¿Qué causa la dificultad para respirar después de comer?

En abril de 2020, el Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) solicitó que todas las formas de ranitidina (Zantac) recetadas y de venta libre (OTC) se eliminen del mercado estadounidense. Hicieron esta recomendación porque algunos productos de ranitidina contenían niveles inaceptables de NDMA, un probable carcinógeno (o sustancia química que causa cáncer). Las personas que toman ranitidina recetada deben hablar con su médico sobre opciones alternativas seguras antes de suspender el medicamento. Las personas que toman ranitidina de venta libre deben dejar de tomar el medicamento y hablar con su proveedor de atención médica sobre opciones alternativas. En lugar de llevar los productos de ranitidina sin usar a un sitio de devolución de medicamentos, una persona debe desecharlos de acuerdo con las instrucciones del producto o siguiendo las instrucciones de la FDA. Guia.

La dificultad para respirar después de comer puede ser una experiencia incómoda o angustiosa, pero por lo general no es motivo de preocupación.

Hay muchas razones posibles por las que una persona puede sentirse sin aliento después de comer, y los tratamientos difieren según la causa.

Este artículo describe algunas de estas causas, junto con información sobre tratamientos y cuándo consultar a un médico.

1. Alergias alimentarias

Las alergias alimentarias son una causa común de dificultad para respirar después de comer.

El Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología estima que el 4 por ciento de los adultos y el 4 a 6 por ciento de los niños en los Estados Unidos tienen alergia a los alimentos. La mayoría de los síntomas surgen minutos u horas después de comer.

La dificultad para respirar después de comer es uno de los varios síntomas asociados con las alergias alimentarias.

Las personas que sospechan una alergia alimentaria pueden hablar con su médico. Un médico puede diagnosticar las alergias alimentarias mediante pruebas seguras. Las pruebas pueden incluir una provocación alimentaria oral, que implica que una persona ingiera pequeñas cantidades del alimento que se sospecha desencadenante.

La mejor forma de prevenir reacciones alérgicas es evitar los alimentos desencadenantes. No existe un tratamiento para las alergias alimentarias, pero los investigadores actualmente están llevando a cabo ensayos clínicos para tratar de averiguar cómo las personas pueden desarrollar tolerancia a alimentos específicos.

Anafilaxia

La dificultad para respirar puede indicar una reacción alérgica rara pero potencialmente mortal conocida como anafilaxia. Las personas que experimentan anafilaxia requieren atención médica urgente.

Los signos y síntomas de la anafilaxia incluyen:

  • dificultad para respirar
  • tos repetitiva
  • un pulso débil
  • urticaria, erupciones o hinchazón en la piel
  • opresión en la garganta
  • una voz ronca
  • dificultad para respirar o tragar
  • náuseas, vómitos o diarrea
  • dolor abdominal
  • un sentimiento de fatalidad
  • frecuencia cardíaca rápida
  • presión arterial baja
  • mareos o desmayos
  • paro cardiaco

Las personas con reacciones alérgicas graves deben llevar un EpiPen, que es un dispositivo médico que permite a las personas autoinyectarse epinefrina para contrarrestar la reacción alérgica. Las personas deben llamar a los servicios de emergencia después de administrar la inyección.

2. Inhalar partículas de comida

Ocasionalmente, las personas pueden inhalar pequeñas partículas de alimentos o líquidos mientras comen. A esto se le llama aspiración pulmonar.

Las personas con pulmones sanos generalmente pueden expectorar estas partículas. La tos puede causar dificultad para respirar a corto plazo y posiblemente dolor de garganta.

Cuando los pulmones de una persona no están lo suficientemente sanos para toser las partículas, pueden desarrollar neumonía por aspiración. Esto ocurre cuando las partículas causan una infección dentro de los alvéolos de uno o ambos pulmones.

Los síntomas de la neumonía por aspiración incluyen:

  • Dolor de pecho
  • sibilancias
  • dificultad para respirar
  • tos que produce flema maloliente, verde o sanguinolenta
  • olor desagradable al aliento
  • dificultad para tragar
  • fiebre
  • sudoración excesiva
  • fatiga

El tratamiento de la neumonía por aspiración depende de la salud general de la persona y de la gravedad de su afección. En la mayoría de los casos, un médico le recetará antibióticos para tratar la infección.

3. Una hernia de hiato

Una hernia de hiato puede causar dolor en la parte media o superior del abdomen.

Una hernia ocurre cuando un órgano o tejido se aprieta en una parte del cuerpo a la que no pertenece.

Una hernia de hiato es donde el estómago sobresale hacia el pecho a través de la pared del músculo que separa el diafragma y el abdomen. Una hernia de hiato puede causar dificultad para respirar que empeora después de comer.

Una hernia paraesofágica es un tipo de hernia de hiato que se produce cuando el estómago se aprieta junto al esófago. Si crece demasiado, puede presionar el diafragma y aplastar los pulmones, provocando dolor en el pecho y dificultad para respirar. Estos síntomas pueden empeorar después de comer, ya que un estómago lleno aumenta la presión sobre el diafragma.

Algunas hernias paraesofágicas no requieren tratamiento. Sin embargo, una persona puede requerir cirugía si experimenta los siguientes síntomas:

  • Dolor de pecho
  • dolor en el abdomen medio o superior
  • dificultad para tragar
  • úlcera estomacal
  • ERGE

Un cirujano generalmente reparará una hernia paraesofágica mediante cirugía de ojo de cerradura o cirugía laparoscópica. Colocarán una pequeña cámara iluminada, llamada laparoscopio, en el esófago para ver y mover el estómago nuevamente a su posición.

