¿Existe un vínculo entre la menopausia y una tiroides hipoactiva?

La glándula tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa que se encuentra en la parte frontal de la garganta. Las hormonas producidas por la tiroides tienen un impacto en casi todos los tejidos y órganos del cuerpo.

La menopausia es el momento en la vida de una mujer cuando sus períodos se detienen y ya no puede tener hijos. Cuando las personas hablan de los síntomas de la menopausia, a menudo se refieren a los síntomas asociados con la perimenopausia, el momento de la transición a la menopausia.

Cuando la glándula tiroides produce demasiada o muy poca hormona tiroidea, puede causar muchos síntomas diferentes, algunos de los cuales son muy similares a los síntomas que experimenta una mujer en la menopausia o que está entrando en ella.

En este artículo, analizamos el vínculo entre estas dos condiciones, incluida la forma en que una podría afectar a la otra y cuál es la perspectiva.

El estrógeno y la glándula tiroides.

Algunos síntomas de la perimenopausia son similares a los de una tiroides hipoactiva.

Los problemas de tiroides son significativamente más comunes en las mujeres, especialmente cuando están en edad fértil.

Esto puede deberse a la relación entre la función tiroidea y el estrógeno, la principal hormona sexual de las mujeres.

Un estudio de 2011 publicado en el Revista de investigación de tiroides informó que existe "evidencia de que el estrógeno puede tener acciones directas en las células tiroideas humanas".

En el tiempo previo a la menopausia, los niveles de estrógeno caen significativamente, lo que sin duda afectaría los niveles de tiroides. Sin embargo, se necesita más investigación para determinar la relación.

Síntomas de una tiroides hipoactiva y menopausia

A veces puede ser difícil diferenciar los síntomas de una tiroides hipoactiva (hipotiroidismo) y la menopausia porque son muy similares.

La siguiente tabla compara los síntomas tanto de la menopausia como de una tiroides hipoactiva.

MenopausiaTiroides hipoactiva
  • Sofocos
  • sudores nocturnos
  • micción frecuente
  • cambios en la menstruación o la libido
  • sequedad vaginal
  • dificultad para dormir
  • mal humor
  • olvido
  • cambios de peso
  • intolerancia al frío
  • piel seca
  • estreñimiento
  • cambios en el ciclo menstrual o la libido
  • mal humor
  • olvido o depresión
  • cambios de peso

La transición a la menopausia a menudo comienza cuando una mujer alcanza los 45 a 55 años. La enfermedad de la tiroides puede comenzar a cualquier edad.

Tiroides hiperactiva

Las mujeres en edad menopáusica también son más propensas a desarrollar una tiroides hiperactiva (hipertiroidismo); sin embargo, esto es menos común que una tiroides hipoactiva.

Al igual que con un hipertiroide poco activo, puede producir síntomas similares a los de la menopausia, que incluyen:

  • Sofocos
  • intolerancia al calor
  • palpitaciones
  • taquicardia
  • insomnio

Otros síntomas comunes del hipertiroidismo incluyen pérdida de peso, tiroides agrandada y ojos saltones. Los tratamientos comunes incluyen medicamentos antitiroideos, terapia de tiroides radiactiva y cirugía.

Riesgos y complicaciones

Los problemas de tiroides pueden aumentar el riesgo de complicaciones asociadas con la menopausia. Por ejemplo, durante la menopausia, las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar osteoporosis, una afección en la que se reduce la densidad ósea. Una tiroides hiperactiva también puede aumentar el riesgo de padecer la enfermedad.

Del mismo modo, durante la menopausia, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular; las condiciones de la tiroides también aumentan el riesgo. De esta manera, los problemas de tiroides pueden interactuar para aumentar la probabilidad de que se desarrollen complicaciones durante la menopausia.

Cuando ver a un doctor

Un análisis de sangre puede diagnosticar tanto una tiroides hipoactiva como la menopausia.

Una mujer que experimente alguno de estos síntomas debe consultar con su médico y no solo asumir que se deben a la menopausia o la perimenopausia.

El médico puede realizar pruebas para diagnosticar definitivamente si una mujer está experimentando síntomas de la menopausia o si tiene una tiroides hipoactiva.

El médico le hará preguntas sobre los síntomas, como cuándo comenzaron, qué tan graves son y cuánto tiempo han durado. Es probable que el médico realice un examen físico y sugiera pruebas de diagnóstico.

Tanto la menopausia como una tiroides hipoactiva se pueden diagnosticar con un simple análisis de sangre que verifica los niveles de las siguientes cosas:

Hormona estimulante del folículo (FSH)

La FSH es la hormona responsable de inducir la maduración y la ovulación de un óvulo en el ovario.

A medida que una mujer envejece, su cuerpo necesita más FSH para hacer esto.

Los niveles elevados de FSH, por lo general más de 30 mili-unidades internacionales por mililitro (mUI / ml), pueden indicar menopausia.

Hormona luteinizante (LH)

La LH también se eleva de forma persistente después de la menopausia.

