¿Por qué me sangra la lengua?

Varias condiciones pueden resultar en una lengua sangrante. Algunas de estas afecciones son graves, mientras que otras no representan ningún riesgo para la salud a largo plazo.

Las causas más comunes de sangrado de la lengua incluyen:

  • mordedura brusca y repentina de la lengua
  • úlceras de boca
  • lesiones por dentaduras postizas o aparatos ortopédicos
  • comer alimentos duros o picantes
  • tratamiento de radiación para el cáncer

Este artículo proporciona una breve descripción general de las posibles razones del sangrado de la lengua, cómo diagnosticar y tratar la afección y cuándo es aconsejable consultar a un médico.

Causas

Varias afecciones pueden causar hemorragia en la lengua, incluidas infecciones orales.

Hay muchas razones por las que la lengua puede empezar a sangrar. Algunos de estos serán obvios, por ejemplo, morderlo con demasiada fuerza o lastimarlo con un trozo de comida afilado.

Sin embargo, otras causas pueden ser menos claras. Estos incluyen diversas infecciones y llagas que pueden afectar la lengua.

Algunas causas menos obvias de sangrado de la lengua incluyen:

Úlceras o ampollas en la boca

Las úlceras o ampollas que se desarrollan en la boca, incluso en la lengua, también se conocen como aftas. Estos pueden desarrollarse como resultado de cambios hormonales o genéticos o pueden ser provocados por ciertas condiciones de salud, como la deficiencia de vitamina B-12 o la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Rara vez son motivo de preocupación y tienden a curarse por sí solos. Sin embargo, los irritantes como los alimentos afilados o un cepillo de dientes fuerte pueden dañar estas llagas y provocar una hemorragia en la lengua.

Diagnóstico

Es probable que un médico o dentista haga un diagnóstico examinando la boca. Si sospechan una infección subyacente u otra afección médica, pedirán un hisopo bucal u otras pruebas.

Tratamiento

No existe una solución rápida para las úlceras y ampollas bucales, pero generalmente desaparecen en 1 a 2 semanas.

Algunas opciones de tratamiento que pueden reducir los síntomas y prevenir infecciones incluyen:

  • enjuagues bucales, geles y aerosoles antimicrobianos
  • pastillas que contienen corticosteroides

Si el problema persiste durante más de 3 semanas, podría ser un signo de infección y debe ser examinado por un médico.

Infecciones orales

Las infecciones por hongos o levaduras en la boca son bastante comunes, pero si no se tratan, pueden progresar y causar hemorragias en la lengua.

Las infecciones como la candidiasis oral (candidiasis) pueden provocar úlceras bucales duras que causan dolor al comer, beber y tragar.

Muchas personas sanas tienen hongos en la boca, pero solo algunas desarrollan una infección. Aquellos con un mayor riesgo de contraer estas infecciones incluyen:

  • recién nacidos
  • personas que tienen VIH
  • personas que se someten a radioterapia o quimioterapia para el cáncer
  • personas que toman antibióticos

Diagnóstico

Al igual que con las úlceras bucales, los médicos tienden a diagnosticar las infecciones bucales mediante un examen visual.

Un médico puede recomendar tomar un hisopo bucal para determinar qué germen es responsable de la infección. Saber esto ayudará al médico a decidir cuál es la mejor manera de abordarlo con un tratamiento específico.

Tratamiento

Dependiendo del tipo y extensión de la infección, las personas pueden usar tanto cremas como medicamentos orales para tratar una infección oral.

Herpes oral

El herpes oral no tiene cura, pero es tratable.

El herpes oral es una afección contagiosa causada por el virus del herpes simple. Este virus puede sobrevivir en el cuerpo humano durante años sin causar ningún problema. Sin embargo, ciertos factores desencadenantes, como el estrés o los cambios hormonales, pueden activar el virus para causar una infección.

El herpes oral inicialmente aparece como herpes labial en la boca. Si están presentes en la lengua, estas llagas son propensas a sangrar por una lesión repentina o al contacto con ciertos alimentos desencadenantes.

Diagnóstico

El herpes oral no es fácil de diagnosticar, ya que tiende a causar síntomas similares a los de otras afecciones médicas o no causa ningún síntoma.

Los signos comunes incluyen:

  • dolor
  • Comezón
  • enrojecimiento
  • ampollas que arden

La mejor manera de diagnosticar el herpes oral es tomando una muestra de tejido del área afectada, que un médico puede analizar para verificar la presencia del virus. También se puede usar un análisis de sangre para detectar el virus.

Tratamiento

No existe cura para la infección por herpes, pero hay medicamentos disponibles para tratar sus síntomas. La opción de tratamiento más común para el herpes oral es la medicación antiviral, que puede ser en forma de píldoras o inyecciones.

