Qué saber sobre el trastorno de ansiedad social

El trastorno de ansiedad social es una condición de salud mental caracterizada por el miedo a ser observado o juzgado por otros en situaciones sociales.

El trastorno de ansiedad social también se conoce como fobia social. La ansiedad es un miedo que surge en anticipación a un evento, y una fobia es un miedo irracional a ciertos objetos o situaciones.

El Instituto Nacional de Salud Mental informa que el 12,1% de los adultos en los Estados Unidos experimentan el trastorno de ansiedad social en algún momento de su vida. Es más común en mujeres que en hombres.

Sin embargo, el trastorno de ansiedad social es tratable. La terapia de conversación, la terapia cognitivo-conductual (TCC) y los medicamentos pueden ayudar a las personas a superar sus síntomas.

Este artículo proporciona una descripción general del trastorno de ansiedad social, incluidos sus síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es el trastorno de ansiedad social?

Producciones Hinterhaus / Getty Images

Las personas con trastorno de ansiedad social tienen miedo o ansiedad por ciertas situaciones sociales debido al miedo al juicio negativo, la vergüenza o el rechazo.

Aunque algo de ansiedad es habitual en situaciones sociales, como cuando se hace una presentación o se va a una cita, el trastorno de ansiedad social se refiere a la ansiedad que es intensa, afecta la vida laboral o personal y dura al menos 6 meses.

Las personas con trastorno de ansiedad social pueden sentirse preocupadas por parecer ansiosas, como sonrojarse o temblar, o porque otras personas piensan que son incómodas o poco inteligentes. Muchas personas también tienen fuertes síntomas físicos, como un aumento de la frecuencia cardíaca, náuseas o sudoración.

Aunque la persona puede reconocer que su miedo es excesivo, la ansiedad a menudo se siente abrumadora y fuera de su control.

Los desencadenantes de la ansiedad social varían entre las personas, pero pueden incluir:

  • conocer gente desconocida
  • hablar con la gente en el trabajo o en la escuela
  • ser llamado para hablar en clase
  • tener que hablar con un cajero en una tienda
  • usar un baño público
  • ser visto al comer o beber
  • tener que actuar frente a otros

Muchas personas con esta afección no buscan tratamiento porque creen que es solo una parte de su personalidad. En su lugar, pueden buscar ayuda para problemas relacionados, como la depresión o el consumo de sustancias.

Síntomas

El trastorno de ansiedad social tiene muchos efectos en el cuerpo y la mente, provocando síntomas físicos, emocionales y conductuales.

Los síntomas tienden a ocurrir en determinadas situaciones sociales y pueden incluir:

  • síntomas físicos, como sonrojo, sudoración, temblores, náuseas, aumento de la frecuencia cardíaca y la mente "quedando en blanco"
  • sentimientos de pánico o ataques de pánico
  • miedo a experimentar ansiedad o parecer ansioso frente a los demás
  • un miedo intenso al juicio de los demás
  • sentimientos de miedo o pavor en situaciones con otras personas, especialmente extraños
  • sentirse muy cohibido, avergonzado o incómodo frente a los demás
  • tener dificultad para hablar
  • evitar situaciones que puedan desencadenar ansiedad
  • una postura corporal rígida y una voz suave durante las interacciones sociales
  • dificultad para hacer o mantener el contacto visual
  • Sensibilidad a la crítica, baja autoestima y diálogo interno negativo.

Estos síntomas pueden alterar enormemente la vida diaria, como la escuela, el trabajo y las relaciones. Sin tratamiento, es posible que la persona no alcance su potencial en la escuela o el trabajo, ya que puede evitar participar en tareas grupales, hablar frente a grupos o recibir un ascenso.

Cuando es grave o crónica, la ansiedad social puede conducir al desarrollo de otras afecciones, como depresión o trastornos por uso de sustancias.

En los niños, los síntomas aparecen en interacciones tanto con adultos como con compañeros. Sus sentimientos de ansiedad pueden aparecer como:

  • llorando
  • hacer berrinches
  • congelación
  • aferrarse a un padre o cuidador
  • contracción
  • no hablar en situaciones sociales

Tratamiento

Varias opciones de tratamiento pueden ayudar a las personas a controlar sus síntomas, ganar confianza y superar su ansiedad.

Sin embargo, sin tratamiento, el trastorno de ansiedad social puede persistir durante toda la vida, aunque puede sentirse mejor o peor en determinados momentos.

Los profesionales de la salud generalmente recomendarán un tratamiento con psicoterapia, medicación o ambos. Las secciones siguientes analizarán estas opciones con más detalle.

