VIH vs. SIDA: ¿Cuál es la diferencia?

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La infección por VIH y el SIDA no son la misma condición y no son el mismo diagnóstico.

El VIH es un virus que ataca a un tipo de glóbulo blanco llamado célula CD4 en el sistema inmunológico del cuerpo.

Reduce la capacidad del cuerpo para combatir infecciones y enfermedades. El cuerpo puede combatir muchos virus, pero algunos de ellos nunca se pueden eliminar por completo una vez que están presentes. El VIH es uno de ellos.

Sin embargo, el tratamiento con terapia antirretroviral puede minimizar el efecto del virus al ralentizar o detener su progresión. El tratamiento ahora puede reducir la cantidad de virus en el torrente sanguíneo a niveles en los que ya no es detectable. Esto significa que el cuerpo permanece sano y el virus no se puede transmitir.

El SIDA es un síndrome, o una variedad de síntomas, que puede desarrollarse con el tiempo en una persona con VIH que no recibe tratamiento. Una persona puede tener el VIH sin desarrollar el SIDA, pero no es posible tener el SIDA sin tener primero el VIH.

¿En qué se diferencia el VIH del SIDA?

El SIDA solo puede desarrollarse después de tener el VIH, pero no todas las personas con VIH lo desarrollarán.

Es poco probable que las personas que siguen un régimen de tratamiento eficaz desarrollen el SIDA.

Sin embargo, si no se trata, el VIH continúa dañando el sistema inmunológico.

Esto aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad o una infección oportunista. Algunas de estas afecciones pueden poner en peligro la vida.

Infecciones y enfermedades oportunistas

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) definen las infecciones oportunistas como "infecciones que ocurren con más frecuencia y son más graves en personas con sistemas inmunitarios debilitados".

Ejemplos de infecciones oportunistas y otras enfermedades que pueden desarrollarse en personas con VIH incluyen:

  • cánceres, como cáncer de cuello uterino invasivo, cáncer de pulmón, sarcoma de Kaposi, carcinomas y linfomas
  • candidiasis, una infección por hongos en la garganta o los pulmones
  • citomegalovirus, una infección viral que puede causar ceguera y otras complicaciones
  • neumonía por pneumocystis, una forma fúngica de neumonía que puede ser fatal
  • toxoplasmosis, una infección parasitaria del cerebro
  • tuberculosis (TB), una infección bacteriana de los pulmones
  • criptococosis, una infección por hongos que puede provocar neumonía

También puede haber coinfecciones, que es cuando dos infecciones tienden a ocurrir juntas, por ejemplo, TB y enfermedad criptocócica, o una combinación de TB, hepatitis B y hepatitis C.

SIDA: etapa 3 de la infección por VIH

El SIDA es la etapa final (etapa 3) de la infección por VIH. Se diagnostica con base en un recuento de células CD4 o el desarrollo de una o más infecciones oportunistas. La etapa 1 es la etapa aguda del VIH y la etapa 2 es la etapa de latencia clínica. Más información sobre estas dos etapas se incluye más adelante en el artículo.

El recuento de células CD4 en individuos sanos oscila entre 500 y 1.600 células por milímetro cúbico de sangre (células / mm3). Según AIDS.gov, se considera que las personas con VIH han desarrollado SIDA cuando su recuento de células CD4 desciende a menos de 200 células / mm3.

Sin tratamiento médico, el SIDA generalmente se desarrolla entre 2 y 15 años después de contraer el virus del VIH.

La velocidad a la que progresa el virus depende de muchos factores, incluida la edad del paciente, la salud general, la genética, la presencia de otras infecciones y el nivel de atención médica.

Algunas personas con el virus del VIH nunca desarrollarán el SIDA. Es poco probable que quienes usan medicamentos los tengan nunca.

¿Qué significa indetectable?

El tratamiento actual puede reducir los niveles del virus del VIH en la medida en que los niveles del virus en la sangre sean demasiado bajos para ser significativos. Estos niveles son indetectables.

Si bien el virus es indetectable, no afecta la vida diaria de la persona y no necesariamente acortará su vida útil. En este punto, el virus tampoco es transmisible. No se puede transmitir a otra persona.

Si una persona busca tratamiento en las primeras etapas y lo sigue durante toda su vida, generalmente puede esperar vivir tanto como una persona sin VIH.

Para obtener información y recursos más detallados sobre el VIH y el SIDA, visite nuestro centro dedicado.

Causas del VIH y el SIDA

El VIH puede transmitirse de diversas formas, como a través de relaciones sexuales sin protección y durante el parto.

