¿Por qué los adultos contraen infecciones de oído?

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Las infecciones de oído no son tan comunes en los adultos como en los niños, aunque pueden ser más graves.

Los síntomas de las infecciones del oído en adultos deben ser monitoreados de cerca y diagnosticados por un médico para evitar complicaciones.

Ciertas situaciones y acciones ponen a algunas personas en mayor riesgo de infecciones de oído que a otras. Sin embargo, hay varios pasos útiles que se pueden tomar hacia la prevención y el tratamiento. Obtenga más información sobre ellos en este artículo.

Síntomas

Los síntomas de una infección de oído pueden incluir cambios en la audición, mareos y dolor.

La oreja es una parte complicada del cuerpo, formada por varias cámaras diferentes. Las infecciones del oído pueden atacar en cualquiera de estas cámaras y causar varios síntomas.

Las tres partes principales del oído se conocen como oído interno, medio y externo.

Las infecciones son más comunes en el oído medio y el oído externo. Las infecciones del oído interno son menos frecuentes y, a veces, son un signo de otra afección subyacente.

Los síntomas de las infecciones del oído en adultos varían según la ubicación y pueden incluir:

  • inflamación y dolor
  • ternura al tacto
  • cambios en la audición
  • náusea
  • vomitando
  • mareo
  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • hinchazón de la oreja

La secreción procedente del oído es un signo de un problema más grave y debe ser diagnosticada por un médico de inmediato.

Infecciones del oído medio

El oído medio es el área directamente detrás del tímpano. Las infecciones del oído medio generalmente se producen cuando las bacterias o los virus de la boca, los ojos y las fosas nasales quedan atrapados detrás del tímpano. El resultado es dolor y una sensación de oídos tapados.

Algunas personas pueden tener problemas para oír, ya que un tímpano inflamado no es tan sensible al sonido como debería ser. También hay una acumulación de líquido o pus detrás del tímpano, lo que puede dificultar la audición. Puede sentir como si el oído afectado estuviera bajo el agua.

Si el tímpano se desgarra o revienta debido a la acumulación de presión a causa de la infección, el líquido puede drenar del oído.

La fiebre y el cansancio general también pueden acompañar a una infección del oído medio.

Infecciones del oído externo

El oído externo se extiende desde el canal auditivo en la parte exterior del tímpano hasta la abertura externa del oído.

Las infecciones del oído externo pueden comenzar con un sarpullido con picazón en la parte externa del oído. El canal auditivo cálido y oscuro es el lugar perfecto para que los gérmenes se propaguen y el resultado puede ser una infección del oído externo.

Las infecciones del oído externo también pueden resultar de irritación o lesión en el canal auditivo por objetos extraños, como hisopos de algodón o uñas de las manos.

Los síntomas comunes incluyen un oído o canal auditivo que es doloroso, hinchado y sensible al tacto. La piel puede enrojecerse y calentarse hasta que la infección desaparezca.

Causas y factores de riesgo

Las infecciones de oído pueden ser causadas por virus o bacterias y son más comunes en personas con sistemas inmunológicos debilitados.

Las infecciones del oído en adultos generalmente son causadas por gérmenes, como virus, hongos o bacterias. La forma en que una persona se infecta a menudo determinará el tipo de infección que contraiga.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados o inflamación en las estructuras del oído pueden ser más propensas a las infecciones del oído que otras. La diabetes es otro factor de riesgo que puede aumentar la probabilidad de que una persona tenga infecciones de oído.

Las personas con afecciones cutáneas crónicas, como eccema o psoriasis, también pueden ser propensas a las infecciones del oído externo.

Infecciones del oído medio

El resfriado común, la gripe y las alergias pueden provocar infecciones del oído medio. Otros problemas de las vías respiratorias superiores, como las infecciones de los senos nasales o de la garganta, pueden provocar infecciones del oído medio, ya que las bacterias se abren paso a través de los conductos conectados hasta las trompas de Eustaquio.

Las trompas de Eustaquio se conectan desde el oído hasta la nariz y la garganta y son responsables de controlar la presión en el oído. Su posición los convierte en blancos fáciles para los gérmenes.

Las trompas de Eustaquio infectadas pueden hincharse e impedir un drenaje adecuado, que actúa hacia los síntomas de las infecciones del oído medio.

Las personas que fuman o están cerca del humo también pueden tener más probabilidades de contraer infecciones del oído medio.

Infecciones del oído externo

Una infección común del oído externo se conoce como oído de nadador. Las personas que pasan mucho tiempo en el agua pueden tener un mayor riesgo de desarrollar este tipo de infección del oído externo.

El agua que se deposita en el canal auditivo después de nadar o bañarse crea un lugar perfecto para que los gérmenes se multipliquen. Por esta razón, es más probable que el agua no tratada cause una infección del oído externo.

Cuando ver a un doctor

Las infecciones del oído pueden desaparecer por sí solas en muchos casos, por lo que un dolor de oído leve puede no ser una preocupación.

Por lo general, se debe consultar a un médico si los síntomas no mejoran en 3 días. Si se presentan nuevos síntomas, como fiebre o pérdida del equilibrio, se debe consultar a un médico de inmediato.

Cualquier signo de secreción proveniente del oído también requeriría una visita al médico.

Diagnóstico

Los médicos necesitan conocer el historial médico de una persona para hacer un diagnóstico adecuado. Le preguntarán sobre cualquier síntoma que haya ocurrido, así como sobre los medicamentos que toma una persona.

