¿Beber alcohol puede provocar cáncer de próstata?

Algunos científicos han identificado posibles vínculos entre la ingesta de alcohol y el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, se necesita más investigación para determinar cómo el consumo de alcohol y el cáncer de próstata podrían correlacionarse.

La próstata es parte del sistema reproductor masculino y se encuentra justo debajo de la vejiga. Rodea la uretra, que es un tubo que lleva la orina fuera del cuerpo y ayuda a producir semen.

Aparte del cáncer de piel, el cáncer de próstata es el cáncer más común en hombres en los Estados Unidos.

En este artículo, cubrimos los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de próstata y consideramos sus posibles vínculos con el consumo de alcohol.

¿Puede el alcohol causar cáncer de próstata?

No se conoce ningún vínculo entre el alcohol y el cáncer de próstata.

Según la Prostate Cancer Foundation, no existe un vínculo directo entre el consumo de alcohol y un mayor riesgo de cáncer de próstata.

Del mismo modo, la Sociedad Estadounidense del Cáncer no incluye el alcohol como uno de los factores de riesgo conocidos del cáncer de próstata.

Una revisión de 2016 concluyó que los hombres que consumen alcohol podrían tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad que los que se abstienen, y el riesgo aumenta en consonancia con la ingesta de alcohol. Sin embargo, la revisión incluyó datos de hombres que informaron sobre su propio consumo, que pueden no ser confiables.

Los resultados de un estudio de 2018 indican que existe un vínculo entre el consumo de alcohol de una persona en una etapa temprana de la vida y su riesgo de desarrollar cáncer de próstata en una fecha posterior. Sin embargo, este estudio, que reclutó a hombres que requerían una biopsia de próstata, no encontró ningún vínculo entre el consumo actual de alcohol y el riesgo de cáncer de próstata.

En ambos estudios, los investigadores destacaron la necesidad de realizar más investigaciones sobre el efecto del alcohol en el riesgo de cáncer de próstata.

¿Puede el alcohol afectar los síntomas del cáncer de próstata?

Es poco probable que el cáncer de próstata cause síntomas hasta una etapa posterior. La detección es una herramienta valiosa que los médicos pueden utilizar para detectar los signos iniciales de la enfermedad en personas con factores de riesgo.

Ocasionalmente, una persona experimentará síntomas, que pueden incluir:

  • necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual, especialmente por la noche
  • dificultad para orinar
  • dolor o sensación de ardor al orinar
  • sangre en la orina o el semen
  • dificultad para lograr una erección
  • dolor al eyacular
  • dolor o rigidez en el recto, la espalda baja, las caderas o la pelvis

Beber mucho alcohol puede hacer que una persona orine más de lo normal y tenga dificultades para lograr una erección. Es posible que las personas confundan ambos síntomas con los primeros síntomas del cáncer de próstata.

¿Debería beber si tiene cáncer de próstata?

Mantener un estilo de vida saludable puede ayudar a un tratamiento exitoso.

Mantenerse saludable ayuda con cualquier tratamiento contra el cáncer. Llevar una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad y tomarse un tiempo para relajarse y descansar es esencial. Estar sano incluye beber con moderación.

Las Guías Alimentarias para los Estadounidenses 2015-2020 definen beber con moderación como hasta una bebida al día para las mujeres y dos al día para los hombres.

El alcohol a veces puede interactuar con los medicamentos y hacer que deje de funcionar o causar efectos secundarios. Las personas que toman medicamentos como parte de su tratamiento para el cáncer de próstata pueden desear buscar asesoramiento sobre si es seguro para ellos beber alcohol.

Por lo general, es seguro para las personas que reciben tratamiento con radioterapia beber una pequeña cantidad de alcohol. Sin embargo, la radioterapia a menudo causa cansancio y el alcohol también puede hacer que una persona se sienta cansada. La radioterapia también puede causar sensibilidad en el estómago y el alcohol o los alimentos picantes pueden empeorar este síntoma.

Causas del cáncer de próstata y factores de riesgo.

La investigación ha relacionado varios factores de riesgo con el cáncer de próstata. Algunos de estos se relacionan con el entorno de una persona, mientras que otros se relacionan con su genética o características individuales. Los factores de riesgo pueden incluir:

  • edad, con un aumento significativo del riesgo después de los 50 años
  • raza, ya que los hombres afroamericanos y caribeños de ascendencia africana corren mayor riesgo
  • antecedentes familiares de cáncer de próstata
  • tener sobrepeso u obesidad

No está claro qué causa el cáncer de próstata, y los investigadores no están particularmente seguros de por qué algunos grupos raciales corren más riesgo que otros.

Los cambios o mutaciones en el ADN de las células de la glándula prostática pueden hacer que se vuelvan cancerosas. Las mutaciones pueden pasar de un padre a su hijo o pueden ocurrir durante la vida de una persona.

