La vagina o secreción huele a cebolla: qué hacer

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Si bien todas las vaginas huelen un poco diferente, el olor suele ser suave y natural. Un olor fuerte y desagradable, como el olor a cebolla, puede significar una infección u otro problema de salud.

El cuerpo produce naturalmente una secreción que mantiene la vagina sana y libre de bacterias dañinas e irritantes. Sin embargo, es vital que las personas se encarguen de limpiar el área que rodea la abertura de la vagina, conocida como vulva.

Es poco probable que un fuerte olor a cebolla sea natural, pero podría ocurrir debido al sudor, la falta de higiene, alimentos específicos en la dieta o una infección.

Analizamos las posibles causas con más detalle y explicamos cómo tratar este síntoma.

Siete posibles causas

Las posibles causas de una vagina que huele a cebolla incluyen:

1. Alimentos

Comer alimentos con olor fuerte puede afectar el olor corporal. Las cebollas, el ajo, las especias y el vinagre se encuentran entre los alimentos que pueden cambiar el olor del sudor.

El sudor puede combinarse con el flujo vaginal para hacer que la vagina huela a alimentos fuertes, como cebollas o ajo.

Por lo general, una persona tendría que comer más cebolla de lo habitual para que afecte su olor corporal.

2. Tampón olvidado

Un tampón olvidado puede provocar un olor desagradable.

Si alguien se olvida de quitarse un tampón, puede provocar un olor desagradable. El olor puede ocurrir con o sin secreción.

Si hay secreción, puede ser de un color inusual, como rosa, gris, marrón, verde o amarillo.

Otros síntomas pueden incluir fiebre, dolor entre el ombligo y los genitales, dolor al orinar o al tener relaciones sexuales, o picazón y enrojecimiento alrededor de la vulva.

Es fundamental quitarse el tampón lo antes posible. Si la persona no puede encontrar o quitar el tampón, debe consultar a un médico.

Si un tampón permanece en el cuerpo durante demasiado tiempo, existe el riesgo de síndrome de choque tóxico (TSS). Los síntomas del TSS incluyen:

  • fiebre
  • síntomas de la gripe, como dolor de cabeza, dolor de garganta o tos
  • una erupción roja en la piel
  • respiración dificultosa
  • sentirse débil o mareado
  • Diarrea

TSS puede ser una emergencia. Cualquier persona con estos síntomas que sospeche que puede tener TSS debe buscar atención médica inmediata.

3. Higiene

La vagina se mantiene limpia de forma natural al producir una secreción. Sin embargo, una persona debe lavar regularmente la vulva con agua tibia para eliminar cualquier secreción y mantener el área libre de bacterias dañinas.

La vulva está cerca de la uretra y el recto, por lo que también es importante limpiar adecuadamente después de orinar o defecar.

La orina a veces tiene un olor fuerte, que las personas pueden confundir con un olor vaginal, especialmente si hay una fuga de orina no detectada.

El equilibrio natural de las bacterias en la vagina la mantiene saludable, pero si ocurre un desequilibrio, puede causar problemas.

Los sencillos consejos de higiene pueden ayudar a mantener el equilibrio óptimo de las bacterias vaginales y reducir las posibilidades de que se desarrolle un olor desagradable. Estos consejos incluyen:

  • usando ropa interior limpia todos los días
  • elegir ropa interior hecha de un tejido natural y transpirable, como el algodón
  • usando un jabón suave y agua tibia para lavar la vulva
  • evitando el uso de duchas vaginales o productos perfumados
  • ducharse con regularidad, especialmente después del ejercicio

4. Cambios hormonales

Los niveles de hormonas en el cuerpo cambian a lo largo del ciclo menstrual, así como durante el embarazo, la perimenopausia y la menopausia. Estos cambios hormonales pueden afectar el olor de la vagina.

El olor vaginal generalmente se vuelve más notorio cuando hay un aumento en el nivel de la hormona estrógeno en el cuerpo. Esto ocurrirá cuando una persona use ciertos anticonceptivos hormonales, así como durante la ovulación y el embarazo.

