¿Qué es el empiema?

El empiema es una afección que afecta el espacio entre la capa más externa de los pulmones y la capa que toca la pared torácica, conocida como espacio pleural. Este espacio existe para ayudar a que los pulmones se expandan y contraigan.

El espacio pleural contiene naturalmente una pequeña cantidad de líquido. El empiema ocurre cuando el exceso de líquido comienza a acumularse en el espacio pleural.

Diferentes cepas de bacterias hacen que se acumule líquido y pus en el espacio pleural. Muy a menudo, la neumonía causa empiema.

En este artículo, obtenga más información sobre los síntomas, las causas y los factores de riesgo del empiema, así como las opciones de tratamiento.

Síntomas

Los síntomas del empiema pueden incluir dolor de pecho, fiebre, tos y neumonía que no mejora.

Los síntomas del empiema pueden incluir:

  • tener un caso de neumonía que no mejora
  • fiebre
  • Dolor de pecho
  • tos
  • pus en el moco
  • respiración dificultosa
  • un crujido del pecho
  • disminución de los sonidos respiratorios
  • embotamiento al tocar el pecho
  • líquido en los pulmones (visible con una radiografía de tórax)

El empiema puede progresar a través de tres etapas si una persona no recibe tratamiento.

Etapa 1: simple (la fase exudativa)

La primera etapa del empiema se llama empiema simple. Ocurre cuando el exceso de líquido comienza a acumularse en la cavidad pleural. Este líquido puede infectarse y contener pus.

Etapa 2: complicada (la fase fibrinopurulenta)

En el empiema complicado, el líquido de la cavidad pleural comienza a espesarse y a formar "bolsas".

Etapa 3: Frank (la fase de organización)

Finalmente, el líquido infectado causa cicatrices en las capas internas que recubren la cavidad pleural en los pulmones. Esto causa dificultad para respirar ya que impide que los pulmones se inflen correctamente.

Causas

La neumonía es la causa más común de empiema. Las personas que se han sometido a toracotomías o cirugías de tórax también pueden correr el riesgo de desarrollar empiema si las bacterias entran en la herida.

Factores de riesgo

Una persona que tiene más de 70 años y ha tenido neumonía recientemente puede tener riesgo de empiema.

El mayor factor de riesgo de empiema es haber tenido neumonía recientemente.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • tener más de 70 años
  • haber estado en el hospital recientemente
  • haber tenido una cirugía o un traumatismo en el pecho

En las poblaciones de bajo riesgo, el empiema fue generalmente menos severo y las personas tenían más probabilidades de haber desarrollado empiema fuera del hospital.

Estadísticamente, las personas con las siguientes afecciones también tienen más probabilidades de desarrollar empiema.

  • diabetes
  • enfermedad del corazón
  • cáncer previo
  • trastorno pulmonar obstructivo crónico (EPOC)
  • enfermedad pulmonar
  • uso de drogas intravenosas (en casos de empiema simple)

Diagnóstico

El primer paso para diagnosticar el empiema es una radiografía de tórax. Sin embargo, una radiografía solo puede identificar empiema cuando hay una cantidad específica de líquido en la cavidad pleural.

Si el médico sospecha que hay líquido en la cavidad pleural después de una radiografía de tórax, realizará una ecografía. Los ultrasonidos son más sensibles y mejores para detectar líquido en la cavidad pleural.

Las tomografías computarizadas también son un método útil para detectar empiema. Esto permite a los médicos ver las "bolsas" de líquido en la cavidad pleural.

Tratamiento

El tratamiento para el empiema puede incluir:

Antibióticos

Los médicos suelen recetar antibióticos como primer tratamiento para casos simples de empiema. Debido a que diferentes cepas de bacterias causan empiema, es fundamental encontrar el antibiótico adecuado.

El tratamiento con antibióticos suele tardar de 2 a 6 semanas en surtir efecto.

Drenaje

Drenar el líquido es esencial para evitar que el empiema simple progrese a un empiema complicado o franco. También ayuda a mantener la enfermedad bajo control.

Para drenar el líquido, un médico realiza una toracostomía con tubo, que consiste en insertar un tubo guiado por computadora o por ultrasonido en la cavidad torácica y extraer el líquido del espacio pleural.

Cirugía

Un médico puede recomendar una cirugía para el empiema avanzado.

Para casos avanzados de empiema, la cirugía puede ser la mejor opción de tratamiento. Un estudio encontró que una cirugía llamada decorticación produjo mejores resultados que el drenaje con sonda en personas con empiema avanzado.

La decorticación implica eliminar las "bolsas" de pus y el tejido fibroso del espacio pleural, lo que ayuda a que los pulmones se expandan adecuadamente.

Hay dos tipos de cirugías disponibles. En la mayoría de los casos, un cirujano realizará una toracotomía asistida por video (VATS). Este procedimiento es menos invasivo, menos doloroso y tiene un tiempo de recuperación más corto que una toracotomía abierta, que requiere que un cirujano abra el tórax.

En algunos casos, sin embargo, un cirujano realizará una toracotomía abierta.

No existen criterios específicos para decidir cuándo es necesaria la cirugía para el empiema. Un estudio encontró que aquellos con síntomas que duraron menos de 4 semanas obtuvieron mejores resultados de la cirugía que aquellos que tuvieron síntomas que duraron más de 4 semanas.

Terapia fibrinolítica

Un médico también puede recomendar una terapia fibrinolítica, que usa medicamentos conocidos como agentes fibrinolíticos. La terapia ayuda a drenar el líquido pleural y los médicos pueden usarla en combinación con una toracostomía con tubo.

Un estudio de 2018 que evaluó la efectividad de la cirugía VATS en comparación con la terapia fibrinolítica después de la toracostomía con tubo encontró que ambos métodos son altamente efectivos.

Complicaciones raras

Las posibles complicaciones del empiema incluyen:

  • Fibrosis, que ocurre cuando el tejido pulmonar dañado causa dificultad para respirar que afecta la calidad de vida de una persona. Si la dificultad para respirar continúa 6 meses después de la infección, la cirugía de decorticación puede mejorar los síntomas.
  • Empyema necessitatis, que es una extensión de la infección hacia la pared torácica y los tejidos blandos. Esto es muy raro y requiere atención médica inmediata.

panorama

Obtener atención médica temprana puede evitar que el empiema se convierta en una afección más grave.

El tratamiento para el empiema puede variar según la gravedad de los síntomas de una persona. Los antibióticos y el drenaje son los primeros pasos, seguidos de la cirugía en los casos más avanzados.

none:  cáncer de mama hipertensión conferencias