Psicoterapia

La psicoterapia, o terapia de conversación, ayuda a las personas a comprender sus experiencias y a desarrollar métodos de afrontamiento efectivos.

Hay muchos tipos de psicoterapia, que incluyen:

  • CBT
  • terapia interpersonal
  • terapia psicodinámica
  • terapia familiar

La TCC es un tratamiento común. Tiene como objetivo ayudar a la persona a reconocer y cambiar los pensamientos o creencias negativos sobre situaciones sociales. También tiene como objetivo cambiar los comportamientos o reacciones de las personas ante situaciones que desencadenan ansiedad.

La TCC puede ayudar a una persona a reconocer que sus propios pensamientos, no los de los demás, pueden determinar cómo reaccionan y se comportan.

La terapia de exposición, o la exposición cognitiva administrada, también puede ayudar. Con este enfoque, la persona trabaja gradualmente para enfrentar las situaciones que teme con un terapeuta y en un ambiente seguro.

Medicamentos

Una variedad de medicamentos puede ayudar a las personas a controlar los síntomas del trastorno de ansiedad social.

Los tres tipos principales son los medicamentos contra la ansiedad, los antidepresivos y los betabloqueantes. Las secciones siguientes analizarán estas opciones con más detalle.

Antidepresivos

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, que las personas utilizan principalmente como antidepresivos, también pueden ayudar con los síntomas del trastorno de ansiedad social. Pueden tardar varias semanas o meses en surtir efecto.

Algunos ejemplos incluyen:

  • paroxetina (Paxil, Paxil CR)
  • sertralina (Zoloft)
  • fluoxetina (Prozac, Sarafem)

Los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina, que son otra clase de antidepresivos, también pueden ayudar.

Algunos ejemplos incluyen:

  • venlafaxina (Effexor, Effexor XR)
  • desvenlafaxina (Pristiq)
  • duloxetina (Cymbalta)

Medicamentos contra la ansiedad

Los medicamentos contra la ansiedad actúan rápidamente para reducir los síntomas de la ansiedad, pero los médicos generalmente los recomendarán como una solución a corto plazo, ya que pueden crear dependencia.

Las benzodiazepinas son una clase común de ansiolíticos. Algunos ejemplos de estos incluyen alprazolam (Xanax) y clonazepam (Klonopin).

En 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) reforzó su advertencia sobre las benzodiazepinas. El uso de estos medicamentos puede provocar dependencia física y la abstinencia puede poner en peligro la vida. Combinarlos con alcohol, opioides y otras sustancias puede provocar la muerte. Es esencial seguir las instrucciones del médico al usar estos medicamentos.

Bloqueadores beta

Los betabloqueantes ayudan a bloquear los efectos físicos de la ansiedad, como sudoración, temblores y palpitaciones. Lo hacen bloqueando los efectos estimulantes de la adrenalina.

Los médicos suelen recetar estos medicamentos para situaciones específicas, como tener que hacer una presentación, pero no para un tratamiento continuo.

Consejos para superar la ansiedad

La ansiedad social es una experiencia muy individual. Los consejos que ayudan a una persona pueden ser menos útiles para otra. Por esta razón, puede resultar útil probar varios métodos para descubrir cuál funciona mejor.

Los siguientes consejos pueden ayudar a las personas a superar la ansiedad en situaciones sociales.

Incrementar las situaciones sociales de forma paulatina

Las personas con trastorno de ansiedad social a menudo evitan situaciones sociales en las que pueden desencadenar sus sentimientos de ansiedad. Aunque esto reduce la ansiedad a corto plazo, la evitación puede empeorar la ansiedad a largo plazo.

Si es posible, y con la ayuda de un terapeuta, si es necesario, la persona puede aumentar gradualmente su exposición a las situaciones que teme. Esto crea un espacio para que tengan una experiencia positiva con la situación.

Tener experiencias sociales positivas puede aumentar la confianza de una persona y reducir su ansiedad o asegurarle que puede superarla.

Tómate tu tiempo para relajarte

Participar en actividades que mejoran el estado de ánimo libera sustancias químicas que hacen que se sienta bien en el cerebro, que pueden aliviar el estrés y hacer que una persona se sienta mejor acerca de sus sentimientos de ansiedad.

Antes de entrar en una situación social que le dé miedo, intente hacer algo relajante o agradable, como escuchar música, leer, jugar un videojuego o meditar.

Replantea tus pensamientos

Si una persona se aferra a la idea de que es tímida, reforzará la ansiedad actual por hablar con la gente o estar en público. Los pensamientos alimentan los patrones de comportamiento.

