Qué comer y evitar con una dieta baja en fibra

La fibra es una sustancia de los alimentos de origen vegetal que permanece sin digerir a medida que pasa por el intestino delgado. Una dieta baja en fibra contiene alimentos que se digieren y absorben fácilmente.

Seguir una dieta baja en fibra (también llamada dieta baja en residuos) reduce la cantidad de alimentos no digeridos que se mueven a través del intestino delgado, lo que reduce el tamaño y la frecuencia de las heces. Esto es particularmente importante para las personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) que están experimentando un brote.

Las personas que se preparan para una colonoscopia también pueden necesitar seguir una dieta baja en fibra, según las recomendaciones de su médico.

Con una planificación cuidadosa, aún es posible obtener todos los nutrientes esenciales de una variedad de alimentos bajos en fibra.

En este artículo, analizamos qué alimentos incluir y cuáles evitar al seguir una dieta baja en fibra.

¿Quién necesita una dieta baja en fibra?

Los copos de maíz pueden formar parte de una dieta baja en fibra.

La mayoría de los adultos necesitan alimentos ricos en fibra para mantener saludable su sistema digestivo. Sin embargo, una dieta alta en fibra no es adecuada para algunas personas que tienen afecciones específicas, por lo que una dieta baja en fibra puede ser una mejor opción.

Las condiciones que pueden requerir que una persona coma una dieta baja en fibra incluyen:

  • un brote de EII, que incluye enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y diverticulitis
  • una obstrucción a parte del intestino
  • antes o después de la cirugía intestinal

Una dieta baja en fibra puede reducir el riesgo de que el intestino se obstruya o, si el intestino está obstruido, puede reducir síntomas como hinchazón o dolor.

Comidas que se deben evitar

Alimentos que se deben evitar con una dieta baja en fibra:

  • Cereales para el desayuno, incluidos muesli, hojuelas de salvado, trigo inflado, trigo triturado, gachas de avena, granola o cereales con frutas secas añadidas.
  • Pan integral, hogazas sin semillas y pan con frutas, nueces o semillas añadidas.
  • Todas las pieles, cáscaras y semillas de hortalizas, incluidas las pieles de patata.
  • Pasta o granos de trigo integral o integral, incluido el arroz integral o salvaje, el trigo bulgar, la quinua y el cuscús.
  • Pasteles o pasteles con nueces, frutas o semillas, incluidos panecillos de higos, flapjacks y bollos de frutas.
  • Frutas con semillas y cáscaras aún adheridas, incluidas frambuesas, fresas, arándanos, grosellas negras, maracuyá, kiwi, naranjas, coco e higos frescos.
  • Toda la fruta seca, como higos, ciruelas, dátiles y pasas.
  • Cualquier verdura cruda sin cocer.
  • Legumbres, como lentejas, frijoles horneados, frijoles y garbanzos.
  • Semillas, como calabaza, girasol y linaza.
  • Nueces, incluidas nueces, nueces de Brasil, almendras, anacardos y mantequilla de maní crujiente.
  • Carne dura o grasosa.
  • Pescado con espinas y piel todavía.
  • Bebidas con cafeína, que incluyen café, té negro y cola.
  • Sopas gruesas.

Alimentos para comer

Los panes naan se pueden incluir en una dieta baja en fibra.

Una nutrición adecuada es fundamental para el mejor manejo de la EII y otras afecciones que afectan el intestino.

Algunas personas solo siguen una dieta baja en fibra durante períodos cortos, mientras que otras pueden usarla como una estrategia a largo plazo. Incluso si solo sigue la dieta por un tiempo breve, es importante probar y comer una variedad de alimentos.

Los siguientes alimentos pueden incluirse como parte de una dieta baja en fibra, según los síntomas individuales y la tolerancia:

  • cereales para el desayuno bajos en fibra, como copos de maíz y arroz inflado
  • productos que contienen gluten hechos de harina blanca, como pan de pita, pan naan, envolturas, fideos, pasta, bollos y galletas de crema
  • alimentos con almidón y sin gluten, como arroz blanco, pasteles de arroz y galletas saladas
  • patatas cocidas sin piel
  • pequeñas cantidades de frutas a las que se les han quitado los huesos y la piel, como plátanos maduros, melones y frutas enlatadas
  • jugo de fruta suave
  • mantequilla de maní suave
  • verduras sin cáscara, semillas o tallos
  • sopas o caldos tamizados
  • salsa de tomate suave
  • productos lácteos en pequeñas cantidades, solo si no causan síntomas adicionales
  • carne, pescado, huevos escalfados y tofu

Régimen de comidas

Salmón, arroz blanco y verduras es una cena recomendada para una dieta baja en fibra.

Las opciones de comida para alguien que sigue la dieta baja en fibra incluyen:

Desayuno:

  • cereal bajo en fibra (por ejemplo, Rice Krispies, Cornflakes, Special K) con leche o leche no láctea
  • pan blanco o tostadas con mantequilla y mermelada
  • huevos escalfados

Bocadillo de media mañana:

  • bollo
  • yogur suave o kéfir
  • puré de manzana con canela

Almuerzo:

  • un sándwich de pan blanco con rodajas de pechuga de pavo
  • pasta blanca con atún

Refrigerio de media tarde:

  • plátano maduro
  • galletas simples
  • pudín
  • mandarinas enlatadas

Cena:

  • arroz blanco con salmón y verduras bajas en fibra
  • tortilla
  • pechuga de pollo con puré de papa

Consejos

Cuando introduzca nuevos alimentos, agregue solo uno a la vez. Esto ayudará a la persona a identificar los alimentos que empeoran sus síntomas.

Lea las etiquetas de las comidas preparadas o envasadas, ya que pueden contener ingredientes que desencadenan los síntomas.

Evite todo lo que tenga trozos, incluidos yogures, mermelada, mostaza, palomitas de maíz y mantequilla de maní crujiente.

Aquí hay algunos consejos más útiles para una dieta baja en fibra:

  • sopas tamizadas y guisos grumosos
  • comer comidas pequeñas cada 3 a 4 horas
  • masticar la comida lenta y completamente
  • evitar grandes cantidades de cafeína o alcohol
  • Evite las salsas ricas y las comidas picantes.
  • consume solo pequeñas cantidades de lácteos
  • evitar las bebidas gaseosas
  • hable con un dietista sobre qué frutas y verduras son seguras para comer

Recuperación

Si la alimentación o la digestión sigue siendo difícil o dolorosa, es fundamental hablar con un médico. Las personas con EII pueden necesitar un apoyo considerable de un dietista para controlar la enfermedad durante los momentos de recaída y remisión.

Si bien muchas investigaciones están en conflicto sobre el mejor enfoque dietético para prevenir o retrasar la recaída de la EII, existe alguna evidencia que respalda una dieta semi-vegetariana y dietas de exclusión.

Es vital llevar una dieta variada que contenga todos los nutrientes esenciales y suficientes calorías para mantener los niveles de energía.

none:  atención primaria ojo seco audición - sordera