Qué saber sobre el dolor de espalda durante el embarazo

Junto con las náuseas, la fatiga y los pies hinchados, la mayoría de las mujeres experimentan dolor de espalda en algunos momentos durante el embarazo. El dolor de espalda relacionado con el embarazo suele afectar la zona lumbar.

Según una revisión que analizó la queja, el dolor lumbar afecta a más de dos tercios de las mujeres durante el embarazo.

El dolor de espalda también puede surgir cerca del centro de la espalda cuando los médicos lo llaman dolor lumbar, o el coxis cuando se refieren a él como dolor pélvico posterior.

Muchos factores, incluidos los cambios hormonales y posturales, contribuyen al dolor de espalda durante el embarazo. Las causas varían entre mujeres y pueden depender de la etapa del embarazo.

Este artículo analiza los motivos del dolor de espalda relacionado con el embarazo y las formas de tratar y prevenir este malestar.

Causas en el primer trimestre.

Los factores que pueden provocar dolor de espalda durante el primer trimestre incluyen cambios hormonales y estrés, como discutimos a continuación.

Cambios hormonales

Los niveles altos de progesterona en el primer trimestre pueden afectar la estabilidad y alineación de las articulaciones.

Durante el primer trimestre, los niveles de progesterona en el cuerpo aumentan rápidamente. Los altos niveles de esta hormona ayudan a relajar los músculos y ligamentos cercanos a la pelvis, lo que puede afectar la estabilidad y alineación de las articulaciones.

Otra hormona que los médicos llaman relaxina ayuda a que el óvulo se implante en la pared del útero y también previene las contracciones durante las primeras etapas del embarazo. A medida que se acerca el parto, la relaxina estimula el cuello uterino para que se ablande y se abra en preparación para el parto.

Además, la relaxina relaja los ligamentos y las articulaciones de la región pélvica para que el canal del parto pueda expandirse durante el parto.

Finalmente, la relaxina afecta los ligamentos que estabilizan la columna, lo que puede causar inestabilidad, cambios posturales y dolor lumbar.

Estrés

Aunque muchos consideran que el embarazo es un acontecimiento vital emocionante y lleno de cambios, también introduce nuevas fuentes de estrés.

El estrés afecta más que el estado de ánimo o el estado psicológico de una persona. El estrés puede provocar síntomas físicos, como fatiga, dolores de cabeza, rigidez y dolores musculares.

Causas en el segundo y tercer trimestre.

Durante el segundo y tercer trimestre, el útero continúa expandiéndose a medida que el feto crece rápidamente.

Los cambios posturales, el aumento de peso y la separación de los músculos contribuyen al dolor de espalda en las últimas etapas del embarazo, como discutimos a continuación:

Inclinándose hacia atrás

El centro de gravedad de una mujer se desplaza hacia la parte delantera del cuerpo a medida que el bebé aumenta de peso.

Algunas mujeres pueden inclinarse hacia atrás para recuperar el equilibrio. Inclinarse hacia atrás ejerce una presión adicional sobre los músculos de la espalda que puede provocar dolor lumbar y rigidez muscular.

Aumento de peso

El aumento de peso durante el embarazo puede contribuir al dolor lumbar y articular.

El peso que una persona aumenta durante el embarazo puede contribuir al dolor lumbar y articular.

La cantidad de peso que aumenta una mujer durante el embarazo puede afectar su salud general y la de su bebé.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que las mujeres con un solo feto aumenten la siguiente cantidad de peso, de acuerdo con su peso antes del embarazo:

  • 28 a 40 libras (lb) si tiene bajo peso
  • 25 a 35 libras si tiene un peso saludable
  • 15-25 lb si tiene sobrepeso
  • 11-20 libras si es obeso

Separación de músculos

El abdomen consta de dos bandas paralelas de músculos que se conectan en el medio del abdomen. Estos músculos ayudan a estabilizar la columna y sostienen la espalda.

Durante el embarazo, el feto en crecimiento empuja los músculos abdominales, lo que hace que se estiren y, en algunos casos, se separen. Esta presión puede resultar en una condición llamada diástasis de los rectos.