Otros tratamientos que ayudan a controlar los síntomas incluyen ungüentos antivirales, anestésicos tópicos y agentes antiinflamatorios de venta libre (OTC).

Anomalías de los vasos sanguíneos

A veces, se desarrolla una acumulación de vasos sanguíneos en exceso conocida como hemangioma en la cara, la cabeza, la boca o el cuello. Esto generalmente estará presente al nacer o se desarrollará en la primera infancia.

Los hemangiomas de la lengua, aunque raros, pueden causar sangrado, dolor y dificultad para comer. Son más comunes en mujeres que en hombres.

Diagnóstico

Los médicos diagnostican un hemangioma de lengua a través de un examen físico y al estudiar el historial médico de una persona.

Tratamiento

Ahora hay varias opciones de tratamiento disponibles para tratar los hemangiomas de la lengua. Según la edad y la condición física de la persona, un médico puede utilizar los siguientes métodos para tratar estos defectos de los vasos sanguíneos:

  • cirugía
  • corticosteroides
  • tratamiento de radiación
  • criocirugía, donde se usa frío extremo para destruir células
  • tratamiento láser
  • Radiofrecuencia, una técnica que utiliza calor para desencadenar una respuesta curativa.

En muchos casos, los hemangiomas de lengua desaparecen por sí solos con el tiempo.

Cáncer de lengua

El carcinoma de células escamosas (SCCA) es el tipo más común de cáncer de lengua. Recibe su nombre del tipo de células afectadas, que forman el revestimiento de la boca, la nariz, la laringe, la tiroides y la garganta.

Los síntomas del cáncer de lengua incluyen:

  • sangrado inexplicable de la lengua
  • dolor persistente al tragar
  • un punto doloroso o un bulto en la lengua
  • una sensación de entumecimiento en la boca

Otras afecciones médicas pueden causar estos síntomas, pero vale la pena visitar a un médico si aparecen.

Diagnóstico

La detección temprana del cáncer de lengua es importante para evitar que se propague a otras partes del cuerpo.

Una biopsia es la mejor forma de confirmar la presencia de cáncer de lengua. Implica examinar una pequeña muestra de tejido bajo un microscopio.

Tratamiento

Como ocurre con la mayoría de los cánceres, el estadio y la extensión del cáncer de lengua determinarán cómo se tratará. Por ejemplo, puede ser necesario un enfoque diferente si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

La cirugía, la radioterapia y la quimioterapia se utilizan para tratar este tipo de cáncer.

Prevención

Mantener una buena higiene bucal puede prevenir el sangrado de la lengua.

Las personas pueden ayudar a prevenir el sangrado de la lengua si conocen los factores de riesgo.

Si bien no es posible prevenir muchas de las afecciones de salud que pueden causar hemorragia en la lengua, las personas pueden cambiar ciertos hábitos o factores de estilo de vida para reducir su riesgo.

Los factores de riesgo del sangrado de la lengua incluyen:

  • mala higiene bucal
  • consumo excesivo de alcohol
  • tabaquismo excesivo
  • mal uso de dentaduras postizas, hilo dental y otros aparatos dentales

Tener cuidado al comer también hará que las lesiones en la boca sean menos probables.

Remedios caseros

Algunos remedios caseros fáciles pueden brindar alivio y pueden detener temporalmente el sangrado. Éstos incluyen:

  • Colocar cubitos de hielo en la zona afectada de la lengua, ya sea directamente o en una servilleta o gasa limpia. Repita dos o tres veces al día si esto le brinda alivio.
  • Hacer gárgaras varias veces al día con un enjuague bucal antiséptico o agua tibia.
  • Revuelva una cucharadita de sal o bicarbonato de sodio en una taza de agua tibia y enjuague la boca de tres a cinco veces al día.
  • Evitar alimentos o líquidos que puedan desencadenar o empeorar una llaga o úlcera en la boca. Estos incluyen alimentos picantes y alimentos de textura aguda.
  • Tomar un analgésico de venta libre para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Permitir que la lengua sane. Evite masticar el lado afectado de la lengua y no lo pinche.

Cuando ver a un doctor

Si una persona continúa experimentando dolor en la lengua, hormigueo o sangrado durante más de 2 semanas, o tiene llagas en la boca que persisten durante más de 3 semanas, sería aconsejable consultar a un médico.

Es una buena idea anotar cualquier signo y síntoma antes de la cita para comunicárselo claramente al médico. Esta información les ayudará a hacer un diagnóstico más preciso.

panorama

Una lengua sangrante puede ser el resultado de muchas afecciones y, a veces, puede curarse por sí sola.

Si los síntomas persisten, un médico podrá recomendar un tratamiento específico.

Escrito por Gillian D’Souza

none:  distrofia muscular - als ojo seco control de la natalidad - anticoncepción