Diabetes tipo 2: un método simple puede ayudar a adaptar el tratamiento

El uso de medidas sencillas y rutinarias que son fáciles de obtener en una clínica de diabetes, como la edad en el momento del diagnóstico y el índice de masa corporal, puede ser una forma eficaz de elegir el mejor tratamiento para una persona con diabetes tipo 2.

Una nueva investigación apunta a un método muy simple de personalizar el tratamiento para la diabetes tipo 2.

Esta fue la conclusión a la que llegaron los investigadores de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, después de comparar el enfoque simple con un "modelo de subgrupo" que los investigadores de Suecia y Finlandia habían propuesto en un estudio anterior.

Informan sus hallazgos en un documento que ahora aparece en The Lancet Diabetes y endocrinología diario.

“Se reconoce”, dice el autor principal del estudio, John M. Dennis, Ph.D., quien es investigador en estadística médica en la Facultad de Medicina y Salud de la Universidad de Exeter, “que no todas las personas con diabetes tipo 2 deben recibir el tratamiento adecuado lo mismo, sin embargo, actualmente no hay forma de saber qué tableta es la mejor para una persona en particular ".

El estudio anterior identificó "cinco grupos replicables" de adultos con diabetes. Los cinco grupos se diferenciaron por la "progresión de la enfermedad y el riesgo de complicaciones diabéticas". Los autores sugirieron que estos podrían ser una forma útil de orientar el tratamiento de la diabetes.

Sin embargo, el nuevo estudio revela que el uso de características clínicas muy sencillas, como la edad en el momento del diagnóstico, el sexo, el índice de masa corporal (IMC) y una medida de la función renal, es un método más práctico y eficaz para elegir tratamientos e identificar qué pacientes son es más probable que experimente complicaciones como enfermedad renal.

"Fundamentalmente, este enfoque no significa reclasificar a las personas en subtipos discretos de diabetes", explica Dennis, y agrega que, en su estudio, "pudieron utilizar las características exactas de una persona para proporcionar información más precisa para guiar el tratamiento".

Colocar la diabetes en subgrupos

La diabetes es una afección grave que se produce por tener demasiada glucosa o azúcar en la sangre. Con el tiempo, los niveles altos de azúcar en sangre o hiperglucemia dañan los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios y otras partes del cuerpo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una de las principales causas de insuficiencia renal, pérdida de la visión, derrames cerebrales, ataques cardíacos y amputación de piernas.

Las cifras del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales sugieren que, en los Estados Unidos, hay alrededor de 30,3 millones de personas con diabetes y 84,1 millones de adultos que probablemente tengan prediabetes.

Hay tres tipos principales de diabetes. El más común, que afecta a la gran mayoría de las personas con diabetes, es el tipo 2. Este tipo se desarrolla porque el cuerpo pierde su capacidad para producir y utilizar la insulina correctamente. La insulina es una hormona que ayuda a las células a absorber glucosa y utilizarla como energía.

Los otros dos tipos principales de diabetes son: diabetes gestacional, que puede desarrollarse en algunas mujeres durante el embarazo; y el tipo 1, que se desarrolla porque el sistema inmunológico destruye la capacidad del cuerpo para producir insulina en el páncreas.

El estudio reciente se refiere a la diabetes tipo 2, que los autores describen como una “condición heterogénea y multifactorial” que representa del 90 al 95% de la diabetes y afecta a alrededor de 400 millones de personas en todo el mundo.

Dada la naturaleza diversa de la diabetes tipo 2, los científicos están interesados ​​en dividirla en otras categorías, ya que esto podría "mejorar la atención y los resultados" para las muchas personas afectadas.

El estudio anterior había sugerido que había cuatro subgrupos, o grupos basados ​​en datos, de diabetes tipo 2: diabetes grave por deficiencia de insulina, diabetes severa resistente a la insulina, diabetes leve relacionada con la obesidad y diabetes leve relacionada con la edad.

Sin embargo, Dennis y sus colegas señalan que el estudio anterior "sugirió, pero no mostró, que los grupos podrían ser útiles para guiar la elección de la terapia".

Modelar las características clínicas es más útil

Por lo tanto, los investigadores decidieron comparar la utilidad del método de subgrupos "con enfoques más simples basados ​​en medidas clínicas de rutina disponibles en cualquier clínica de diabetes".

Lo hicieron analizando conjuntos de datos de dos ensayos clínicos independientes, que incluían a más de 8.500 participantes, que habían asignado al azar diferentes medicamentos para la diabetes a personas con diabetes tipo 2.

La nueva investigación mostró que el método de subgrupos sí funcionó, pero que los métodos que utilizan medidas clínicas simples funcionan igual de bien y, en algunos casos, incluso mejor.

Por ejemplo, si bien el método de subgrupos mostró diferencias en la progresión de la glucosa en sangre, el equipo descubrió que "un modelo que utiliza la edad en el momento del diagnóstico solo explica una cantidad similar de variación en la progresión".

Los investigadores también encontraron que la "incidencia de enfermedad renal crónica" difería entre los subgrupos. “Sin embargo”, señalan, “la tasa de filtración glomerular estimada [una medida de la función renal] al inicio del estudio fue un mejor predictor del tiempo hasta la enfermedad renal crónica”.

Además, aunque los subgrupos diferían en la respuesta de la glucosa en sangre al tratamiento, "las características clínicas simples superaron a los grupos para seleccionar la terapia para pacientes individuales".

Los investigadores concluyen:

"En general, los resultados sugieren que habrá una mayor utilidad clínica al modelar las características clínicas directamente, en lugar de usar las características clínicas para ubicar a los pacientes en subgrupos".
none:  salud ocular - ceguera atención primaria ensayos clínicos - ensayos de fármacos