Qué saber sobre los trastornos intestinales

Los trastornos intestinales afectan los órganos del sistema digestivo, incluidos los intestinos delgado y grueso. Estas condiciones pueden evitar que el cuerpo digiera y absorba adecuadamente los nutrientes de los alimentos. Esto puede provocar síntomas como diarrea y estreñimiento.

Si una persona no busca tratamiento para ellos, los trastornos intestinales pueden contribuir a otras complicaciones de salud, como inflamación de las articulaciones, desnutrición y anemia.

Siga leyendo para obtener más información sobre los diferentes tipos de trastornos intestinales, sus síntomas y cómo tratarlos.

Síntomas generales de los trastornos intestinales.

Una persona con un trastorno intestinal puede experimentar dolores y calambres abdominales.

Los trastornos intestinales afectan los órganos del tracto gastrointestinal (GI) inferior, como el intestino delgado y el grueso.

Los intestinos digieren los alimentos y absorben nutrientes vitales en el torrente sanguíneo. Las condiciones que afectan a estos órganos provocan muchos síntomas que afectan la digestión.

Algunos síntomas comunes de los trastornos intestinales incluyen:

  • exceso de gases e hinchazón
  • dolor y calambres abdominales
  • Diarrea
  • estreñimiento
  • incontinencia

Tipos de trastornos intestinales

Hay varios tipos de trastornos intestinales, que incluyen:

Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) se refiere a una serie de síntomas que afectan el sistema digestivo. Estos síntomas incluyen:

  • malestar o dolor abdominal intermitente
  • Diarrea
  • estreñimiento

Según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK), el SII es un tipo de trastorno gastrointestinal funcional que aumenta la sensibilidad intestinal y cambia la forma en que los músculos intestinales reaccionan a los estímulos.

El aumento de la sensibilidad intestinal puede causar dolor de estómago e hinchazón, mientras que los cambios en las contracciones intestinales pueden provocar diarrea o estreñimiento.

Obtenga información sobre cómo lidiar con los síntomas del SII aquí.

Enfermedad inflamatoria intestinal

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un término general que describe varias afecciones que pueden causar inflamación en el sistema digestivo.

La inflamación en el tracto digestivo causa dolor abdominal intenso, calambres y diarrea. También afecta la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes. Si una persona no busca tratamiento, con el tiempo, la EII puede provocar más complicaciones, como desnutrición y anemia.

Los dos tipos de EII son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. La enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del tracto gastrointestinal, pero generalmente afecta al intestino delgado. La colitis ulcerosa afecta el intestino grueso y el recto.

Enfermedad celíaca

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune que daña el intestino delgado. Las condiciones autoinmunes hacen que el sistema inmunológico ataque al cuerpo.

En la enfermedad celíaca, el cuerpo lanza este ataque cuando una persona ingiere gluten, que es una proteína presente en el trigo, el centeno y la cebada. La ingestión de gluten desencadena una respuesta inmunitaria que ataca las vellosidades del intestino delgado.

Las vellosidades ayudan a transportar los nutrientes de los alimentos al torrente sanguíneo. El daño continuo de las vellosidades puede provocar desnutrición, una variedad de síntomas digestivos, erupciones cutáneas y muchos otros síntomas no digestivos, como irritabilidad y pérdida de masa ósea.

Con el tiempo, la enfermedad celíaca puede incluso comenzar a afectar los sistemas de órganos fuera del tracto gastrointestinal, como los sistemas reproductivo y nervioso.

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la inflamación causada por la enfermedad celíaca puede aumentar el riesgo de cáncer de intestino delgado o esófago.

Diverticulosis

La diverticulosis causa inflamación en el colon, lo que resulta en la formación de pequeños sacos en las paredes del colon.

Aunque la diverticulosis puede causar síntomas similares a los de otros trastornos intestinales, la mayoría de las personas con diverticulosis no experimentan síntomas.

Sin embargo, las personas pueden notar sangre en las heces si uno de los sacos se inflama e hincha. Si uno de estos estalla, puede causar un dolor intenso y puede provocar sepsis.

Las personas con diverticulosis pueden desarrollar una infección o inflamación en uno o más sacos, lo que resulta en una afección llamada diverticulitis.

Obstrucción intestinal

Las obstrucciones intestinales ocurren cuando se forma un bloqueo en los intestinos, lo que impide el paso normal de las heces.

Obtenga más información sobre la obstrucción intestinal aquí.

Causas de los trastornos intestinales.

La causa exacta de un trastorno intestinal depende de la afección en sí.

Numerosos factores pueden contribuir al desarrollo de trastornos intestinales. Éstos incluyen:

  • genética e historia familiar
  • cambios en el microbioma intestinal, como un crecimiento excesivo de microbios dañinos
  • factores de estilo de vida, como tabaquismo, dieta y niveles de ejercicio
  • ciertos medicamentos, como medicamentos antiinflamatorios no esteroides

Otras posibles causas de síntomas relacionados con el intestino

Es posible experimentar síntomas digestivos sin tener un trastorno intestinal específico. Las secciones siguientes describen otras dos posibles causas de síntomas relacionados con el intestino.

