Qué saber sobre la depresión respiratoria

La depresión respiratoria, o hipoventilación, se refiere a una frecuencia respiratoria lenta y superficial. Hay muchas causas, algunas de las cuales son más graves que otras.

El cerebro controla el impulso respiratorio. Por tanto, cualquier cosa que afecte la función del sistema nervioso central, incluido el cerebro, puede provocar depresión respiratoria.

En casos leves, es posible que la persona no note ningún síntoma. En otros casos, pueden tener una respiración lenta y superficial.

La terapia de oxígeno y las máquinas de respiración pueden ayudar a tratar la depresión respiratoria, según su gravedad. Sin tratamiento, la depresión respiratoria puede causar complicaciones potencialmente mortales e incluso la muerte.

Este artículo proporciona una descripción general de la depresión respiratoria, incluidas sus causas, síntomas y tratamientos.

¿Qué es la depresión respiratoria?

Una persona con depresión respiratoria puede tomar solo de 8 a 10 respiraciones por minuto.

La depresión respiratoria ocurre cuando los pulmones no pueden intercambiar dióxido de carbono y oxígeno de manera eficiente. Esta disfunción conduce a una acumulación de dióxido de carbono en el cuerpo, lo que puede resultar en complicaciones de salud.

Un síntoma común de la depresión respiratoria es la respiración más lenta y superficial de lo normal.

En la mayoría de los casos, la frecuencia respiratoria es tan baja como de 8 a 10 respiraciones por minuto. La frecuencia respiratoria normal de un adulto sano es de 12 a 20 respiraciones por minuto.

La depresión respiratoria puede hacer que se acumule ácido en el cuerpo y provocar acidosis respiratoria, una afección potencialmente mortal asociada con insuficiencia orgánica.

Causas comunes

Ciertos medicamentos y sustancias pueden causar depresión respiratoria o aumentar el riesgo de una persona. Estos incluyen medicamentos sedantes, analgésicos narcóticos y otras sustancias que deprimen la función cerebral, como el alcohol y ciertas drogas ilegales.

Algunas condiciones de salud también pueden causar depresión respiratoria.

Las causas comunes incluyen:

  • sobredosis de un opiáceo u opioide, como morfina, tramadol, heroína o fentanilo
  • el uso de opioides o anestésicos antes, durante o después de la cirugía
  • accidente cerebrovascular que afecta la parte inferior del tronco encefálico
  • sobredosis de etanol o envenenamiento
  • sobredosis de barbitúricos o envenenamiento
  • sobredosis de sedantes o intoxicación
  • sobredosis o intoxicación por benzodiazepinas
  • síndrome de hipoventilación central congénita (CCHS)
  • apnea central del sueño
  • amoníaco en sangre muy elevado, que puede ocurrir en insuficiencia hepática y cirrosis
  • un tumor cerebral que presiona el tronco encefálico en el centro respiratorio

Síntomas

Los síntomas de la depresión respiratoria dependen de su gravedad. En casos más graves, los síntomas se vuelven más evidentes.

Los síntomas de la depresión respiratoria incluyen:

  • Confusión
  • desorientacion
  • letargo
  • fatiga
  • dolor de cabeza
  • mareo
  • náusea

Algunas personas también pueden experimentar:

  • respiración lenta y superficial con poco movimiento del pecho notable
  • vomitando
  • presión arterial alta o baja
  • pupilas reducidas o puntiagudas
  • sonidos respiratorios anormales, como disminución de los sonidos respiratorios o un silbido o crujido distintivo al respirar
  • temblores
  • apnea, que se refiere a una pausa anormalmente larga entre respiraciones que precede a una respiración profunda que se asemeja a un suspiro
  • piel azulada, especialmente en los dedos de las manos y los pies
  • convulsiones
  • frecuencia cardíaca rápida

Si una persona no recibe tratamiento, la depresión respiratoria grave puede provocar:

  • paro respiratorio
  • ataque al corazón
  • daño cerebral
  • coma o muerte
  • frecuencia cardíaca reducida

Cualquiera que sospeche de depresión respiratoria o note varios de los síntomas típicos debe buscar atención médica de inmediato.

Si una persona está en compañía de alguien con estos síntomas, es vital mantenerlo alerta y en movimiento tanto como sea posible.

Diagnóstico

Un médico generalmente comenzará un diagnóstico haciendo preguntas sobre los síntomas de la persona y revisando su historial médico y perfil de medicación. Luego, realizarán un examen físico para buscar signos de respiración anormal y ritmos cardíacos.

Después de una visita inicial, un médico generalmente ordenará pruebas de diagnóstico para ayudar a confirmar la depresión respiratoria y evaluar su gravedad.

Estas pruebas pueden incluir:

  • pruebas de detección de drogas en orina y suero
  • nivel de alcohol
  • detección de otras toxinas
  • nivel de amoniaco en suero
  • prueba de gases en sangre, para calcular la proporción de ácido a base y la cantidad de dióxido de carbono y oxígeno en la sangre
  • Tomografías computarizadas o resonancias magnéticas del cerebro para detectar accidentes cerebrovasculares o tumores
  • electroencefalograma (EEG)

Tratamiento

Las terapias y medicamentos que los médicos usan comúnmente para tratar la depresión respiratoria incluyen:

  • terapia de oxigeno
  • fluidoterapia, ya sea por vía intravenosa u oral
  • máquinas de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP)
  • Máquinas de presión positiva en las vías respiratorias de dos niveles (BiPAP)
  • Ventilacion mecanica

Si la sobredosis es la causa de la depresión respiratoria, será necesaria la desintoxicación. Los médicos suelen utilizar medicamentos que actúan contra los efectos de los opioides, como naloxona (Narcan), metadona (Dolophine) y una combinación de buprenorfina y naloxona (Suboxone).

Prevención

No es posible prevenir todos los casos de depresión respiratoria, como los que se deben a accidentes o enfermedades repentinas. Sin embargo, otros casos se pueden prevenir.

Las formas de reducir las posibilidades de desarrollar la afección incluyen:

  • evitar los medicamentos sedantes o tomar precauciones adicionales al usarlos
  • monitorear a los niños que están tomando medicamentos recetados
  • evitar el consumo excesivo de alcohol
  • evitar o tomar precauciones adicionales al usar medicamentos narcóticos

Resumen

La depresión respiratoria, o hipoventilación, ocurre cuando los pulmones no intercambian efectivamente los gases oxígeno y dióxido de carbono. Puede provocar complicaciones, como acidosis respiratoria y, sin tratamiento, puede ser mortal.

Las causas incluyen afecciones médicas que afectan el cerebro, como un derrame cerebral, y medicamentos o drogas recreativas que afectan la función del sistema nervioso central.

Si una persona sospecha de depresión respiratoria, debe buscar atención médica de emergencia.

none:  fibromialgia intolerancia a la comida atención primaria