¿Qué causa la somnolencia excesiva?

Es normal que las personas se sientan somnolientas de vez en cuando, especialmente después de un largo día. Sin embargo, la somnolencia excesiva puede ser perjudicial y dificultar que una persona pueda realizar sus actividades diarias normales.

Algunas de las causas más comunes de somnolencia excesiva incluyen no dormir lo suficiente y tener un sueño de mala calidad.

En algunos casos, la somnolencia excesiva puede deberse a un trastorno del sueño u otra afección de salud subyacente.

Siga leyendo para conocer las diversas causas de la somnolencia excesiva, junto con sus síntomas y opciones de tratamiento.

Causas

La somnolencia excesiva puede interrumpir las actividades diarias de una persona.

La somnolencia excesiva puede ser difícil de cuantificar, ya que puede significar diferentes cosas para diferentes personas.

En general, es una sensación de cansancio o somnolencia que se prolonga durante todo el día o durante muchos días.

La somnolencia excesiva es un problema relativamente común. Un estudio de 2019 en Comunicaciones de la naturaleza señala que entre el 10 y el 20% de las personas padecen somnolencia excesiva hasta cierto punto.

Hay varias causas posibles de somnolencia excesiva, cada una de las cuales tiene diferentes tratamientos.

La privación del sueño

La privación del sueño ocurre cuando una persona no duerme lo suficiente. La Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM) señala que los adultos necesitan entre 7 y 8 horas de sueño cada noche para sentirse alerta y descansados ​​al día siguiente.

Sin embargo, según la AASM, alrededor del 20% de los adultos no logran dormir lo suficiente.

Es probable que una persona que no duerma lo suficiente durante la noche experimente somnolencia excesiva al día siguiente. Las personas que regularmente no logran dormir lo suficiente pueden sentirse constantemente cansadas.

Algunas causas comunes de privación del sueño incluyen:

  • Horas de trabajo excesivas o inconsistentes
  • obligaciones personales
  • una condición médica subyacente

Las causas médicas subyacentes requieren sus propios tratamientos específicos. En la mayoría de los otros casos, los cambios simples en el estilo de vida generalmente pueden mejorar la duración y la calidad del sueño de una persona.

Insomnio

El insomnio es una afección del sueño en la que las personas tienen dificultad para dormir. Las personas que tienen insomnio tienden a sentirse excesivamente somnolientas, pero no pueden conciliar el sueño o permanecer dormidas.

Las personas pueden experimentar el insomnio de diferentes formas. Algunos síntomas comunes incluyen:

  • no poder conciliar el sueño
  • Despertar continuamente durante toda la noche.
  • despertarse muy temprano en la mañana y no poder volver a dormirse

El insomnio puede ser difícil de diagnosticar. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) señalan que los médicos generalmente solo diagnostican el insomnio descartando otros posibles trastornos del sueño.

Tratamiento

El tratamiento para el insomnio puede implicar una combinación de terapias. Ejemplos incluyen:

  • medicamentos sedantes-hipnóticos
  • antidepresivos
  • técnicas de comportamiento para promover un sueño regular

Apnea obstructiva del sueño

La apnea del sueño es un trastorno en el que una persona deja de respirar temporalmente durante el sueño. Es una causa relativamente común de somnolencia diurna excesiva.

Hay dos tipos de apnea del sueño:

  • Apnea obstructiva del sueño (AOS): la AOS ocurre cuando los tejidos blandos de la parte posterior de la garganta colapsan y bloquean el flujo de aire.
  • Apnea central del sueño (CSA): la CSA ocurre cuando el cerebro no envía señales a los músculos respiratorios para que respiren.

Algunas personas experimentan apnea del sueño mixta, que es una combinación de OSA y CSA.

Los episodios de apnea del sueño pueden ocurrir decenas o incluso cientos de veces en una sola noche. Como resultado, pueden perturbar enormemente el ciclo de sueño de una persona.

Los síntomas comunes de la apnea del sueño incluyen ronquidos muy fuertes y dificultad para respirar durante la noche.

