¿Qué causa un neumomediastino?

El neumomediastino es la presencia anormal de aire u otro gas en el mediastino. El mediastino es el centro del tórax y se encuentra entre los pulmones.

El aire puede atascarse en esta área debido a un traumatismo o una fuga de los pulmones o la tráquea. Se conoce como neumomediastino espontáneo cuando no existe una causa aparente. La condición es rara y representa entre 1 de cada 7.000 y 1 de cada 45.000 casos de ingreso hospitalario.

Siga leyendo para obtener más información sobre los síntomas y el tratamiento del neumomediastino.

¿Cuales son los sintomas?

Un dolor severo en el pecho es el síntoma principal del neumomediastino.

El síntoma principal suele ser un dolor intenso en el centro del pecho. Otros síntomas pueden incluir:

  • aire debajo de la piel en el pecho, conocido como enfisema subcutáneo
  • cambios en la voz
  • tosiendo
  • dificultad para tragar, conocida como disfagia
  • dificultad para respirar
  • dolor de cuello
  • dificultad para respirar
  • vomitando

Un médico, al escuchar el tórax de alguien con neumomediastino, puede escuchar un crujido que coincide con los latidos del corazón. Este sonido se conoce como crujido de Hamman.

Causas

El mediastino puede llenarse de aire debido a:

  • lesión en el cuello o el pecho
  • cirugía en el cuello, el pecho o el abdomen
  • asma u otras afecciones que causan tos fuerte
  • Infecciones del pecho y enfermedades pulmonares, como EPOC y enfermedad pulmonar intersticial.
  • parto difícil
  • vómitos excesivos
  • inhalación de humos tóxicos
  • ejercicio intenso
  • cambios rápidos en la presión del aire durante el buceo
  • uso de drogas recreativas, como cocaína y metanfetamina
  • uso de un ventilador

La maniobra de Valsalva también puede provocar un neumomediastino. Esta maniobra implica exhalar con fuerza contra una vía respiratoria cerrada. La maniobra de Valsalva se realiza comúnmente para hacer estallar los oídos.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los factores que aumentan la probabilidad de neumomediastino incluyen:

  • Edad: los bebés y los niños pueden tener un mayor riesgo de padecer la afección que los adultos porque los tejidos de su pecho están menos rígidos, lo que facilita el paso del aire.
  • Sexo: Aproximadamente el 76 por ciento de los casos afectan a hombres, especialmente a hombres jóvenes.
  • Salud pulmonar: las personas con enfermedades pulmonares, como asma, bronquiectasias, fibrosis quística, EPOC, enfermedad pulmonar intersticial y quistes, tienen un mayor riesgo de padecer la afección.

Diagnóstico

Se puede usar una radiografía de tórax para diagnosticar neumomediastino.

Un médico tomará un historial médico y realizará un examen físico para diagnosticar neumomediastino. Probablemente escucharán el tórax con un estetoscopio.

Por lo general, se requieren pruebas de imágenes para ver los pulmones, las vías respiratorias y el mediastino. Pueden incluir:

  • Radiografía de tórax: esta prueba toma imágenes del tórax y de los órganos del abdomen superior para buscar la causa subyacente de la fuga de aire.
  • Tomografía computarizada: una tomografía computarizada toma una imagen detallada del tórax para que un médico pueda verificar si hay aire en el mediastino. La exploración puede mostrar la extensión del neumomediastino o confirmar casos en los que una radiografía de tórax no es concluyente.
  • Ultrasonido: esta prueba usa ondas sonoras para buscar aire fuera de los pulmones. Puede proporcionar resultados instantáneos y no utiliza rayos X. Se coloca un gel médico sobre la piel para que la varilla de ultrasonido pueda visualizar las estructuras dentro de la cavidad torácica.

