Cómo detectar los síntomas del trastorno bipolar

El trastorno bipolar es un trastorno de salud mental que puede provocar cambios drásticos en el estado de ánimo y los niveles de energía. Los síntomas pueden afectar gravemente la vida diaria. Detectar los signos del trastorno bipolar puede ayudar a una persona a recibir tratamiento.

El estado de ánimo de la persona puede variar desde sentimientos de euforia y mucha energía hasta depresión. También puede haber interrupciones en los patrones de sueño y pensamiento y otros síntomas de comportamiento.

Los extremos del estado de ánimo se conocen como episodios maníacos y episodios depresivos.

La hipomanía tiene síntomas de un episodio maníaco que son menos graves.

Según la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI), las personas reciben un diagnóstico en promedio a la edad de 25 años, pero los síntomas pueden aparecer durante la adolescencia y, con menos frecuencia, durante la niñez.

Signos y síntomas

Los síntomas de la manía incluyen euforia.

El trastorno bipolar es una afección con cambios de humor que pueden ir desde la euforia hasta la depresión.

Sin embargo, para un diagnóstico de trastorno bipolar I, una persona solo necesita tener un episodio maníaco.

De hecho, es posible que una persona con trastorno bipolar I nunca experimente un trastorno depresivo mayor, a pesar del nombre bipolar.

Señales de manía

Cuando alguien tiene manía, no solo se siente muy feliz. Se sienten eufóricos.

Una persona con manía puede:

  • tener mucha energía
  • sentirse capaz de hacer y lograr cualquier cosa
  • tiene dificultad para dormir
  • utilizar un discurso rápido que salte entre temas e ideas
  • sentirse agitado, nervioso o "conectado"
  • Participar en conductas de riesgo, como sexo imprudente, gastar mucho dinero, conducir de forma peligrosa o consumir alcohol y otras sustancias de manera imprudente.
  • creen que son más importantes que otros o tienen conexiones importantes
  • mostrar enojo o agresión si otros desafían sus puntos de vista o comportamiento

La manía severa puede involucrar psicosis, con alucinaciones o delirios. Las alucinaciones pueden hacer que una persona vea, escuche o sienta cosas que no existen.

Las personas pueden tener delirios y pensamientos distorsionados que les hacen creer que ciertas cosas son ciertas cuando no lo son.

Pueden creer, por ejemplo, que tienen amigos importantes (como el presidente de Estados Unidos) o que descienden de la realeza.

Una persona en un estado maníaco puede no darse cuenta de que su comportamiento es inusual, pero otros pueden notar un cambio en el comportamiento. Algunos pueden ver la perspectiva de la persona como sociable y amante de la diversión, mientras que otros pueden encontrarla inusual o extraña.

El individuo puede no darse cuenta de que está actuando de manera inapropiada o ser consciente de las posibles consecuencias de su comportamiento.

Es posible que necesiten ayuda para obtener ayuda y mantenerse a salvo.

Hipomanía

No todo el mundo tendrá un episodio maníaco grave. La manía menos severa se conoce como hipomanía. Los síntomas son similares a los de la manía, pero los comportamientos son menos extremos y las personas a menudo pueden funcionar bien en su vida diaria.

Si una persona no aborda los signos de hipomanía, puede progresar a una forma más grave de la afección en un momento posterior.

Depresión

Durante una fase baja, una persona puede sentirse deprimida e incapaz de hacer nada.

Los signos de un episodio depresivo son los mismos que los de un episodio depresivo mayor.

Pueden incluir:

  • sentirse deprimido o triste
  • tener muy poca energía
  • tener problemas para dormir o dormir mucho más de lo habitual
  • pensando en la muerte o el suicidio
  • olvidando cosas
  • sensación de cansancio
  • perder el placer en las actividades diarias
  • tener una "monotonía" de emoción que puede mostrarse en la expresión facial de la persona

En casos graves, una persona puede experimentar psicosis o depresión catatónica, en la que no puede moverse, hablar o realizar ninguna acción.

Aunque es poco común, el trastorno bipolar puede ocurrir en niños pequeños y adolescentes.

En ninos

El trastorno bipolar es una enfermedad de por vida. Puede estar presente en niños pequeños, aunque a menudo no aparece más tarde, a menudo al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta.

Esto puede suceder cuando un desencadenante causa signos claros de manía o depresión, pero a menudo no hay un desencadenante claro.

Puede ser difícil detectar el trastorno bipolar en niños pequeños o niños pequeños, ya que los niños de esta edad a menudo muestran un comportamiento incontrolado hasta que aprenden nuevas formas de comportarse. Esto ha generado controversias sobre el diagnóstico de trastorno bipolar en niños pequeños.

