¿Qué es la metaplasia intestinal?

La metaplasia intestinal ocurre cuando las células de los tejidos del tracto digestivo superior, a menudo en el estómago o el esófago, cambian y se parecen más a las células de los intestinos. Algunos médicos consideran que la metaplasia intestinal es una afección precancerosa.

La metaplasia intestinal es más común en personas que tienen reflujo ácido crónico o enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Algunos médicos creen que las bacterias se llaman H. pylori provoca este cambio en el tracto digestivo. Una interacción entre las bacterias y los alimentos en el sistema digestivo podría producir ciertos químicos que hacen que las células cambien.

Existe una variedad de factores de riesgo que pueden conducir a la metaplasia intestinal. Los cambios en la dieta y otros tratamientos médicos también pueden ayudar a prevenir los síntomas.

Síntomas

Las personas a menudo no tendrán síntomas perceptibles.

Algunas personas pueden desarrollar síntomas, pero estos pueden ser causados ​​por otros problemas gastrointestinales, como reflujo ácido o ERGE. Un subyacente H. pylori La infección también puede causar síntomas notables.

Un médico a menudo descubrirá la metaplasia intestinal mientras realiza una prueba de detección de otros trastornos digestivos o cuando toma biopsias para detectar tejidos cancerosos en el tracto digestivo.

Causas y complicaciones

Una infección por H. pylori puede ser una causa de metaplasia intestinal.

La causa exacta de la metaplasia intestinal aún es incierta.

Algunos profesionales de la salud creen que H. pylori la infección causa metaplasia intestinal, pero también existe una variedad de factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de desarrollarla.

Quizás la mayor preocupación para las personas con metaplasia intestinal es que podría ser precancerosa.

Las células anormales en el tracto digestivo pueden pasar por una etapa llamada displasia si no se tratan. Estas células anormales pueden progresar o no a células cancerosas.

Reducir o eliminar los factores de riesgo puede reducir la probabilidad de que estas células progresen.

H. pylori infección

Las bacterias H. pylori es común en el tracto digestivo, pero puede crecer sin control si hay un desequilibrio en las bacterias intestinales.

Según una revisión sistemática en la revista Gastroenterología, más del 50 por ciento de la población mundial está infectada con H. pylori.

H. pylori puede no causar síntomas en muchas personas, pero algunas personas pueden desarrollar trastornos digestivos, como úlceras, gastritis y ERGE.

Las bacterias tienden a atacar el revestimiento del estómago, por lo que algunos médicos creen que son un factor de riesgo directo de metaplasia intestinal. Un estudio en Investigación y práctica en gastroenterología señaló que el 38,6 por ciento de las personas con metaplasia intestinal también tenían una H. pylori infección.

El estudio también agregó que crónicas H. pylori Las infecciones pueden desarrollarse durante muchos años, progresando desde gastritis hasta metaplasia interna e incluso cáncer gástrico. Encontrar formas de deshacerse de H. pylori las bacterias pueden ayudar a reducir el riesgo de metaplasia intestinal.

Genes

La genética también puede ser responsable de la metaplasia intestinal. Las personas que tienen antecedentes familiares de problemas gástricos o incluso cáncer gástrico pueden tener más probabilidades de desarrollar afecciones similares.

De fumar

Fumar es una elección de estilo de vida consciente que puede afectar la progresión de la metaplasia intestinal.

Fumar puede dañar el esófago (esófago), lo que podría aumentar el riesgo de metaplasia intestinal en el esófago, conocida como esófago de Barrett.

Un estudio en el United European Gastroenterol Journal encontró que las personas con problemas de reflujo ácido que fumaban tabaco tenían tres veces más probabilidades de experimentar el esófago de Barrett que los no fumadores.

Sin embargo, las personas que ya tienen un diagnóstico de metaplasia intestinal aún pueden estar en riesgo debido al tabaquismo. Otro estudio en la revista Gastroenterología encontró que las personas con esófago de Barrett que fumaban tenían el doble de probabilidades de progresar a cáncer de esófago que las personas que no consumían tabaco.