Durante el segundo y tercer trimestre, algunas mujeres pueden desarrollar una protuberancia o un "bulto" en el estómago. Esta es una señal de que sus músculos abdominales se están separando para dejar espacio para el útero en crecimiento.

A medida que los músculos abdominales se estiran, se debilitan. Esto puede aumentar el riesgo de que una mujer se lesione la espalda o desarrolle dolor lumbar o pélvico.

Como aliviar el dolor

Fortalecer los músculos de la espalda con ejercicios adecuados para el embarazo puede ayudar a reducir el dolor de espalda.

A veces, puede parecer que el dolor de espalda es inevitable durante el embarazo. Sin embargo, existen formas de aliviar el dolor de espalda durante y después del embarazo.

Las formas de aliviar el dolor de espalda durante el embarazo incluyen:

  • estirar regularmente la espalda baja
  • dormir de lado con una almohada entre las piernas y debajo del abdomen
  • usar una compresa tibia para relajar los músculos tensos o reducir la inflamación
  • hacer cambios posturales, como pararse y sentarse erguido, de modo que la espalda esté recta y los hombros rectos
  • usar un cinturón de maternidad para mayor soporte abdominal y de espalda
  • usar una almohada lumbar para soporte adicional de la espalda mientras está sentado
  • recibir masajes prenatales para relajar los músculos tensos, mejorar el rango de movimiento y aliviar el estrés
  • utilizando tratamientos alternativos, como acupuntura y servicios quiroprácticos, con un médico que se especialice en el embarazo.
  • Reducir el estrés a través de la meditación, el yoga prenatal y otras técnicas de atención plena.
  • dormir lo suficiente

Consejos para prevenir y evitar el dolor

Hay varias formas efectivas de evitar el dolor de espalda durante el embarazo, que incluyen:

  • fortalecer los músculos de la espalda con ejercicios adecuados para el embarazo
  • mantener un peso saludable durante el embarazo
  • hacer ejercicio suave con regularidad, con la aprobación de un médico
  • usar zapatos planos o de tacón bajo con soportes para el arco
  • evitar estar de pie por períodos prolongados
  • evitando levantar demasiado peso
  • practicar técnicas de levantamiento adecuadas al ponerse en cuclillas y usar las piernas en lugar de la espalda
  • practicando una buena postura
  • evitando dormir sobre el abdomen

Cuando ver a un doctor

Las mujeres que experimentan dolor de espalda durante el embarazo deben comunicarse con su obstetra u otros proveedores de atención médica si experimentan los siguientes síntomas:

  • dolor severo
  • dolor que dura más de 2 semanas
  • calambres que ocurren a intervalos regulares y se intensifican gradualmente
  • dificultad o dolor al orinar
  • una sensación de hormigueo en las extremidades
  • sangrado vaginal
  • flujo vaginal irregular
  • fiebre

La ciática ocurre como resultado de una lesión o irritación del nervio ciático. La ciática durante el embarazo ocurre cuando el feto en crecimiento ejerce presión sobre el nervio ciático.

Un síntoma de la ciática es el dolor lumbar que se irradia a través de las nalgas y baja por la pierna.

Las mujeres que sufren de dolor de espalda severo que persiste por más de 2 semanas deben discutir las opciones de tratamiento con su proveedor de atención médica.

Las mujeres embarazadas deben hablar con su proveedor de atención médica antes de comenzar cualquier medicamento, suplemento o tratamiento naturopático nuevo.

panorama

El dolor de espalda es una parte común del embarazo. Varios factores pueden causar dolor de espalda durante el embarazo, que incluyen:

  • aumento de los niveles hormonales
  • cambios posturales
  • aumento de peso
  • separación muscular
  • estrés en el cuerpo

El dolor de espalda relacionado con el embarazo generalmente se resuelve por sí solo después del parto. El dolor de espalda severo que dura más de 2 semanas puede requerir tratamiento médico o fisioterapia.

Las mujeres deben hablar con su proveedor de atención médica antes de comenzar a tomar nuevos medicamentos o tratamientos mientras están embarazadas.

none:  Cancer de pancreas dolor de espalda cuidados paliativos - cuidados paliativos