Lo que debe saber sobre las infecciones de las glándulas salivales

Las personas contraen infecciones de las glándulas salivales cuando las bacterias o los virus ingresan a las glándulas salivales, que son un grupo de glándulas en la cabeza y el cuello.

Las infecciones de las glándulas salivales se desarrollan con mayor frecuencia en las dos glándulas principales, que se encuentran en la parte frontal de la oreja (la glándula parótida) y debajo del mentón (la glándula submandibular).

Una infección de las glándulas salivales, también llamada sialoadenitis, puede causar un bloqueo en los conductos salivales debido a la inflamación. Esto puede provocar dolor, sensibilidad e hinchazón.

En este artículo, discutimos los tipos, causas y tratamientos de las infecciones de las glándulas salivales.

Causas de las infecciones de las glándulas salivales

La glándula submandibular es susceptible a las infecciones de las glándulas salivales.

Una infección de las glándulas salivales ocurre cuando bacterias o virus infectan una glándula que produce saliva.

Las personas pueden contraer una infección de las glándulas salivales por tener:

  • un flujo reducido de saliva debido a afecciones médicas, como sequedad de boca
  • mala higiene bucal que aumenta el crecimiento de bacterias, como Staphylococcus aureus o Haemophilis influenzae
  • un bloqueo en las glándulas salivales debido a un tumor, absceso o cálculo en las glándulas salivales
  • deshidratación severa, que puede deberse a una enfermedad o cirugía

Los bloqueos en las glándulas salivales pueden causar inflamación, haciendo que las glándulas sean más vulnerables a las infecciones.

Además, las glándulas salivales inflamadas tienden a producir menos saliva, que fluye más lentamente de lo habitual. Como resultado de esto, la saliva a veces se acumula en las glándulas, lo que permite que aumente la concentración de bacterias o virus dentro de la saliva.

Algunas de las causas más comunes de obstrucción de las glándulas salivales incluyen:

  • piedras de las glándulas salivales
  • torceduras en los conductos salivales
  • tumores
  • glándulas salivales anormalmente formadas

Las bacterias tienden a causar más infecciones de las glándulas salivales que los virus. Pero algunos de los virus más comunes que se sabe que causan infecciones de las glándulas salivales incluyen:

  • VIH
  • paperas
  • parainfluenza tipos 1 y 2
  • influenza A
  • herpes
  • coxsackievirus

Tipos de infección de las glándulas salivales

Personas de todas las edades, incluidos los bebés recién nacidos, pueden desarrollar infecciones de las glándulas salivales. Son especialmente comunes en adultos mayores y personas con enfermedades crónicas.

Hay tres pares de glándulas salivales principales, con uno de cada par ubicado a cada lado de la cara. Cualquiera de estas seis glándulas puede desarrollar una infección. Las principales glándulas salivales son:

  • Glándulas parótidas, que se encuentran dentro de la mejilla y se extienden desde la parte superior de la oreja hasta la mandíbula. Estas son las glándulas salivales más grandes.
  • Glándulas submandibulares, que están detrás de la línea de la mandíbula inferior debajo de la lengua y el mentón. Estas son las segundas glándulas salivales más grandes.
  • Glándulas sublinguales, que se encuentran a ambos lados de la lengua profundamente debajo del piso de la boca. Estas son las glándulas salivales más pequeñas de las principales.

Las glándulas parótidas y submandibulares tienden a infectarse con mayor frecuencia.

La mayoría de las infecciones de las glándulas salivales son agudas o se desarrollan repentinamente. Pueden desarrollarse infecciones relacionadas con obstrucciones o trompas estrechas con el tiempo.

Síntomas

Las personas pueden experimentar dolor e hinchazón en el área del cuello.

La mayoría de los síntomas de las infecciones de las glándulas salivales solo duran alrededor de una semana, aunque una pequeña hinchazón puede persistir durante algunas semanas.

Las infecciones agudas de las glándulas salivales rara vez causan complicaciones adicionales.

Los síntomas específicos de una infección de las glándulas salivales pueden diferir entre las personas y dependerán de su ubicación y gravedad.

Los síntomas generalmente afectan partes de la cabeza o el cuello y pueden causar:

  • dolor
  • enrojecimiento de la piel
  • hinchazón gradual alrededor del área
  • sensibilidad
  • pus en la boca
  • un sabor terrible en la boca que no desaparece con una buena higiene dental
  • problemas o dolor para abrir la boca, masticar o tragar
  • fiebre
  • escalofríos

Para muchas personas, los síntomas empeoran después de comer.

Las personas con tumores que causan obstrucciones pueden desarrollar un bulto duro, firme e inmóvil en el área afectada.

Busque atención médica de emergencia si los síntomas:

  • son muy severos
  • interferir con comer, beber, tragar o respirar
  • son muy dolorosos
  • durar más de dos semanas
  • no mejoran con la atención primaria, como la hidratación y una buena higiene bucal

Tratamiento

Muchas infecciones de las glándulas salivales se resuelven por sí solas sin el uso de medicamentos.

