Todo sobre la enfermedad de Graves

La enfermedad de Graves involucra una glándula tiroides hiperactiva y da como resultado una sobreproducción de hormonas tiroideas o hipertiroidismo. Es relativamente fácil de tratar. Sin embargo, si no se trata, puede tener graves consecuencias.

La enfermedad de Graves es una enfermedad autoinmune. Esto significa que el sistema inmunológico del cuerpo confunde las células sanas con invasores extraños y las ataca.

Varias afecciones pueden causar hipertiroidismo, pero la enfermedad de Graves es la más común y afecta a aproximadamente 1 de cada 200 personas. Afecta con mayor frecuencia a mujeres menores de 40 años, pero también se encuentra en hombres.

La enfermedad de Graves se conocía originalmente como "bocio exoftálmico", pero ahora lleva el nombre de Sir Robert Graves, un médico irlandés que describió por primera vez la afección en 1835.

Datos rápidos sobre la enfermedad de Graves:

  • La enfermedad de Graves es la causa más común de hipertiroidismo.
  • La enfermedad de Graves afecta aproximadamente al 2-3 por ciento de la población mundial.

Síntomas

Una persona con la enfermedad de Graves puede experimentar un aumento de la sudoración.

La sobreproducción de hormonas tiroideas puede tener una variedad de efectos en el cuerpo.

Los síntomas pueden incluir:

  • aumento de la sudoración
  • pérdida de peso (sin cambios en la dieta)
  • nerviosismo
  • temblores en las manos
  • cambios en el ciclo menstrual
  • disfunción eréctil y disminución de la libido
  • ansiedad e irritabilidad
  • un latido cardíaco irregular o rápido
  • Dermopatía de Graves, con piel enrojecida y espesa en las espinillas (raro)
  • agrandamiento de la glándula tiroides (bocio)
  • insuficiencia cardiaca

Tratamiento

Hay una variedad de tratamientos disponibles para la enfermedad de Graves. La mayoría tienen como objetivo inhibir la sobreproducción de hormonas tiroideas dirigiéndose a la glándula tiroides; otros apuntan a reducir los síntomas.

Medicación antitiroidea

El tratamiento más utilizado para la medicación antitiroidea para la enfermedad de Graves.

Tres fármacos comunes que se dirigen a la tiroides son propiltiouracilo, metimazol y carbimazol (que se convierte en metimazol y no está disponible en los Estados Unidos pero se usa en Europa); el metimazol es más común en los Estados Unidos.

Los medicamentos antitiroideos ayudan a evitar que la glándula tiroides produzca cantidades excesivas de hormonas al bloquear la oxidación del yodo en la glándula tiroides.

Los síntomas normalmente mejoran dentro de las 4-6 semanas posteriores al inicio de la medicación. Los medicamentos antitiroideos a menudo se pueden usar junto con otros tratamientos, como la terapia con yodo radiactivo o la cirugía.

La medicación puede continuar durante 12 a 18 meses para asegurarse de que la afección no regrese. En algunos casos, se puede prescribir por más tiempo.

Terapia con yodo radiactivo

La terapia con yodo radiactivo se ha utilizado para tratar la enfermedad de Graves desde la década de 1940. Sigue siendo popular porque no es invasivo y es muy eficaz.

El yodo radiactivo se toma por vía oral y se dirige directamente a la glándula tiroides. La glándula tiroides utiliza el yodo para producir hormonas tiroideas. Cuando se toman medicamentos, el yodo radiactivo pronto se acumula en la glándula tiroides y destruye lentamente las células tiroideas hiperactivas.

Esto da como resultado una reducción del tamaño de la glándula tiroides y la producción de menos hormonas tiroideas. Aunque ha existido la preocupación de que la radiación pueda aumentar el riesgo de cáncer de tiroides, hasta ahora ningún estudio ha medido un aumento del peligro. Sin embargo, existe un riesgo muy pequeño de cánceres secundarios que pueden resultar de este tratamiento.

Bloqueadores beta

Los betabloqueantes se recetan tradicionalmente para tratar los problemas cardíacos y la hipertensión. Actúan bloqueando los efectos de la adrenalina y otros compuestos similares. Pueden ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad de Grave.

Los pacientes con enfermedad de Graves pueden ser más sensibles a la adrenalina, esto puede provocar síntomas como sudoración, temblores, aumento de la frecuencia cardíaca y ansiedad. Los betabloqueantes pueden ayudar a aliviar estos síntomas, pero no abordan la enfermedad de Graves en sí.

Los bloqueadores beta a menudo se usan junto con otros tratamientos, lo que significa que existe el riesgo de que se produzcan efectos secundarios debido a que los diferentes medicamentos interactúan entre sí.

Cirugía

Debido a que otros tratamientos para Graves han mejorado constantemente, la cirugía ahora es menos común. Sin embargo, todavía se usa si otros tratamientos no tienen éxito.

La tiroidectomía es la extirpación total o parcial de la glándula tiroides; cuánto depende de la gravedad de los síntomas.

La mayor ventaja de la cirugía es que posiblemente sea la forma más rápida, consistente y permanente de restaurar los niveles normales de hormona tiroidea.

Después de la cirugía, los pacientes pueden experimentar dolor de cuello y voz ronca o débil, sin embargo, estos deben ser temporales, debido al tubo de respiración que se inserta en la tráquea durante la cirugía.

