Qué saber sobre la dislexia

La dislexia es una dificultad de aprendizaje que afecta la capacidad de una persona para leer y escribir.

La dislexia involucra las formas en que el cerebro procesa los símbolos gráficos y los sonidos de las palabras. Por lo general, afecta el reconocimiento de palabras, la ortografía y la capacidad de relacionar letras con sonidos.

Si bien es una afección neurológica, la dislexia no tiene relación con la inteligencia.

La dislexia es común. Algunos expertos creen que entre el 5 y el 10% de las personas la padecen, mientras que otros estiman que la prevalencia es del 17%.

Recibir un diagnóstico, orientación y apoyo desde una edad temprana puede ayudar a reducir el impacto de la afección.

Este artículo analizará de cerca las causas, los síntomas y el manejo de la dislexia en niños y adultos.

¿Qué es la dislexia?

Una persona con dislexia puede tener dificultades para leer en voz alta.

La dislexia afecta la forma en que el cerebro procesa los materiales escritos, lo que dificulta reconocer, deletrear y decodificar palabras.

Los efectos de la dislexia varían de persona a persona. Las personas con la afección generalmente tienen problemas para leer rápidamente y leer sin cometer errores. También pueden tener problemas para entender lo que leen.

La dislexia es un problema neurológico y puede ser hereditario. No es el resultado de una mala enseñanza, instrucción o crianza.

Si bien puede ser un desafío, casi todas las personas con dislexia pueden aprender a leer si reciben la instrucción adecuada.

A principios de 2018, se presentaron en los Estados Unidos 33 proyectos de ley relacionados con la dislexia. Esto refleja el hecho de que las organizaciones gubernamentales están reconociendo la necesidad de una intervención temprana para apoyar a los niños con dislexia.

Diagnóstico

Las personas con dislexia tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico cuando son niños o adultos jóvenes.

Los adultos que reciben este diagnóstico generalmente han padecido la afección toda su vida. Sin embargo, una persona puede adquirir dislexia debido a una lesión cerebral.

Si un padre, tutor o maestro sospecha que un joven tiene dislexia, debe solicitar una evaluación profesional. Es posible que la escuela pueda ayudar. Es más probable que un diagnóstico temprano conduzca a un tratamiento eficaz.

Recibir un diagnóstico de dislexia puede abrir la puerta a más apoyo para el niño o adolescente. Pueden ser elegibles para servicios de educación especial, programas de apoyo y servicios en colegios y universidades.

Según la Asociación Internacional de Dislexia, las evaluaciones de diagnóstico a menudo cubren las siguientes áreas:

  • información de antecedentes, incluida la historia familiar y el desarrollo temprano
  • inteligencia
  • habilidades del lenguaje oral
  • reconocimiento de palabras
  • habilidades de fluidez
  • comprensión lectora
  • conocimiento de vocabulario
  • decodificación, o la capacidad de leer nuevas palabras utilizando el conocimiento de letras y sonidos
  • procesamiento fonológico, o cómo el cerebro procesa los sonidos de las palabras

Durante la evaluación, el examinador tendrá como objetivo descartar otras afecciones que puedan tener síntomas similares. Los ejemplos incluyen problemas de visión, discapacidad auditiva, falta de instrucción y factores sociales y económicos.

Síntomas

Las personas pueden mostrar síntomas de dislexia a cualquier edad, pero tienden a aparecer durante la niñez.

La dislexia puede causar desafíos que involucran:

Alcanzar hitos de desarrollo

Los niños con dislexia pueden aprender a gatear, caminar, hablar y montar en bicicleta más tarde que sus compañeros.

Aprendiendo a hablar

Un niño con dislexia puede tardar más en aprender a hablar. También pueden pronunciar mal las palabras, encontrar rimas desafiantes y parecer que no distinguen entre los diferentes sonidos de las palabras.

Aprendiendo a leer

Esta dificultad puede presentarse desde el preescolar. A un niño le puede resultar difícil relacionar letras con sonidos y puede tener problemas para reconocer los sonidos de las palabras.

