró que las jeringas más grandes con más espacio muerto, el espacio entre el conector y la aguja, tienen más probabilidades de albergar el virus de la hepatitis C activo durante más tiempo.

Los autores del estudio recomiendan que las personas que se inyectan drogas opten por jeringas con menos espacio muerto. El uso de una jeringa con aguja fija puede reducir aún más el riesgo.

¿Cómo se puede contagiar la hepatitis C?

La hepatitis C se transmite cuando la sangre que contiene el virus ingresa al cuerpo de otra persona.

Las formas comunes de transmitir la hepatitis C incluyen:

  • compartir jeringas o agujas sin esterilizar, como cuando se inyectan drogas
  • sufrir una lesión por una aguja u otro objeto puntiagudo que ha entrado en contacto con sangre infectada
  • Transmitir el virus de madre a hijo durante el embarazo o el parto.

Con menos frecuencia, una persona adquiere el virus por:

  • compartir artículos de cuidado personal, como navajas de afeitar o cepillos de dientes, que podrían haber estado en contacto con la sangre
  • tener contacto sexual con una persona que tiene hepatitis C
  • tener un tatuaje en un entorno antihigiénico y no regulado

Personas con mayor riesgo de desarrollar hepatitis C:

  • tiene antecedentes de inyectarse drogas
  • recibió sangre u órganos donados antes de 1992
  • nacieron de madres con la infección
  • trabajar en el cuidado de la salud y haber tenido heridas por pinchazos
  • tiene VIH o SIDA

Cualquiera que haya estado expuesto al virus debe consultar a un médico, quien probablemente solicitará un análisis de sangre.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis C? Descúbrelo aquí.

Mitos sobre cómo se propaga la hepatitis C

Los malentendidos sobre la hepatitis C son comunes.

Una persona solo puede contraer el virus si la sangre infectada ingresa a su torrente sanguíneo.

El virus no se puede propagar a través de:

  • estornudar o toser
  • compartiendo utensilios
  • compartir alimentos o bebidas
  • lactancia, a menos que los pezones estén agrietados o sangrando
  • tomados de la mano o abrazándose
  • besos

Una persona no puede contraer hepatitis C por un piercing o un tatuaje si el artista usa equipo esterilizado. Es importante visitar instalaciones autorizadas y reguladas.

Los médicos no consideran que la hepatitis C sea una infección de transmisión sexual (ITS). Es posible transmitirlo durante las relaciones sexuales, pero el riesgo es bajo.

La probabilidad de contraer la infección durante las relaciones sexuales es mayor para las personas que:

  • tener múltiples socios
  • participar en sexo duro
  • tiene una ITS
  • tiene VIH
  • tener relaciones sexuales durante la menstruación
  • tiene una llaga genital u otra herida abierta
  • compartir juguetes sexuales que se hayan usado analmente o que puedan tener sangre
  • participar en fisting sin protección

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) enfatizan que las personas con hepatitis C deberían poder participar en cualquier trabajo, escuela o actividad social.

Obtenga más información sobre la transmisión de la hepatitis C.

Prevención

El riesgo de transmitir la hepatitis C a través del contacto diario habitual es muy bajo.

Las personas que tienen el virus pueden reducir las posibilidades de transmitirlo al:

  • cubriendo cortes y raspaduras con vendajes
  • deshacerse con cuidado de cualquier artículo ensangrentado
  • usar un desinfectante, como una solución de lejía, en cualquier superficie que haya contenido sangre
  • lavarse bien las manos después de entrar en contacto con su propia sangre, como después de limpiar una herida

En general, es una buena idea que todos se laven las manos después de tocar su propia sangre o la de otra persona.

Si es posible, use guantes cuando ayude a alguien que esté sangrando y deseche con cuidado cualquier elemento de protección después de tratar la lesión.

Si una persona en un hogar tiene hepatitis C, puede ser una buena idea tener a mano los siguientes suministros, en caso de una lesión que involucre sangrado:

  • guantes desechables
  • lejía
  • papel u otras toallas desechables
  • apósitos impermeables
  • bolsas de basura para la eliminación separada de artículos contaminados

La forma más común de propagación de la hepatitis C es compartiendo agujas o jeringas cuando se inyectan drogas. Para reducir el riesgo de infección, nunca comparta este equipo.

Obtenga más información sobre cómo los médicos diagnostican y tratan la hepatitis C.

Quitar

El virus de la hepatitis C se transmite por contacto con la sangre.

El virus puede permanecer activo fuera del cuerpo hasta por 6 semanas en algunas circunstancias, y posiblemente más tiempo en jeringas.

Las formas de reducir el riesgo de exposición incluyen:

  • Limpiar rápidamente la sangre derramada y desinfectar el área.
  • nunca compartir agujas o artículos de cuidado personal como navajas de afeitar
  • deshacerse de objetos cortopunzantes y otros equipos médicos de manera adecuada
  • usar guantes para ayudar a las personas que están sangrando

Cualquiera que sospeche que ha estado expuesto a la hepatitis C debe consultar a un médico, quien probablemente ordenará un análisis de sangre.

none:  colitis ulcerosa neurología - neurociencia enfermería - partería