¿Cuáles son los signos de la cetosis?

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

La dieta cetogénica tiene como objetivo inducir la cetosis para quemar más grasa corporal. Conocer los signos de la cetosis puede ayudar a una persona a determinar si la dieta está funcionando o no.

La cetosis es un proceso metabólico que ocurre cuando el cuerpo comienza a quemar grasa para obtener energía porque no tiene suficientes carbohidratos para quemar. Durante este proceso, el hígado produce sustancias químicas llamadas cetonas.

La dieta cetogénica, o ceto, tiene como objetivo inducir la cetosis para quemar más grasa. Los defensores de la dieta afirman que aumenta la pérdida de peso y mejora la salud en general.

Según un estudio de 2018, las personas que siguen una dieta cetogénica "bien formulada" suelen comer menos de 50 gramos (g) de carbohidratos por día y alrededor de 1,5 g de proteína por kilogramo de peso corporal.

A pesar de estas pautas, es posible que algunas personas que siguen la dieta no sepan cuándo están en cetosis.

En este artículo, enumeramos 10 signos y síntomas que pueden ayudar a una persona a determinar si la dieta cetogénica les está funcionando.

1. Aumento de cetonas

Una muestra de sangre puede indicar niveles de cetonas.

Tener cetonas en la sangre es probablemente la señal más definitiva de que alguien está en cetosis. Los médicos también pueden usar pruebas de orina y aliento para verificar los niveles de cetonas, pero son menos confiables que las muestras de sangre.

Un kit de prueba casero especial permite a las personas medir sus propios niveles de cetonas en sangre. O un médico puede tomar una muestra de sangre y enviarla para su análisis. Cuando una persona está en cetosis nutricional, tendrá niveles de cetonas en sangre de 0,5 a 3 milimoles por litro.

Alternativamente, las personas pueden usar un analizador de aliento para detectar cetonas en su aliento, o pueden usar tiras indicadoras para verificar sus niveles urinarios.

Los kits de prueba de cetonas están disponibles para comprar en línea.

2. Pérdida de peso

Algunas investigaciones sugieren que este tipo de dieta muy baja en carbohidratos es eficaz para perder peso. Por lo tanto, las personas deben esperar perder algo de peso cuando están en cetosis.

Los resultados de un metanálisis de 2013 que examinó los hallazgos de varios ensayos controlados aleatorios sugieren que las personas que siguen una dieta cetogénica pueden perder más peso a largo plazo que las personas que siguen una dieta baja en grasas.

Las personas que siguen una dieta cetogénica pueden notar una pérdida de peso en los primeros días, pero esto suele ser solo una reducción del peso del agua. Es posible que la verdadera pérdida de grasa no ocurra durante varias semanas.

3. Sed

La cetosis puede hacer que algunas personas sientan más sed de lo normal, lo que puede ocurrir como un efecto secundario de la pérdida de agua. Sin embargo, los niveles altos de cetonas en el cuerpo también pueden provocar deshidratación y desequilibrio electrolítico. Ambas reacciones pueden causar complicaciones.

La investigación sobre dietas cetogénicas para el rendimiento deportivo enumera la deshidratación como un efecto secundario de la cetosis. Los atletas también pueden tener un mayor riesgo de cálculos renales, que es una complicación de la deshidratación.

Para evitar la deshidratación, beba mucha agua y otros líquidos. Consulte a un médico si se presentan síntomas de deshidratación, como sed extrema u orina de color oscuro.

4. Calambres y espasmos musculares

La deshidratación y los desequilibrios de electrolitos pueden causar calambres musculares. Los electrolitos son sustancias que transportan señales eléctricas entre las células del cuerpo. Los desequilibrios en estas sustancias conducen a mensajes eléctricos interrumpidos que pueden causar contracciones y espasmos musculares.

Las personas que siguen la dieta cetogénica deben asegurarse de obtener suficientes electrolitos de los alimentos que ingieren para evitar dolores musculares y otros síntomas de desequilibrio.

Los electrolitos incluyen calcio, magnesio, potasio y sodio. Una persona puede contraerlos al comer una dieta balanceada. Sin embargo, si los síntomas persisten, un médico puede recomendar suplementos u otros cambios en la dieta.

5. Dolores de cabeza

Los dolores de cabeza por cetosis pueden durar de 1 a 7 días o más.

Los dolores de cabeza pueden ser un efecto secundario común de cambiar a una dieta cetogénica. Pueden ocurrir como resultado de consumir menos carbohidratos, especialmente azúcar. La deshidratación y los desequilibrios de electrolitos también pueden causar dolores de cabeza.

