Tipos, síntomas y tratamiento de un tumor cerebral

Un tumor cerebral es una masa o crecimiento de células anormales en el cerebro o la médula espinal. Muchos tumores cerebrales pueden alterar la función del cerebro. Otros, sin embargo, son menos dañinos.

Los tumores cerebrales son malignos (dañinos) o benignos (no dañinos). Por definición, los tumores malignos son más agresivos que los benignos.

En los tumores benignos, la masa de células anormales no contiene células cancerosas. Los tumores cerebrales benignos crecen lentamente y tienden a no diseminarse desde el sitio de crecimiento original. También son más comunes que los tumores malignos.

De hecho, según la Asociación Estadounidense de Tumores Cerebrales (ABTA), alrededor de dos tercios de todos los tumores cerebrales nuevos son benignos.

Los tumores cerebrales malignos contienen células cancerosas y tienden a no tener bordes claros. Estos pueden crecer rápidamente y extenderse a otras partes del cerebro, lo que los hace más peligrosos.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer (ACS) agrupa las estadísticas de los tumores cerebrales con las de los tumores de la médula espinal. Estiman que los profesionales de la salud diagnosticarán hasta 23,820 tumores primarios malignos de encéfalo y médula espinal en 2019.

En este artículo, analizamos las dos categorías principales de tumores cerebrales, sus síntomas y cómo tratarlos.

Tipos

Una tomografía computarizada puede mostrar un crecimiento celular en el cerebro que podría indicar un tumor cerebral.

Los médicos también pueden referirse a un tumor según el sitio en el que se originaron las células.

Si el tumor comenzó en el cerebro, por ejemplo, es un tumor cerebral primario. Si comenzó en otra parte del cuerpo y se diseminó al cerebro, es un tumor cerebral secundario (o metastásico).

Cada tipo de tumor tiene una variedad de características y subtipos diferentes, y un tumor puede constar de más de un tipo de célula.

En 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reclasificó oficialmente todos los tipos de tumores cerebrales y de médula espinal. En la actualidad, existen más de 120 tipos de tumores cerebrales y de la médula espinal que afectan a diferentes tipos de células.

Éstos incluyen:

Neuroma acústico o schwannoma vestibular

Este tipo de cáncer se forma en las vainas que protegen los nervios. A menudo afecta los nervios involucrados en la audición.

Cordoma

Estos tumores benignos pueden formarse en la base de la columna o el cráneo, o cerca de la glándula pituitaria. Sin embargo, pueden convertirse en condrosarcomas malignos.

Linfoma del sistema nervioso central

Este es un tipo de cáncer muy agresivo que afecta a las células inmunitarias de los ganglios linfáticos. Es más común en personas de 60 a 80 años, pero se está volviendo más común en adultos jóvenes.

Craneofaringioma

Estos tumores se desarrollan cerca del nervio óptico, en la base del cerebro y cerca de la glándula pituitaria. Se desarrollan a partir de células de la glándula pituitaria.

Tumores de células germinales

Estos se desarrollan a partir de células germinales, principalmente en personas de entre 11 y 30 años de edad. Pueden ser benignos o malignos.

Gliomas

Un glioma es un tumor que comienza en el tejido de sostén del cerebro. Estos afectan a tres tipos diferentes de células: astrocitos, células ependimarias y oligodendrocitos.

Pueden desarrollarse en varios lugares del cerebro y del sistema nervioso.

Hemangiomas

Estos son crecimientos excesivos de vasos sanguíneos en la piel o en los órganos internos. En el cerebro, hay dos tipos principales.

Los hemangioblastomas son tumores benignos de crecimiento lento. Los hemangiopericitomas se desarrollan en las meninges, la membrana del cerebro, y pueden diseminarse a órganos distantes como los pulmones.

Lipomas

Son masas que crecen a partir del tejido graso. Son benignos y muy raramente causan síntomas o problemas de salud.

Meduloblastoma

Esto es más común en los niños. Los meduloblastomas se desarrollan en las células embrionarias en las primeras etapas del desarrollo del embrión.

Siempre se desarrollan en la parte inferior del cerebro en la parte posterior. Por lo general, se diseminan, pero rara vez fuera del cerebro y la médula espinal.

Meningioma

Estos generalmente se desarrollan hacia adentro a partir de la capa protectora que cubre el cerebro y la médula espinal, aplicando presión.

Representan alrededor de un tercio de todos los tumores que comienzan en el cerebro. La mayoría no son cancerosos.

Neurofibroma

Este es un tumor de las fibras nerviosas. Estos se desarrollan debido a una condición genética llamada neurofibromatosis.

Tumores neuronales y neuronal-gliales mixtos

Estos se desarrollan a partir de grupos de células nerviosas llamadas células ganglionares. Son benignos y crecen lentamente.

