¿Es el jarabe de agave el mejor edulcorante para la diabetes?

Algunos defensores de los alimentos orgánicos sugieren que las personas con diabetes podrían cambiar el azúcar de mesa y otros edulcorantes tradicionales por jarabe de agave. Sin embargo, el jarabe de agave es un edulcorante con alto contenido de fructosa que aporta más calorías que el azúcar de mesa.

El azúcar de mesa se compone de sacarosa, que es perjudicial para quienes padecen diabetes. La fructosa, sin embargo, es un azúcar diferente que tiene vínculos con el daño hepático, lo que podría tener efectos dañinos en el control de la glucosa en sangre. Controlar los niveles de azúcar en sangre es vital para controlar la diabetes.

Las personas con diabetes deben evitar los azúcares agregados siempre que sea posible. Aunque el jarabe de agave es natural y apto para veganos, no es un buen edulcorante alternativo para las personas con diabetes.

En este artículo, analizamos la evidencia a favor y en contra del uso de jarabe de agave como edulcorante alternativo.

Agave y diabetes

El jarabe de agave no es una alternativa saludable al azúcar agregada.

Agave es el nombre de un grupo de plantas suculentas que crecen en climas cálidos, particularmente en el suroeste de Estados Unidos y México.

Algunas personas usan el agave azul como edulcorante. Sin embargo, tiene un alto contenido de carbohidratos. La planta de agave también produce néctar que contiene grandes cantidades de un azúcar llamado fructosa.

Partes de la comunidad de salud alternativa han recurrido al agave como una alternativa potencial al azúcar de mesa y otros edulcorantes. El apoyo al agave proviene de su papel como edulcorante apto para veganos y su bajo índice glucémico (IG), entre 10 y 19 según el producto.

Cuanto mayor sea el IG de un alimento, más rápido aumentará la glucosa en sangre después de ingerirlo. El agave tiene un IG más bajo que la mayoría de los otros edulcorantes, lo que significa que es menos probable que cause picos de azúcar en la sangre.

Sin embargo, la IG no es la única forma de evaluar el impacto de un alimento en particular para las personas con diabetes.

Un estudio de 2014 le dio a cuatro grupos de participantes cuatro dietas diferentes a seguir: los investigadores dividieron los grupos que seguían dietas altas y bajas en carbohidratos en un grupo adicional que comía solo carbohidratos con un índice alto de IG y otro que solo comía carbohidratos de IG bajo.

Aquellos que siguieron dietas con IG alto vieron una caída en la sensibilidad a la insulina y un aumento en el colesterol LDL en el grupo que comió más carbohidratos en comparación con el grupo de IG bajo.

Sin embargo, en el grupo bajo en carbohidratos, la clasificación IG de los alimentos no marcó una diferencia en la sensibilidad a la insulina, la presión arterial o muchos de los factores de riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares, además de reducir los triglicéridos en una pequeña cantidad.

Los triglicéridos son grasas que almacenan el exceso de calorías. Pueden ser dañinos en combinación con niveles altos de colesterol.

Para las personas que ya siguen un plan de dieta adecuado para la diabetes, el estudio encontró que los alimentos con IG bajo no producían mejoras en los factores de riesgo cardiovascular en la sangre. Los hallazgos sugieren que limitar la ingesta total de carbohidratos respalda una dieta segura para la diabetes.

El agave contiene niveles más altos de fructosa que el azúcar de mesa y la mayoría de los demás edulcorantes. El cuerpo libera menos insulina en respuesta a la fructosa. Esto significa que el azúcar en sangre puede permanecer más alto después de comer agave que otros azúcares.

Un estudio de 2014 en ratones sugiere que el jarabe de agave podría ser una alternativa saludable al azúcar de mesa. Los ratones que consumían néctar de agave tenían niveles más bajos de glucosa en sangre en comparación con los ratones que consumían azúcar de mesa. También ganaron menos peso.

Sin embargo, no todos los datos recopilados de la investigación en ratones se aplican a los seres humanos. El estudio también solo comparó el agave con el azúcar de mesa, que es dañino para las personas con diabetes. El agave puede ser ligeramente mejor que el azúcar de mesa para las personas que padecen la afección, pero no es necesariamente una adición saludable a la dieta.

Más importante aún, el agave sigue siendo un azúcar. Al igual que con el azúcar de mesa, el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y otros azúcares, las personas con diabetes deben evitarlo.

Las personas que siguen una dieta saludable para controlar la diabetes deben reducir su consumo de azúcar en lugar de cambiar de un tipo de azúcar por otro.

Una alternativa alta en calorías al azúcar de mesa

Para las personas con diabetes que desean probar el jarabe de agave en lugar del azúcar de mesa, existe otra razón para evitar el cambio.

El agave es un edulcorante con más calorías que el azúcar de mesa. Contiene 21 calorías por cucharadita, en comparación con las 16 calorías del azúcar de mesa por cucharadita.

Los partidarios del agave destacan su dulzor mejorado en comparación con el azúcar de mesa, lo que potencialmente permite a las personas usar cantidades más pequeñas para lograr el mismo sabor. Sin embargo, este beneficio potencial es pequeño si se considera el impacto negativo en la salud del jarabe de agave.

