¿Qué puede causar dolor en la palma de la mano?

El dolor en la palma de la mano puede afectar la capacidad de una persona para realizar las tareas diarias. Las causas pueden incluir lesiones, infecciones y afecciones que afectan los nervios, los vasos sanguíneos o los tejidos del interior de las manos.

En este artículo, describimos algunas posibles causas de dolor en la palma de la mano, junto con otros síntomas y opciones de tratamiento. También analizamos consejos generales de tratamiento y cuándo consultar a un médico.

Lesiones

El uso excesivo de la mano puede causar dolor en la palma.

Las lesiones en la mano son una causa común de dolor y otros tipos de malestar, particularmente en personas que usan regularmente equipo pesado, practican deportes o trabajan en ambientes peligrosos.

Las lesiones pueden dañar áreas clave de la mano, incluidos los nervios, los tendones y los músculos.

Algunos ejemplos de lesiones que pueden provocar dolor en la palma de la mano son:

  • golpes, golpes e impactos fuertes, como al dejar caer algo pesado en la mano
  • cayendo en la mano
  • quemaduras, como por una lesión por cocinar
  • cortes en la palma
  • picaduras o picaduras de insectos
  • uso excesivo o extensión excesiva de la mano, como durante los deportes o tareas muy repetitivas

Otros síntomas de una lesión en la mano pueden incluir hematomas, hinchazón y rigidez.Las lesiones más graves pueden provocar daños en las estructuras y tejidos dentro de la mano y la muñeca, como:

  • articulaciones
  • huesos
  • tendones
  • ligamentos
  • nervios
  • vasos sanguineos

Tratamiento

Una persona a menudo puede tratar lesiones leves en las manos en casa, como por ejemplo:

  • descansando la mano tanto como sea posible
  • aplicar hielo en el área por hasta 20 minutos a la vez
  • tomar analgésicos de venta libre

Las personas con lesiones más graves, como fracturas o dislocaciones, deben buscar atención médica inmediata. Además, consulte a un médico si las lesiones en las manos empeoran o no parecen mejorar.

Síndrome del túnel carpiano

Cuando una persona tiene el síndrome del túnel carpiano, este túnel en la muñeca se comprime o se inflama, ejerciendo presión sobre el nervio mediano y los tendones que lo atraviesan.

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano pueden incluir:

  • dolor en la muñeca, la palma y los dedos
  • entumecimiento o sensación de hormigueo en la palma y los dedos
  • debilidad en la mano o capacidad reducida para agarrar objetos

Los síntomas a menudo comienzan gradualmente y pueden empeorar por la noche o cuando una persona se despierta por primera vez.

Los factores de riesgo del síndrome del túnel carpiano pueden incluir:

  • Lesiones de mano y muñeca que causan hinchazón.
  • realizar regularmente tareas repetitivas con las manos
  • un uso frecuente de herramientas manuales vibratorias
  • el embarazo
  • diabetes
  • antecedentes familiares de síndrome del túnel carpiano

Tratamiento

Los tratamientos no quirúrgicos para el síndrome del túnel carpiano pueden incluir:

  • usando un aparato ortopédico o férula
  • evitar o ajustar las actividades que pueden agravar los síntomas
  • tomar analgésicos de venta libre, como aspirina e ibuprofeno
  • recibir medicamentos recetados, como inyecciones de esteroides o lidocaína
  • probar terapias de yoga, acupuntura o quiropráctica

Para las personas con síntomas graves o difíciles de tratar, un médico puede recomendar un procedimiento quirúrgico para reducir la presión sobre el nervio mediano.

Infección

La fiebre o la sensación de malestar general son síntomas potenciales de una infección.

Si un corte o herida en la palma de la mano se infecta, puede provocar dolor e hinchazón.

Otros síntomas de un corte o herida infectados pueden incluir:

  • pus o drenaje
  • enrojecimiento alrededor del área
  • calor en la piel circundante
  • fiebre o malestar general

Tratamiento

Es fundamental que las personas con síntomas de infección de heridas busquen tratamiento médico. Una infección puede provocar complicaciones graves, como celulitis, abscesos y sepsis.

Los médicos suelen recetar antibióticos a las personas con un corte o una herida infectada. Si la infección es importante, es posible que un médico deba drenar quirúrgicamente el área afectada.

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica generalmente se refiere a afecciones que afectan los nervios de las extremidades del cuerpo, como las manos y los pies.