Los niños con trastorno bipolar pueden tener rabietas severas que pueden durar horas, posiblemente con signos de agresión. Es posible que estos no mejoren con la edad, ya que el trastorno bipolar dificulta que otros aprendan comportamientos alternativos.

Los padres también pueden notar períodos de extrema felicidad y estados de ánimo tontos en sus hijos.

A esta edad, los signos del trastorno bipolar pueden parecerse a los de otra afección, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Adolescentes

Los adolescentes pueden mostrar algunos de los signos más comunes del trastorno bipolar, especialmente un aumento de conductas de riesgo, como:

  • actividad sexual imprudente, uso de drogas o alcohol
  • bajo rendimiento en la escuela
  • lucha
  • pensando más en la muerte o el suicidio

Es importante que cualquier joven que presente estos síntomas consulte a un profesional de la salud mental.

Obtenga más información aquí sobre cómo el trastorno bipolar puede afectar a los adolescentes.

Causas

Los médicos no saben exactamente qué causa el trastorno bipolar, pero lo siguiente parece influir:

Factores genéticos: una persona con trastorno bipolar puede tener un padre con la afección. Sin embargo, tener un padre o incluso un gemelo con trastorno bipolar no significa que una persona lo padecerá.

Estrés: Alguien que tiene una predisposición genética puede experimentar su primer episodio de depresión o manía durante o después de un momento de estrés severo, por ejemplo, la pérdida de un trabajo o de un ser querido.

¿Debería ver a un médico?

Siempre es una buena idea hablar con un médico cuando existe preocupación por cambios de humor severos que parecen ir y venir o que dificultan el trabajo.

La mejor persona para comenzar puede ser un médico de atención primaria o un médico de familia. Sin embargo, probablemente derivarán a alguien con estos síntomas a un psiquiatra o un especialista que atienda a personas con trastornos de salud mental.

Alguien que nota estos síntomas en un amigo o ser querido también puede hablar con su médico sobre sus preocupaciones. El médico puede ayudar a encontrar grupos de apoyo locales u otros recursos de salud mental.

Riesgo de suicidio

Asumir riesgos y pensar en el suicidio pueden representar peligros reales para una persona con trastorno bipolar.

Siempre que exista la posibilidad de daño o suicidio, es importante abordar la inquietud de manera rápida y directa.

Si existe un riesgo inminente, alguien debe comunicarse con la policía local o la línea directa de crisis suicida de inmediato.

Prevención del suicidio

  • Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesión, suicidio o lastimar a otra persona:
  • Llame al 911 o al número de emergencia local.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Retire cualquier arma, medicamento u otros objetos potencialmente dañinos.
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día en el 1-800-273-8255.

Condiciones relacionadas

El trastorno bipolar tiene una serie de comorbilidades o afecciones que a menudo ocurren junto con él.

Otras afecciones de salud mental que las personas pueden experimentar incluyen:

  • ansiedad
  • trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • TDAH
  • uso indebido de alcohol y otras sustancias

Estos pueden complicar el diagnóstico.

Puede llevar tiempo recibir un diagnóstico correcto de trastorno bipolar, ya que un médico puede identificar una de estas afecciones o un trastorno de la personalidad.

Si la persona experimenta psicosis, esto a veces puede llevar a un diagnóstico erróneo de esquizofrenia, un trastorno de salud mental caracterizado por alucinaciones y delirios persistentes.

El tratamiento de estas afecciones puede dificultar el diagnóstico o el tratamiento del trastorno bipolar. También puede llevar tiempo encontrar un medicamento adecuado y la dosis correcta para el individuo.

Sin embargo, una vez que una persona recibe un diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado, la medicación puede ayudar a controlar los síntomas del trastorno bipolar, y estas afecciones relacionadas generalmente también mejoran.

Tipos de trastorno bipolar

los Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales Quinta edición (DSM-5) describe cuatro tipos de trastorno bipolar.

1. Trastorno bipolar I

Esto implica períodos de manía que duran al menos 7 días, o cualquier duración si la persona está hospitalizada.

Si una persona experimenta episodios maníacos o depresivos graves, es posible que necesite tratamiento de emergencia en el hospital para evitar daños a sí misma oa otros, por ejemplo, a través de un comportamiento imprudente.

2. Trastorno bipolar II

Una persona con trastorno bipolar II tiene episodios de depresión e hipomanía. La hipomanía es menos extrema que un episodio maníaco completo.

Las personas con trastorno bipolar II tienden a no tener manía total.

