¿Qué sucede en el cerebro durante una experiencia espiritual?

La cuestión de qué sucede en el cerebro cuando tenemos una experiencia espiritual ha sido explorada en numerosas ocasiones, con resultados variables, y sigue fascinando a investigadores y no especialistas por igual. Un nuevo estudio tiene como objetivo revelar más.

¿Qué le hace la experiencia espiritual al cerebro humano? Un estudio reciente afirma tener la respuesta.

Durante décadas, los investigadores que están intrigados por la importancia de la espiritualidad en la vida de las personas han realizado estudios que investigan lo que sucede en el cerebro humano cuando las personas se sienten profundamente conectadas espiritualmente.

Debido al hecho de que el concepto de "espiritualidad" puede entenderse de muchas formas diferentes entre culturas e individuos, y que sea lo que sea que alguien pueda llamar una "experiencia espiritual" puede estimular el cerebro de formas muy complejas, ha sido difícil de precisar. un mecanismo cerebral para la espiritualidad.

Sin embargo, los investigadores han perseverado a pesar de los desafíos. Entonces, estudios sobre monjas carmelitas y practicantes mormones dedicados han sugerido que múltiples regiones del cerebro están involucradas en el procesamiento de experiencias de unión con un ser superior.

Además, un punto en común sugerido por algunos estudios fue que las personas que se dedicaban a la práctica espiritual a largo plazo tenían una actividad disminuida en el lóbulo parietal derecho, que se ha relacionado con el enfoque autoorientado.

En otras palabras, las experiencias espirituales parecieron aumentar, por así decirlo, el desinterés en el cerebro.

¿Espiritualidad contra la depresión?

La profesora Lisa Miller, editora de la Manual de psicología y espiritualidad de Oxford University Press, ha realizado una serie de estudios sobre lo que sucede en el cerebro de personas con una intensa vida espiritual o en el cerebro.

Su investigación ha indicado que las personas con prácticas espirituales habituales muestran un engrosamiento cortical en la corteza prefrontal. Curiosamente, dice que las personas que viven con depresión crónica experimentan un adelgazamiento cortical en la misma región del cerebro.

Esto la ha llevado a argumentar que la espiritualidad y la depresión son probablemente "dos caras de la misma moneda".

Recientemente, Miller y un equipo de investigadores del Spirituality Mind Body Institute, del Teachers College of Columbia University en la ciudad de Nueva York, NY, y de la Yale University School of Medicine en New Haven, CT, han utilizado la resonancia magnética funcional para averiguar qué ocurre en el cerebro de los individuos cuando imaginan una intensa experiencia espiritual.

Reclutaron participantes suscritos a diferentes prácticas espirituales y religiosas, a quienes, en un primer experimento, les pidieron que recordaran una experiencia espiritual personal mientras se escaneaban sus cerebros.

Esto se hizo con la ayuda de guiones guía que los participantes recibieron de antemano, indicándoles "describir una situación en la que [ellos] sintieron una fuerte conexión con un poder superior o una presencia espiritual".

Dado que todos tenían prácticas espirituales muy diferentes, las experiencias descritas en el mensaje del experimento abarcaron una amplia gama, desde "una relación bidireccional con un poder superior" y "una sensación sentida de unidad en la naturaleza junto al océano o en la cima de una montaña". todo el camino hasta "estar en una zona de intensa actividad física (como deportes o yoga), conciencia repentina, conectividad o flotabilidad corporal, meditación u oración".

Ninguna de las indicaciones incluía imágenes relacionadas con la comida y la alimentación, las actividades sexuales o las drogas.

Los investigadores argumentan que esto es emblemático de "una definición moderna y más amplia de espiritualidad que puede ser independiente de la religiosidad".

Sus hallazgos se han informado en un artículo que ahora se publica en la revista. Corteza cerebral.

La espiritualidad puede "amortiguar los efectos del estrés"

El estudio de la actividad cerebral de los voluntarios mientras imaginaban una experiencia espiritual personal permitió a los científicos identificar las regiones del cerebro que parecían estar involucradas en el procesamiento de eventos espirituales.

Miller y sus colegas también compararon la actividad cerebral observada cuando los participantes describieron una experiencia espiritual con la actividad cerebral vista cuando los voluntarios imaginaron experiencias estresantes o neutrales que no desencadenaron ninguna emoción fuerte.

Al hacerlo, pudieron encontrar un patrón que, según dicen, solo se observa cuando se trata de una experiencia espiritual.

Descubrieron que el lóbulo parietal inferior, que se ha vinculado a la conciencia de una persona de sí misma y de los demás, era menos activo cuando describían un evento espiritual, mientras que la actividad en esa región del cerebro aumentaba cuando pensaban en situaciones estresantes o emocionalmente neutrales experiencias.

Por lo tanto, sugiere el equipo, esta región "puede contribuir de manera importante al procesamiento de la percepción y a las representaciones del yo durante las experiencias espirituales".

Esto parece confirmar los argumentos anteriores de Miller de que las experiencias espirituales podrían ayudar a "amortiguar los efectos del estrés en la salud mental".

"Estos resultados demuestran los mecanismos neuronales que subyacen a la experiencia espiritual en diversas tradiciones y perspectivas", explican los investigadores.

“Continuar construyendo nuestra comprensión empírica de cómo las experiencias espirituales están mediadas por el cerebro y la futura extensión de estudios similares a poblaciones clínicas podría ayudar a facilitar la integración juiciosa de la espiritualidad en el tratamiento y la prevención en áreas de afecciones de salud mental”, añaden.

Vale la pena mencionar que el estudio fue a pequeña escala, con solo 27 participantes en total. Todos los participantes eran adultos jóvenes, de 18 a 27 años, con buena salud física y mental.

none:  huesos - ortopedia obesidad - adelgazamiento - fitness artritis psoriásica