Tumores pineales e hipofisarios

Estos se desarrollan en glándulas que desempeñan funciones esenciales en la secreción de hormonas.

Tumor neuroectodérmico primitivo

Estos se parecen mucho a los meduloblastomas al microscopio, pero crecen en una parte diferente del cerebro. Son raros pero muy malignos y tienden a diseminarse.

Síntomas

Una persona con un tumor cerebral puede experimentar dolores de cabeza persistentes, problemas de visión y del habla.

Los síntomas de los tumores cerebrales varían según el tipo de tumor y su ubicación.

Los siguientes síntomas pueden aparecer lentamente y empeorar gradualmente. También pueden desarrollarse rápidamente en forma de convulsiones.

Los síntomas comunes de los tumores cerebrales incluyen:

  • dolores de cabeza persistentes
  • problemas de visión
  • náuseas, vómitos y somnolencia general
  • convulsiones
  • problemas con la memoria a corto plazo
  • problemas del habla
  • problemas de coordinación
  • cambios de personalidad

Sin embargo, algunas personas no experimentan ningún síntoma.

Según la ACS, alrededor de la mitad de las personas con un tumor cerebral experimentan dolores de cabeza persistentes. La ACS también dice que hasta la mitad de todas las personas con un tumor cerebral experimentan una convulsión en algún momento.

En este artículo, obtenga más información sobre los primeros síntomas de un tumor cerebral.

Diagnóstico

Para diagnosticar un tumor cerebral, un médico puede realizar un examen neurológico. Esta es una prueba del sistema nervioso.

Durante esta prueba, comprobarán varias funciones en busca de problemas con posibles vínculos con un tumor cerebral.

Estas funciones incluyen:

  • fuerza de las extremidades
  • fuerza de la mano
  • reflejos
  • audiencia
  • visión
  • sensibilidad de la piel
  • equilibrio
  • coordinación
  • memoria
  • agilidad mental

Después de estas pruebas, un médico puede programar exámenes adicionales, que incluyen:

  • Tomografía computarizada: produce una imagen de rayos X detallada del cerebro.
  • Imagen de resonancia magnética: utiliza un campo magnético fuerte y ondas de radio para proporcionar una imagen detallada del cerebro.
  • EEG: durante esta prueba, un profesional de la salud colocará electrodos en la cabeza de una persona para verificar si hay actividad cerebral anormal.

Si un médico sospecha de un tumor cerebral, generalmente solicitará una biopsia.

Durante una biopsia, un profesional de la salud extraerá una parte del tumor. Luego lo enviarán a un laboratorio para su análisis. Las pruebas tienen como objetivo identificar si el tumor es canceroso o no.

Factores de riesgo

Según la ACS, la mayoría de los tumores cerebrales no tienen vínculos con ningún factor de riesgo conocido.

El único factor de riesgo ambiental conocido para los tumores cerebrales es la exposición a la radiación, generalmente de la radioterapia para otros cánceres, como la leucemia.

La ACS también dice que la mayoría de las personas con tumores cerebrales no tienen antecedentes familiares de la afección. Sin embargo, algunos trastornos de cáncer familiar pueden contribuir a ciertos tipos de tumores cerebrales. Éstos incluyen:

  • neurofibromatosis 1 y 2
  • esclerosis tuberosa
  • enfermedad de von Hippel-Lindau
  • Síndrome de Li-Fraumeni

Las personas con sistemas inmunitarios más débiles, como las que tienen el VIH en etapa tardía, también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar tumores cerebrales.

Tratamiento

Hay varios factores que los proveedores de atención médica tienen en cuenta al decidir cómo tratar los tumores cerebrales.

Trabajarán en estrecha colaboración con el paciente para informarle de sus opciones de tratamiento, lo que le permitirá elegir el tratamiento más adecuado.

Los factores que consideran incluyen:

  • la edad de la persona
  • su estado de salud general
  • su historial médico
  • la ubicación, el tamaño y el tipo de tumor
  • el riesgo de diseminación del tumor
  • la tolerancia de la persona a ciertos tratamientos

A continuación, se enumeran algunos de los métodos de tratamiento más comunes para los tumores cerebrales.

Cirugía

La cirugía suele ser el primer método de tratamiento para los tumores cerebrales. El cirujano intentará extirpar la mayor cantidad posible de tumor. Intentarán hacerlo sin dañar el tejido cerebral sano que rodea al tumor.

A veces, es posible que el cirujano no pueda extirpar todo el tumor. Si este es el caso, pueden eliminar quirúrgicamente la mayor cantidad posible antes de usar radiación o quimioterapia para eliminar el resto.

Es importante tener en cuenta que la cirugía no es eficaz contra los tumores que se encuentran en la profundidad del tejido cerebral o aquellos que se han diseminado a través de una amplia zona del tejido cerebral.

