Causas y tratamiento de los espasmos lumbares.

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Hay muchas causas posibles para los espasmos lumbares, incluida la mala postura, el uso excesivo de los músculos y los esguinces y distensiones. Las personas que experimentan espasmos o dolor recurrentes o que empeoran deben consultar a un médico para una evaluación.

Un espasmo de la espalda baja generalmente se siente como si un músculo se contrajera o se moviera firmemente. Sin embargo, también puede sentirse como un dolor sordo que se mueve, un dolor agudo en un lugar específico o cualquier combinación de estas sensaciones dolorosas. Algunas personas también encuentran que el dolor causado por el espasmo de la espalda baja se irradia a otras áreas del cuerpo, como las caderas o las piernas.

En este artículo, analizamos las causas del espasmo lumbar, así como la prevención, el diagnóstico, los primeros auxilios para los síntomas y el tratamiento.

Causas

Las causas comunes de espasmo lumbar son la mala postura, la artritis, las distensiones y el daño a los nervios.

El espasmo de la espalda baja generalmente ocurre debido a lesiones o inflamación.

En algunas personas, la causa puede ser algo relativamente menor, como una cepa leve. En otras personas, una afección subyacente grave puede ser responsable, como una hernia o ruptura de un disco espinal.

Algunas de las causas más comunes de espasmo lumbar son las siguientes:

Postura pobre

Una mala postura, especialmente cuando está sentado en un escritorio o en un automóvil, puede tensar los músculos de la espalda. Esto puede provocar espasmos dolorosos. Algunas personas pueden adaptar su postura para lidiar con los espasmos, lo que podría empeorar el dolor.

No hacer suficiente ejercicio

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), solo alrededor del 20 por ciento de los adultos estadounidenses pasan suficiente tiempo haciendo ejercicio.

Es común que las personas pasen gran parte del día sentadas o encorvadas sobre la pantalla de una computadora. Con el tiempo, esto puede debilitar los músculos de la espalda y otras áreas del cuerpo. La parte baja de la espalda puede intentar compensar esta debilidad, que puede causar espasmos musculares dolorosos.

Estar sentado durante períodos prolongados también puede causar espasmos musculares debido a la debilidad e inflamación de los músculos.

Uso excesivo de músculos y dolor después del ejercicio.

El uso excesivo de cualquier músculo puede desencadenar espasmos musculares durante unos días. Algunas personas también experimentan dolor después del ejercicio conocido como dolor muscular de aparición tardía (DOMS). Esto es especialmente común cuando una persona intenta un nuevo ejercicio.

Esguinces y torceduras

Un esguince es una lesión de un ligamento, mientras que una distensión es un desgarro en un tendón o músculo. Ambos pueden causar espasmos musculares y dolor en la espalda baja. Estirar demasiado el área o caerse son causas comunes de esguinces y distensiones.

A veces, el uso excesivo de los músculos también puede provocar una distensión o un esguince. Estas lesiones suelen curarse solas, pero pueden ser muy dolorosas durante varias semanas.

Daño en el nervio

Las afecciones o lesiones que dañan los nervios de la espalda o los nervios que transmiten señales a la espalda pueden causar espasmos y dolor.

Una de las formas más comunes de daño a los nervios es la radiculopatía. Este trastorno es el resultado de una inflamación, compresión o lesión de una raíz nerviosa de la columna. La radiculopatía puede causar hormigueo y dolor. Algunas personas también pueden experimentar una sensación similar a un espasmo muscular, aunque no lo sea.

La ciática es una de las formas más comunes de radiculopatía. Es el resultado de la compresión de las raíces nerviosas que forman el nervio ciático. Por lo general, causa dolor que viaja por las nalgas de una persona y llega a la pierna, pero el dolor también puede irradiarse a la zona lumbar.

La diabetes, las lesiones de la médula espinal y algunas otras afecciones también pueden causar problemas nerviosos que a veces pueden sentirse como un espasmo en la espalda baja.

Trastornos del disco

Hay un disco que amortigua cada vértebra de la columna. El daño o lesión de estos discos puede causar un intenso dolor de espalda.

Uno de los tipos más comunes de lesión de los discos vertebrales se conoce como hernia de disco. Esto es cuando un disco se comprime y sobresale de la columna vertebral. A veces, una hernia de disco puede romperse y causar aún más dolor. Esto puede parecer un espasmo muscular.

Un disco roto o herniado puede dificultar que una persona se ejercite o se mueva. Con el tiempo, esto puede provocar debilidad muscular que provoque espasmos en la espalda.

Estrés y ansiedad

La ansiedad y el estrés pueden causar espasmos lumbares.

El estrés y la ansiedad también pueden causar espasmos lumbares.

Algunas personas responden al estrés tensando inconscientemente sus músculos o produciendo más adrenalina. El estrés y la ansiedad también pueden disminuir la motivación de una persona, lo que puede llevar a la inactividad física. Todos estos factores contribuyen a la probabilidad de espasmos musculares.

A veces, las personas pueden incluso experimentar angustia psicológica como dolor físico, que es un proceso conocido como somatización. El dolor es real, pero no es el resultado de ninguna condición física o lesión.

