¿Cómo afecta el cáncer de próstata al sexo?

Las personas que están recibiendo o han recibido tratamiento para el cáncer de próstata a veces tienen problemas con las relaciones sexuales. Estos incluyen pérdida de interés en el sexo, incapacidad para lograr una erección y problemas de fertilidad.

El cáncer de próstata, o cáncer de la glándula prostática, es una enfermedad en la que las células del tejido de la próstata se dividen sin control, formando un bulto o tumor. Cuando el tumor crece lo suficiente, puede bloquear la uretra, que es el conducto que transporta la orina desde la vejiga para salir del cuerpo.

En casos raros, el cáncer de próstata puede causar dificultades para la erección, pero generalmente no afecta la función sexual.

Sin embargo, la experiencia general del cáncer, incluidos sus efectos sobre el sistema reproductivo y su tratamiento, que puede incluir radioterapia, cirugía o terapia hormonal, puede causar problemas.

El cáncer de próstata es el cáncer no cutáneo más común en hombres en los Estados Unidos. Afecta a alrededor de 13 de cada 100 hombres estadounidenses, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

En este artículo, explicamos cómo el cáncer de próstata puede afectar el sexo y brindamos algunos consejos sobre cómo mantener una vida sexual saludable durante este tiempo.

Factores psicologicos

El efecto psicológico de un diagnóstico de cáncer de próstata puede aumentar el estrés sobre el desempeño sexual.

No es inusual sentirse ansioso y deprimido después de un diagnóstico de cáncer y durante el tratamiento. La ansiedad también puede provocar estrés en las relaciones.

El cáncer de próstata causa varios cambios físicos que pueden afectar la confianza sexual de una persona. Estos pueden incluir:

  • problemas intestinales y pérdida de orina
  • dificultad para conseguir una erección
  • reducción de la producción de semen
  • fertilidad reducida

Estos problemas pueden afectar el deseo y el desempeño sexual.

Si el cáncer es de crecimiento lento y se encuentra en las primeras etapas, un médico puede recomendar controlar la enfermedad en lugar de un tratamiento activo. Esta opción se conoce como espera vigilante.

El monitoreo no tiene efectos secundarios que causen problemas sexuales, aunque la ansiedad puede persistir y, como resultado, la persona aún puede tener menos interés en el sexo. El asesoramiento puede ayudarlos a superar esto.

A algunos les puede preocupar tener una infección de transmisión sexual (ITS), pero el cáncer de próstata no es una ITS y una persona no puede contagiar a otra a través del sexo o por cualquier otro medio.

Efectos de la cirugía

A veces, la cirugía es necesaria para extirpar tejido canceroso o toda la glándula prostática.

La cirugía conlleva el riesgo de disfunción eréctil.

Los nervios que ayudan a controlar una erección se encuentran cerca de la glándula prostática. Durante la cirugía, el cirujano intentará proteger los nervios del daño mientras trata la próstata cercana.

La prostatectomía con conservación de nervios y una biopsia son dos opciones que pueden ayudar a reducir el riesgo.

La prostatectomía con conservación de nervios tiene como objetivo preservar los nervios que controlan las erecciones. Sin embargo, existe el riesgo de que el procedimiento no elimine el cáncer y que quede parte del tumor.

La cirugía para preservar los nervios no siempre es posible. Si es una opción de tratamiento viable o no, depende de la ubicación y la gravedad del cáncer de próstata.

Una biopsia puede ayudar al médico a determinar si el cáncer está presente solo en un lado de la próstata. Si este es el caso, la cirugía puede salvar los nervios del otro lado. Tener una biopsia por cáncer de próstata no parece aumentar el riesgo de disfunción eréctil, según una investigación de 2012.

La crioterapia es un procedimiento menos invasivo en el que los médicos utilizan sondas para congelar las células del cáncer de próstata. Sin embargo, también existe el riesgo de daño a los nervios con este tipo de tratamiento.

Radioterapia

La radioterapia mata las células cancerosas, pero también puede afectar el tejido sano circundante y posiblemente también el resto del cuerpo.

La radioterapia para la próstata puede provocar cierta pérdida de la función de la próstata.