Habrá una cicatriz después de la cirugía, la gravedad de la misma dependerá de la cantidad de tiroides que se extraiga.

Si solo se extrae una parte de la tiroides, la porción restante puede asumir sus funciones.

Si se extrae toda la tiroides, el cuerpo no podrá producir suficientes hormonas tiroideas, una condición conocida como hipotiroidismo. Para tratar esto, un médico le recetará píldoras de hormonas, que reemplazan el efecto de la hormona.

Enfermedad ocular de Graves

Una característica de la enfermedad de Graves que es diferente de otros tipos de hipertiroidismo son sus efectos en los ojos. La enfermedad de Graves es el único tipo de hipertiroidismo que se asocia con hinchazón e inflamación del tejido ocular.

La enfermedad ocular de Graves, también conocida como oftalmopatía (exoftalmos), afecta aproximadamente a la mitad de las personas con la enfermedad de Graves. Los ojos pueden volverse:

  • enconado
  • rojo
  • abultado
  • débil
  • seco
  • retraído
  • sensitivo

Debido al aumento de la presión sobre los nervios ópticos, la oftalmología de Graves no tratada puede provocar visión doble y posiblemente ceguera parcial.

Todavía no está claro por qué la enfermedad de Graves afecta a los ojos de esta manera. La gravedad de la afección no se correlaciona con la gravedad de los síntomas oculares; puede ocurrir antes de que comience la afección o incluso sin la enfermedad de Graves.

Causas

La enfermedad de Graves afecta la glándula tiroides, un órgano con forma de mariposa en la base del cuello, justo debajo de la nuez de Adán. Es una parte importante del sistema endocrino u hormonal. Regula el metabolismo liberando hormonas en el torrente sanguíneo.

Las hormonas liberadas por la glándula tiroides ayudan a mantener el metabolismo del cuerpo funcionando al ritmo adecuado. Cuantas más hormonas libera, más rápido funciona el metabolismo. Normalmente, una sustancia química llamada hormona estimulante de la tiroides (TSH) producida en una parte del cerebro llamada pituitaria, le dice a la tiroides cuánto o qué poco producir.

En la enfermedad de Graves, el sistema inmunológico produce anticuerpos que activan el receptor de TSH, engañando a la tiroides para que produzca demasiadas hormonas, lo que acelera el metabolismo y provoca los síntomas siguientes.

Los científicos no conocen la causa exacta de la enfermedad de Graves. Sabemos que, de alguna manera, el sistema inmunológico del cuerpo es engañado para que se dirija a los receptores de la glándula tiroides, lo que provoca hipertiroidismo.

La investigación sugiere que la enfermedad de Graves puede ser causada por una combinación de factores genéticos y ambientales.

  • Genético: los antecedentes familiares de la enfermedad de Graves aumentan las posibilidades de desarrollar la enfermedad, aunque se desconoce su patrón de herencia.
  • Ambiental: es mucho más probable que desarrolle la enfermedad de Graves si fuma.

Otras personas que tienen un mayor riesgo incluyen:

  • Personas con otras enfermedades autoinmunes.
  • Mujeres que han dado a luz recientemente o están embarazadas.
  • Personas sometidas a estrés físico o emocional.

Diagnóstico

La enfermedad de Graves puede ser difícil de diagnosticar al principio. Aparte de la oftalmopatía, la mayoría de los síntomas de la enfermedad de Graves se comparten con otras afecciones.

La hormona estimulante de la tiroides (TSH) estimula la glándula tiroides para que libere tiroxina (T4) y triyodotironina (T3); un médico puede tomar una muestra de sangre para medir los niveles de estas hormonas.

Niveles anormalmente altos de T3 y T4, y un nivel muy bajo de TSH, son buenos indicios de la enfermedad de Graves.

Otra prueba para la enfermedad de Graves se llama captación de yodo radiactivo. El paciente consume una pequeña cantidad de yodo radiactivo en forma líquida o en cápsula. Una vez ingerido, el yodo se acumula en la tiroides.

Luego, el médico realizará varias exploraciones con un marcador radiactivo. El primero generalmente se realiza de 4 a 6 horas después de que se haya tomado el yodo. Después de esto, generalmente se toma una segunda exploración 24 horas después.

Dieta

La enfermedad de Graves puede causar sensibilidad al yodo, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK). El yodo se encuentra en las algas marinas, como el kelp y el dulse.

El consumo de alimentos ricos en yodo o la ingesta de suplementos de yodo pueden empeorar los síntomas de la enfermedad de Graves.

Cualquier cambio en la dieta debe discutirse primero con un médico.

El NIDDK también aconseja a las personas que hablen con su médico antes de tomar un suplemento multivitamínico o usar medicamentos para la tos, ya que estos pueden contener yodo.

panorama

La Biblioteca Nacional de Medicina señala que, con el tratamiento correcto, la enfermedad de Graves generalmente responde bien al tratamiento.

Sin embargo, es importante asistir a todas las citas médicas programadas porque el tratamiento para una tiroides hiperactiva puede desencadenar una tiroides hipoactiva o hipotiroidismo.

Los síntomas incluyen falta de energía física y mental, aumento de peso y depresión.

none:  depresión cáncer de pulmón veterinario