¿Cómo afecta el alcohol al trastorno bipolar?

Una persona con trastorno bipolar experimenta cambios de humor y otros síntomas. El alcohol puede afectar a una persona con trastorno bipolar de manera diferente, en comparación con alguien que no lo padece. Una persona con trastorno bipolar también puede tener más probabilidades que otras de abusar del alcohol.

El trastorno bipolar afecta a alrededor del 4,4 por ciento de las personas en los Estados Unidos en algún momento de sus vidas.

Siga leyendo para obtener más información sobre los vínculos entre el trastorno bipolar y el consumo de alcohol.

Alcohol y síntomas del trastorno bipolar

Los efectos del trastorno bipolar varían entre los individuos y también según la fase del trastorno que está experimentando la persona.

El alcohol puede exagerar los síntomas tanto de la manía como de la depresión.

Síntomas de manía y alcohol

El alcohol puede exagerar el estado de ánimo que las personas tienen con la manía y aumentar el riesgo de imprudencia. El trastorno bipolar también conlleva un riesgo de comportamiento adictivo.

Los síntomas comunes de un episodio maníaco incluyen:

  • sentirse "drogado" o "conectado"
  • intensa felicidad y euforia
  • alta confianza en sí mismo o autoestima
  • pensamientos y habla rápidos
  • distracción e incapacidad para concentrarse
  • sociabilidad y locuacidad
  • pensamientos y habla rápidos
  • comportamiento impulsivo
  • dificultad para dormir
  • irritabilidad e impaciencia, que pueden provocar agresión en algunas personas
  • psicosis, en algunos casos
  • excederse en actividades placenteras, como el consumo de alcohol y el comportamiento sexual de riesgo

Una persona que consume alcohol durante una fase maníaca tiene un mayor riesgo de tener un comportamiento impulsivo porque el alcohol reduce las inhibiciones de la persona.

Síntomas depresivos y alcohol.

Los síntomas comunes de los episodios depresivos incluyen:

  • tristeza extrema o irritabilidad
  • una sensación de aislamiento, soledad y desesperación
  • sentimientos de culpa y ansiedad
  • pérdida o aumento de peso rápido
  • insomnio
  • incapacidad para concentrarse en cualquier tarea
  • depresión, que puede impedir que la persona haga algo
  • dormir demasiado o muy poco
  • pensamientos suicidas

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central (SNC). El consumo de alcohol durante una fase depresiva puede aumentar el riesgo de letargo y puede reducir aún más las inhibiciones.

Ya sea que una persona consuma o abuse del alcohol durante una fase maníaca o depresiva, puede ser peligroso y posiblemente mortal para ellos y para quienes los rodean.

Las personas también pueden experimentar un episodio mixto, o ciclos rápidos, en los que los cambios de humor ocurren rápidamente, a veces algunas veces al año.

Además, el trastorno bipolar puede tener un impacto negativo a largo plazo en las relaciones, el trabajo y la vida social de una persona. Cuando surgen problemas, la persona puede consumir alcohol en un intento de alterar su estado de ánimo en respuesta a estos sentimientos negativos.

Psicosis

En algunas personas, una fase maníaca puede incluir psicosis. La persona puede experimentar alucinaciones, o puede creer que son muy importantes, que están por encima de la ley o que no puede sufrir ningún daño, haga lo que haga.

Si una persona tiene psicosis y consume alcohol, esto puede provocar complicaciones tanto a corto como a largo plazo.

El alcohol puede complicar el tratamiento de la psicosis. La combinación de alcohol con psicosis aumenta el riesgo de complicaciones físicas y mentales.

Trastorno bipolar y abuso de alcohol

El comportamiento adictivo y el abuso de alcohol y sustancias son comunes entre las personas con trastorno bipolar. Las condiciones que a menudo ocurren juntas se conocen como comorbilidades.

El abuso de alcohol y el trastorno bipolar también pueden producir síntomas superpuestos y pueden desencadenarse entre sí en algunas circunstancias.

En el pasado, los investigadores han notado que los síntomas del trastorno bipolar aparecen cuando una persona deja de depender del alcohol. Algunos científicos han sugerido que el consumo de alcohol o la abstinencia y el trastorno bipolar afectan los mismos neurotransmisores o sustancias químicas del cerebro.

Esto puede causar que el abuso de alcohol y el trastorno bipolar desencadenen los síntomas de la otra afección.

En 2006, un estudio de 148 personas concluyó que una persona con trastorno bipolar no necesita beber cantidades excesivas de alcohol para tener una reacción negativa.

Los investigadores encontraron un vínculo directo entre el consumo de alcohol y la tasa de aparición de episodios maníacos o depresivos, incluso cuando los participantes del estudio bebieron una cantidad relativamente pequeña de alcohol.

Efectos sobre el diagnóstico

En 2011, los investigadores observaron que el abuso de alcohol puede resultar en un diagnóstico erróneo de trastorno bipolar.

El trastorno bipolar ya es difícil de diagnosticar, ya que puede compartir síntomas con otras afecciones, incluido el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), la esquizofrenia y la depresión.

Combinado con el consumo de alcohol, puede ser más difícil para los médicos identificarlo.

