¿Son los cigarrillos electrónicos una alternativa segura a fumar?

Un cigarrillo electrónico es un dispositivo que funciona con baterías que emite una solución vaporizada para inhalar. Por lo general, la solución contiene nicotina. El objetivo es proporcionar la sensación de inhalar humo de tabaco, sin el humo.

Estos dispositivos tienen varios nombres, incluidos cigarrillos electrónicos, narguiles electrónicos, cigarrillos vaporizadores, vaporizadores y bolígrafos para vaporizadores.

Vienen en una variedad de formas. Algunas parecen unidades USB y otras parecen bolígrafos, por ejemplo.

Los fabricantes comercializan los cigarrillos electrónicos como herramientas para dejar de fumar o reducir su consumo, pero la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) los clasifica como productos de tabaco.

La ley federal de los Estados Unidos no permite la venta de productos de tabaco a personas menores de 21 años. Sin embargo, una de las principales preocupaciones sobre el vapeo es su atractivo para los jóvenes.

Vapear es popular entre los adolescentes. De hecho, ahora es la forma más popular de consumo de tabaco entre los jóvenes de EE. UU., Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

A continuación, conozca qué contienen los cigarrillos electrónicos, cómo funcionan y qué indican las investigaciones sobre sus riesgos para la salud.

En 2019, los expertos vincularon el vapeo con la aparición de una enfermedad pulmonar grave que ahora se conoce como cigarrillo electrónico o vapeo, lesión pulmonar asociada al uso de productos o EVALI. Para febrero de 2020, los médicos habían confirmado 2.807 casos y 68 muertes por esta enfermedad, según los CDC. Las investigaciones están en curso.

¿Qué son los cigarrillos electrónicos?

La nicotina de los cigarrillos electrónicos puede afectar el desarrollo del cerebro en los jóvenes.

Un cigarrillo electrónico es un dispositivo que puede parecerse a un cigarrillo, un cigarro, una pipa, un bolígrafo o una unidad USB. El líquido del interior puede oler afrutado, pero puede tener un alto contenido de nicotina.

Los dispositivos JUUL, por ejemplo, parecen unidades USB. Aparecieron en el mercado estadounidense en 2015 y ahora son la marca de cigarrillos electrónicos más vendida en el país.

Existe preocupación por los jóvenes que utilizan JUUL. Las recargas vienen en sabores como pepino fresco, mango y menta, que pueden parecer naturales e inofensivos, pero una sola recarga de JUUL contiene tanta nicotina como un paquete de 20 cigarrillos.

Cómo trabajan ellos

La mayoría de los cigarrillos electrónicos se componen de las siguientes partes:

La boquilla: Este es un cartucho fijado al final de un tubo. En el interior hay un pequeño vaso de plástico que contiene material absorbente empapado en una solución líquida.

El atomizador: Este calienta el líquido, provocando que se vaporice para que una persona pueda inhalarlo.

La batería: alimenta el elemento calefactor.

El sensor: Esto activa el calentador cuando el usuario succiona el dispositivo.

La solución: E-líquido, o e-jugo, contiene una combinación de nicotina, una base, que generalmente es propilenglicol y saborizante.

Cuando el usuario succiona la boquilla, el elemento calefactor vaporiza la solución, que luego la persona “vapea” o inhala. El contenido de nicotina del líquido puede variar de "muy alto" a cero.

Los sabores varían ampliamente, desde "tradicional" y mentol hasta sandía y "flujo de lava". Algunos cigarrillos electrónicos saben a cigarrillos tradicionales e incluso imitan los gustos de marcas específicas.

Riesgos

Los fabricantes afirman que los cigarrillos electrónicos evitan muchos de los riesgos para la salud del tabaquismo y brindan una alternativa saludable.

Si bien estos dispositivos pueden ayudar a algunas personas a dejar de fumar, existe una creciente evidencia de que los cigarrillos electrónicos pueden presentar serios riesgos para la salud, especialmente para las personas que no fuman cigarrillos tradicionales.

El CDC desaconseja el vapeo si las personas:

  • son niños o adultos jóvenes
  • estan embarazadas
  • nunca ha fumado y no está tratando de dejar de fumar

7 razones para evitar los cigarrillos electrónicos

A continuación, se presentan siete razones por las que los cigarrillos electrónicos pueden ser dañinos:

1. Suelen contener nicotina

La mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen nicotina, que es peligrosa porque:

  • es un hábito
  • afecta el desarrollo del cerebro, que continúa hasta la edad de aproximadamente 25 años
  • puede dañar al feto durante el embarazo

2. Contienen otras toxinas

La Asociación Estadounidense del Pulmón enumera una serie de toxinas, además de la nicotina, que aparecen en los cigarrillos electrónicos. Entre ellos están:

  • carcinógenos, como acetaldehído y formaldehído
  • acroleína, un herbicida que puede provocar daño pulmonar irreversible
  • benceno, un compuesto en el escape de los automóviles
  • diacetilo, una sustancia química relacionada con la bronquiolitis, que es una afección de salud a veces llamada "pulmón de palomitas de maíz"
  • propilenglicol, utilizado en anticongelante
  • metales peligrosos, como plomo y cadmio
  • otras partículas diminutas que pueden entrar a los pulmones

Muchos de estos también se encuentran en los cigarrillos tradicionales.