El SIDA se reconoció por primera vez como una afección distinta en 1981.

Los trabajadores de la salud comenzaron a notar que un número inusual de infecciones oportunistas y cánceres parecían estar afectando a grupos particulares de personas.

Una vez que las personas tuvieran el virus, su inmunidad a ciertas enfermedades disminuiría con el tiempo y se desarrollaría el síndrome del SIDA.

La causa del problema se remonta a un retrovirus, el virus de la inmunodeficiencia humana, VIH-1.

El VIH-1 se transmite entre humanos a través del intercambio de fluidos corporales.

Esto puede suceder a través de:

  • Contacto sexual: el VIH puede transmitirse de una persona a otra a través del coito oral, anal o vaginal sin condón, si uno de los miembros de la pareja tiene niveles de VIH en sangre detectables, es decir, superiores a 200 copias por mililitro.
  • Embarazo o parto: una madre que tiene el virus del VIH, o que ha desarrollado el SIDA, puede transmitir el virus a su hijo durante el embarazo, el parto o incluso durante la lactancia.
  • Transfusión de sangre: Hoy en día, el riesgo de transmitir el virus de esta manera es extremadamente bajo en los países desarrollados, debido a que existen estrictos sistemas de detección.
  • Uso de jeringas y agujas: compartir equipo para inyectarse drogas con otras personas aumenta las posibilidades de contraer el virus.

Aquellos que necesitan tomar precauciones especiales incluyen:

  • cualquier persona que se ocupe de agujas o se inyecte medicamentos u otras drogas
  • trabajadores de la salud que se ocupan de objetos punzantes
  • los que hacen y reciben tatuajes y piercings

Es fundamental seguir pautas específicas al utilizar y desechar agujas y otros objetos punzantes que puedan perforar la piel.

PrEP puede ofrecer protección

Las personas que no tienen el VIH pero que corren el riesgo de contraer el virus pueden protegerse mediante la profilaxis previa a la exposición (PrEP).

Bajo la marca Truvuda, esta píldora contiene dos medicamentos, tenofovir y emtricitabina, que pueden evitar que el virus se afiance, incluso si se produce una exposición.

Según los CDC, el uso constante de PrEP puede reducir la posibilidad de infección hasta en un 92 por ciento.

De acuerdo con las pautas de 2019 del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU., Solo las personas con un resultado negativo reciente en la prueba del VIH son candidatos adecuados para la PrEP. Las personas con alto riesgo de contraer el VIH deben tomar PrEP una vez al día.

Los síntomas del VIH y el SIDA

Los síntomas del VIH varían ampliamente. Dependen del individuo, el manejo del virus y la etapa de la afección.

Síntomas de la etapa aguda

En la primera etapa del VIH, de 2 a 4 semanas después de contraer el virus, las personas pueden experimentar síntomas similares a los de la gripe, que incluyen:

  • dolor muscular
  • escalofríos
  • fatiga
  • fiebre
  • úlceras en la boca
  • sudores nocturnos
  • erupciones
  • dolor de garganta
  • ganglios linfáticos inflamados

No todas las personas con VIH experimentarán estos síntomas. Algunas personas no experimentan síntomas durante 10 años o más.

Síntomas de la etapa de latencia clínica

Durante la etapa 2, el virus está activo pero se reproduce a niveles muy bajos. En esta etapa, es posible que solo haya síntomas leves o ninguno.

Los medicamentos pueden ayudar a detener el avance del virus y mantenerlo en esta etapa. Puede reducir los niveles del virus para que sean indetectables, no se puedan transmitir y no tengan ningún impacto en la salud de la persona.

Síntomas del SIDA

El SIDA es diferente del VIH y es un diagnóstico distinto, aunque se considera que es la tercera y última etapa del virus.

Ocurre porque el sistema inmunológico se vuelve susceptible a una variedad de infecciones.

Los síntomas en esta etapa están relacionados con las diversas infecciones que pueden desarrollarse. Pueden variar mucho.

Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • manchas debajo de la piel o en la boca y la nariz
  • visión borrosa
  • diarrea crónica
  • hinchazón continua de los ganglios linfáticos
  • fatiga extrema
  • fiebre que sigue regresando
  • problemas neurológicos, incluida la pérdida de memoria
  • neumonía
  • pérdida de peso rápida
  • llagas en la boca, el ano o los genitales

Los síntomas asociados con el SIDA varían ampliamente y no se puede hacer un diagnóstico sobre esta base. Se necesitarán pruebas para hacer un diagnóstico formal.

