Qué saber sobre el derrame pleural

El derrame pleural se refiere a la acumulación de líquido en el espacio entre los pulmones y la cavidad torácica. Puede resultar de neumonía y muchas otras afecciones. También puede poner en peligro la vida.

El derrame pleural, o "agua en el pulmón", puede parecerse a una infección respiratoria. La causa a veces es respiratoria, pero existen otras causas potenciales. Un profesional de la salud deberá diagnosticar la causa subyacente para brindar el tratamiento adecuado.

Los síntomas del derrame pleural pueden incluir tos, dolor de pecho y dificultad para respirar.

Este artículo analizará lo que sucede en el derrame pleural, por qué ocurre y algunas opciones para resolverlo.

¿Qué es el derrame pleural?

Crédito de la imagen: Getty Images

Cuando una persona tiene derrame pleural, significa que se ha acumulado líquido en el espacio entre los pulmones y la cavidad torácica, o cavidad pleural. Los pulmones y la cavidad torácica tienen un revestimiento que consta de pleura, que es una membrana delgada.

En los pulmones sanos, estas membranas aseguran que haya una pequeña cantidad de líquido entre los pulmones y el pecho. Esto evita la fricción a medida que los pulmones se expanden y contraen durante la respiración.

Sin embargo, alguien que tiene derrame pleural tiene demasiado líquido en el espacio pleural.

Cualquier persona que pueda tener un derrame pleural necesita atención médica inmediata, ya que puede ser mortal sin tratamiento.

Causas

El derrame pleural siempre es el resultado de otra afección. Muchas afecciones pueden causarlo. Estas son algunas de las causas más comunes:

  • enfermedad del hígado o del riñón, como cirrosis
  • insuficiencia cardíaca congestiva
  • pancreatitis
  • afecciones sistémicas, como lupus o artritis reumatoide
  • infecciones, como tuberculosis o neumonía
  • embolia pulmonar, que ocurre cuando un coágulo de sangre bloquea las arterias del pulmón
  • cualquier cáncer que afecte o se disemine a los pulmones o la pleura
  • exposición al asbesto y mesotelioma
  • un esófago roto

Algunos tratamientos médicos también pueden desencadenar un derrame pleural. Ejemplos de estos incluyen:

  • cirugía a corazón abierto u otra cirugía que involucre el tórax
  • ciertos medicamentos, incluidos metotrexato, amiodarona y fenitoína
  • radioterapia
  • hiperestimulación ovárica

Síntomas

Algunas personas no experimentan ningún síntoma de derrame pleural. Si se presentan síntomas, generalmente comienzan a aparecer a medida que el líquido llena la cavidad torácica.

Algunos posibles síntomas incluyen:

  • una tos seca o improductiva
  • dificultad para respirar, especialmente cuando está acostado
  • fiebre y síntomas similares a los de la gripe
  • Dolor de pecho
  • dolor agudo y severo al respirar profundamente

El hipo persistente también puede ser un síntoma de derrame pleural.

Algunas personas solo descubren que tienen derrame pleural cuando se someten a una prueba para detectar otra afección.

Además, es importante tener en cuenta que los síntomas del derrame pleural pueden parecerse a los de otras afecciones pulmonares. Una persona necesita ayuda médica inmediata si experimenta alguno de estos síntomas.

A continuación se muestra un modelo 3D de derrame pleural. Es completamente interactivo.

Explore el modelo usando su mouse pad o pantalla táctil para aprender más sobre esta condición.

Diagnóstico

Puede ser un desafío diagnosticar el derrame pleural, ya que los síntomas pueden superponerse con los de muchas otras afecciones.

Para hacer un diagnóstico, un profesional de la salud:

  • preguntarle a la persona sobre sus síntomas
  • preguntarles sobre su salud general y su historial médico
  • realizar un examen físico
  • Sugerir pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías, ecografías o tomografías computarizadas.

El profesional sanitario también deberá determinar si el derrame es trasudado o exudado. Las secciones siguientes analizarán estos tipos con más detalle.

Derrame trasudado

El derrame trasudado generalmente ocurre cuando otra condición causa un desequilibrio de presión en los vasos sanguíneos. Como resultado, el líquido vuelve al pecho. El líquido en el derrame probablemente consistirá en compuestos del plasma sanguíneo.

Derrame de exudado

El derrame de exudado suele deberse a:

  • condiciones inflamatorias
  • una infección
  • cáncer
  • una lesión traumática
  • vasos sanguíneos o linfáticos bloqueados en el área

Un profesional de la salud puede tomar una muestra de líquido del espacio pleural insertando una aguja entre las costillas.

Estas muestras pueden ayudar a detectar signos de infección, niveles de proteínas y células cancerosas. También pueden ayudar a determinar si el individuo tiene un derrame pleural complicado o no complicado.

En el derrame pleural complicado, habrá signos de inflamación o infección en el líquido. La persona puede necesitar tratamiento inmediato para prevenir complicaciones potencialmente graves.

En caso de derrame sin complicaciones, no habrá signos de infección o inflamación en el líquido. El derrame no complicado puede ser más leve y es menos probable que provoque daño pulmonar permanente.

Algunas otras pruebas pueden ayudar a identificar la causa del derrame. Éstos incluyen:

  • pruebas de función renal
  • pruebas de función hepática
  • una biopsia de pulmón
  • broncoscopia
  • una ecografía cardíaca, para evaluar la insuficiencia cardíaca

Estas pruebas ayudan al profesional de la salud a determinar la causa del derrame pleural y a proporcionar el tratamiento adecuado.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa subyacente. Además de tratar la afección subyacente, es posible que un profesional de la salud deba drenar el líquido del tórax.

Drenaje de pecho

Para drenar el tórax, el profesional de la salud insertará un tubo en el espacio pleural y permitirá que el líquido salga del cuerpo.

Usarán anestésicos locales para adormecer el dolor donde la aguja ingresa al cuerpo. Esta área puede doler una vez que desaparezcan los efectos de la anestesia.

También es posible que deban repetir el proceso si el líquido continúa acumulándose en el espacio pleural.

Existe un pequeño riesgo de complicaciones asociadas con el drenaje torácico. Éstos incluyen:

  • infección
  • sangrado
  • un pulmón colapsado
  • líquido que ingresa a los pulmones

Sin embargo, estas complicaciones son raras.

Otros tratamientos

En algunos casos, pueden ser necesarios otros tratamientos.

En la pleurodesis, por ejemplo, un cirujano cerrará el espacio entre la pleura del pulmón y la cavidad torácica para evitar que se acumule líquido entre ellos.

En casos más graves, un cirujano puede dirigir el líquido de la cavidad torácica al abdomen. En algunos casos, también pueden eliminar parte del revestimiento pleural.

panorama

El derrame pleural es un signo de una afección subyacente. Tanto la afección subyacente como el derrame pleural en sí pueden poner en peligro la vida.

El pronóstico y el tiempo necesarios para la recuperación dependerán de la causa del derrame, la salud general de la persona y la gravedad de sus síntomas.

Es posible que la persona tenga que pasar un tiempo en el hospital, donde puede someterse a pruebas y seguimiento. El tratamiento a menudo puede resolver el derrame pleural, aunque no siempre es posible curar su causa subyacente.

none:  control de la natalidad - anticoncepción herpes estudiantes-de-medicina-formacion