Espondilolistesis

Una grieta o fractura por estrés en uno de los huesos de la columna puede causar espondilolistesis. Esta condición puede hacer que parte de la columna vertebral de una persona se mueva fuera de posición.

La falta de alineación resultante puede causar dolor de espalda que se siente como espasmos musculares. Los músculos también pueden sufrir espasmos en un intento de compensar, ya que la columna vertebral que se mueve provocará debilidad.

La espondilolistesis es una causa común de dolor lumbar en los atletas jóvenes.

Problemas con el esqueleto

La torsión de la columna, que ocurre en la escoliosis, puede causar espasmos musculares en la zona lumbar. Con el tiempo, esta deformidad de la columna también puede hacer que una persona adopte un estilo de vida menos activo. Esto puede provocar debilidad muscular que empeora los espasmos.

Estenosis espinal

La estenosis espinal hace que el canal espinal se estreche con el tiempo. Esto ejerce presión sobre los nervios de la columna, lo que puede causar un dolor que se siente como espasmos musculares. Algunas personas responden a este dolor con una mala postura o un estilo de vida menos activo, lo que puede agravar los espasmos.

Artritis

La artritis puede causar dolor lumbar que se siente como un espasmo muscular, pero en realidad es un problema con las articulaciones de la columna. Al igual que con otras afecciones dolorosas, algunas personas con artritis pueden volverse menos activas, lo que puede causar debilidad muscular y espasmos.

Fibromialgia

La fibromialgia es una afección crónica poco conocida que causa dolor y sensibilidad en múltiples áreas del cuerpo. Muchas personas con fibromialgia experimentan espasmos musculares.

Diagnóstico

Diagnosticar la causa del dolor y los espasmos lumbares puede ser un desafío. Para algunas personas, aquellas con fibromialgia, por ejemplo, es posible que el diagnóstico deba ser de exclusión, lo que significa descartar otras afecciones para determinar la causa.

Un médico tomará un historial médico completo y pedirá detalles sobre los espasmos. También puede ser necesario un examen físico o una exploración por imágenes de la zona lumbar y la columna vertebral. Si hay otros síntomas, el médico puede explorar si se relacionan o no con los espasmos musculares.

Tratamiento

Un médico puede recomendar fisioterapia como tratamiento para los espasmos lumbares.

El tratamiento depende de la causa de los síntomas. Si bien el ejercicio y el estiramiento pueden mejorar muchas causas de espasmo lumbar, esto podría no ser suficiente para las afecciones crónicas. Dependiendo del diagnóstico, un médico puede recomendar:

  • medicamentos para el dolor
  • terapia física
  • cirugía para reparar discos dañados
  • cirugía de descompresión espinal
  • antidepresivos u otras drogas para controlar el estrés o hacer frente al impacto del dolor físico en la salud mental

Manejo del hogar y primeros auxilios

Si el dolor es intenso, no mejora con el tratamiento domiciliario o sigue reapareciendo, es necesario consultar a un médico. Sin embargo, algunas estrategias que pueden ayudar con los espasmos lumbares mientras tanto incluyen:

  • aplicando compresas frías y calientes alternativamente en el área - 20 minutos de encendido y 20 minutos de descanso para cada paquete. Los paquetes calientes están disponibles para su compra en línea aquí y los paquetes fríos aquí.
  • masajeando el área suavemente para aflojar los músculos tensos
  • Estirarse, caminar y otros ejercicios suaves que no fuercen la espalda.
  • tomar analgésicos de venta libre, particularmente medicamentos antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno
  • usar técnicas de relajación, como la meditación y la respiración profunda

Prevención

No siempre es posible prevenir los espasmos lumbares, pero un buen cuidado personal puede reducir el riesgo de problemas crónicos de espalda.

Las personas deben seguir las recomendaciones de los CDC y asegurarse de realizar 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada o 75 minutos de ejercicio aeróbico de alta intensidad cada semana. También es recomendable realizar ejercicios de fortalecimiento muscular al menos 2 días a la semana.

El manejo del estrés, incluida la meditación o la respiración profunda, puede prevenir la tensión inconsciente. Las personas que pasan mucho tiempo sentadas deben estirarse con regularidad y tomar descansos cada hora. Practicar una buena postura puede reducir el dolor que acompaña al estar sentado durante períodos prolongados.

panorama

Los espasmos de espalda a menudo desaparecen por sí solos. Es posible que regresen o que nunca vuelvan a aparecer. Depende de la causa.

Las personas con afecciones crónicas como la artritis generalmente encuentran que sus síntomas empeoran con el tiempo. Sin embargo, si están dispuestos a probar diferentes medicamentos y otras estrategias, es posible que sus síntomas mejoren.

Conclusión

El espasmo de la espalda baja puede ser doloroso y frustrante. Puede hacer que algunas personas dejen de hacer ejercicio o se vuelvan menos activas, lo que agravará el problema.

La mejor manera de lidiar con los espasmos de espalda es mantenerse activo y experimentar con opciones de tratamiento en el hogar. Si el dolor no desaparece, lo mejor es consultar a un médico.

none:  gastrointestinal - gastroenterología Sindrome de la pierna inquieta gestión de la práctica médica