La cantidad, textura y olor del flujo vaginal también pueden variar con el tiempo. La secreción vaginal no suele tener un olor fuerte o fétido. Si es así, esto puede ser un signo de infección.

5. Vaginosis bacteriana

Un olor desagradable puede ser un síntoma de vaginosis bacteriana.

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección resultante de un desequilibrio en las bacterias de la vagina. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), es la infección más común de la vagina en mujeres de 15 a 44 años.

Uno de los síntomas de la VB es un olor desagradable. Otros síntomas pueden incluir:

  • secreción acuosa que es blanca o gris
  • dolor
  • incendio

Las personas sexualmente activas y las que usan duchas vaginales tienen un mayor riesgo de contraer la infección, lo que requerirá tratamiento con antibióticos.

Un médico debería poder sugerir formas de prevenir la reinfección en el futuro.

6. Tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección de transmisión sexual (ITS) que puede causar una secreción con olor desagradable. La secreción puede ser amarilla o verde y la vulva puede sentirse irritada.

Los médicos tratarán la infección con medicamentos y, a menudo, recomendarán abstenerse de la actividad sexual hasta que la infección desaparezca. Todas las parejas sexuales también deben buscar tratamiento para que la infección no continúe pasando de un lado a otro.

7. Infección por levaduras

La levadura se produce naturalmente en la vagina y ayuda a mantenerla sana. Sin embargo, puede multiplicarse por encima de los niveles normales y causar una candidiasis.

Una candidiasis puede provocar una secreción espesa y blanca.Aunque a menudo no huele, en algunos casos puede tener un olor desagradable.

Otros síntomas incluyen picazón, ardor y enrojecimiento alrededor de la vulva. Es posible tratar la infección con medicamentos antimicóticos.

Diagnostico y tratamiento

Un médico debería poder diagnosticar la causa de una vagina que huele a cebolla. Le preguntarán sobre cualquier síntoma adicional que haya ocurrido.

Si una infección bacteriana es responsable del olor, el médico puede recetar antibióticos. Sin embargo, si una persona tiene infecciones frecuentes o recurrentes, puede ser necesario un medicamento preventivo.

Si la vagina huele levemente a cebolla, llevar un diario de alimentos puede ayudar a determinar si la causa es la dieta. Eliminar los alimentos de olor fuerte de la dieta puede cambiar el olor del cuerpo.

La introducción de mejores hábitos de higiene también puede tener un impacto. Ducharse con más frecuencia, cambiar a ropa interior de algodón y evitar el uso de productos perfumados o irritantes puede ayudar a reducir los olores desagradables.

Prevención

Se recomienda el ejercicio regular para una buena salud en general.

Una dieta saludable y el ejercicio regular son esenciales para una buena salud en general, incluido el mantenimiento de una vagina sana.

Los ejercicios del suelo pélvico pueden ayudar a fortalecer los músculos que sostienen la vagina. Esto podría ser particularmente beneficioso para cualquier persona que experimente problemas relacionados con esta área, como pérdidas frecuentes de orina.

Usar un jabón suave al ducharse y evitar los productos perfumados son buenas prácticas de higiene que pueden ayudar a prevenir una infección bacteriana.

Usar ropa interior de algodón ayuda a mantener la vulva limpia y seca. Las personas pueden encontrar ropa interior de algodón en tiendas de ropa o en línea.

Practicar sexo seguro mediante el uso de protección de barrera, como condones, puede ayudar a prevenir una ITS. También es esencial realizar controles periódicos para detectar ITS.

Cuando ver a un doctor

Es normal tener ligeros cambios en el olor de la vagina o en el color y la textura del flujo vaginal.

Sin embargo, el olor puede volverse fuerte o desagradable. Si esto ocurre y el olor no desaparece después de ducharse y cambiarse de ropa, puede deberse a una infección.

Los síntomas de una infección pueden incluir secreción inusual, fiebre, dolor y picazón. Los medicamentos son un tratamiento eficaz para muchas infecciones y el tratamiento oportuno puede ayudar a prevenir complicaciones.

none:  enfermedad de Parkinson gripe - resfriado - sars cáncer - oncología