Qué saber sobre la hepatitis C crónica

La hepatitis C crónica es una infección del hígado causada por el virus de la hepatitis C.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), entre 2013 y 2016, casi 2,4 millones de personas en los Estados Unidos tenían hepatitis C.

La hepatitis C es uno de los cinco virus de la hepatitis: A, B, C, D y E. Aunque existen vacunas para la hepatitis A y B, actualmente no existe ninguna para la hepatitis C.

La hepatitis C puede causar una infección aguda o crónica. La infección aguda por hepatitis C se desarrolla rápidamente y puede durar hasta 6 meses. Solo el 30% de las personas con infección aguda por hepatitis C experimentan síntomas.

Según los CDC, alrededor del 75 al 85% de las personas con hepatitis C aguda desarrollan hepatitis C crónica. Esto sucede cuando el cuerpo no puede combatir el virus.

Si una persona no recibe el tratamiento adecuado, la hepatitis C crónica puede provocar complicaciones graves, como daño hepático o cáncer de hígado.

En este artículo, describimos los síntomas de la infección por hepatitis C y las formas en que una persona puede desarrollarla. También discutimos las opciones de tratamiento y las perspectivas para las personas que viven con hepatitis C crónica.

Síntomas

Una persona con hepatitis C crónica puede experimentar náuseas y fatiga.

Muchas personas que tienen hepatitis C crónica no lo saben. La mayoría solo experimenta síntomas una vez que han desarrollado un daño hepático significativo. Esto puede llevar años o incluso décadas.

Las personas con hepatitis C crónica pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • fatiga
  • fiebre
  • náusea
  • vomitando
  • dolor de estómago
  • taburetes grises
  • orina oscura
  • pérdida de apetito

Las personas con daño hepático avanzado pueden desarrollar ictericia. Esto hace que la piel y el blanco de los ojos se pongan amarillos.

Causas

La hepatitis C puede infectar a una persona cuando la sangre de alguien con la infección ingresa a su torrente sanguíneo.

Las siguientes situaciones pueden exponer a las personas al virus de la hepatitis C:

  • entrar en contacto con la sangre de alguien que tiene hepatitis C
  • compartir o reutilizar agujas
  • recibir un tatuaje o una perforación con herramientas no esterilizadas
  • recibir trasplantes de sangre u órganos infectados
  • nacer de una mujer que tiene hepatitis C

Una persona también puede contraer hepatitis C a través del sexo con alguien que tiene la infección, aunque esto es poco común.

El virus de la hepatitis C solo viaja a través de la sangre. Como resultado, las siguientes situaciones no expondrán a las personas al virus:

  • tocar, abrazar, tomarse de la mano
  • ser tosido o estornudado
  • compartir comida o bebida
  • amamantamiento

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es eliminar el virus de la hepatitis C del organismo.

Idealmente, esto dará como resultado una respuesta virológica sostenida, que implica que el virus permanezca indetectable en la sangre durante 12 o más semanas después de que la persona complete el tratamiento.

El tratamiento también tiene como objetivo ralentizar la inflamación y la cicatrización del hígado, lo que ayudará a prevenir más complicaciones.

Medicamentos

En el pasado, los médicos usaban una combinación de medicamentos antivirales e inyecciones de interferón para tratar la hepatitis C.

Hoy en día, recetan medicamentos orales llamados antivirales de acción directa (AAD). Estos medicamentos se dirigen al virus de la hepatitis C en varias etapas de su ciclo de vida, interrumpiendo su capacidad de replicarse.

El tipo y la duración del tratamiento con AAD varían según la etapa de la enfermedad y la extensión del daño hepático. En promedio, el tratamiento con AAD para la hepatitis C suele durar de 12 a 24 semanas.

Aunque los expertos consideran que los AAD son seguros para la mayoría de las personas, estos medicamentos pueden causar efectos secundarios, como:

  • fatiga
  • dolor de cabeza
  • náusea
  • vomitando

Cirugía

Las personas que tienen daño hepático avanzado, insuficiencia hepática o cáncer de hígado pueden requerir un trasplante de hígado.

panorama

Los análisis de sangre ayudan a los médicos a diagnosticar la hepatitis C.

La infección crónica por hepatitis C puede provocar complicaciones potencialmente mortales si una persona no recibe el tratamiento adecuado. Algunos ejemplos de estas complicaciones incluyen:

  • cirrosis, una acumulación excesiva de tejido cicatricial dentro del hígado, que resulta en una pérdida permanente de la función hepática
  • insuficiencia hepática, una afección potencialmente mortal en la que el hígado está perdiendo o ha perdido toda su función
  • cáncer de hígado, que es más común entre las personas que tienen cirrosis

Hoy en día, las personas tienen acceso a DAA altamente efectivos. Estos pueden curar más del 90% de las infecciones por hepatitis C.

La extensión del daño hepático puede afectar los resultados del tratamiento. Un estudio de 2018 informa los resultados del tratamiento de 906 adultos con infección crónica por hepatitis C y diversos grados de daño hepático después del tratamiento con AAD.

En este estudio, el 40,6% de los participantes tuvo una respuesta virológica sostenida durante 12 semanas después del tratamiento con AAD. Los investigadores también notaron que las personas con daño hepático más extenso tenían un mayor riesgo de fracaso del tratamiento.

Los resultados de este estudio indican que el diagnóstico temprano puede conducir a mejores resultados del tratamiento.

Debido a que la hepatitis C crónica rara vez causa síntomas durante las primeras etapas de la infección, la detección es crucial para las personas en riesgo.

Ciertos factores pueden aumentar el riesgo de una persona de contraer hepatitis C. Los CDC recomiendan que las personas se realicen una prueba de hepatitis C si:

  • nacieron entre 1945 y 1965
  • nació de una mujer que tenía hepatitis C
  • tiene antecedentes de consumo de drogas inyectables
  • mostrar signos de enfermedad hepática
  • tiene VIH
  • recibió un trasplante de órgano, sangre o componentes sanguíneos, como concentrados de factor de coagulación o plasma, antes de 1992
  • recibió una transfusión de sangre o un trasplante de órgano de un donante que dio positivo en la prueba de hepatitis C

Los médicos controlan la hepatitis C mediante análisis de sangre.

Quitar

La hepatitis C crónica es una infección viral a largo plazo que afecta al hígado. La mayoría de las personas que contraen el virus de la hepatitis C desarrollan una infección crónica.

Si una persona no recibe el tratamiento adecuado, la hepatitis C crónica puede provocar complicaciones a largo plazo, como enfermedad hepática o cáncer de hígado. Sin embargo, existen tratamientos seguros y altamente efectivos para la hepatitis C.

Cualquier persona que pueda haber estado expuesta al virus debe comunicarse con su médico, quien puede solicitar análisis de sangre para detectar hepatitis C.

Las personas no deben esperar a que aparezcan los síntomas antes de buscar atención médica. El diagnóstico temprano puede mejorar los resultados del tratamiento y prevenir complicaciones graves.

none:  dispositivos médicos - diagnóstico enfermedad de Huntington autismo