Una técnica ligada a CBT implica guiar a las personas a través del proceso de reencuadre. Escribir estos procesos mentales puede ayudar.

Por ejemplo, "Soy una persona tímida" puede convertirse en "Actué como una persona tímida en la reunión". Puede ayudar a la persona a saber que puede cambiar la forma en que se percibe a sí misma y cómo siente que los demás la ven.

Evite depender del alcohol

El consumo de alcohol y otras sustancias puede reducir la ansiedad a corto plazo, pero puede empeorar la ansiedad con el tiempo y provocar dependencia o trastornos por consumo de sustancias.

Obtenga más información sobre los consejos para superar la ansiedad social aquí.

Diagnóstico

Un médico puede hacer preguntas sobre el historial médico de la persona y realizar un examen físico para descartar cualquier causa física de sus síntomas. Luego, pueden derivar a la persona a un profesional de la salud mental.

Un profesional de la salud mental le preguntará a la persona sobre sus síntomas, incluido cuándo ocurren, con qué frecuencia ocurren y cuándo comenzaron.

Los médicos utilizan Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, quinta edición para diagnosticar afecciones de salud mental, incluido el trastorno de ansiedad social.

Los criterios de diagnóstico para esta condición incluyen:

  • tener un miedo persistente sobre una o más situaciones sociales que podrían implicar el escrutinio de otros (como conversaciones, interacciones sociales, ser observado o actuar frente a otros)
  • tener miedo de actuar de una manera que otros juzguen negativamente o que pueda llevar al rechazo u ofensa (como el miedo a parecer ansioso o de hacer algo vergonzoso)
  • Evitar situaciones que puedan causar sentimientos de ansiedad.
  • Experimenta síntomas que persisten durante 6 meses o más, causan angustia significativa o perjudican el trabajo, la vida social u otras áreas clave de la persona.

Causas y factores de riesgo

Las causas del trastorno de ansiedad social son complejas. Es probable que involucren una combinación de factores genéticos y ambientales.

El trastorno de ansiedad social generalmente comienza temprano en la vida, durante la adolescencia o la adolescencia de una persona, pero puede afectar a personas de todas las edades. La afección es más común en mujeres que en hombres.

Las posibles causas y factores de riesgo incluyen:

  • Genética: los trastornos de ansiedad pueden ser hereditarios, por lo que puede haber un componente genético en juego.
  • Eventos adversos de la vida: los eventos estresantes o traumáticos, como el abuso, la violencia, la muerte de un ser querido o una enfermedad prolongada, pueden aumentar el riesgo de un trastorno de ansiedad. El acoso, la humillación o el rechazo previos también pueden aumentar el riesgo.
  • Estilos de crianza: algunas fuentes sugieren que la crianza sobreprotectora puede aumentar el riesgo de ansiedad social de un niño.

Complicaciones

El trastorno de ansiedad social se puede tratar. Sin embargo, sin tratamiento, puede ser debilitante.

Los síntomas del trastorno de ansiedad social pueden perturbar significativamente el trabajo y la vida social de la persona y pueden resultar en una falta de apoyo social, bajo rendimiento en el trabajo y en otras áreas, una calidad reducida de las relaciones y una calidad de vida reducida.

El trastorno de ansiedad social se asocia con otros problemas de salud mental, como baja autoestima, depresión, abuso de sustancias e ideas suicidas.

Con el tratamiento adecuado, es posible reducir los síntomas del trastorno de ansiedad social, lo que puede mejorar en gran medida la calidad de vida.

Prevención del suicidio

Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesión, suicidio o lastimar a otra persona:

  • Haga la pregunta difícil: "¿Está considerando el suicidio?"
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Llame al 911 o al número local de emergencias, o envíe un mensaje de texto con TALK al 741741 para comunicarse con un consejero de crisis capacitado.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Trate de quitarse cualquier arma, medicamento u otros objetos potencialmente dañinos.

Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día al 800-273-8255. Durante una crisis, las personas con problemas de audición pueden llamar al 800-799-4889.

Haga clic aquí para obtener más enlaces y recursos locales.

Resumen

El trastorno de ansiedad social es una afección de salud mental relativamente común. Los síntomas incluyen un miedo intenso a determinadas situaciones sociales, miedo al ridículo y un fuerte deseo de evitar situaciones sociales.

Cuando es grave o sin tratamiento, la afección puede ser debilitante. Sin embargo, con una intervención eficaz, que puede incluir terapias de conversación, medicamentos o ambos, las personas pueden mejorar en gran medida su calidad de vida.

none:  radiología - medicina nuclear vascular dermatitis atópica - eccema