Dejar de fumar puede reducir significativamente el riesgo de algunas formas de metaplasia intestinal o cáncer.

Otros factores de la metaplasia intestinal pueden incluir:

  • toxinas ambientales, como humo de segunda mano o productos químicos
  • alto consumo de sal
  • consumo de alcohol
  • reflujo ácido crónico

Diagnóstico

Los médicos que descubren tejido de células intestinales en el estómago o en el esófago también pueden examinar otras áreas del tracto digestivo para ver si contienen alguna de estas células anormales.

Tratamiento

Antes del tratamiento de la metaplasia intestinal, un médico puede recomendar una endoscopia.

Para tratar adecuadamente el trastorno, un médico querrá tener una mejor idea de cuánto ha progresado la metaplasia intestinal en el sistema digestivo.

Para hacer esto, un médico probablemente hará una endoscopia, que consiste en insertar un tubo largo a través de la boca hasta el esófago y el estómago.

Una pequeña cámara en el extremo del tubo permite a los médicos ver los tejidos de cerca. También pueden extraer algunos tejidos para realizar pruebas, utilizando una pequeña herramienta similar a una aguja.

Una vez que se confirma el diagnóstico, los médicos recomendarán varios métodos de tratamiento para ayudar a reducir la progresión de la metaplasia intestinal.

Si los médicos sospechan H. pylori La infección está causando metaplasia intestinal, es posible que recomienden un ciclo de antibióticos, que incluyen:

  • amoxicilina
  • metronidazol
  • claritromicina
  • tetraciclina

El tratamiento con antibióticos suele durar unas 2 semanas.

Los médicos también pueden recomendar medicamentos que reducen el ácido en el cuerpo para ayudar a curar el revestimiento del estómago o el esófago.

Esto puede incluir medicamentos de venta libre (OTC) como el subsalicilato de bismuto (Pepto Bismol) o medicamentos recetados, como omeprazol (Prilosec).

¿Cómo juega un papel la dieta?

Los investigadores todavía están estudiando el efecto de la dieta sobre la metaplasia intestinal.

Algunos cambios en la dieta pueden ayudar a prevenir o tratar la metaplasia intestinal o mantener H. pylori Bajo control.

Por lo general, esto incluye comer una dieta rica en alimentos integrales y naturales, como verduras, frutas, nueces y cereales integrales.

Estos alimentos contienen más nutrientes y antioxidantes que los alimentos procesados, lo que puede ser útil para los factores de riesgo de metaplasia intestinal.

Algunas personas con metaplasia intestinal deben evitar alimentos específicos en función de factores de riesgo personales u otras complicaciones.

Las personas que tienen trastornos gastrointestinales como ERGE pueden encontrar alivio al evitar los alimentos fritos, grasosos o picantes.

Eliminar estos alimentos puede ayudar a reducir la inflamación que podría estar dañando el estómago.

Los alimentos salados también pueden ser los culpables de la metaplasia intestinal. Reducir la ingesta de sal puede conducir a una mejor dieta en general, lo que puede ayudar a prevenir la metaplasia intestinal.

Quitar

La metaplasia intestinal puede ser grave. La transformación de las células del revestimiento gástrico pone a una persona en un riesgo mucho mayor de desarrollar cáncer gástrico.

Si bien no es posible evitar algunos factores de riesgo como la genética, las personas pueden evitar otros factores de riesgo, incluida la dieta, H. pylori infección y tabaquismo.

Cuanto antes se haga un diagnóstico, antes podrá comenzar el tratamiento. El tratamiento temprano puede evitar que las células se vuelvan malignas, mientras que otros tratamientos pueden revertir la afección.

Es probable que los médicos basen el tratamiento de una persona en su historial personal y sus síntomas.

none:  colitis ulcerosa distrofia muscular - als dolor - anestésicos