Un tipo de radioterapia más enfocado llamado braquiterapia puede tener un riesgo menor. Este tratamiento implica la implantación de semillas radiactivas en la próstata y es menos probable que afecte a otras partes del cuerpo.

Terapia hormonal

Los andrógenos, como la testosterona, son hormonas necesarias para la función sexual y reproductiva masculina, pero también estimulan el crecimiento de células cancerosas en una persona con cáncer de próstata.

Una forma de tratar el cáncer de próstata es bloquear o reducir la producción y el uso de estas hormonas. Podría ser posible hacer esto con el uso de varios tipos de medicamentos o extirpando quirúrgicamente uno o ambos testículos.

Sin embargo, la terapia hormonal también puede tener algunos efectos secundarios, incluido el riesgo de problemas de erección, pérdida de la libido y reducción de la fertilidad.

La terapia de privación de andrógenos (ADT) es un tratamiento hormonal para el cáncer de próstata, pero existe un alto riesgo de disfunción sexual posterior. Un experto, que escribió para la reunión de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica de 2015, señaló que después de 3 a 4 meses de uso, puede ocurrir un daño irreversible en el tejido eréctil del pene.

Sin embargo, algunos hombres continúan siendo sexualmente activos mientras usan ADT. Una opción es utilizar el tratamiento de forma intermitente. Sin embargo, aún puede tomar hasta un año para que la testosterona regrese a los niveles normales.

Problemas de fertilidad

Los diferentes tratamientos contra el cáncer, incluidos los medicamentos, la quimioterapia, la radioterapia y la terapia hormonal, pueden afectar la fertilidad.

La producción de esperma puede disminuir o detenerse con la radioterapia. Por lo general, vuelve a aparecer después, aunque el individuo aún puede producir una cantidad menor de espermatozoides.

Incluso con una cantidad menor de espermatozoides, la persona aún puede ser fértil.

Para aquellos que deseen tener hijos en el futuro, una opción es almacenar el esperma en un banco de esperma antes de comenzar el tratamiento de la próstata.

Si el tratamiento resulta en infertilidad y la persona desea tener hijos, los médicos pueden usar esperma almacenado para inseminación artificial o fertilización in vitro (FIV).

Consejos para mantener una vida sexual saludable

Si la pérdida de la función sexual ocurre después del tratamiento del cáncer de próstata, varias opciones pueden ayudar a una persona a encontrar placer en el sexo nuevamente o volver a la función sexual normal.

Los investigadores y consejeros ofrecen consejos a quienes desean tener una vida sexual activa durante y después del cáncer de próstata.

Éstos son algunos de sus consejos.

Gestionar expectativas

Experimentar con la intimidad no sexual es una forma de reducir la ansiedad sobre el desempeño sexual durante el tratamiento del cáncer de próstata.

Una decisión que hay que tomar es si seguir una vida sexual activa o si el individuo y su pareja están felices de buscar nuevas formas de intimidad.

Esto podría implicar experimentar con:

  • masaje
  • nuevas formas de tocar
  • vibradores y otras ayudas
  • el uso de videos

Aquellos en una relación pueden encontrar que su pareja está feliz de disfrutar de la intimidad no sexual.

Un consejero puede ofrecer consejos sobre opciones alternativas. Es importante hablar con un compañero sobre lo que está sucediendo y discutir las alternativas. Una buena comunicación puede conducir a la confianza y la comprensión mutuas, y esto puede ayudar a las personas a superar los miedos y las preocupaciones de ambos socios.

Hacer tiempo

Reserve un tiempo para la estimulación física. Puede ser necesaria una estimulación física y mental adicional para lograr y mantener una erección.

Rehabilitación peneana

Varios tratamientos pueden ayudar a una persona a lograr una erección, que incluyen:

  • medicamentos orales, como avanafil (Spedra), sildenafil (Viagra), tadalafil (Cialis) o vardenafil (Levitra)
  • crema para aplicar en el pene, como alprostadil (Vitaros)
  • otros medicamentos que vienen en forma de inyección o gránulos
  • bombas de vacío que pueden llevar sangre al pene antes de tener relaciones sexuales
  • un implante inflable puede ser una opción si los medicamentos u otros tratamientos no son efectivos

Pérdida de orina

Colocar un anillo de tensión en la base del pene puede ayudar a reducir el riesgo de fugas.