La cirugía también puede ayudar a proporcionar una muestra de tumor para una biopsia o para aliviar síntomas como la presión sobre el cerebro.

Radioterapia

El objetivo de la radioterapia es destruir un tumor cerebral o prevenir su crecimiento. Para hacer esto, los proveedores de atención médica administrarán haces de energía intensa al cerebro del paciente desde una fuente externa. Esto hace que el tumor se encoja. Luego, el sistema inmunológico del paciente actúa sobre las células destruidas.

Sin embargo, la radiación no puede distinguir entre células tumorales y células sanas. Puede dañar ambos tipos.

Las diferentes formas de radioterapia pueden reducir el daño al tejido sano. Esto incluye radioterapia conformada tridimensional (3D-CRT), durante la cual un proveedor de atención médica dirige varios haces de radiación débiles al tumor desde diferentes ángulos.

Como los rayos son más débiles, dañan muy poco tejido no canceroso. Sin embargo, causan más daño donde se encuentran en el sitio del tumor.

Radiocirugía

Radiocirugía es el nombre común de la radiocirugía estereotáctica (SRS). SRS es una forma especializada de radioterapia y no es un procedimiento quirúrgico.

SRS permite que un proveedor de atención médica administre una dosis precisa de radiación en forma de haz de rayos X. Pueden enfocar la radiación solo en el área del cerebro donde está presente el tumor. Esto reduce el riesgo de dañar el tejido sano.

Otros medicamentos

Un proveedor de atención médica puede recetar esteroides a una persona con un tumor cerebral. Aunque estos no tratan directamente el tumor, pueden ayudar a una persona con algunos de los síntomas y el malestar. También pueden mejorar el bienestar general.

Los medicamentos anticonvulsivos pueden ayudar a reducir la frecuencia de las convulsiones. Además, si un tumor está afectando la función de la glándula pituitaria, es posible que una persona necesite suplementos hormonales.

Quimioterapia

Una persona con un tumor maligno puede beneficiarse de la quimioterapia.

La quimioterapia implica el uso de medicamentos específicos para tratar los tumores cerebrales. Un especialista en cáncer puede recomendar estos medicamentos para los tumores malignos que son más graves.

Estos medicamentos detienen el crecimiento del tumor cerebral y actúan impidiendo que las células tumorales se dupliquen. La quimioterapia también puede hacer que las células tumorales comiencen artificialmente el proceso de muerte como lo haría una célula no cancerosa.

Sin embargo, muchos medicamentos de quimioterapia no pueden atravesar la barrera hematoencefálica y es poco probable que lleguen a un tumor cerebral. Las personas con algunos tumores cerebrales pueden beneficiarse de la administración de medicamentos de quimioterapia en el líquido cefalorraquídeo.

Los proveedores de atención médica suelen recetar quimioterapia para apoyar la cirugía o la radioterapia. Sin embargo, para los tumores cerebrales como el linfoma y el meduloblastoma, la quimioterapia puede ser un tratamiento eficaz por sí sola.

panorama

En los Estados Unidos, la tasa de supervivencia a 5 años para las personas con tumores cerebrales varía según la edad de la persona, el tipo de tumor y otros factores.

Esta tasa compara la probabilidad de que una persona que tiene un tumor cerebral o de la médula espinal sobreviva durante 5 años después del diagnóstico con la de una persona que no tiene cáncer.

Por ejemplo, una persona con ependimoma tiene un 92% de posibilidades de sobrevivir si el cáncer se desarrolla entre los 20 y los 44 años de edad. Se reduce al 86% si un médico diagnostica este tipo en una persona de 55 a 64 años.

Para los mismos rangos de edad, el glioblastoma tiene una tasa de supervivencia a 5 años de 19% y 5%, respectivamente.

Sin embargo, el Instituto Nacional del Cáncer advierte que en 2009-2015, el 32,9% de las personas con cáncer del cerebro o del sistema nervioso sobrevivieron durante 5 años o más, considerando todos los tipos.

Sin embargo, dada la variedad de tipos, solo un médico podrá dar una indicación clara del pronóstico probable.

Después de un diagnóstico de tumor cerebral, puede ser un momento muy estresante. La ABTA ofrece atención y apoyo a personas con tumores cerebrales. Pueden comunicarse con ellos gratuitamente al 886-ABTA.

Q:

¿Dónde se diseminan los tumores cerebrales si se mueven fuera del cerebro y del sistema nervioso central?

A:

La mayoría de los tumores cerebrales no se diseminan fuera del cerebro. Sin embargo, algunos tipos de tumores se diseminan a otras partes del sistema nervioso central, como la médula espinal.

Seunggu Han, MD Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  hipotiroideo cáncer de mama ansiedad - estrés