Se pueden realizar otras pruebas de uso menos común para identificar o confirmar una afección médica subyacente. Éstos incluyen:

  • Broncoscopia: este procedimiento examina las vías respiratorias de los pulmones mediante un tubo delgado provisto de una luz y una cámara. El tubo se inserta por la nariz o la boca hasta que ingresa a los bronquios y a las pequeñas vías respiratorias de los pulmones.
  • Endoscopia: durante este procedimiento, se pasa un tubo por la garganta o la nariz hasta el esófago, el estómago o la parte superior del intestino.
  • Esofagograma: esta prueba involucra a alguien que bebe material que contiene bario para cubrir su esófago. Se toma una radiografía para ver el contorno del esófago y el tracto digestivo superior.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

El neumomediastino rara vez es grave y, por lo general, se resuelve por sí solo. El tratamiento tiene como objetivo controlar los síntomas y cualquier causa subyacente.

La mayoría de las personas pasarán al menos 24 horas en un hospital en observación. Los tratamientos recomendados incluyen:

Se recomienda el reposo en cama como tratamiento para el neumomediastino.
  • reposo en cama
  • evitación de la actividad física
  • medicación contra la ansiedad
  • remedios para la tos
  • oxígeno para ayudar a respirar y estimular la absorción del aire atrapado
  • medicamentos para aliviar el dolor

Si una afección pulmonar contribuye al neumomediastino, esa afección generalmente requerirá tratamiento. Los médicos pueden recetar antibióticos para infecciones o tratamientos respiratorios para el asma, por ejemplo.

El neumomediastino espontáneo generalmente se resuelve sin tratamiento, aunque se sabe que persiste durante más de 2 meses en algunos casos.

Complicaciones

El tratamiento también incluye lidiar con complicaciones como el neumotórax, también conocido como pulmón colapsado.

El neumotórax es el resultado de la acumulación de aire entre los pulmones y la pared del tórax. Las personas con un pulmón colapsado pueden requerir la inserción de un tubo torácico para liberar el aire y permitir que el pulmón se vuelva a inflar.

Las complicaciones también pueden afectar al corazón. En raras ocasiones, un neumomediastino puede hacer que el aire se acumule alrededor del saco del corazón, lo que dificulta que el corazón lata normalmente.

Neumomediastino en recién nacidos

El neumomediastino puede afectar aproximadamente a 2 de cada 1000 nacimientos. Sin embargo, su aparición probablemente se subestima porque no siempre causa síntomas que conducen a un diagnóstico.

Es más probable que ocurra en recién nacidos que:

  • necesita un ventilador mecánico para ayudar a respirar
  • desarrollar una infección pulmonar, como neumonía
  • inhalar (aspirar) sus primeras heces durante el parto
  • tiene situaciones de urgencia o emergencia durante el parto

Si un recién nacido tiene síntomas, estos pueden incluir:

  • fosas nasales dilatadas
  • gruñidos
  • respiración inusualmente rápida
  • problemas para chupar
  • agrandamiento del pecho

Un bebé recibirá oxígeno para ayudarlo a respirar y estimular la reabsorción de aire si muestra síntomas de dificultad para respirar. Se recetarán antibióticos y otros tratamientos para cualquier otro problema subyacente.

A menudo es necesario vigilar al recién nacido en la unidad de cuidados intensivos neonatales o UCIN mientras se trata el neumomediastino.

Quitar

El neumomediastino no suele ser motivo de preocupación y, por lo general, tiene un buen pronóstico. Sin embargo, algunos síntomas, como el dolor y las dificultades para respirar, pueden causar angustia. Los tratamientos tienen como objetivo minimizar estos síntomas hasta que el aire del pecho se disipe.

Por lo general, no se requieren controles después de que se haya resuelto el neumomediastino porque es poco probable que la afección vuelva a ocurrir. Sin embargo, se han reportado casos recurrentes, especialmente cuando están involucrados el uso de drogas o enfermedades pulmonares.

none:  alergia a la comida ébola conferencias