Angina estable: todo lo que necesita saber

La angina estable es cuando una persona tiene breves episodios de dolor, opresión, presión u opresión en el pecho. A menudo es un síntoma de enfermedad coronaria.

Una persona con angina estable generalmente tiene algo que bloquea sus arterias o dificulta que la sangre fresca fluya a través de ellas hacia el corazón. La falta de flujo sanguíneo al corazón, llamada isquemia, es lo que causa el dolor.

Una persona con angina estable puede tener episodios de dolor provocados por el esfuerzo físico o el estrés. Los episodios son generalmente breves y luego desaparecen.

Hay algunas causas diferentes de angina estable y los síntomas pueden variar. La angina estable a veces se llama angina de pecho.

El dolor de la angina de pecho puede ser un indicador o una señal de advertencia de un ataque cardíaco.

Síntomas de angina de pecho

El dolor de pecho es el síntoma más común de angina estable.

El síntoma principal de la angina estable es el dolor de pecho. Las personas a menudo describen el dolor como una sensación de opresión o presión en el pecho. Algunas personas dicen que se siente como si su pecho estuviera lleno, mientras que otras pueden decir que se siente comprimido o que sienten como si tuvieran indigestión.

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero el dolor suele durar solo unos minutos a la vez.

Durante un episodio, el dolor puede permanecer en el pecho o irradiarse a los brazos, hombros, cuello o mandíbula.

Un episodio de angina estable también puede causar:

  • fatiga
  • mareo
  • dificultad para respirar
  • respiración rápida
  • náusea
  • Palpitaciones del corazón
  • transpiración
  • ansiedad

Los episodios generalmente ocurren durante el ejercicio o actividades físicas, como subir tramos de escaleras. Los síntomas también pueden ser más probables por la mañana, pero pueden ocurrir en cualquier momento.

Una vez que una persona con angina estable experimenta un episodio, los episodios posteriores pueden no ser tan alarmantes o sorprendentes, ya que los síntomas tienden a seguir un patrón similar.

Causas y factores de riesgo

Comer una comida copiosa puede desencadenar episodios de dolor.

El corazón que no recibe suficiente oxígeno es la causa directa de la angina estable.

Las personas con angina estable tienen síntomas con mayor frecuencia cuando están estresadas emocionalmente o cuando realizan actividad física.

Además del estrés y la actividad física, los desencadenantes de episodios pueden incluir cosas como comer una comida copiosa, exponerse a temperaturas extremas o fumar.

La angina estable es típicamente un aspecto de la enfermedad coronaria (CHD) y las dos condiciones comparten algunos factores de riesgo similares.

Algunos factores subyacentes, como la aterosclerosis, pueden empeorar los síntomas. La aterosclerosis hace que la abertura de las arterias se estreche a medida que se acumula placa dentro de las paredes.

La placa es una mezcla de grasa, colesterol y otras sustancias que se adhiere a las paredes de las arterias, haciéndolas más estrechas.

Las personas que tienen coágulos de sangre en las arterias también pueden tener riesgo de angina estable e inestable. Los coágulos de sangre pueden bloquear parcial o totalmente una arteria, restringiendo la cantidad de sangre que puede llegar al corazón.

Los factores de riesgo de cardiopatía coronaria y angina estable incluyen:

  • obesidad
  • Alta presión sanguínea
  • diabetes
  • colesterol LDL alto o colesterol HDL bajo
  • antecedentes familiares de enfermedad cardíaca
  • estilo de vida sedentario
  • de fumar

Diagnóstico

Para diagnosticar la angina estable, los médicos primero realizarán un examen físico y preguntarán sobre cualquier historial médico que tenga la persona o afecciones subyacentes.

Pueden tomar la presión arterial de una persona y, a menudo, solicitarán un electrocardiograma (ECG) para observar el funcionamiento del corazón.

Otras pruebas que pueden ayudar a un médico a hacer un diagnóstico incluyen:

  • tomografía computarizada (TC) para dar una imagen del corazón
  • pruebas de tolerancia al ejercicio realizadas en una cinta rodante
  • perfil de colesterol en sangre para evaluar los factores de riesgo, incluida la aterosclerosis
  • una angiografía coronaria para ver qué tan bien fluye la sangre a través de las arterias

En algunos casos, los médicos pueden realizar pruebas de proteína C reactiva (PCR). Los niveles más altos de PCR pueden indicar un mayor riesgo de ser diagnosticado con una enfermedad cardíaca.

