¿Qué es un tirón hipnótico?

Las sacudidas hipnóticas, a las que la gente también se refiere como sacudidas hipnagógicas o “inicio del sueño”, son contracciones musculares involuntarias que algunas personas experimentan mientras se quedan dormidas.

Algunas sacudidas hipnóticas son leves y apenas perceptibles. Otros pueden ser intensos: cualquiera que haya estado a punto de quedarse dormido y luego haya sentido una sacudida repentina que lo haya despertado, ha experimentado una sacudida hipnótica.

Las sacudidas hipnóticas son comunes y ocurren al azar. La causa exacta de estos espasmos no está clara, pero algunos factores pueden aumentar su probabilidad.

En este artículo, obtenga más información sobre las sacudidas hipnóticas, qué tan comunes son y cómo reducir su frecuencia.

¿Qué es un tirón hipnótico?

Las sacudidas hipnóticas ocurren cuando una persona está pasando a un estado de sueño y pueden despertarla.

Una sacudida hipnótica es una contracción involuntaria de uno o más músculos que se produce cuando una persona se está quedando dormida. Suele ocurrir justo cuando la persona pasa de un estado de vigilia a un estado de sueño.

Las sacudidas hipnóticas son un tipo de movimiento muscular involuntario llamado mioclonías. El hipo es otra forma común de mioclono.

La fuerza de un tirón hipnótico puede variar. Es posible que algunas personas no se den cuenta de los espasmos y solo sepan que los experimentan si un compañero o cuidador nota los movimientos. Otras veces, los espasmos pueden ser lo suficientemente fuertes como para asustar a la persona y despertarla.

Las personas pueden experimentar otros síntomas junto con sacudidas hipnóticas, como:

  • sintiendo como si estuvieran cayendo
  • latidos rápidos
  • respiración rápida
  • transpiración
  • soñando con caer

Estas sensaciones no son signos de ninguna condición de salud subyacente.

Frecuencia

Los autores de un estudio de 2016 señalaron que las sacudidas hipnóticas ocurren al azar y afectan tanto a hombres como a mujeres de todas las edades.

Los investigadores encontraron que entre el 60 y el 70 por ciento de las personas experimentan sacudidas hipnóticas, generalmente justo cuando están a punto de quedarse dormidas.

Causas

En la mayoría de los casos, no existe una causa clara de un tirón hipnótico. Ocurren en la mayoría de las personas sin ninguna explicación subyacente.

Dicho esto, hay algunas ideas y teorías sobre por qué ocurren estos inicios del sueño. Las posibles razones pueden incluir:

Ejercicio: el ejercicio estimula el cuerpo, por lo que hacer ejercicio a última hora de la noche puede dificultar que el cuerpo se relaje a tiempo para dormir. Este exceso de estimulación puede provocar una sacudida hipnótica.

Estimulantes: Los estimulantes corporales y cerebrales, como la cafeína, la nicotina o algunas drogas, pueden dificultar conciliar el sueño o permanecer dormido durante toda la noche. También pueden aumentar la frecuencia de las sacudidas hipnóticas.

Estrés y ansiedad: un estilo de vida con mucho estrés o sentirse muy ansioso pueden dificultar la relajación para prepararse para dormir. Un cerebro alerta puede ser más fácil de sobresaltar, por lo que es más probable que una persona se despierte cuando se produzcan estos espasmos musculares involuntarios.

Hábitos de sueño deficientes: los patrones de sueño irregulares, la falta de sueño o los trastornos regulares del sueño pueden provocar sacudidas hipnóticas.

Sacudidas hipnóticas en niños y bebés

El comienzo del sueño puede ocurrir en personas de todas las edades. Sin embargo, la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño señala que los adultos son más propensos que los niños a quejarse de sacudidas hípnicas frecuentes o intensas.

La razón de esto puede ser que muchos de los factores que los especialistas en sueño asocian con los comienzos del sueño no son generalmente relevantes para los niños, tales como:

  • ingesta de cafeína
  • estrés emocional
  • ejercicio fisico intenso

Sin embargo, esto no significa que las sacudidas hipnóticas no sean posibles en niños más pequeños o que indiquen un problema. Simplemente pueden ser menos comunes en personas de esta edad.