Diagnóstico

Los hombres que tienen 55 años o más pueden considerar la posibilidad de hacerse una prueba de detección del cáncer de próstata.

La detección es cuando una persona se somete a una prueba de cáncer antes de que se presente cualquier síntoma, y ​​los profesionales de la salud generalmente se la ofrecen a las personas que tienen un mayor riesgo de contraer la enfermedad.

La prueba de detección del cáncer de próstata se conoce como prueba de antígeno prostático específico (PSA).

La prueba mide la cantidad de PSA en la sangre. El PSA es una proteína que produce la próstata y los niveles más altos pueden sugerir un problema con la salud de la próstata que puede requerir más pruebas.

Las pruebas que utilizan los médicos para diagnosticar el cáncer de próstata después de una prueba de PSA pueden incluir una biopsia con una puntuación de Gleason.

Una biopsia consiste en extraer un pequeño trozo de tejido de la glándula prostática y examinarlo con un microscopio para buscar células cancerosas. Un médico puede usar ultrasonido o imágenes para localizar la parte del tejido que desea extirpar.

Si la biopsia revela cáncer, una puntuación de Gleason les da a los médicos una idea de la probabilidad de que se propague. La puntuación es un número entre dos y 10. Una puntuación más baja indica que es menos probable que el cáncer se propague desde la próstata.

Los médicos también pueden buscar signos de cáncer dentro del cuerpo mediante una ecografía. Pueden hacerle preguntas al individuo sobre su historial médico familiar y cualquier síntoma para diagnosticar el cáncer de próstata.

Tratamiento

Los médicos pueden recomendar una cirugía para tratar el cáncer de próstata.

El tratamiento para el cáncer de próstata dependerá del individuo y del grado de progresión de la enfermedad.

Es posible que el cáncer de próstata que no se haya diseminado más allá de la glándula prostática no necesite tratamiento.

Si los médicos detectan el cáncer temprano, a menudo es muy tratable. Sin embargo, una persona necesitará pruebas periódicas para que los médicos puedan comprobar que el cáncer no se ha propagado.

Los médicos se refieren a este seguimiento estrecho como vigilancia activa, y las pruebas suelen incluir pruebas de PSA, biopsias y exámenes físicos.

Si las células cancerosas se han diseminado más allá de la glándula prostática, es probable que una persona necesite tratamiento.

Un tratamiento común para el cáncer de próstata es la radioterapia, en la que los especialistas dirigen haces de energía intensa similar a los rayos X a las células cancerosas. Esta energía mata las células o ralentiza su crecimiento.

Un procedimiento quirúrgico llamado prostatectomía es una opción de tratamiento adicional cuando es necesaria la extirpación de la glándula prostática. La prostatectomía radical extrae tanto la próstata como el tejido circundante.

Tasas de estadificación y supervivencia

Si los médicos pueden detectar el cáncer de próstata temprano, generalmente responde bien al tratamiento.

La estadificación es un sistema que ayuda a los médicos a determinar qué tan lejos se ha diseminado el cáncer en el cuerpo. Hay tres niveles de estadificación para el cáncer de próstata:

  • local, cuando las células cancerosas solo están presentes en la próstata
  • regional, lo que significa que las células cancerosas se han diseminado a áreas cercanas del cuerpo
  • distante, en los casos en que las células cancerosas se han diseminado por todo el cuerpo

Las tasas de supervivencia son una medida aproximada que puede brindarle a una persona alguna información sobre la probabilidad de que su tratamiento tenga éxito.

Una tasa de supervivencia relativa a 5 años denota el porcentaje de personas que viven al menos 5 años después del diagnóstico en comparación con las personas que no padecen esta afección. Aunque la recopilación de información sobre las tasas de supervivencia se lleva a cabo en la marca de los 5 años, es posible que muchas personas vivan por mucho más tiempo.

La tasa de supervivencia relativa a 5 años para el cáncer de próstata en la etapa local y regional es casi del 100 por ciento, mientras que en la etapa distante es de alrededor del 29 por ciento. Sin embargo, es fundamental recordar que las tasas de supervivencia son una estimación y que cada persona es diferente.

Quitar

Los científicos aún deben realizar más investigaciones sobre los posibles vínculos entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, es posible que beber en exceso aumente el riesgo de que una persona desarrolle la enfermedad.

Para las personas con cáncer de próstata, beber con moderación es generalmente seguro. Sin embargo, el alcohol puede interactuar con medicamentos u otros tratamientos, por lo que las personas deben buscar consejo médico para asegurarse de que beber alcohol no les resulte perjudicial.

Hacer algunos cambios en el estilo de vida puede ayudar a una persona a vivir bien mientras recibe tratamiento para el cáncer de próstata. Estos cambios pueden incluir reducir la ingesta de alcohol, hacer más ejercicio y llevar una dieta saludable.

none:  infección del tracto urinario diabetes próstata - cáncer de próstata