Durante un episodio de apnea del sueño, el cuerpo de una persona se queda temporalmente sin oxígeno. Esta falta de oxígeno puede provocar otros problemas, como latidos cardíacos irregulares.Con el tiempo, esto puede provocar afecciones crónicas graves, como presión arterial alta y enfermedades cardíacas.

La apnea del sueño ocurre comúnmente cuando una persona tiene sobrepeso. Cuando este sea el caso, la pérdida de peso será el primer tratamiento recomendado.

Tratamiento

Dos tratamientos comunes para la apnea del sueño incluyen:

  • Dispositivos de presión positiva en las vías respiratorias: estos dispositivos consisten en una máquina que se adhiere a una máscara, que la persona usa sobre la cara. La máquina suministra aire presurizado a la garganta de una persona mientras duerme. El aire evita que la garganta se colapse.
  • Aparatos bucales: son similares a un protector bucal o un aparato de ortodoncia. Los dispositivos mantienen la mandíbula inferior ligeramente hacia adelante durante el sueño. Esta posición evita que los tejidos blandos de la parte posterior de la garganta colapsen y bloqueen las vías respiratorias.

Síndrome de piernas inquietas

El síndrome de piernas inquietas (SPI) se refiere a un impulso incontrolable de mover las piernas cuando están en reposo. La afección generalmente también causa sensaciones incómodas en las piernas.

El SPI puede ocurrir tanto durante la vigilia como durante el sueño. Las personas que experimentan SPI cuando están despiertas pueden tener dificultades para conciliar el sueño.

Si el SPI ocurre durante el sueño, puede causar espasmos o sacudidas repetidas en las piernas de una persona durante la noche. Si bien esto puede no ser suficiente para despertar a la persona, puede evitar que alcance las etapas de un sueño profundo y reparador. Como resultado, la persona puede sentirse lenta y cansada al día siguiente.

Algunos científicos creen que el SPI se debe a anomalías en el neurotransmisor dopamina, que desempeña un papel en el control de los movimientos musculares.

Tratamiento

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ser beneficiosos para las personas con casos más leves de SPI. Éstos incluyen:

  • adoptar buenos hábitos de sueño
  • hacer ejercicio regularmente
  • dejar de fumar

Las personas con casos más graves de SPI pueden necesitar medicamentos para regular los niveles de dopamina y hierro en el cuerpo.

Narcolepsia

La narcolepsia es una afección neurológica que hace que una persona se duerma repentinamente y en momentos inapropiados.

Las personas con narcolepsia suelen experimentar somnolencia extrema y persistente a lo largo del día. La mayoría de las personas con esta afección también presentarán uno o más de los siguientes síntomas:

  • trastornos del sueño
  • parálisis del sueño
  • alucinaciones

Tratamiento

El tratamiento generalmente incluye medicamentos estimulantes, que ayudan a la persona a mantenerse despierta. Los medicamentos antidepresivos pueden ayudar a controlar las alucinaciones y los episodios de parálisis del sueño.

Los médicos también pueden recomendar que las personas tomen algunas buenas siestas durante el día, ya que esto puede mejorar los síntomas de la narcolepsia.

Depresión

La depresión puede contribuir a los problemas del sueño, incluida la somnolencia diurna excesiva, así como el exceso de sueño o el sueño que no es reparador. Asimismo, los problemas para dormir pueden contribuir a los síntomas de depresión.

La fatiga general y el cansancio diurno son comunes entre las personas con depresión. Otros síntomas de depresión incluyen:

  • sentimientos de tristeza
  • sentimientos de desesperanza o desesperación
  • sentimientos de ansiedad
  • dificultad para concentrarse
  • dificultad para recordar detalles

Tratamiento

La psicoterapia puede ayudar a tratar la depresión.

El tratamiento para la depresión puede incluir terapia con medicamentos, psicoterapia o una combinación de ambos.

