¿Cuáles son los riesgos de la artroplastia de rodilla?

La cirugía de reemplazo de rodilla es una de las opciones de tratamiento para una articulación de rodilla dañada por la osteoartritis. La osteoartritis se desarrolla debido a la ruptura del cartílago articular y el hueso subyacente.

Un médico puede recomendar una cirugía si otros tratamientos, como medicamentos y fisioterapia, no han aliviado el dolor y la rigidez.

Durante el procedimiento, un cirujano extraerá el cartílago y el hueso dañados antes de implantar una articulación artificial que comprenda metal, plástico y otros materiales sintéticos.

Según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (AAOS), más del 90 por ciento de las personas que se someten a un reemplazo total de rodilla tendrán mucho menos dolor después de la operación y una mayor capacidad para moverse y realizar las tareas diarias.

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, la artroplastia de rodilla conlleva riesgos. Estos riesgos van desde infección y dolor hasta coágulos de sangre.

Sin embargo, la AAOS señala que cada año se realizan más de 600.000 procedimientos solo en los Estados Unidos, y menos del 2 por ciento resultan en complicaciones graves.

Riesgos

La cirugía de reemplazo de rodilla conlleva muchos riesgos diferentes. Algunos son el resultado directo de la cirugía, mientras que otros se derivan de la reacción del cuerpo a la operación.

Discutimos los posibles riesgos con más detalle a continuación:

Anestesia

Si una persona tiene dolor severo de rodilla debido a la osteoartritis, un médico puede recomendar una cirugía de rodilla.

Las personas que se someten a una cirugía de reemplazo de rodilla requieren anestesia para evitar que sientan dolor durante la operación.

Si una persona opta por la anestesia general, estará inconsciente y no se despertará hasta que termine la operación.

Alternativamente, la anestesia regional solo adormece la pierna o la parte inferior del cuerpo y la persona permanece despierta durante la cirugía. Pueden recibir sedantes para ayudarlos a relajarse y entrar en un sueño ligero.

La anestesia general puede provocar efectos secundarios, como:

  • un dolor de cabeza
  • náusea
  • somnolencia
  • dolor de garganta, debido al uso de un tubo de respiración durante la cirugía
  • en casos raros, un ataque cardíaco o un derrame cerebral

Es más probable que las personas experimenten complicaciones por la anestesia general si ya padecen otra afección grave, como una enfermedad cardíaca o problemas pulmonares.

La anestesia regional causa menos efectos secundarios graves que la anestesia general. También es menos probable que la anestesia general haga que las personas se sientan somnolientas después de la cirugía, y el riesgo de pérdida de sangre, coágulos, ataque cardíaco o accidente cerebrovascular es menor.

Los efectos secundarios de la anestesia regional pueden incluir:

  • dolores de cabeza
  • dificultad para orinar
  • reacciones alérgicas
  • en casos raros, lesión nerviosa por la aguja que administra la anestesia en el cuerpo

Infección

Cualquier abertura en la piel puede permitir la entrada de bacterias, lo que podría provocar una infección. El cirujano tomará precauciones para minimizar este riesgo durante la cirugía.

Una vez que la persona regresa a casa, debe estar atento a los siguientes signos de infección:

  • enrojecimiento
  • hinchazón
  • calor
  • secreción del sitio quirúrgico
  • fiebre y escalofríos

Si surge una infección, un médico le recetará antibióticos para tratarla.

Sangrado

El sangrado durante y después de la cirugía es normal. En casos raros, una persona puede perder demasiada sangre durante el procedimiento y necesitar una transfusión.

A veces, después de la cirugía, la sangre puede acumularse debajo de la piel y causar hinchazón. Si eso sucede, puede ser necesario otro procedimiento para liberar la sangre.

Coágulos de sangre

Los coágulos de sangre son uno de los riesgos más importantes de la cirugía de reemplazo de rodilla. Si la cirugía daña un vaso sanguíneo o la persona no se mueve durante varios días después del procedimiento, el flujo sanguíneo puede disminuir y se puede formar un coágulo de sangre.

Un coágulo de sangre en una de las venas profundas de las piernas se llama trombosis venosa profunda (TVP). Si el coágulo se desprende, puede viajar a los pulmones y bloquear el flujo de sangre. Este bloqueo se llama embolia pulmonar y puede poner en peligro la vida.

Mover las piernas y usar dispositivos de compresión después de la cirugía puede ayudar a prevenir la formación de coágulos.

Dolor e hinchazón

El dolor y la hinchazón son comunes después de la cirugía, pero la gravedad de estos síntomas variará de una persona a otra.

Los médicos suelen recetar analgésicos para ayudar a controlar las molestias posteriores a la cirugía. Por lo general, esta receta solo es válida por un período breve, pero, si el dolor continúa durante unos meses después de la cirugía, el médico puede recetar otros tratamientos.

Puede haber hinchazón en la rodilla, el tobillo y el pie después de la cirugía. Aplicar hielo en el área y hacer ejercicio ligero puede ayudar a disminuir la hinchazón.

Problemas respiratorios

Algunas personas tienen dificultades para respirar profundamente inmediatamente después de la cirugía, especialmente si recibieron anestesia general.

Si no llega suficiente aire a los pulmones, la mucosidad se puede acumular dentro de ellos y esto puede provocar neumonía.

Un profesional de la salud ayudará a la persona a respirar profundamente para que los pulmones vuelvan a funcionar correctamente.