La mejor forma de tratar las infecciones de las glándulas salivales depende de la causa.

Las personas con infecciones bacterianas generalmente necesitarán tomar antibióticos.

No existen medicamentos antivirales específicos, pero existen medicamentos que pueden ayudar a reducir o controlar los síntomas del herpes, la influenza y el VIH.

Cuando los bloqueos, como cálculos o tumores, causan infecciones de las glándulas salivales, un médico puede recomendar una cirugía para resolver el problema.

Las personas también pueden necesitar cirugía para reparar o eliminar torceduras o tubos estrechados que afectan el flujo de saliva.

Las personas con infecciones de las glándulas salivales provocadas por afecciones médicas subyacentes requerirán un tratamiento especializado adicional.

Si una persona tiene una infección causada por un gran absceso, es posible que un médico necesite abrir y drenar el absceso.

Para las personas que toman medicamentos relacionados con infecciones de las glándulas salivales, es posible que un médico deba cambiar su medicamento o cambiar la dosis.

Remedios caseros

Además de los medicamentos, existe una variedad de remedios caseros que pueden ayudar al cuerpo a eliminar las infecciones de las glándulas salivales. La gente puede intentar:

  • aumentar la ingesta de líquidos para tratar la deshidratación
  • masajear el área impactada varias veces al día si es causado por una obstrucción para estimular el flujo de saliva
  • chupar pastillas sin azúcar o caramelos duros agrios para estimular la producción de saliva
  • consumir alimentos y bebidas ácidas que promueven la producción de saliva, como limonada, encurtidos o chucrut
  • aplicar una compresa tibia en el área afectada durante 10 a 15 minutos varias veces al día
  • usar enjuagues bucales y enjuagues que contienen carboximetilcelulosa, un sustituto de la saliva

Diagnóstico

Puede ser necesario un ultrasonido para observar el bloqueo con más detalle.

Para diagnosticar infecciones de las glándulas salivales, un médico a menudo le hará preguntas a una persona sobre sus síntomas, revisará su historial médico y realizará un examen físico del área.

Cuando un tumor o crecimiento ha causado la infección, un médico también puede tomar una muestra para enviarla a un laboratorio para su análisis.

Si hay un bloqueo en la glándula salival, un médico también puede ordenar pruebas por imágenes para obtener una mejor vista del área, como:

  • ultrasonido
  • tomografía computarizada (TC)
  • exploración de imágenes de resonancia magnética (MRI)
  • endoscopia salival (sialoendoscopia)
  • sialografía, consiste en inyectar un tinte en las glándulas salivales que aparece en las radiografías

Factores de riesgo de infecciones de las glándulas salivales

Una amplia gama de factores de estilo de vida, medicamentos y afecciones médicas pueden reducir el flujo de saliva y desencadenar infecciones de las glándulas salivales, como:

  • deshidración
  • respirar demasiado por la boca
  • desnutrición
  • antihistamínicos
  • antidepresivos
  • diuréticos
  • bloqueadores beta
  • sedantes
  • antipsicóticos
  • medicamentos contra el Parkinson
  • estar inmunosuprimido
  • tener más de 65 años o ser recién nacido
  • cirugía reciente
  • radioterapia o quimioterapia de la boca, la cabeza o el cuello
  • terapia con yodo radiactivo de la tiroides
  • diabetes mellitus
  • Síndrome de Sjogren
  • artritis reumatoide (AR)
  • lupus
  • infecciones de los ganglios linfáticos
  • anorexia
  • insuficiencia renal
  • bulimia
  • hipotiroidismo

Prevención

En muchos casos, no existen formas específicas de prevenir por completo las infecciones de las glándulas salivales.

Sin embargo, algunos consejos de estilo de vida pueden ayudar a reducir el riesgo de que se formen infecciones. Éstos incluyen:

  • mantenerse hidratado y beber líquidos durante todo el día
  • cepillarse los dientes dos veces al día
  • usar hilo dental a diario
  • enjuagarse la boca con agua después de comer o beber bebidas o alimentos endulzados o carbonatados
  • hacerse una limpieza dental cada seis meses
  • masticar chicle sin azúcar o chupar caramelos duros sin azúcar
  • limitar la ingesta de alcohol
  • evitar los productos de tabaco
  • comer alimentos en bocados pequeños para estimular la producción de saliva

panorama

En general, el pronóstico para las infecciones de las glándulas salivales es excelente en la mayoría de los casos.

La mayoría de las infecciones de las glándulas salivales desaparecen solas o con la ayuda de medicamentos, cuidados personales y remedios caseros.

Las personas con infecciones de las glándulas salivales graves o crónicas necesitarán atención médica continua, especialmente si la infección está relacionada con afecciones médicas subyacentes.

Siempre hable con un médico sobre los síntomas de cabeza y cuello de cualquier tipo que sean graves, duren más de dos semanas, no respondan a la atención primaria o interfieran con la apertura y cierre de la boca.

none:  huesos - ortopedia odontología bipolar