Hernia

Una hernia se desarrolla cuando hay debilidad en la pared abdominal. Las secciones de los intestinos, así como la grasa abdominal dentro de la pared abdominal, pueden superar esta debilidad cuando las personas se esfuerzan por evacuar o levantar algo pesado.

A veces, las asas intestinales pueden atascarse, lo que puede causar dolor. Si esto interrumpe el suministro de sangre, también puede tener otras consecuencias más graves.

Cirugía

Someterse a un procedimiento quirúrgico que involucra el tracto gastrointestinal inferior puede conducir al desarrollo de tejido cicatricial, que también puede convertirse en una obstrucción intestinal.

Las personas que se recuperan de cualquier procedimiento quirúrgico pueden experimentar estreñimiento debido a sus medicamentos o falta de ejercicio físico.

La cirugía tiene un costo significativo en el cuerpo y las personas pueden correr el riesgo de reabrir una incisión si se esfuerzan por evacuar. Algunas formas de controlar el estreñimiento de forma segura después de la cirugía incluyen:

  • hacer ejercicio ligero, si es posible
  • mantenerse hidratado
  • comer alimentos ricos en fibra
  • evitar los alimentos que pueden causar estreñimiento, como los alimentos procesados ​​y los productos lácteos

Las personas también pueden tomar laxantes para ayudar a ablandar las heces y promover las deposiciones. Sin embargo, no todos los laxantes son adecuados para las personas que se recuperan de una cirugía. Asegúrese de consultar a un médico sobre el uso de laxantes después de la cirugía.

Obtenga más información sobre el estreñimiento después de la cirugía aquí.

Diagnóstico

Los proveedores de atención médica pueden utilizar una combinación de exámenes físicos y pruebas de laboratorio para diagnosticar trastornos intestinales.

Las personas que experimentan síntomas de un trastorno intestinal de forma regular deben programar una cita con un proveedor de atención médica. En la cita, le preguntarán sobre el tipo y la duración de los síntomas que ha estado experimentando la persona.

Ocasionalmente, un proveedor de atención médica utilizará los criterios de Roma IV para diagnosticar o descartar trastornos gastrointestinales funcionales como el SII. Según el NIDDK, pueden diagnosticar IBS si una persona experimenta:

  • dolor que empeora o mejora después de defecar
  • cambios notables en la frecuencia de las deposiciones
  • cambios notables en la apariencia de sus heces

Las pruebas y las exploraciones especializadas pueden ayudar en el diagnóstico de la EII y las obstrucciones intestinales. Estos pueden incluir:

  • análisis de sangre y heces
  • Tomografías computarizadas
  • Resonancias magnéticas
  • endoscopia superior, para examinar el interior del tracto digestivo superior
  • colonoscopia, para examinar el interior del colon

Tratamiento

Los planes de tratamiento varían según el trastorno intestinal que tenga una persona. Un proveedor de atención médica puede recomendar realizar cambios en el estilo de vida y la dieta, además de tomar medicamentos y probar otros tratamientos médicos. Esto puede incluir cirugía, aunque es poco común.

Cambios en el estilo de vida y la dieta

Dependiendo de su afección, una persona puede controlar sus síntomas y reducir el riesgo de brotes si realiza los siguientes cambios en el estilo de vida y la dieta:

  • evitando el gluten
  • evitar los alimentos que son difíciles de digerir, como la carne, los lácteos y los frijoles
  • hacer ejercicio regularmente
  • reduciendo estrés

Medicamento

Un proveedor de atención médica también puede recetar medicamentos para ayudar a tratar el SII y la EII. También pueden sugerir medicamentos para tratar los síntomas específicos de estas afecciones, como diarrea y estreñimiento.

Algunos ejemplos de medicamentos que un proveedor de atención médica puede recetar para ayudar a tratar los trastornos intestinales incluyen:

  • inmunosupresores
  • corticosteroides
  • antibioticos
  • biologicos
  • medicación antidiarreica
  • ablandadores de heces o laxantes

Resumen

Los trastornos intestinales pueden causar muchos síntomas, según el tipo que tenga una persona. En general, pueden causar gases, hinchazón, estreñimiento y diarrea.

Algunas personas pueden controlar sus síntomas tomando ciertos medicamentos y haciendo cambios en su estilo de vida. Aquellos que pueden controlar sus síntomas no solo reducen el riesgo de brotes, sino que también pueden reducir el riesgo de desarrollar complicaciones de salud adicionales.

Las personas pueden hablar con su proveedor de atención médica si sospechan que tienen un trastorno intestinal o si desean obtener más información sobre las perspectivas a largo plazo y las opciones de tratamiento para su diagnóstico específico.

none:  enfermedad del hígado - hepatitis enfermedad del corazón endometriosis