En las manos y los dedos, la neuropatía periférica puede causar:

  • dolor severo, que puede resultar incluso de un toque ligero
  • una sensación de ardor u hormigueo
  • entumecimiento o pérdida de sensibilidad
  • dificultad para moverse o usar la mano, como al agarrar objetos

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares estima que más de 20 millones de personas en los Estados Unidos tienen algún tipo de neuropatía periférica.

La diabetes y las lesiones físicas son causas frecuentes de neuropatía periférica. Otras causas pueden incluir:

  • condiciones autoinmunes, como artritis reumatoide y lupus
  • condiciones que disminuyen el suministro de oxígeno a los nervios periféricos, como aterosclerosis y vasculitis
  • desequilibrios nutricionales, como la deficiencia de vitamina B-12
  • infecciones que atacan los tejidos nerviosos
  • ingesta excesiva de alcohol

El tratamiento de la neuropatía periférica generalmente comienza con abordar la causa subyacente. Por ejemplo, controlar los niveles de azúcar en sangre puede ayudar a reducir los efectos de la neuropatía periférica en personas con diabetes.

Los médicos también pueden recetar medicamentos para ayudar a aliviar el dolor, como antidepresivos, anticonvulsivos y cremas para la piel.

Vasculitis

La vasculitis es una inflamación de los vasos sanguíneos y puede afectar muchas partes del cuerpo. Existen numerosos tipos de vasculitis y los síntomas pueden variar considerablemente de una persona a otra.

Cuando la vasculitis afecta las manos, puede causar:

  • dolores punzantes
  • entumecimiento o pérdida de sensibilidad
  • sensaciones de hormigueo
  • una perdida de fuerza

Los médicos no comprenden completamente las causas de la vasculitis. Sin embargo, los trastornos autoinmunes, las infecciones o ciertos cánceres de la sangre a veces pueden desencadenar esta condición.

Tratamiento

El tratamiento depende del tipo de vasculitis y la ubicación y gravedad de los síntomas de una persona.

Sin embargo, a menudo implica el uso de medicamentos antiinflamatorios, como los esteroides. Para las vasculitis más graves, los médicos pueden recomendar medicamentos citotóxicos, como azatioprina, metotrexato o ciclofosfamida.

Fascitis palmar

Un médico puede recomendar analgésicos para tratar la fascitis palmar.

La fascitis palmar es una afección médica poco común que causa inflamación de la fascia palmar, una banda de tejido engrosada que conecta la palma de la mano con los dedos.

La inflamación puede hacer que sea difícil o doloroso cuando una persona intenta estirar los dedos.

La fascitis palmar suele afectar a ambas manos y es más probable que ocurra en personas con poliartritis.

Otra condición que afecta a la fascia palmar es la contractura de Dupuytren.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para la fascitis palmar incluyen:

  • masajes de tejido profundo
  • analgésicos
  • terapia con esteroides para aliviar la inflamación

Un médico también puede recomendar el tratamiento de cualquier afección médica subyacente que pueda estar contribuyendo a la fascitis palmar.

Tratamiento general

Las personas a menudo pueden tratar el dolor de manos en casa de la siguiente manera:

  • descansar o inmovilizar la mano, por ejemplo, con un aparato ortopédico o una férula
  • aplicar una bolsa de hielo en el área afectada por hasta 20 minutos a la vez
  • tomar medicamentos de venta libre para aliviar el dolor y la inflamación
  • realizar ejercicios suaves de estiramiento y fortalecimiento, como agarrar una pelota de ejercicios
  • masajear las manos para promover la circulación y aliviar la rigidez muscular

Cuando ver a un doctor

Cuando el dolor es intenso, empeora o no responde a los tratamientos caseros, consulte a un médico.

Busque atención médica inmediata para:

  • dolor severo en la mano
  • hinchazón severa de las manos
  • sospecha de dislocaciones o fracturas en la mano o el dedo
  • heridas graves o sangrado que no se detiene

Resumen

El dolor en la palma a menudo es el resultado de una lesión menor o del uso excesivo de la mano.

Sin embargo, el dolor de mano a veces también puede ser el resultado de un problema subyacente, como una infección, inflamación o neuropatía periférica.

Si el dolor en la mano empeora o no mejora con los tratamientos caseros, consulte a un médico. Cualquiera que sospeche que tiene una herida infectada o un hueso roto o dislocado debe buscar atención médica inmediata.

none:  drogas estreñimiento biología - bioquímica