Los dolores de cabeza por cetosis suelen durar de 1 día a 1 semana, aunque algunas personas pueden experimentar dolor durante más tiempo. Consulte a un médico si persisten los dolores de cabeza.

Curiosamente, algunas investigaciones recientes sugieren que la dieta cetogénica es un tratamiento potencial para las migrañas y los dolores de cabeza en racimo.

Por ejemplo, un estudio de 2017 propone la dieta para personas con migraña episódica y crónica. Además, un estudio de 2018 sugiere que la dieta cetosis es un posible tratamiento para quienes padecen dolores de cabeza en racimo resistentes a los medicamentos.

Sin embargo, se necesita mucha más investigación para confirmar la efectividad de la dieta para tratar o prevenir este tipo de dolores de cabeza.

6. Fatiga y debilidad

En las etapas iniciales de una dieta cetosis, las personas pueden sentirse más cansadas y más débiles de lo habitual. Esta fatiga ocurre cuando el cuerpo pasa de quemar carbohidratos a quemar grasas para obtener energía. Los carbohidratos proporcionan una ráfaga de energía más rápida al cuerpo.

Un pequeño estudio de 2017 que involucró a atletas encontró que el cansancio es un efecto secundario común de la dieta de cetosis. Los participantes normalmente observaron esto durante las primeras semanas.

Después de varias semanas de dieta, las personas deberían notar un aumento en sus niveles de energía. De lo contrario, deben buscar atención médica, ya que la fatiga también es un síntoma de deshidratación y deficiencias de nutrientes.

7. Problemas de estómago

Hacer cualquier cambio en la dieta puede aumentar el riesgo de malestar estomacal y otras molestias digestivas.Esto también puede ocurrir cuando una persona cambia a la dieta cetogénica.

Para reducir el riesgo de sufrir molestias estomacales, beba mucha agua y otros líquidos. Coma verduras sin almidón y otros alimentos ricos en fibra para aliviar el estreñimiento y considere tomar un suplemento probiótico para fomentar un intestino sano.

8. Cambios en el sueño

Seguir una dieta cetogénica puede alterar los hábitos de sueño de una persona. Inicialmente, pueden experimentar dificultad para conciliar el sueño o despertarse durante la noche. Estos síntomas suelen desaparecer en unas pocas semanas.

9. Mal aliento

Un efecto secundario común de la cetosis es el mal aliento.

El mal aliento es uno de los efectos secundarios más comunes de la cetosis. Esto se debe a que las cetonas abandonan el cuerpo a través de la respiración y la orina. Las personas que siguen la dieta, o quienes las rodean, pueden notar que el aliento huele dulce o afrutado.

Una cetona llamada acetona suele ser la responsable del olor, pero otras cetonas, como la benzofenona y la acetofenona, también pueden contribuir al mal aliento.

No hay forma de reducir el aliento con cetosis, pero puede mejorar con el tiempo. Algunas personas usan goma de mascar sin azúcar o se cepillan los dientes varias veces al día para enmascarar el olor.

10. Mejor enfoque y concentración

Inicialmente, la dieta cetogénica puede provocar dolores de cabeza y dificultades de concentración. Sin embargo, estos síntomas deberían desaparecer con el tiempo. Las personas que siguen una dieta cetogénica a largo plazo a menudo informan una mejor claridad y concentración, y algunas investigaciones lo respaldan.

Según los resultados de una revisión sistemática de 2018, las personas con epilepsia que siguen la dieta cetogénica informan de un mejor estado de alerta y atención. Además, estas personas mostraron un mayor estado de alerta en algunas pruebas cognitivas.

Otros estudios sugieren que la dieta cetogénica puede mejorar la función cognitiva y proporcionar efectos neuroprotectores.

Resumen

Las personas en cetosis pueden experimentar una variedad de efectos secundarios y síntomas, que incluyen dolores de cabeza, malestar estomacal y cambios en sus niveles de sueño y energía.

Para una forma más precisa de determinar la cetosis, las personas pueden verificar los niveles de cetonas en la sangre, el aliento o la orina.

Aquellos que deseen probar una dieta cetogénica siempre deben hablar primero con su médico, ya que una dieta muy baja en carbohidratos puede no ser adecuada para todos. También es vital buscar consejo médico en caso de síntomas persistentes o graves de cetosis.

Vale la pena señalar que los investigadores realizan la mayoría de los estudios científicos sobre la dieta cetogénica durante menos de un año, por lo que los resultados de salud a largo plazo aún no se conocen por completo.

none:  oído-nariz-y-garganta salud mental reflujo ácido - gerd