La cirugía laparoscópica es un procedimiento mínimamente invasivo y la mayoría de las personas se recuperan por completo en 4 semanas.

4. Asma relacionada con la ERGE

Las personas que tienen asma pueden experimentar dificultad para respirar después de comer, especialmente si también tienen enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad que afecta las vías respiratorias dentro de los pulmones. En el asma, los alérgenos o irritantes que ingresan a los pulmones hacen que las vías respiratorias se estrechen. Esto desencadena una variedad de síntomas respiratorios, que incluyen:

  • dificultad para respirar
  • sibilancias
  • tosiendo
  • opresión en el pecho

¿Qué es la ERGE?

La ERGE es un trastorno digestivo que afecta los músculos del esófago, que es el tubo que conecta la boca y el estómago.

Por lo general, los músculos del esófago se estrechan para mantener la comida en el estómago después de comer. Cuando una persona tiene ERGE, estos músculos no se cierran por completo, lo que permite que el ácido del estómago y los alimentos parcialmente digeridos regresen al esófago. Este reflujo ácido puede provocar acidez de estómago.

¿Cuál es el vínculo entre la ERGE y el asma?

Se estima que el 89 por ciento de las personas con asma también experimentarán ERGE.

En el asma relacionada con la ERGE, el ácido del estómago irrita las terminaciones nerviosas del esófago. El cerebro responde estrechando las pequeñas vías respiratorias de los pulmones, lo que desencadena los síntomas del asma.

A veces, una persona puede inhalar un poco de ácido del estómago en sus pulmones. Esto irrita las vías respiratorias y puede causar dificultad para respirar, tos y opresión en el pecho.

Tratamiento

La clave para tratar el asma relacionada con la ERGE es tratar el reflujo ácido. Los tratamientos incluyen:

  • medicamentos de venta libre (por ejemplo, Pepcid A-C)
  • comer cinco o seis comidas pequeñas al día en lugar de tres comidas grandes
  • usar ropa holgada alrededor de la cintura
  • evitando acostarse dentro de las 3 horas posteriores a la comida
  • dejar de fumar

Las personas con ERGE también pueden optar por evitar los siguientes alimentos, que pueden desencadenar el reflujo ácido en algunas personas:

  • alimentos fritos y grasos
  • alcohol
  • bebidas con cafeína
  • chocolate
  • menta
  • frutas cítricas
  • cebollas
  • ajo
  • productos a base de tomate
  • comida picante

5. EPOC

Una tos persistente y opresión en el pecho son síntomas potenciales de la EPOC.

La EPOC, o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es una enfermedad pulmonar progresiva que dificulta al cuerpo la entrada y salida de aire de los pulmones.

Las personas con EPOC pueden experimentar dificultad para respirar, lo que resulta en niveles reducidos de energía. Esto puede dificultar las actividades diarias.

Debido a que tanto la respiración como la digestión requieren mucha energía, algunas personas con EPOC pueden quedarse sin aliento después de comer.

Otros síntomas comunes de la EPOC incluyen:

  • tos frecuente
  • opresión en el pecho
  • sibilancias

Tener el estómago lleno o el abdomen hinchado puede empeorar las dificultades respiratorias en personas con EPOC. Las personas pueden notar mejoras en sus síntomas si comen comidas pequeñas y frecuentes en lugar de menos comidas abundantes, y evitan los alimentos que causan gases e hinchazón.

La COPD Foundation ofrece algunos otros consejos para reducir la dificultad para respirar después de comer, que incluyen:

  • descansando durante 30 minutos antes y después de una comida
  • comiendo despacio
  • reducir los alimentos azucarados que pueden causar cansancio
  • evitando acostarse después de las comidas
  • Evite comer cuando tenga dificultad para respirar, ya que esto puede atrapar gases, lo que empeora las dificultades respiratorias.

Cuando ver a un doctor

Las personas que experimentan falta de aire continua después de las comidas deben consultar a un médico. El médico realizará pruebas para determinar la causa subyacente y puede recetar medicamentos para aliviar los síntomas.

A veces, la falta de aire puede indicar una afección médica subyacente grave. Según la Asociación Estadounidense del Pulmón, es importante buscar atención médica si se produce dificultad para respirar mientras está en reposo, dura más de 30 minutos o se presenta junto con cualquiera de los siguientes:

  • dolor o presión en el pecho
  • dificultad para respirar cuando está acostado
  • sibilancias
  • aturdimiento o mareos
  • fiebre, escalofríos y tos
  • tinte azul en los labios o las yemas de los dedos
  • hinchazón de los pies o tobillos

Resumen

Las dificultades respiratorias que ocurren después de comer pueden ser un síntoma único causado por respirar una pequeña partícula de comida o líquido.

Sin embargo, las personas que experimentan dificultad para respirar después de cada comida o después de comer ciertos alimentos deben consultar a un médico para averiguar la causa. El tratamiento dependerá de la causa subyacente de la disnea.

A veces, las dificultades para respirar pueden sugerir una afección médica subyacente grave. Puede ser útil conocer los signos y síntomas que indican la necesidad de atención médica urgente.

none:  nutrición - dieta ojo seco rehabilitación - fisioterapia