El médico puede usar un instrumento llamado otoscopio para observar el tímpano y el canal auditivo en busca de signos de infección. Este procedimiento puede ir acompañado de una pequeña bocanada de aire.

Los médicos comprobarán la forma en que reacciona el tímpano cuando el aire lo empuja, lo que puede ayudar a diagnosticar una infección del oído medio.

Tratamiento

Dependiendo de la causa, algunas infecciones desaparecerán sin tratamiento. Los síntomas se pueden controlar durante este tiempo y un médico puede recomendar otros tratamientos para acelerar el proceso de curación.

Antibióticos y otras prescripciones

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), es posible que no se recomiende el uso de antibióticos por vía oral para tratar las infecciones del oído en ciertos casos de infecciones del oído medio y externo.

El tratamiento depende de la causa y la gravedad de la infección, junto con otros problemas de salud que pueda tener una persona. Los antibióticos no son eficaces contra las infecciones de oído causadas por virus.

Las gotas para los oídos recetados pueden ser la forma en que un médico tratará algunas infecciones del oído. A veces, también se pueden usar gotas para los oídos recetadas para tratar los síntomas del dolor.

Medicamentos de venta libre

Los medicamentos, incluidos el acetaminofén (Tylenol) y el ibuprofeno (Advil), ayudan a muchos adultos con infecciones de oído a tratar el dolor asociado con la inflamación que la acompaña. Tylenol y Advil están disponibles para comprar en línea, y hay otras marcas disponibles.

Los descongestionantes o antihistamínicos, como la pseudoefedrina (Sudafed) o la difenhidramina (Benadryl), también pueden ayudar a aliviar algunos síntomas, especialmente los causados ​​por el exceso de moco en las trompas de Eustaquio. Los descongestionantes y antihistamínicos también están disponibles para comprar en línea, así como sin receta.

Fármacos como estos pueden ayudar a eliminar el dolor de la infección del oído, pero no tratarán la infección en sí.

Remedios caseros

Gotas para el oído

Se pueden comprar gotas para los oídos que pueden ayudar con una infección de oído o se pueden hacer en casa.

Las gotas para los oídos de venta libre pueden ser útiles en el tratamiento de casos leves de oído de nadador. Las gotas para los oídos se pueden hacer en casa o se pueden comprar sin receta.

Según los especialistas en oído, se puede hacer una simple mezcla casera haciendo una mezcla de mitad de alcohol y mitad de vinagre blanco. El uso de unas gotas en los oídos puede ayudar a secar el canal auditivo y favorecer el proceso de curación.

Estas gotas tampoco deben usarse en personas que tienen tubos en los oídos (tubos en T), lesiones permanentes en el tímpano o ciertas cirugías de oído.

Si la infección no mejora o se desarrollan otros síntomas, la persona debe dejar de usar las gotas y consultar a su médico.

Las gotas para los oídos no deben usarse en un oído que tenga alguna secreción a menos que lo prescriba un médico.

La secreción del oído, el drenaje o la sangre es un signo de una complicación mayor, como un tímpano roto, que requiere atención médica inmediata.

Comprimir

Una compresa tibia también puede ayudar a aliviar la presión acumulada en el oído. Usar una compresa durante períodos de 20 minutos en reposo puede ayudar a reducir el dolor. Esto se puede hacer junto con otros tratamientos para el dolor, incluidos los medicamentos de venta libre.

Prevención

Algunos sencillos pasos diarios ayudan a prevenir muchas infecciones de oído. Algunos consejos básicos de higiene y elecciones de estilo de vida también ayudarán a la prevención.

Dejar de fumar es un paso importante para prevenir infecciones de las vías respiratorias superiores y del oído. Fumar daña directamente los delicados tejidos de esta parte del cuerpo, además de disminuir la eficacia del sistema inmunológico del cuerpo. También genera inflamación.

El oído externo debe limpiarse y secarse adecuadamente después de nadar o bañarse. Los expertos recomiendan usar tapones para los oídos para evitar que entre agua en los oídos en primer lugar. También puede ser útil secarse las orejas y el cabello con una toalla inmediatamente después de nadar.

Una persona no debe usar hisopos de algodón u otros objetos para limpiar los oídos, ya que estos pueden dañar el canal auditivo y el tímpano y provocar una infección.

Lavarse las manos con regularidad puede ayudar a prevenir la propagación de los gérmenes que pueden causar infecciones de oído. Cualquiera que intente prevenir infecciones de oído también debe evitar meterse los dedos en los oídos o cerca de ellos.

Las personas con alergias deben evitar sus desencadenantes de alergias tanto como sea posible para reducir la inflamación y la acumulación de moco que podrían contribuir a una infección.

El tratamiento de las alergias estacionales y las afecciones de la piel son pasos adicionales necesarios para prevenir las infecciones del oído.

panorama

Las infecciones de oído en adultos pueden tener consecuencias graves, incluida la pérdida de audición si no se controlan. Una infección no tratada también puede extenderse a otras partes del cuerpo.

Cualquier sospecha de infección de oído debe ser diagnosticada por un médico. Las personas con antecedentes de infecciones de oído recurrentes deben ser atendidas por un especialista en oído.

La orientación de un médico puede ayudar a alguien a aliviar sus síntomas y tratar la infección, así como a tomar medidas para evitar que la infección vuelva a ocurrir.

Lea el artículo en español.

none:  drogas distrofia muscular - als industria farmacéutica - industria biotecnológica