¿Cuáles son los efectos del estrés crónico en la salud?

Los sentimientos de estrés de corta duración son una parte habitual de la vida diaria. Cuando estos sentimientos se vuelven crónicos o duraderos, pueden afectar gravemente la salud de una persona.

En este artículo, analizamos qué es el estrés crónico, cómo identificarlo y las consecuencias médicas que puede tener. También describimos formas de controlar el estrés, incluidos los tratamientos médicos, y cuándo consultar a un médico.

¿Qué es el estrés crónico?

Los signos de estrés crónico pueden incluir dolores de cabeza, fatiga y baja autoestima.

El estrés es una respuesta biológica a situaciones exigentes. Hace que el cuerpo libere hormonas, como cortisol y adrenalina.

Estas hormonas ayudan a preparar al cuerpo para actuar, por ejemplo, aumentando la frecuencia cardíaca y respiratoria. Cuando esto ocurre, un médico puede describir a una persona como si estuviera en un estado de alerta o excitación aumentada.

Muchos factores pueden desencadenar una respuesta al estrés, incluidas situaciones peligrosas y presiones psicológicas, como fechas límite de trabajo, exámenes y eventos deportivos.

Los efectos físicos del estrés no suelen durar mucho. Sin embargo, algunas personas se encuentran en un estado casi constante de mayor alerta. Este es el estrés crónico.

Algunas posibles causas del estrés crónico incluyen:

  • trabajos de alta presión
  • dificultades financieras
  • relaciones desafiantes

El estrés crónico ejerce presión sobre el cuerpo durante un período prolongado. Esto puede causar una variedad de síntomas y aumentar el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades.

Signos y síntomas

El estrés crónico afecta a todo el cuerpo. Puede tener varios síntomas físicos o psicológicos, que pueden hacer que el funcionamiento diario sea más desafiante.

El tipo y la gravedad de los síntomas varían considerablemente de una persona a otra.

Los signos y síntomas del estrés crónico pueden incluir:

  • irritabilidad, que puede ser extrema
  • fatiga
  • dolores de cabeza
  • dificultad para concentrarse o incapacidad para hacerlo
  • pensamientos rápidos y desorganizados
  • dificultad para dormir
  • problemas digestivos
  • cambios en el apetito
  • sentirse desamparado
  • una pérdida de control percibida
  • baja autoestima
  • pérdida del deseo sexual
  • nerviosismo
  • infecciones o enfermedades frecuentes

Consecuencias para la salud

Durante períodos prolongados, el estrés crónico puede contribuir al desarrollo de una variedad de trastornos físicos y mentales, que incluyen:

El estrés crónico puede contribuir a la hipertensión arterial.
  • enfermedad del corazón
  • Alta presión sanguínea
  • diabetes
  • obesidad
  • un sistema inmunológico debilitado
  • disfunción sexual
  • desórdenes gastrointestinales
  • Irritación de la piel
  • infecciones respiratorias
  • Enfermedades autoinmunes
  • insomnio
  • agotamiento
  • depresión
  • desórdenes de ansiedad
  • trastorno de estrés postraumático o TEPT
  • esquizofrenia

Manejando el estrés

El estrés crónico puede parecer abrumador y una persona puede sentirse incapaz de recuperar el control de su vida.

Sin embargo, varias estrategias pueden ayudar a reducir los niveles de estrés y mejorar el bienestar.

Algunos métodos para manejar el estrés incluyen:

  • Comprender los signos y síntomas. Estas indicaciones pueden variar, pero si una persona puede reconocer sus propias señales de estrés, podrá manejarlas mejor.
  • Hablando con amigos y familiares. Pueden brindar apoyo emocional y la motivación para actuar.
  • Identificación de desencadenantes. No siempre es posible evitar los desencadenantes del estrés. Sin embargo, tomar nota de los desencadenantes específicos puede ayudar a una persona a desarrollar estrategias de manejo y afrontamiento, que pueden implicar la reducción de la exposición.
  • Hacer ejercicio regularmente. La actividad física aumenta la producción corporal de endorfinas, que son sustancias químicas que mejoran el estado de ánimo y reducen el estrés. El ejercicio puede implicar caminar, andar en bicicleta, correr, hacer ejercicio o practicar deportes.
  • Probar la atención plena. Las personas que practican esta forma de meditación utilizan técnicas de respiración y pensamiento para crear conciencia de su cuerpo y su entorno. Las investigaciones sugieren que la atención plena puede tener un impacto positivo en el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Mejora de la calidad del sueño. Dormir muy poco o dormir de mala calidad puede contribuir al estrés. Trate de dormir al menos 7 horas cada noche y establezca horarios regulares para ir a dormir y despertarse. Evite la cafeína, las comidas y la actividad física intensa en las horas previas a acostarse.

También puede ayudar a relajarse antes de dormir, escuchando música, leyendo un libro, tomando un baño caliente o meditando, por ejemplo.

Tratamiento

Si las estrategias como las enumeradas anteriormente no ayudan, es importante consultar a un profesional de la salud para obtener asesoramiento y apoyo. Un médico puede recomendar una terapia psicológica, como la terapia cognitivo-conductual (TCC).

Un objetivo establecido de la TCC es ayudar a las personas a lidiar con el estrés crónico. En sesiones estructuradas, un terapeuta trabaja para permitir que una persona modifique sus comportamientos, pensamientos y sentimientos relacionados con los factores estresantes.

La TCC también puede ayudar a una persona a desarrollar herramientas y mecanismos de afrontamiento para manejar las respuestas al estrés.

A veces, un médico recomienda medicamentos para ayudar a tratar algunos síntomas del estrés crónico. Por ejemplo, pueden recetar antidepresivos para tratar la ansiedad o la depresión. Para las personas con problemas para dormir, los médicos pueden recetar sedantes.

Cuando ver a un doctor

No intente lidiar con el estrés crónico solo. Si las estrategias de autoayuda no funcionan, un médico puede brindar apoyo y asesoramiento sobre las opciones de tratamiento. También pueden derivar a una persona a un proveedor de atención médica más especializado, como un psicólogo o un psiquiatra.

Cualquier persona que se sienta abrumada por el estrés debe consultar a un médico lo antes posible, especialmente si tiene pensamientos suicidas o usa drogas o alcohol para hacer frente.

Quitar

El estrés es una parte habitual de la vida diaria. El estrés de corta duración es generalmente inofensivo, pero cuando dura y se vuelve crónico, puede causar una variedad de síntomas. También puede contribuir al desarrollo de trastornos físicos y mentales.

Las técnicas de autoayuda incluyen identificar los factores desencadenantes, desarrollar estrategias de afrontamiento y evitación, comunicarse con amigos y familiares y practicar la atención plena.

Si estas técnicas no funcionan, o si el estrés se vuelve abrumador, una persona debe hablar con un profesional de la salud.

none:  ébola hipertensión genética