Otros riesgos

Algunas personas creen que el jarabe de agave es mejor para usted que el azúcar de mesa, pero contiene más calorías y fructosa.

El agave presenta otros riesgos para las personas con diabetes además de su alto contenido de fructosa.

Varios estudios han analizado los edulcorantes con alto contenido de fructosa. La fructosa generalmente produce peores efectos que otro tipo de azúcar llamado sacarosa, común en el azúcar de mesa.

El hígado descompone la glucosa, por lo que ingerir demasiada puede provocar daño hepático. Las personas con diabetes ya enfrentan un mayor riesgo de enfermedad hepática y enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD), lo que convierte al agave en un edulcorante de alto riesgo para quienes padecen la afección.

En 2017, un estudio de ratones relacionó la fructosa con el daño hepático, incluida la enfermedad del hígado graso y la muerte de las células hepáticas. El estudio también encontró un vínculo entre el consumo de fructosa y la inflamación. La inflamación está detrás de una amplia gama de enfermedades.

Otro estudio de 2017 también relacionó el consumo de fructosa con la enfermedad del hígado graso. El estudio enfatiza que la incidencia de la enfermedad del hígado graso sin vínculos con el consumo de alcohol ha aumentado durante la última década.

Según una revisión de 2013 de estudios en animales, los altos niveles de consumo de fructosa podrían influir en los problemas metabólicos. Esto significa que la fructosa puede contribuir al aumento de peso, niveles poco saludables de grasa alrededor de la cintura y estrés oxidativo.

Un estudio de 2015 advierte que la fructosa podría promover el desarrollo de presión arterial alta, resistencia a la insulina y otros factores de riesgo cardiovascular.

Sin embargo, el estudio advierte que esta relación solo se aplica cuando las personas basan el 20 por ciento o más de la ingesta calórica en alimentos que contienen fructosa.

Esto sugiere que los edulcorantes a base de fructosa pueden ser aceptables con moderación, pero también que las personas con diabetes generalmente deben evitarlos.

Edulcorantes alternativos para la diabetes

La miel es una posible alternativa al jarabe de agave.

Las personas con diabetes deben evitar todos los edulcorantes agregados, así como los alimentos procesados ​​ricos en azúcar.

Los cambios en el estilo de vida y la dieta son métodos efectivos para controlar la diabetes. Aunque renunciar o reducir drásticamente la ingesta de azúcar puede requerir disciplina, ofrece muchos beneficios para la salud, especialmente para quienes controlan de cerca la glucosa en sangre.

Aquellos que buscan comer un dulce deben elegir sus edulcorantes con cuidado. Dado que los edulcorantes artificiales contienen pocas calorías o ninguna, los médicos pensaron una vez que podrían ser una alternativa segura al azúcar tradicional. La investigación más reciente va en contra de esta recomendación.

Un estudio de 2015 encontró que los edulcorantes artificiales alteran las bacterias que viven en el intestino, provocando resistencia a la insulina.

Si bien la miel y el jarabe de arce pueden ser alternativas naturales más seguras para las personas con diabetes, ambos aún se descomponen en el cuerpo y aumentan el azúcar en la sangre.

Las frutas enteras son ideales para agregar dulzura a los alimentos, ya que proporcionan azúcares junto con fibra, antioxidantes y otros nutrientes que pueden beneficiar la salud.

Intente mezclar bayas frescas o secas con avena, agregue puré de manzana sin azúcar al yogur griego natural o mezcle plátanos congelados con cacao en polvo para reemplazar el helado.

Obtenga más información sobre si la miel es segura para la diabetes aquí.

Quitar

El agave no es un sustituto saludable del azúcar de mesa.

Si bien es menos dañino y más natural, las personas que controlan de cerca la glucosa en sangre deben evitar el agave. El alto contenido de fructosa puede reducir la sensibilidad a la insulina y puede empeorar la salud del hígado. El agave también es un edulcorante con más calorías que el azúcar de mesa.

Las personas con diabetes deben evitar agregar edulcorantes a los alimentos y utilizar frutas como alternativa para obtener un dulzor adicional.

Q:

Acabo de recibir un diagnóstico de diabetes tipo 2 y soy extraordinariamente goloso. ¿Puedo comer dulces ahora que tengo diabetes?

A:

Con diabetes, tiene más dificultades para equilibrar los niveles de azúcar en sangre. Con el tiempo, los niveles de azúcar en sangre no controlados pueden tener consecuencias importantes, como enfermedades cardiovasculares y daños en los nervios, los riñones y los ojos.

Los dulces llenos de azúcares añadidos provocan un aumento rápido y elevado del azúcar en sangre y pueden provocar un aumento de peso y una reducción de la sensibilidad a la insulina. Es mejor volver a entrenar el paladar para que prefiera las golosinas menos dulces comiéndolas solo en raras ocasiones. También es una buena idea elegir frutas enteras en lugar de cualquier forma de azúcar para endulzar los alimentos.

También puede elegir eritritol o stevia cuando busque un edulcorante en polvo o líquido. Planifique caminar o hacer ejercicio después de comer dulces para ayudar a su cuerpo a consumir algunos de los carbohidratos adicionales.

Natalie Butler, RD, LD Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  trastornos de la alimentación cáncer de mama enfermedades-infecciosas - bacterias - virus