Los síntomas de la dislexia también pueden surgir cuando los jóvenes comienzan a aprender habilidades más complejas. Por ejemplo, la afección puede causar dificultades con:

  • gramática
  • comprensión lectora
  • fluidez de lectura
  • estructura de la oración
  • escritura en profundidad

Los cuidadores y maestros pueden notar que un niño es reacio a leer; pueden evitar situaciones que lo requieran.

Aprendiendo a escribir

En el papel, una persona con dislexia puede invertir números y letras sin darse cuenta.

Además, algunos niños con dislexia no siguen los patrones esperados de progresión del aprendizaje. Por ejemplo, pueden aprender a deletrear una palabra y olvidarse por completo al día siguiente.

Procesamiento de sonidos

Si una palabra tiene más de dos sílabas, procesar los sonidos puede resultar mucho más desafiante. Por ejemplo, en la palabra "desafortunadamente", una persona con dislexia puede procesar los sonidos "un" y "ly", pero no los que se encuentran en el medio.

Conjuntos de datos

Los niños con dislexia pueden tardar más en aprender las letras del alfabeto y cómo pronunciarlas. También pueden tener problemas para recordar los días de la semana, los meses del año, los colores y algunas tablas aritméticas.

Coordinación

Una persona con dislexia puede ser menos coordinada que sus compañeros. Por ejemplo, atrapar una pelota puede ser difícil y pueden confundir a la izquierda y a la derecha.

La coordinación mano-ojo reducida también puede ser un síntoma de otras afecciones neurológicas similares, incluida la dispraxia.

Concentración

Las personas con dislexia a menudo tienen dificultades para concentrarse. Esto puede deberse a que, después de unos minutos de luchar para leer o escribir, se sienten mentalmente agotados.

Además, en comparación con la población general, un mayor número de niños con dislexia también padecen trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Según algunas estimaciones, el 30% de las personas con dislexia también tienen TDAH, en comparación con el 3-5% de la población escolar general que experimenta ambas afecciones.

La secuencia de ideas

Una persona con dislexia puede expresar ideas en una secuencia que, para sus compañeros, parece ilógica o desconectada.

Condiciones autoinmunes

Las personas con dislexia tienen más probabilidades de desarrollar afecciones autoinmunes, como alergias estacionales, asma y eccema.

Manejo de la dislexia

No existe cura para la dislexia, pero una variedad de enfoques pueden ayudar a que las tareas diarias sean mucho más fáciles.

La dislexia afecta a cada persona de manera diferente, y la mayoría de las personas encuentran formas de adaptarse a sus diferencias de aprendizaje y prosperar.

Recibir un diagnóstico y apoyo temprano en la vida puede tener beneficios a largo plazo. El manejo de la dislexia en los niños puede involucrar:

  • Una evaluación de las necesidades individuales: esto ayuda a los maestros a desarrollar un programa específico para el niño.
  • Herramientas de aprendizaje adaptadas: los niños con dislexia pueden beneficiarse de las herramientas de aprendizaje que aprovechan sus sentidos, como el tacto, la vista y el oído.
  • Orientación y apoyo: la consejería puede ayudar a minimizar cualquier efecto sobre la autoestima. Otras formas de apoyo pueden implicar, por ejemplo, otorgar tiempo adicional en los exámenes.
  • Evaluación continua: los adultos con dislexia pueden beneficiarse de la ayuda para desarrollar estrategias de afrontamiento en evolución e identificar áreas en las que se beneficiarían de más apoyo.

También puede ayudar a adaptar cualquier espacio de trabajo o aprendizaje. Encuentre algunas ideas de estaciones de tareas aquí.

El Centro de Yale para la Dislexia y la Creatividad ofrece consejos para estudiar con dislexia. Incluyen:

  • Emplear estrategias de gestión del tiempo, como dividir proyectos en partes más pequeñas y redactar un esquema antes de comenzar una tarea.
  • utilizando herramientas como tarjetas de memoria flash y tecnología de texto a voz
  • Organizar notas visualmente, usando resaltadores o un sistema de codificación de colores.
  • trabajar en un espacio tranquilo y despejado, con tapones para los oídos o auriculares con cancelación de ruido si es necesario, y mantener las distracciones al mínimo

Causas

Los investigadores no están seguros de por qué algunas personas desarrollan dislexia.