¿Pueden despertarnos los tirones hipnóticos?

Un tirón hipnótico puede ser lo suficientemente significativo como para despertar a una persona.

Es posible despertarse de un tirón hipnótico, pero esto no siempre sucede, ya que la fuerza de la contracción muscular que experimenta una persona variará.

Algunas personas solo tienen sacudidas hipnóticas leves y es muy poco probable que se despierten a causa de ellas. Es posible que solo se den cuenta de que experimentan sacudidas hipnóticas si un compañero o cuidador las nota.

En otros casos, una contracción muscular puede ser lo suficientemente significativa como para despertar a la persona con un shock. La fuerza de la contracción en sí o la sensación inquietante que tiene la persona por moverse tan rápido podrían causar esto. En algunos casos, estas grandes contracciones pueden hacer que una persona se sienta como si alguien la estuviera empujando fuera de la cama.

Los otros síntomas de una sacudida hipnótica también pueden despertar a la persona. A veces, la persona sueña que se está cayendo de la cama, de un árbol o de un vacío. Aunque no se sabe qué sensación aparece primero, esto puede ser suficiente para asustar a la persona y despertarla.

Prevención de sacudidas hipnóticas

Si bien puede que no sea posible evitar todos los casos de sacudidas hipnóticas, algunas personas pueden notar que las tienen con menos frecuencia cuando hacen algunos cambios en el estilo de vida.

Los consejos que pueden ayudar a prevenir las sacudidas hipnóticas incluyen:

Evitar el ejercicio nocturno

El ejercicio es vital, pero demasiada estimulación física cerca de la hora de acostarse puede aumentar la probabilidad de estos espasmos musculares.

En cambio, hacer ejercicio más temprano en el día puede darle al cuerpo suficiente tiempo para relajarse y descansar antes de acostarse.

Evitando la cafeína

Las fuentes de cafeína, como el café, el té y el chocolate, pueden ayudar a una persona a despertarse por la mañana, pero consumir cafeína más tarde en el día puede estimular demasiado el cuerpo y el cerebro, dificultando la transición al sueño.

Evitar otras drogas estimulantes

Otras drogas estimulantes, como la nicotina y el alcohol, pueden provocar un sueño inquieto, lo que puede provocar problemas con la falta de sueño o espasmos hípnicos perturbadores.

Crear una rutina para la hora de dormir

Crear una rutina para la hora de dormir puede ayudar al cuerpo a relajarse y reducir el estrés. Algunas personas beben tés calmantes o leche tibia y leen un libro antes de acostarse. Otros pueden preferir hacer estiramientos suaves o escuchar música.

Apagando las luces

Los investigadores saben que la luz estimula al cerebro a estar más alerta, lo que significa que puede ayudar a una persona a despertarse más fácilmente por la mañana, pero podría dificultar el sueño.

La luz azul, que es la luz fría de algunas bombillas, televisores, monitores de computadora y teléfonos inteligentes, le dice al cuerpo que es de día.

Apagar estas luces o evitar la tecnología antes de acostarse reducirá los niveles de luz azul y puede ayudar a la persona a relajarse.

Meditaciones relajantes

Algunas personas usan meditaciones guiadas o ejercicios de respiración para ayudarlos a relajarse. Algo tan simple como respirar lenta y profundamente durante 5 minutos puede ayudar a una persona a reducir sus niveles de estrés.

Resumen

Las sacudidas hipnóticas, o el comienzo del sueño, son normales y comunes. Experimentarlos no significa que una persona tenga una condición médica subyacente.

Ciertos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a las personas a reducir la cantidad de sacudidas hipnóticas que experimentan.

Cualquiera que experimente espasmos hipnóticos con regularidad y esté preocupado por su salud general o la calidad del sueño debe hablar con un médico.

En algunos casos, los médicos pueden recetar medicamentos para ayudar a una persona a tener un sueño más reparador y evitar sacudidas hipnóticas.

none:  it - internet - correo electrónico atención primaria esclerosis múltiple