Hay varios tipos diferentes de medicamentos antidepresivos disponibles. Una persona puede hablar con su médico sobre qué medicamento sería el más apropiado para ella.

Las psicoterapias comunes para la depresión incluyen la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia interpersonal. Según la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión, estas terapias parecen ser particularmente efectivas para tratar la depresión.

Ciertos medicamentos

En algunos casos, la somnolencia diurna puede ser un efecto secundario de un medicamento en particular, como:

  • antihistamínicos
  • antipsicóticos
  • antidepresivos
  • medicamentos para la ansiedad
  • medicamentos para la presión arterial alta

Es importante discutir los efectos secundarios de cualquier medicamento con un médico. Si los efectos secundarios, como la somnolencia, son demasiado difíciles de tratar, el médico puede recomendar un cambio en la medicación o la dosis.

Síntomas

La somnolencia excesiva no es un trastorno en sí mismo, sino un síntoma de falta de sueño o una condición de salud subyacente.

Las personas que experimentan somnolencia excesiva pueden notar lo siguiente:

  • fatiga
  • niebla mental
  • incapacidad para concentrarse
  • debilidad
  • lentitud

La somnolencia excesiva también puede causar:

  • dificultad para despertarse o levantarse de la cama por la mañana
  • sentirse lento y desmotivado durante todo el día
  • tomar siestas con frecuencia durante el día
  • quedarse dormido en momentos inapropiados, como mientras conduce o durante las comidas
  • lapsos de atención
  • pérdida de apetito
  • dificultad para recordar eventos a lo largo del día
  • dificultad para concentrarse
  • irritación
  • bajo rendimiento en el trabajo o en las actividades escolares

Una persona puede experimentar síntomas adicionales si su somnolencia excesiva es el resultado de una condición de salud subyacente.

Diagnóstico

Es importante diagnosticar correctamente la causa subyacente de la somnolencia excesiva para establecer el mejor tratamiento.

Durante el procedimiento de diagnóstico, un médico puede hacer preguntas sobre los hábitos de estilo de vida de una persona y cualquier medicamento que esté tomando. El médico también puede hacer preguntas relacionadas con la salud mental.

En algunos casos, un médico puede ordenar las siguientes pruebas de diagnóstico:

  • Un estudio del sueño llamado polisomnografía: esta prueba registra las ondas cerebrales de una persona, los niveles de oxígeno y los movimientos corporales durante el sueño para evaluar su ciclo de sueño.
  • Electroencefalograma: esta prueba no invasiva registra la actividad eléctrica en el cerebro.

Tratamiento general para la somnolencia excesiva.

El ejercicio regular puede ayudar a las personas a dormir mejor por la noche.

El tratamiento específico para la somnolencia excesiva dependerá totalmente de la causa.

La mayoría de los profesionales de la salud no querrán recetar medicamentos altamente adictivos para ayudar con el sueño, y las personas que reciben una receta para medicamentos para dormir no deben tomarlos todos los días.

Sin embargo, algunos cambios generales en el estilo de vida pueden ayudar a las personas a dormir mejor por la noche. Éstos incluyen:

  • comer una dieta sana y equilibrada
  • limitar la ingesta de cafeína y alcohol
  • hacer ejercicio regularmente
  • creando un ambiente relajante para dormir
  • tomar un baño tibio antes de acostarse
  • mantener un horario de sueño constante

Resumen

La somnolencia excesiva es normal después de una noche de sueño escaso o insuficiente. Sin embargo, la somnolencia persistente podría ser un síntoma de un trastorno del sueño o de algún otro problema de salud subyacente.

Cualquiera que experimente somnolencia excesiva con regularidad debe visitar a su médico para obtener un diagnóstico. El tratamiento de la causa subyacente puede mejorar la calidad del sueño y puede reducir el riesgo de otras complicaciones.

Muchos planes de tratamiento incorporan cambios sencillos en el estilo de vida que pueden ayudar a mejorar la calidad del sueño.

none:  alcohol - adicción - drogas ilegales leucemia tromboembolismo venoso (vte)