Daño a los nervios y las arterias

En casos raros, el cirujano puede cortar accidentalmente un nervio o vaso sanguíneo que corre cerca de la rodilla.

Si esto sucede, podría ser necesario un segundo procedimiento quirúrgico para reparar el daño. Un nervio cortado puede causar una pérdida de sensibilidad o movimiento en el área afectada, y esto a veces puede ser permanente.

Reacción alérgica

Ocasionalmente, las personas pueden tener una reacción alérgica a los componentes metálicos de los implantes de rodilla. En algunas personas con alergias a los metales, las partes del implante desencadenan una respuesta que produce una variedad de síntomas, que incluyen hinchazón, sarpullido y ampollas.

En casos raros, las reacciones alérgicas pueden causar síntomas en todo el cuerpo, como debilidad, diarrea, dolores de cabeza y pérdida de función en el área del implante.

Las personas que han tenido reacciones cutáneas a las joyas de metal en el pasado deben consultar con su médico si es necesario realizar una prueba de alergia al metal antes de la cirugía.

Fallo del implante

La tecnología de reemplazo de articulaciones ha mejorado mucho a lo largo de los años, pero no es perfecta.

Una articulación nueva puede aflojarse, desgastarse o perder su estabilidad.

Si la articulación falla, es probable que la persona experimente dolor y rigidez continuos después de la cirugía. Es posible que necesiten otro procedimiento para reemplazarlo.

Reducir los riesgos

La mejor forma de garantizar un resultado positivo es seguir las instrucciones del cirujano. El individuo también debe asegurarse de haber hecho cualquier pregunta que tenga con respecto al cuidado de su nueva rodilla.

Si bien el descanso es importante, la persona debe comenzar a caminar tan pronto como el médico lo indique, para garantizar una buena circulación.

Los siguientes consejos deberían ayudar a prevenir o reducir las complicaciones comunes de la artroplastia de rodilla:

Tómelo con calma: los médicos a menudo alientan a las personas a comenzar a usar la nueva rodilla lo antes posible después de la cirugía. Sin embargo, es vital no exagerar. Pueden pasar de 3 a 6 semanas antes de que una persona pueda volver a algunas de sus actividades normales, como subir escaleras y conducir.

Ejercicio: Es fundamental levantarse de la cama y moverse. Hacer los ejercicios recomendados por el médico ayudará a la persona a recuperar el movimiento de la rodilla. Mantenerse activo también reducirá el riesgo de coágulos de sangre.

Use hielo: envolver una bolsa de hielo en un paño suave y sostenerla sobre la rodilla puede reducir la hinchazón y reducir el dolor en los primeros días después de la cirugía. Apoyar la rodilla sobre un par de almohadas también puede ayudar con la hinchazón.

Alivio del dolor: el cirujano le recetará medicamentos para aliviar cualquier dolor después de la cirugía. Controlar el dolor puede ayudar a la persona a mantenerse activa, lo que acelerará la recuperación.

Dispositivos de compresión: el médico generalmente recomendará usar medias de compresión o un dispositivo similar a una bota que aplique presión continuamente a la pierna. Estos dispositivos evitan que la sangre se acumule en las piernas y forme un coágulo de sangre.

Limpiar la herida: el cirujano le dará instrucciones sobre cómo cuidar la herida. Mantener el área limpia puede ayudar a prevenir infecciones.

Otras opciones

Antes de decidirse por la cirugía de reemplazo de rodilla, las personas pueden considerar otros tratamientos no invasivos que pueden aliviar el dolor y la rigidez de la osteoartritis.

Para algunas personas, usar un bastón o un andador puede ser una mejor opción que la cirugía.

Estos tratamientos incluyen:

  • dispositivos específicos, como un bastón o un andador
  • ejercicio y fisioterapia
  • analgésicos, como acetaminofén (Tylenol), o medicamentos antiinflamatorios no esteroides, que incluyen ibuprofeno (Motrin), naproxeno (Naprosyn) y celecoxib (Celebrex)
  • inyecciones de esteroides en la rodilla
  • pérdida de peso, si es necesario

Mantener un peso saludable y hacer ejercicio con regularidad puede ayudar a detener el desarrollo de la osteoartritis.

Preguntas que hacer

Para garantizar el mejor resultado posible de la cirugía y reducir el riesgo de complicaciones, las personas deben obtener la mayor cantidad de información posible antes de la cirugía.

Las preguntas para hacerle al médico incluyen:

  • ¿Qué tipo de resultado puedo esperar? ¿Cómo me ayudará la artroplastia de rodilla?
  • ¿Tengo otras opciones además de la cirugía para aliviar el dolor y la rigidez?
  • ¿Qué puedo hacer en preparación para la cirugía para mejorar la probabilidad de éxito?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos de someterse a una artroplastia de rodilla?
  • ¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de complicaciones?
  • ¿Cuáles son las señales de que tengo una complicación?
  • ¿En qué circunstancias debería llamarte?

Quitar

La cirugía de reemplazo de rodilla es un procedimiento relativamente estándar que mejora la movilidad y la calidad de vida de muchas personas.

Menos de 2 de cada 100 personas experimentarán una complicación grave después de la cirugía de reemplazo de rodilla, y esto generalmente se relacionará con una condición de salud existente. Es mejor discutir todas las opciones de tratamiento con un médico antes de decidirse por la cirugía.

none:  arritmia neurología - neurociencia ébola