Parece haber un vínculo genético, porque la dislexia es hereditaria.Algunos investigadores han asociado cambios en el DCDC2 gen con problemas de lectura y dislexia.

Si bien la gran mayoría de las personas con dislexia la padecen desde el nacimiento, es posible adquirirla, generalmente debido a una lesión cerebral o un derrame cerebral.

El idioma nativo de una persona puede influir en su experiencia de la enfermedad. Por ejemplo, puede ser más fácil para una persona con dislexia leve a moderada aprender un idioma con conexiones claras entre la forma escrita y sus sonidos y con reglas gramaticales consistentes, como el italiano o el español.

Los idiomas con palabras que tienen conexiones poco claras entre las formas escritas y sus sonidos, como "tos" y "masa" en inglés, pueden ser más desafiantes para una persona con dislexia.

Adultos y niños

Los síntomas de la dislexia cambian con la edad. A continuación, conozca cómo se presenta la afección en las diferentes etapas de la vida.

Antes de que los niños ingresen a la escuela, pueden mostrar:

  • retraso en el desarrollo del habla y el vocabulario
  • Dificultades para formar y elegir palabras, por ejemplo, al mezclar palabras con sonidos similares.
  • Problemas para retener información, como números, el alfabeto y los nombres de los colores.

Cuando los niños están en edad escolar, pueden:

  • tienen un nivel de lectura bajo para su grupo de edad
  • tienen dificultades para procesar información y recordar secuencias
  • tiene problemas para procesar los sonidos de palabras desconocidas
  • tomar más tiempo con la lectura y la escritura
  • evitar tareas que impliquen la lectura

Los adolescentes y los adultos pueden:

  • tiene dificultad para leer en voz alta
  • tomar más tiempo para leer y escribir
  • tiene problemas con la ortografía
  • pronunciar mal las palabras
  • tiene problemas para recordar palabras para objetos o temas particulares
  • tienen dificultades para aprender otro idioma, memorizar texto y hacer matemáticas
  • le resulta difícil resumir una historia

Lea más sobre los síntomas de la dislexia por edad y la dislexia en adultos aquí.

Tipos

Actualmente no existen “tipos” diagnósticos oficiales de dislexia, aunque los investigadores están investigando los grupos de síntomas que experimentan algunas personas.

En general, identificar los desafíos específicos de un individuo puede ayudarlo a obtener el apoyo adecuado. Algunas personas experimentan:

  • Dislexia fonológica: también conocida como dislexia disfonética o auditiva, esto implica tener dificultades para dividir las palabras en unidades más pequeñas, lo que dificulta hacer coincidir los sonidos con su forma escrita.
  • Dislexia superficial: también llamada dislexia diseidética o visual, esto implica tener problemas para reconocer palabras a simple vista, lo que hace que las palabras sean difíciles de aprender y recordar.
  • Déficit de nomenclatura rápida: esto implica tener problemas para nombrar una letra o un número cuando la persona lo ve.
  • Dislexia de doble déficit: esto implica tener dificultad para aislar los sonidos para nombrar letras y números.

A veces, las personas también se refieren a la “dislexia direccional”, lo que significa que tienen dificultades para distinguir entre la izquierda y la derecha. Ésta es una característica común de la afección.

Si una persona tiene dificultades con los números y las matemáticas, específicamente, el término médico para esta discalculia. A veces ocurre con dislexia o de forma independiente.

Resumen

La dislexia es una diferencia de aprendizaje que crea desafíos para la lectura y la escritura.

Aunque no existe cura para la dislexia, muchos enfoques y herramientas pueden ayudar a facilitar las actividades diarias.

Todas las personas con dislexia experimentan la afección de manera diferente, pero con el apoyo adecuado, las personas con la afección pueden sobresalir como las personas que no la padecen. Lea aquí algunas historias personales de éxito del Centro de Yale para la Dislexia y la Creatividad.

none:  ojo seco disfunción-eréctil - eyaculación-precoz depresión