¿Por qué orino con tanta frecuencia?

La micción frecuente significa tener ganas de orinar con más frecuencia de lo habitual. Puede interrumpir la rutina normal de uno, interrumpir el ciclo del sueño y puede ser un signo de una afección médica subyacente.

Muchas personas viven con micción frecuente, conocida médicamente como frecuencia. Cuando uno orina más de 3 litros de orina al día, esto se conoce como poliuria. A menudo, existe una causa simple que puede solucionarse mediante el tratamiento.

La frecuencia no es la misma que la de la incontinencia urinaria, donde hay pérdida de orina.

A veces, la micción frecuente puede indicar una afección más grave. La identificación temprana del problema puede conducir a un tratamiento oportuno y eficaz y prevenir complicaciones.

Datos rápidos sobre la micción frecuente:

  • La frecuencia urinaria, o simplemente la frecuencia, es diferente de la incontinencia urinaria.
  • La mayoría de las personas orinan 6 o 7 veces en 24 horas. Orinar con más frecuencia que esto puede denominarse frecuencia, pero cada persona es diferente.
  • Normalmente, solo es un problema si afecta la calidad de vida de una persona.
  • La frecuencia a menudo se puede tratar con ejercicios, pero si hay una afección subyacente, como la diabetes, será necesario prestar atención.

¿Qué es la micción frecuente?


La frecuencia urinaria es cuando una persona necesita usar el baño con más frecuencia de lo habitual.

La micción es la forma en que el cuerpo se deshace de los líquidos de desecho. La orina contiene agua, ácido úrico, urea y toxinas y desechos filtrados desde el interior del cuerpo. Los riñones juegan un papel clave en este proceso.

La orina permanece en la vejiga urinaria hasta que alcanza un punto de plenitud y ganas de orinar. En este punto, la orina se expulsa del cuerpo.

La frecuencia urinaria no es lo mismo que la incontinencia urinaria, que se refiere a tener poco control sobre la vejiga. La frecuencia urinaria solo significa tener que ir al baño para orinar con más frecuencia. Puede ocurrir junto con la incontinencia urinaria, pero no es lo mismo.

La mayoría de las personas orinan entre 6 y 7 veces durante un período de 24 horas.

La frecuencia urinaria se puede definir como la necesidad de orinar más de 7 veces en un período de 24 horas mientras se beben aproximadamente 2 litros de líquido.

Sin embargo, las personas difieren y la mayoría de las personas solo ven a un médico cuando la micción se vuelve tan frecuente que se sienten incómodas. Los niños también tienen vejigas urinarias más pequeñas, por lo que es normal que orinen con más frecuencia.

Posibles Causas

La micción es un proceso complejo que involucra varios sistemas corporales. Una variedad de cambios pueden hacer que el sistema urinario sea más activo.

Las causas basadas en el estilo de vida incluyen beber muchos líquidos, especialmente si contienen cafeína o alcohol. Por la noche, esto puede interrumpir el ciclo del sueño con ganas de orinar. La micción frecuente también puede convertirse en un hábito.

Sin embargo, puede ser un signo de problemas de riñón o uréter, problemas de la vejiga urinaria u otra afección médica, como diabetes mellitus, diabetes insípida, embarazo o problemas de la próstata.

Otras causas o factores relacionados incluyen:

  • ansiedad
  • diuréticos, como clorotiazida, que le hacen orinar líquido de su cuerpo
  • alimentos y bebidas que actúan como diuréticos
  • accidente cerebrovascular y otras afecciones cerebrales o del sistema nervioso
  • infección del tracto urinario
  • tumor o masa en el área pélvica
  • cistitis intersticial, un tipo de inflamación de la pared de la vejiga
  • síndrome de vejiga hiperactiva (VH), que causa contracciones involuntarias de la vejiga que hacen que uno sienta una necesidad repentina de orinar
  • cáncer de vejiga
  • cálculos renales o en la vejiga
  • incontinencia urinaria
  • estenosis uretral
  • Radiación de la pelvis, como durante el tratamiento del cáncer.
  • diverticulitis de colon, donde se desarrollan pequeños sacos abultados en la pared del intestino grueso
  • una infección de transmisión sexual (ITS), como clamidia

Síntomas

Uno de los principales síntomas de la poliuria es orinar con frecuencia. Si hay otros síntomas, pueden indicar otra afección posiblemente más grave.

La nocturia, por ejemplo, es la necesidad de orinar por la noche, durante el ciclo del sueño. Esto puede ser un síntoma de diabetes insípida o diabetes mellitus.