3. Dejar de fumar puede ser más difícil

Las personas que cambian de los cigarrillos tradicionales a los productos electrónicos pueden posponer la búsqueda de ayuda médica o probar herramientas comprobadas que pueden ayudar a dejar de fumar. Esto puede retrasar o incluso evitar que una persona deje de fumar.

Un estudio de 2016 encontró que las personas que usan o han usado cigarrillos electrónicos tienen menos probabilidades de dejar de fumar por completo.

4. Causan humo de segunda mano

Vapear produce humo de segunda mano. Dado que los cigarrillos electrónicos a menudo contienen los mismos productos químicos que los cigarrillos tradicionales, el humo producido por el vapeo puede ser tóxico para las personas cercanas.

5. No pueden disuadir a los adolescentes de fumar

La comercialización de los cigarrillos electrónicos y su gama de sabores puede dar la impresión de que vapear no es dañino.

Este mensaje puede tentar a las personas, incluidos los adolescentes, a comenzar a vapear. Sin embargo, vapear al principio puede aumentar las posibilidades de fumar cigarrillos comunes más adelante en la vida.

Según un estudio de 2017, los adolescentes que usan cigarrillos electrónicos tienen más probabilidades de fumar productos de tabaco regulares más adelante, en comparación con sus compañeros.

6. Pueden dañar el cerebro

En los jóvenes, el uso de nicotina puede afectar el sistema de recompensa en el cerebro. Con el tiempo, esto puede hacer que el uso de otras drogas, como la cocaína, sea más placentero, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA).

Además, el uso de nicotina puede afectar áreas del cerebro de un joven que son responsables de la atención y el aprendizaje.

También puede aumentar el riesgo de desarrollar trastornos del estado de ánimo y problemas con el control de los impulsos.

7. El uso experimental puede ser más peligroso

Experimentar con diferentes formas de usar materiales de vapeo puede ser adicionalmente arriesgado.

Como ejemplo, NIDA apunta a la práctica de "gotear". Esto implica inhalar soluciones que gotean directamente sobre la bobina del calentador "para producir un golpe más fuerte en la garganta". Los riesgos específicos de estas prácticas aún no están claros.

Investigación

Los científicos aún están determinando qué tan dañinos pueden ser los cigarrillos electrónicos. Hasta ahora, parece que los efectos pueden variar ampliamente.

Los resultados de estudios de laboratorio, incluidos algunos en animales, sugieren que los compuestos llamados nitrosaminas en los cigarrillos electrónicos pueden dañar el ADN, según una investigación de 2018.

El equipo informó que las células pulmonares eran menos capaces de repararse a sí mismas después de la exposición al humo del cigarrillo electrónico. El humo también causó daños en los pulmones y la vejiga de los ratones, lo que indica que puede aumentar los riesgos de desarrollar cáncer de pulmón y vejiga.

Un estudio de 2019 en ratones encontró que vapear podría aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

Mientras tanto, un estudio en 90 fumadores, también publicado en 2019, encontró que vapear puede ser más adictivo que fumar cigarrillos convencionales.

Además, una revisión de estudios de 2019 concluyó que es muy probable que el vapeo:

  • exponer a los usuarios a productos químicos tóxicos
  • aumentar el riesgo de adicción a la nicotina entre los jóvenes
  • posiblemente aumentar las posibilidades de que las personas cambien a los productos de tabaco tradicionales

Los investigadores también notaron una falta de evidencia de que el vapeo sea un medio eficaz para dejar de fumar.

Quitar

La evidencia actual indica que el uso de cigarrillos electrónicos es peligroso, especialmente para los jóvenes y las personas que nunca han fumado.

Si bien pueden ayudar a algunas personas a dejar de fumar, los productos de vapeo no cuentan con la aprobación de la FDA como herramienta para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos incluso pueden impedir que las personas prueben métodos probados para dejar de fumar.

Varios estados han impuesto restricciones a la venta de cigarrillos electrónicos. También existen restricciones sobre los líquidos con sabores que pueden resultar más atractivos para los más jóvenes.

Desde finales de 2019, es ilegal vender productos de vapeo a menores de 21 años.

Los cigarrillos electrónicos son productos a base de nicotina y ningún uso de nicotina es seguro. Hasta que sepamos más, probablemente sea mejor evitar estos productos siempre que sea posible, incluido el humo de segunda mano.

none:  gota obesidad - adelgazamiento - fitness gripe - resfriado - sars