Obtenga más información aquí sobre las diferencias entre el trastorno bipolar tipo I y II.

3. Trastorno ciclotímico

Alguien con trastorno ciclotímico también tendrá períodos alternos de hipomanía y depresión que durarán al menos 2 años.

La principal diferencia entre el trastorno ciclotímico y el trastorno bipolar II es que los síntomas de una persona con ciclotimia tienden a ser menos graves y no cumplen con los criterios de hipomanía y depresión.

4. Otros trastornos bipolares especificados y no especificados

Una persona puede tener un trastorno bipolar que no se ajusta a los patrones anteriores. Pueden recibir un diagnóstico de "otro trastorno bipolar especificado" o "trastorno bipolar no especificado", según sus síntomas.

Diagnóstico

Un médico hablará con la persona sobre sus síntomas y utilizará los criterios del DSM-5 para hacer un diagnóstico.

Para diagnosticar el trastorno bipolar, un proveedor de atención médica debe comenzar con una entrevista médica completa y un examen físico para descartar una causa física de los comportamientos de la persona.

Actualmente, no hay análisis de sangre ni imágenes que puedan diagnosticar la afección, pero un médico puede sugerir pruebas para descartar otras afecciones médicas que puedan tener síntomas similares.

Si no hay afecciones médicas o medicamentos que causen los síntomas, el proveedor de atención médica considerará el trastorno bipolar. Pueden derivar a la persona a un especialista en salud mental.

La mejor persona para diagnosticar el trastorno bipolar es un psiquiatra o una enfermera psiquiátrica que se especializa en el cuidado de personas con trastornos de salud mental.

Tratamiento

Los prescriptores suelen tratar el trastorno bipolar con una combinación de medicamentos y psicoterapia o psicoterapia.

Dado que el trastorno bipolar es una enfermedad de por vida, el tratamiento también debe ser de por vida.

Medicamentos

Los medicamentos para tratar el trastorno bipolar incluyen:

  • estabilizadores del estado de ánimo, como litio y algunos medicamentos anticonvulsivos
  • antipsicóticos, para ayudar a controlar la manía y los síntomas psicóticos
  • Se pueden usar antidepresivos en algunos casos, dependiendo de los síntomas de la persona y otras consideraciones.

Puede llevar tiempo encontrar un medicamento y una dosis adecuados para el individuo.

Algunas personas suspenden su medicación porque tiene efectos adversos. Si se producen efectos adversos, es fundamental hablar con el prescriptor, quien puede cambiar la dosis o el tratamiento. La interrupción de los medicamentos para el trastorno bipolar puede provocar la reaparición de los síntomas.

Algunas personas suspenden la medicación porque se pierden los "subidones" que trae el trastorno bipolar. Pueden sentir que ya no son "ellos mismos". Las personas con esta afección pueden ser muy creativas durante una fase maníaca o hipomaníaca y pueden perder este aspecto de su personalidad.

Es más probable que las personas con trastorno bipolar se acerquen a un médico con depresión que con manía.

Algunos tratamientos para la depresión pueden desencadenar una fase maníaca inicial en una persona que padece la afección. Esta primera experiencia de manía puede ser la primera señal de que una persona tiene trastorno bipolar.

Hablar terapia

El asesoramiento o la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudar a una persona con trastorno bipolar, ya que puede hacerla más consciente de los aspectos negativos de su comportamiento y de los desencadenantes que podrían sabotear su tratamiento, como el consumo de sustancias.

Aprender consejos para dormir lo suficiente, lidiar con el estrés y establecer un equilibrio estable entre el trabajo y la vida puede ayudar a controlar los cambios de humor.

Terapia electroconvulsiva

Si la medicación y la psicoterapia no son eficaces para controlar los síntomas del trastorno bipolar, un psiquiatra puede considerar la terapia electroconvulsiva (TEC).

En la TEC, un médico aplica una descarga eléctrica controlada en ciertas áreas del cerebro para provocar una convulsión. Los médicos no saben exactamente cómo funciona, pero existe evidencia de que la TEC puede ayudar a regular el estado de ánimo y otros síntomas.

Un médico solo lo recomendará si los síntomas son graves, si la medicación y el asesoramiento no funcionan, o si la persona no puede tomar o tolerar la medicación.

Viviendo con trastorno bipolar

El trastorno bipolar es un trastorno de por vida que puede tener un impacto severo en el individuo y su familia y amigos.

Obtener ayuda temprano y participar activamente en el tratamiento son las claves para controlar con éxito esta afección.

none:  veterinario enfermedad de Huntington dermatitis atópica - eccema