¿Cuál es el vínculo entre los 'hobbits' y los humanos modernos?

¿Son los hobbits humanos? ¿Son nuestros parientes lejanos del pasado, que han evolucionado hasta ser bajos, o son criaturas míticas que nunca existieron? Una nueva investigación arroja luz sobre este antiguo misterio, mientras los científicos investigan la relación genética entre los "hobbits" y una población de humanos modernos.

Una nueva investigación arroja luz sobre el vínculo entre una especie "homo" diferente y los seres humanos que viven hoy.

Hace unos 12 años, los científicos descubrieron una nueva especie de humanos "pequeños" a los que llamaron Homo floresiensis y apodados "hobbits" debido a su baja estatura.

El nombre Homo floresiensis proviene de la "Isla Flores" de Indonesia, de la cual se desenterraron los esqueletos fósiles de la especie en 2004.

Los investigadores creen que H. floresiensis estaban en la cima de su evolución hace unos 13.000 años. Sin embargo, actualmente no entendemos su relación con los humanos modernos.

Dicho esto, las técnicas modernas de secuenciación de ADN pueden ser herramientas valiosas que nos permitan resolver misterios antiguos y modernos.

En un intento por comprender la relación genética entre estos pequeños seres parecidos a un hobbit y los humanos modernos, un equipo internacional de investigadores analizó la composición genética de la H. floresiensis y lo comparó con el de otro grupo de baja estatura: una población pigmea que vive en Flores.

Richard E. Green, profesor asociado de ingeniería biomolecular en la Universidad de California Santa Cruz, es el autor correspondiente del estudio que detalla los hallazgos.

Green y sus colegas publicaron su artículo en la revista. Ciencias.

Variantes genéticas de altura y dieta encontradas

Los antropólogos culturales nombraron a las poblaciones pigmeas de esta manera en referencia a la Ilíada, que describe a un mítico "pueblo de baja estatura".

Green y sus colegas examinaron los genomas de 32 de estos pigmeos para ver si existían vínculos genéticos con H. floresiensis.

Los investigadores escanearon el conjunto de genes de los pigmeos en busca de rastros de ADN de un linaje humano compartido. Específicamente, analizaron los genes que pueden ser responsables de la altura en los europeos.

Esta fue la primera vez que los científicos tuvieron acceso al ADN de H. floresiensis.

En primer lugar, en la población de pigmeos, Green y su equipo encontraron una gran cantidad de variaciones en los genes responsables de la baja estatura. Los investigadores explican qué significa esto.

“Significa”, dice Green, “que estas variantes genéticas estaban presentes en un ancestro común de los europeos y los pigmeos de Flores. Se volvieron cortos por la selección que actúa sobre esta variación permanente ya presente en la población, por lo que hay poca necesidad de genes de un homínido arcaico para explicar su pequeña estatura ".

En segundo lugar, el análisis encontró evidencia genética de un cambio en la dieta de los pigmeos en algún momento de la historia, es decir, los investigadores encontraron variantes genéticas que codifican un tipo de enzima llamada enzimas desaturasa de ácidos grasos.

Estas enzimas son clave para el metabolismo de los ácidos grasos. El descubrimiento de estas variantes genéticas, explica Green, "sugiere que algo en el pasado hizo que la dieta [de los pigmeos] cambiara drásticamente, y se adaptaron por selección natural favoreciendo ciertas variantes de esos genes".

Hobbits y gente moderna: No se ha encontrado ningún enlace.

Más importante aún, el análisis no encontró ningún gen que pudiera haber sido heredado del H. floresiensis población.

“Si hubiera alguna posibilidad de conocer al hobbit genéticamente a partir de los genomas de humanos existentes, esta habría sido. Pero no lo vemos. No hay indicios de un flujo de genes del hobbit a las personas que viven hoy ".

Richard E. Green

Peter Visscher, de la Universidad de Queensland en Brisbane, Australia, dice que el estudio del que fue coautor ayuda a responder preguntas vitales sobre la adaptación humana.

“Así como la cría de ganado ocurre a través de pequeños cambios en las frecuencias de genes en muchos loci, la adaptación humana funciona explotando el grupo de variación poligénica disponible para la selección”, dice el investigador.

Es intrigante que tanto el H. floresiensis y las poblaciones pigmeas evolucionaron para tener una altura disminuida, pero no comparten mucho más. Entonces, los orígenes del llamado hobbit siguen siendo un misterio.

none:  respiratorio atención primaria monitoreo personal - tecnología portátil