Orgasmo seco

El tratamiento para el cáncer de próstata puede significar que la persona puede tener una erección pero no puede producir semen. Como resultado, pueden experimentar un orgasmo seco. Los consejeros sexuales generalmente advierten que esto puede no importar mucho. Algunas personas aprenden a disfrutar de un orgasmo seco.

Para hombres homosexuales y bisexuales

Una pareja que por lo general es insensible o superior durante las relaciones sexuales puede considerar cambiarse para recibir la penetración anal, ya que el sexo puede ser difícil sin una erección completa.

En el caso de una prostatectomía, una pareja que generalmente recibe penetración puede encontrar que el sexo es menos placentero, ya que la glándula prostática generalmente contribuye a la sensación.

Para mujeres trans

Las mujeres trans a las que los médicos asignaron un sexo masculino al nacer aún tendrán una glándula prostática. Deben someterse a controles periódicos para asegurarse de que la próstata se mantenga sana.

Para solteros

Una persona que no tiene una relación establecida puede sentirse incómoda con los cambios en su función sexual en este momento. Puede que valga la pena esperar hasta que se sientan cómodos con su nueva sexualidad antes de comenzar una nueva relación.

Dale tiempo

Puede producirse una pérdida de interés en el sexo debido a la fatiga y otros problemas relacionados con el cáncer de próstata y el tratamiento. Este desinterés puede mejorar o desaparecer con el tiempo.

Hablar

La comunicación abierta con un socio hace que sea más fácil ponerse de acuerdo sobre las expectativas y compartir inquietudes. En algunos casos, un menor impulso sexual no molestará a la pareja. Otros pueden disfrutar encontrando nuevas formas de tener intimidad.

Mantener saludable

Mantenerse saludable a través del ejercicio puede aumentar las posibilidades de volver a una vida sexual activa.

Hacer suficiente ejercicio puede ayudar a mejorar la vida sexual de una persona. Los estudios muestran que las personas con cáncer de próstata que hacen ejercicio tienen más probabilidades de volver a una vida sexual activa.

Sin embargo, no hay evidencia de que el ejercicio reduzca la disfunción eréctil.

El número de personas a quienes la disfunción eréctil afecta de manera persistente después de la cirugía de cáncer de próstata varía ampliamente.

Los factores que influyen en la probabilidad de problemas incluyen la edad y la salud general antes de la operación.

¿El sexo afecta el riesgo de cáncer de próstata?

En 2016, un estudio que apareció en Urología europea examinó si la eyaculación frecuente protege contra el cáncer de próstata.

La investigación involucró a casi 32,000 hombres y buscó basarse en investigaciones anteriores, que habían encontrado que una eyaculación más regular parecía reducir el riesgo de cáncer de próstata.

Esta nueva investigación también concluyó que eyacular con más frecuencia reduce las posibilidades de cáncer de próstata.

Sin embargo, los autores pidieron más investigación porque otros factores, además de la eyaculación, podrían explicar los resultados. No pudieron confirmar que la eyaculación proteja contra el cáncer de próstata.

Una teoría, que se conoce como estancamiento de la próstata, sugiere que eyacular con menos frecuencia permite que se acumulen secreciones potencialmente cancerígenas.

Videos

A menudo ayuda a las personas a escuchar las experiencias de los demás, lo que puede hacer que se sientan menos solos en su situación.

En healthtalk.org, los hombres hablan en cámara sobre sus experiencias de disfunción sexual y cáncer de próstata.

Quitar

La mayoría de los hombres desarrollan cáncer de próstata después de los 65 años.

Entre un tercio y la mitad de las personas con cáncer de próstata ya tienen algún grado de disfunción sexual en el momento del diagnóstico.

Otras personas pueden notar un cambio en la función durante el tratamiento. Algunos conservarán o recuperarán su función sexual, pero otros encontrarán que los cambios no se revierten.

La comunicación abierta y la experimentación con nuevas formas de abordar la sexualidad pueden ayudar.

none:  tromboembolismo venoso (vte) salud sexual - ETS urología - nefrología