Una mujer tendrá más LH en la parte media de su ciclo menstrual (la liberación de LH es lo que desencadena la ovulación), por lo que un solo valor elevado no diagnosticará definitivamente la menopausia.

Hormona estimulante de la tiroides (TSH)

La verificación de los niveles de TSH es a menudo la primera prueba que hacen los médicos para ver cómo está funcionando la glándula tiroides.

Cuando la tiroides no funciona correctamente, el cuerpo produce TSH para estimular la tiroides para que produzca hormonas tiroideas. Un nivel alto de TSH puede indicar una tiroides hipoactiva.

T3 y T4

Estas son las dos hormonas principales que produce la glándula tiroides.

Los niveles no cambian significativamente con una tiroides hipoactiva, pero los médicos realizan la prueba para descartar otras afecciones de la tiroides.

Prueba de anticuerpos tiroideos

La glándula tiroides contiene proteínas celulares y, a veces, el cuerpo produce anticuerpos contra estas proteínas. Si esto sucede, puede causar una enfermedad de la tiroides tanto hiperactiva como hipoactiva.

Si estos anticuerpos están presentes en alguien con una tiroides hipoactiva, entonces un médico puede diagnosticar la tiroiditis de Hashimoto.

Relación entre la menopausia y las condiciones de la tiroides

Algunas mujeres toman terapia de reemplazo hormonal (TRH) para ayudar a reducir los síntomas asociados con la perimenopausia.

La mayoría de las mujeres no tienen ningún problema con la tiroides después de comenzar la TRH. Sin embargo, algunas mujeres que ya están tomando medicamentos para una tiroides hipoactiva pueden encontrar que necesitan ajustar la dosis de su medicamento para la tiroides.

Es importante volver a controlar los niveles de hormona tiroidea de vez en cuando, especialmente si una mujer experimenta alguno de los síntomas asociados con una tiroides hipoactiva o menopausia.

Suplementos de soja

También existe cierta preocupación sobre el uso de suplementos de soja por parte de mujeres en transición a la menopausia debido a su impacto adverso en la función tiroidea. La Fundación Británica de Tiroides sugiere que es poco probable que la soja afecte a mujeres con función tiroidea normal.

Sin embargo, las mujeres que tienen una función tiroidea límite y no ingieren suficiente yodo (la glándula tiroides convierte el yodo en T3 y T4) pueden tener un mayor riesgo de hipoactividad de la tiroides si comen mucha soja.

Las mujeres que eligen tomar un suplemento de soya y tienen una función tiroidea baja deben asegurarse de que ingieren suficiente yodo, que se puede encontrar en la sal de mesa común.

Es posible que también sea necesario ajustar la dosis de la medicación para la tiroides, ya que existe alguna evidencia de que la soja puede bloquear la absorción de la medicación para la tiroides.

Mantenerse saludable

Algunos problemas de salud asociados con la menopausia y la tiroides hipoactiva incluyen:

Osteoporosis

La pérdida de estrógeno puede aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.

La osteoporosis es una afección en la que los huesos de una persona son más débiles y más propensos a sufrir daños.

Tanto el estrógeno como las hormonas tiroideas pueden ayudar a que los huesos se mantengan fuertes y saludables. Tanto la menopausia como una tiroides hipoactiva provocan una pérdida de estrógeno, lo que aumenta el riesgo de fractura.

Visitar al médico para hacerse pruebas de detección de densidad ósea y pruebas hormonales con regularidad puede ayudar a la detección temprana de la osteoporosis.

Además, comer una dieta rica en calcio y tomar suplementos de calcio si es necesario puede ayudar a promover la salud ósea.

Aumento de peso

Las mujeres que experimentan la menopausia y tienen una tiroides hipoactiva pueden encontrar que aumentan de peso. El aumento de peso también es muy común con la edad.

Es importante aumentar la actividad y disminuir la ingesta de alimentos para ayudar a reducir el riesgo de aumentar de peso.

Tiroides hipoactiva no tratada

Si no se trata, una tiroides hipoactiva puede causar graves complicaciones de salud, como colesterol alto, enfermedades cardíacas y depresión.

Cualquiera que experimente estos síntomas debe consultar a un médico para una evaluación.

panorama

Con el tratamiento y la regulación de las hormonas tiroideas, el pronóstico para alguien con una tiroides hipoactiva es excelente. Esta afección está muy extendida y se controla fácilmente con medicamentos.

Los síntomas de la menopausia pueden causar algunas molestias durante varios años, pero es una transición natural y la mayoría de las mujeres no tienen problemas una vez que se completa.

La relación entre una tiroides hipoactiva y la menopausia es bastante complicada y hay muchos factores involucrados. Los síntomas de cada una de estas afecciones pueden ser bastante similares y, a veces, los dos interactúan de una manera que puede aumentar su gravedad.

Es importante encontrar un médico que escuche y pueda brindar la orientación necesaria para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento eficaz.

none:  rehabilitación - fisioterapia linfoma ansiedad - estrés