Como resultado, es posible que una persona con trastorno bipolar no reciba el tratamiento correcto que pueda aliviar sus síntomas.

Medicamentos y alcohol

Tanto el trastorno bipolar como el consumo de alcohol provocan cambios en el cerebro de una persona.

Se cree que el trastorno bipolar es el resultado de desequilibrios en la química del cerebro. Los científicos creen que el trastorno tiene un componente genético. El alcohol es un depresor del SNC que la gente usa para relajarse.

Las personas con trastorno bipolar suelen utilizar medicamentos para estabilizar sus síntomas.

Los médicos suelen recetar:

  • valproato o ácido valproico
  • litio, un estabilizador del estado de ánimo
  • antipsicóticos como olanzapina (Zyprexa)
  • antidepresivos, en algunos casos

Posibles interacciones

Mezclar alcohol y drogas para el trastorno bipolar puede provocar interacciones. Algunas personas eligen el alcohol en lugar de los medicamentos porque tomar los medicamentos puede ser un desafío.

El ácido valproico es un depresor del SNC que puede tener efectos similares al alcohol. El uso de ambos al mismo tiempo puede aumentar el efecto, con consecuencias potencialmente graves.

El ácido valproico también puede causar problemas hepáticos, al igual que el alcohol. Si una persona usa ácido valproico con alcohol, esto puede ejercer una presión adicional sobre el hígado, aumentando el riesgo de enfermedad hepática.

Por otro lado, la persona puede decidir omitir su medicación para beber de forma más "segura". Sin embargo, no tomar el medicamento puede hacer que los síntomas reaparezcan.

El litio también puede tener efectos secundarios, que incluyen:

  • letargo
  • aumento de peso
  • temblores
  • problemas gastrointestinales

Los Institutos Nacionales de Salud no dan ningún consejo específico contra el uso de alcohol con litio, pero un médico puede proporcionar información adicional.

Desafíos de tomar medicamentos para el trastorno bipolar

Puede ser difícil obtener la medicación correcta con el trastorno bipolar porque cada persona es diferente y puede responder de manera diferente a los medicamentos.

Es posible que una persona deba trabajar con su médico durante algún tiempo antes de encontrar un medicamento y una dosis adecuados.

Estas dificultades, los posibles efectos secundarios de los medicamentos y las características del trastorno bipolar en sí pueden dificultar que una persona cumpla con un plan de tratamiento.

Los desafíos incluyen los siguientes:

  • Cada individuo reacciona de manera diferente a los medicamentos y puede llevar tiempo encontrar el medicamento y la dosis correctos.
  • Los medicamentos pueden tener efectos secundarios desagradables, especialmente al principio.
  • Si una persona con trastorno bipolar no diagnosticado se acerca a un médico con depresión, el médico puede recetar antidepresivos. Si la persona tiene trastorno bipolar, los medicamentos pueden desencadenar un episodio maníaco.
  • Las personas a menudo disfrutan de los momentos “altos” asociados con la manía y pueden extrañarlos cuando paran. Pueden sentir que ya no son "ellos mismos". También pueden informar que se sienten “deprimidos” cuando en realidad simplemente no se sienten maníacos.
  • Si una persona con trastorno bipolar desarrolla depresión, es posible que no tome sus medicamentos porque se olvida o pierde la motivación.
  • Cuando una persona comienza a sentirse mejor, puede dejar de tomar los medicamentos, pero luego los síntomas pueden regresar.
  • El tratamiento puede ser costoso y llevar mucho tiempo, especialmente si se necesita tiempo para hacerlo bien.

Si las personas se desilusionan con sus medicamentos, algunas dejarán de consumirlas y consumirán alcohol como forma de automedicación. Algunas personas consumen alcohol junto con sus medicamentos recetados, lo que aumenta el riesgo.

Cuando una persona toma su medicación, está en una mejor posición para controlar su condición. Sin embargo, seguir el tratamiento puede resultar difícil para algunas personas con trastorno bipolar.

Las personas que tienen un diagnóstico de trastorno bipolar y dependencia del alcohol necesitarán un plan de tratamiento especial.

Alternativas al alcohol

Las personas que intentan evitar el alcohol pueden beneficiarse de encontrar otros tipos de experiencias placenteras.

Muchas personas ven el alcohol como una forma de relajarse o socializar. Una persona que evita o reduce el consumo de alcohol puede encontrar útil reemplazar el hábito con una solución alternativa para sentirse bien.

Las alternativas pueden incluir:

  • esfuerzo físico, como un deporte o jardinería
  • beber infusiones de hierbas, como manzanilla
  • meditación, yoga o tai chi
  • Terapia de Masajes
  • tomando un baño tibio

El uso de tratamientos alternativos, como la aromaterapia, puede ayudar.

Quitar

La relación entre el trastorno bipolar y el abuso de alcohol es compleja. Probablemente no exista una relación directa de causa y efecto. En cambio, parecen impactarse entre sí.

Una persona con trastorno bipolar generalmente puede mantenerse saludable si toma sus medicamentos según lo prescrito y si evita el alcohol.

La familia y los seres queridos de una persona con la afección pueden ayudar fomentando comportamientos saludables que desalienten el consumo de alcohol.

none:  medicina deportiva - fitness suplementos sueño - trastornos del sueño - insomnio