Diagnóstico

Los síntomas por sí solos no pueden mostrar que una persona tiene VIH o SIDA. Esto se debe a que varían ampliamente y también pueden ser un signo de otras afecciones.

Diagnóstico de VIH

El VIH se diagnostica con un análisis de sangre y siempre se recomienda la prueba temprana.

El VIH se diagnostica mediante un análisis de sangre o un hisopo oral que busca la presencia de anticuerpos producidos por el cuerpo en un intento de combatir el virus, así como las proteínas producidas por el virus durante la replicación.

El tiempo que tardan estos anticuerpos en aparecer en la sangre puede oscilar entre varias semanas y varios meses.

Puede ser necesario repetir la prueba, dependiendo del tiempo inicial de exposición.

Sin embargo, siempre es aconsejable realizar pruebas tempranas, ya que luego se puede implementar un plan de tratamiento adecuado para ayudar a detener una mayor progresión del virus.

Aquellos que se hacen la prueba temprano después de la exposición tienen un riesgo menor de transmitir el virus a otras personas, ya que pueden recibir un tratamiento eficaz.

Los kits de autoevaluación del VIH están disponibles para su compra en línea, pero los usuarios deben asegurarse de que estén aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA).

Diagnóstico de SIDA

Si una persona tiene un diagnóstico de VIH y luego recibe un resultado de recuento de células CD4 de menos de 200 células / mm3 o está experimentando ciertas infecciones oportunistas, tendrá un diagnóstico de SIDA.

Tratamiento

Los planes de tratamiento adecuados y la intervención temprana significan que las personas con VIH pueden disfrutar de una buena calidad de vida. El tratamiento será proporcionado por un equipo de profesionales, no solo médicos.

En el pasado, una persona con VIH podía desarrollar SIDA en unos pocos años. Ahora, muchas personas con VIH nunca desarrollarán el SIDA, porque se dispone de un tratamiento eficaz. Sin tratamiento, una persona que desarrolla SIDA puede esperar vivir otros 3 años, a menos que experimente una complicación potencialmente mortal.

El tratamiento consiste principalmente en medicamentos, incluida la terapia antirretroviral (ART). Una vez que comienza el tratamiento, es importante continuar o se puede desarrollar resistencia a los medicamentos.

Las personas con VIH o SIDA normalmente usan una combinación de medicamentos de terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA) que ayudan a retrasar la progresión del virus.

Este medicamento se ajusta para adaptarse a cada individuo y debe tomarse de por vida.

Prevención del VIH

Se pueden tomar varias medidas para prevenir la contracción del VIH. Éstos incluyen:

  • Profilaxis previa a la exposición (PrEP): si se toma con regularidad, esto puede evitar que se desarrolle el VIH, incluso si una persona está expuesta al virus.
  • Profilaxis posterior a la exposición (PEP): este es un tratamiento de emergencia que se administra para reducir la probabilidad de infección por VIH después de la exposición al virus. Para que sea eficaz, debe tomarse dentro de las 72 horas posteriores a la exposición y completarse el ciclo completo de tratamiento de 28 días. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la PEP puede reducir el riesgo de infección por VIH en más del 80 por ciento.
  • Uso de condones: muchas infecciones, incluido el VIH, se pueden transmitir a través de relaciones sexuales sin protección. El uso de condones puede ayudar a proteger contra muchos problemas de salud.
  • Adopción de medidas durante el embarazo: si el VIH está presente durante el embarazo, los medicamentos pueden ayudar a prevenir que el virus afecte al niño. Los pasos adicionales incluyen el parto por cesárea y la alimentación con biberón en lugar de la lactancia materna en determinadas circunstancias. Un proveedor de salud puede asesorar sobre la mejor opción para cada individuo. Un tratamiento prenatal eficaz significa que muchas mujeres con VIH tienen bebés sanos que no tienen VIH.
  • Evitar compartir agujas: existen programas de intercambio de agujas para reducir la necesidad de compartir jeringas y agujas.
  • Reducción de la exposición a los fluidos corporales: Los trabajadores de la salud deben usar guantes, máscaras y otras formas de protección de barrera para reducir la posibilidad de exposición a afecciones que pueden transmitirse a través de la sangre, incluido el VIH. Otras precauciones incluyen lavarse la piel a fondo y con regularidad después del contacto con fluidos corporales.

Una persona que tiene un diagnóstico de VIH puede retrasar o prevenir el desarrollo del SIDA buscando un tratamiento temprano y siguiendo el plan de tratamiento recomendado.

También es importante evitar la exposición a otras infecciones y mantener un estilo de vida saludable para apoyar el sistema inmunológico.

none:  vascular conferencias leucemia