Tratamiento

Una persona puede tratar un episodio de angina estable descansando o tomando medicamentos si es necesario. Sin embargo, el tratamiento a largo plazo se centrará en realizar cambios para reducir las posibilidades de que se produzcan más incidentes.

El tratamiento puede incluir:

Medicamento

Los medicamentos recetados son un tratamiento común para la angina estable.

La nitroglicerina es un medicamento estándar para aliviar el dolor de la angina estable. Relaja las arterias coronarias, lo que reduce la carga de trabajo del corazón.

Una persona puede necesitar llevar consigo nitroglicerina en todo momento. Los médicos recomendarán una dosis específica, según los síntomas y la salud general de una persona.

Un médico también puede recetar medicamentos para tratar afecciones subyacentes, como presión arterial alta o colesterol alto, para reducir el riesgo de un episodio.

Si los médicos creen que los coágulos de sangre son un riesgo subyacente, pueden recomendar anticoagulantes para ayudar a prevenir bloqueos en las arterias.

Factores de estilo de vida

Los médicos generalmente recomendarán que una persona elija un estilo de vida saludable, como comer una dieta variada rica en cereales integrales, frutas y verduras.

También pueden decirle a la persona que busque técnicas para reducir el estrés, como yoga, meditación o ejercicios de respiración.

Los ejercicios ligeros o la fisioterapia también pueden ayudar a reducir los síntomas y aumentar lentamente la actividad física que una persona puede realizar con el tiempo.

Las elecciones de estilo de vida que crean salud también pueden reducir el riesgo de colesterol alto y presión arterial alta.

Cirugía

Una angioplastia es un procedimiento quirúrgico común que se usa para tratar la angina estable. Implica localizar el área problemática en la arteria y luego agregar un stent permanente para ensancharlo y mantenerlo abierto.

La angioplastia es un procedimiento mínimamente invasivo que debería ayudar a prevenir los síntomas.

En algunos casos, pueden ser necesarias cirugías más invasivas. Estos pueden incluir procedimientos como una derivación de la arteria coronaria para reemplazar las partes dañadas o bloqueadas de la arteria.

Angina estable versus angina inestable

El dolor de la angina estable se presenta en episodios y generalmente dura solo unos minutos a la vez, mientras que el dolor de la angina inestable a menudo es severo y puede durar mucho tiempo.

El dolor de la angina inestable también puede aparecer mientras una persona está descansando o durmiendo. El dolor puede empeorar con el tiempo y es posible que el reposo y los medicamentos no alivien los síntomas.

Los coágulos de sangre que bloquean total o parcialmente las arterias que van al corazón pueden causar angina inestable. La angina inestable suele ser una emergencia médica.

Cualquier persona que experimente síntomas nuevos o que empeoren de dolor u opresión en el pecho debe comunicarse con su médico. Esto puede ser un signo de problemas cardíacos graves, como un ataque cardíaco.

panorama

El pronóstico para las personas con angina estable puede variar, pero generalmente es bueno. La medicación suele ser suficiente para controlar los síntomas, y cuando una persona hace cambios saludables en su estilo de vida, puede ayudar a mejorar su calidad de vida, reducir sus factores de riesgo y evitar que los síntomas empeoren.

Los síntomas pueden empeorar y el riesgo de que una persona desarrolle otras afecciones también puede aumentar si no elige un estilo de vida positivo.

De manera similar, los episodios de angina estable pueden continuar y las personas pueden desarrollar un mayor riesgo de complicaciones graves, como un ataque cardíaco o angina inestable.

Hacer cambios positivos en el estilo de vida es un comienzo, pero aún es vital consultar a un médico ante la primera señal de síntomas de angina estable. Trabajar directamente con un médico para controlar los síntomas, tan pronto como aparecen, puede brindarle a la persona la mejor perspectiva posible.

none:  dolor de cabeza - migraña salud sexual - ETS sistema inmunológico - vacunas