Otros síntomas que pueden necesitar más atención incluyen:

  • dolor o malestar al orinar
  • orina con sangre, turbia o de un color inusual
  • pérdida gradual del control de la vejiga o incontinencia urinaria
  • dificultad para orinar a pesar de la urgencia
  • secreción de la vagina o el pene
  • un aumento del apetito o la sed
  • fiebre o escalofríos
  • náuseas o vómitos
  • dolor lumbar o lateral

Si hay otros síntomas presentes, o si la frecuencia urinaria está afectando la calidad de vida, es una buena idea consultar a un médico.

La micción frecuente puede indicar una infección renal, por ejemplo. Si no se trata, esto puede dañar permanentemente los riñones. Además, las bacterias que causan la infección pueden potencialmente ingresar al torrente sanguíneo e infectar otras áreas del cuerpo.

Esto puede poner en peligro la vida y necesita atención.

Diagnóstico

Un médico llevará a cabo una historia clínica y un examen físico completos, preguntando al paciente sobre la frecuencia de la micción y otros síntomas.

Pueden preguntar sobre:

  • el patrón de micción frecuente, por ejemplo, cuándo comenzó, cómo han cambiado las cosas y a qué hora del día ocurre
  • medicamentos actuales
  • cuánto líquido se consume
  • cualquier cambio en el color, olor o consistencia de la orina
  • la cantidad de cafeína y alcohol que consume la persona y si esto ha cambiado recientemente

Las pruebas pueden incluir:

  • análisis de orina para identificar cualquier anomalía en la orina
  • ultrasonido, para una imagen visual de los riñones
  • una radiografía simple o una tomografía computarizada del abdomen y la pelvis
  • pruebas neurológicas para detectar cualquier trastorno nervioso
  • pruebas de ITS

Un hombre o una mujer pueden ser derivados a un urólogo, o una mujer puede ser referida a un ginecólogo.

Pruebas urodinámicas

Las pruebas urodinámicas evalúan la efectividad de la vejiga urinaria para almacenar y liberar orina y examinan la función de la uretra.

Las observaciones simples incluyen:

  • registrar el tiempo que se tarda en producir un chorro de orina
  • anotar la cantidad de orina producida
  • medir la capacidad de dejar de orinar a mitad de camino

Para obtener medidas precisas, el profesional de la salud puede utilizar:

  • Equipo de imágenes para observar el llenado y vaciado de la vejiga.
  • monitores para medir la presión dentro de la vejiga
  • sensores para registrar la actividad muscular y nerviosa

Es posible que el paciente deba cambiar su ingesta de líquidos o dejar de tomar ciertos medicamentos antes de la prueba. Es posible que deban llegar a la clínica con la vejiga llena.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa subyacente.

Si la consulta conduce a un diagnóstico de diabetes mellitus, el tratamiento tendrá como objetivo mantener los niveles altos de azúcar en sangre bajo control.

Para una infección renal bacteriana, el curso típico de tratamiento es la terapia con antibióticos y analgésicos.

Si la causa es una vejiga hiperactiva, se puede usar un medicamento conocido como anticolinérgico. Éstos evitan que se produzcan contracciones involuntarias anormales del músculo detrusor en la pared de la vejiga.

Si es necesario, un médico prescribirá y controlará la terapia con medicamentos.

El entrenamiento en técnicas conductuales también puede ayudar.

Entrenamiento y ejercicios de la vejiga

Otros tratamientos abordan la micción frecuente en lugar de una causa subyacente.

Éstos incluyen:

Ejercicios de Kegel: los ejercicios diarios regulares, que a menudo se realizan durante el embarazo, pueden fortalecer los músculos de la pelvis y la uretra y apoyar la vejiga. Para obtener los mejores resultados, realice los ejercicios de Kegel de 10 a 20 veces por serie, tres veces al día, durante al menos 4 a 8 semanas.

Biorretroalimentación: utilizada junto con los ejercicios de Kegel, la terapia de biorretroalimentación permite al paciente ser más consciente de cómo funciona su cuerpo. Esta mayor conciencia puede ayudar al paciente a mejorar el control de sus músculos pélvicos.

Entrenamiento de la vejiga: esto implica entrenar la vejiga para que retenga la orina por más tiempo. El entrenamiento suele durar de 2 a 3 meses.

Control de la ingesta de líquidos: esto puede mostrar que beber mucho en determinados momentos es la principal causa de micción frecuente.

Prevención

Llevar una dieta equilibrada y mantener un estilo de vida activo puede ayudar a moderar la producción de orina.

Esto puede significar limitar la ingesta de alcohol y cafeína y eliminar los alimentos que pueden irritar la vejiga o actuar como diuréticos, como el chocolate, los alimentos picantes y los edulcorantes artificiales.

Comer alimentos ricos en fibra también puede ayudar a reducir el estreñimiento. Esto puede mejorar indirectamente el flujo de orina a través de la uretra, ya que un recto estreñido puede ejercer presión sobre la vejiga urinaria, la uretra o ambas.

Lea el artículo en español.

none:  salud ocular - ceguera cáncer de pulmón crohn - ibd