Cómo saber si las contracciones son reales

Las contracciones reales siguen un patrón constante, mientras que las contracciones de Braxton-Hicks varían en duración y frecuencia. Las contracciones de Braxton-Hicks también tienden a ser menos dolorosas y generalmente solo causan molestias en la parte frontal del abdomen.

Las contracciones de Braxton-Hicks simulan contracciones reales para preparar el cuerpo para el trabajo de parto. Sin embargo, no conducen al parto. Las contracciones reales solo ocurren cuando el cuerpo realmente está entrando en trabajo de parto.

Reconocer la diferencia entre estos tipos de contracciones es importante para comprender cuándo ha comenzado el trabajo de parto y cuándo comunicarse con un médico.

Aquí, discutimos estos tipos de contracción y cómo diferenciarlos.

Contracciones laborales reales

Las contracciones pueden ocurrir en cualquier momento del embarazo.

Las contracciones ocurren cuando los músculos alrededor del útero se tensan y relajan. Pueden ocurrir en cualquier momento durante el embarazo. Pero las contracciones “reales” solo ocurren cuando comienza el trabajo de parto.

Las contracciones reales del trabajo de parto pueden ser dolorosas y el dolor tiende a intensificarse. Por lo general, alcanza su punto máximo cuando los músculos se tensan y se relaja cuando se relajan.

La ubicación del dolor varía, pero las contracciones reales generalmente causan un dolor sordo alrededor del abdomen y la espalda baja. En algunas mujeres, el dolor se extiende a los lados y los muslos.

El trabajo de parto generalmente comienza con contracciones regulares y persistentes. Estos hacen que el cuello uterino se expanda en preparación para el nacimiento.

Contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones también pueden ocurrir antes del parto. Estas son contracciones de Braxton-Hicks, a veces conocidas como trabajo de parto prodrómico o falso.

Estas contracciones pueden comenzar alrededor de las 6 semanas de gestación, pero generalmente no se notan hasta el segundo o tercer trimestre. Si bien el desencadenante de estas contracciones no está claro, su función es preparar el cuerpo para el trabajo de parto.

Las contracciones de Braxton-Hicks tienden a ocurrir esporádicamente. Varían en frecuencia, duración e intensidad, pero generalmente ocurren con más frecuencia durante las últimas etapas del embarazo.

Las contracciones de Braxton-Hicks no hacen que el cuello uterino se expanda y no dan lugar al nacimiento.

Como decir la diferencia

Una mujer puede sentir dolor en el abdomen, la espalda baja y las piernas durante una contracción real.

Las personas a menudo confunden las contracciones de Braxton-Hicks con contracciones del trabajo de parto reales, especialmente cuando ocurren en etapas posteriores del embarazo. A continuación, se muestran algunas diferencias clave entre los dos:

  • Consistencia: las contracciones reales duran alrededor de 30 a 70 segundos y ocurren a intervalos regulares. Las contracciones de Braxton-Hicks no siguen un patrón constante.
  • Frecuencia creciente: las contracciones reales se vuelven más frecuentes a medida que se acerca el trabajo de parto. Las contracciones de Braxton-Hicks no aumentan en frecuencia.
  • Intensidad de la incomodidad: en general, las contracciones reales son más dolorosas que las contracciones de Braxton-Hicks. Si bien pueden ser incómodas, las contracciones de Braxton-Hicks no suelen causar dolor.
  • Ubicación del malestar: una mujer tiende a sentir contracciones reales en todo el abdomen y la espalda baja, y el dolor puede extenderse a las piernas. Las contracciones de Braxton-Hicks generalmente solo causan molestias en la parte frontal del abdomen.
  • Efecto del movimiento: cambiar de posición o moverse de otra manera a menudo detiene las contracciones de Braxton-Hicks. El movimiento no afecta las contracciones reales.

Cuando ver a un doctor

Aprender a distinguir entre los tipos de contracción puede ayudar a una persona a saber cuándo comunicarse con un médico. Sin embargo, consulte a un médico si tiene alguna duda.

Las contracciones reales son una señal de que el trabajo de parto está comenzando y es esencial contactar a un médico.

Es probable que las contracciones sean reales si ocurren en un patrón regular y aumentan gradualmente en frecuencia. Las contracciones reales también tienden a volverse dolorosas y el dolor a menudo se extiende por el abdomen y la espalda baja.

Otras señales de que está comenzando el trabajo de parto incluyen:

  • sangrado vaginal de color rojo brillante
  • el agua rompiendo

En la preparación para el trabajo de parto, el bebé puede moverse hacia el cuello uterino. Esto puede suceder desde unas pocas semanas hasta unas horas antes del parto.

Otro signo es un aumento de la secreción vaginal, que puede ocurrir días antes del parto.

Si se producen contracciones dolorosas y regulares antes del tercer trimestre, es importante que se comunique con un médico. Esto podría ser un signo de parto prematuro.

Quitar

Las contracciones reales son un signo de trabajo de parto. Las contracciones de Braxton-Hicks no lo son y no conducen al nacimiento.

Las contracciones reales son generalmente más intensas y siguen un patrón constante, mientras que las contracciones de Braxton-Hicks no lo hacen. Una mujer suele sentir dolor debido a contracciones reales alrededor del abdomen, la zona lumbar y, a veces, en las piernas.

Reconocer otros signos del trabajo de parto, como la rotura de aguas, puede ser útil para comprender la diferencia entre los tipos de contracción. Es importante contactar a un médico si se presentan signos de trabajo de parto o si existe alguna duda.

none:  linfoma asma audición - sordera