Enfermedad cardíaca congénita y defectos cardíacos

Un defecto cardíaco congénito (CHD) es la forma más común de enfermedad cardíaca congénita. También es una de las anomalías congénitas más comunes y potencialmente graves.

Una cardiopatía coronaria es una diferencia en la estructura del corazón o de una arteria principal. Una persona nace con esta enfermedad y, en los Estados Unidos, casi el 1% de los bebés nacen con una cardiopatía coronaria cada año.

Este tipo de anomalía puede obstruir el flujo sanguíneo en el corazón o los vasos cercanos, o puede hacer que la sangre fluya a través del corazón de manera irregular.

En el pasado, era común que las enfermedades del corazón causaran problemas de salud que resultaban fatales, pero los avances médicos y tecnológicos significan que la mayoría de las personas con estas diferencias sobreviven hasta la edad adulta. El pronóstico de cada persona depende de la gravedad de su enfermedad coronaria.

Los niños que se someten a tratamiento para las enfermedades del corazón deben continuar con un seguimiento de seguimiento durante la edad adulta. Aquellos con necesidades de salud complejas pueden requerir atención especializada de por vida.

Tipos

Evgeniy Kalinovskiy / Shutterstock

Los médicos clasifican las enfermedades del corazón según la parte del corazón más afectada. El tipo más común es un defecto del tabique ventricular. Esto implica que la pared entre los dos ventrículos del corazón nunca se desarrolla por completo en el útero, lo que deja un espacio.

También existen diferentes tipos de cardiopatías congénitas. Puede ser "cianótico", en cuyo caso una anomalía provoca niveles bajos de oxígeno en sangre.

Los bebés con cardiopatía congénita cianótica experimentan dificultad para respirar, desmayos y fatiga, y pueden tener los dedos de los pies, las manos y los labios azulados.

Alternativamente, la enfermedad puede ser "acianótica". En este caso, hay suficiente oxígeno en la sangre, pero el corazón no bombea la sangre por todo el cuerpo de manera eficaz.

Ciertos tipos de cardiopatía coronaria pueden provocar una presión arterial más alta de lo habitual. Esto se debe a que el corazón debe trabajar más para bombear sangre, lo que puede debilitarlo.

Específicamente, puede haber presión arterial alta en las arterias de los pulmones, un problema llamado hipertensión pulmonar, que puede provocar dificultad para respirar, fatiga, mareos y desmayos.

Síntomas

La cardiopatía cianótica puede causar:

  • un tinte azulado en los labios, dedos de manos y pies, llamado cianosis
  • tamaño pequeño o peso corporal bajo
  • retraso en el crecimiento, dificultad para alimentarse y falta de apetito en los bebés
  • una baja concentración de oxígeno en el cuerpo, que conduce a la hiperventilación
  • sudoración, especialmente durante las comidas
  • Dolor de pecho
  • desmayo
  • respiración dificultosa

La enfermedad cardíaca acianótica puede causar:

  • dificultad para respirar, especialmente durante la actividad física
  • sudoración, especialmente durante las comidas
  • una tasa de crecimiento lenta y un peso corporal bajo
  • dificultad para alimentarse y falta de apetito, en bebés
  • cansancio extremo
  • Dolor de pecho

Es posible que no haya síntomas poco después del nacimiento; es posible que solo surjan a medida que el niño crece y es posible que necesite tratamiento.

Factores de riesgo

Una cardiopatía coronaria generalmente se desarrolla durante las primeras etapas de desarrollo.

Existe un mayor riesgo si la persona embarazada:

  • tiene rubéola o sarampión alemán
  • tiene diabetes, incluida la diabetes gestacional, que no se maneja bien
  • toma ciertos medicamentos, como isotretinoína (Accutane), un medicamento principalmente para el acné severo
  • consume grandes cantidades de alcohol

La genética también puede influir. Al menos el 15% de las personas con cardiopatía coronaria también tienen un trastorno genético. Algunos trastornos genéticos pueden aumentar el riesgo de tener una cardiopatía coronaria.

Diagnóstico

Las pruebas pueden mostrar problemas cardíacos como cardiopatía coronaria antes y después del nacimiento.

Antes del nacimiento

Las ecografías de rutina durante el embarazo pueden brindar información sobre la estructura del corazón fetal.

Si la exploración indica un problema, la ecocardiografía fetal puede ayudar a mostrar una cardiopatía coronaria. Es como una ecografía, pero puede recopilar información más detallada sobre las cámaras del corazón.

Después del nacimiento

Un recién nacido con cardiopatía congénita cianótica tiende a tener síntomas reconocibles, pero los de la cardiopatía congénita cianótica pueden no aparecer hasta que el niño tenga 3 años o más.

Busque atención médica si un niño de cualquier edad presenta algún síntoma de enfermedad cardíaca congénita, como disnea o dificultad para alimentarse.

Por lo general, un médico evalúa la actividad cardíaca mediante un electrocardiograma, un ecocardiograma o ambos.

La ecocardiografía es una técnica de imágenes que utiliza ondas de sonido para crear una imagen en movimiento del corazón. Muestra el tamaño y la forma del corazón y qué tan bien están funcionando las cámaras y las válvulas.

Esta técnica puede mostrar áreas de flujo sanguíneo bajo y cualquier parte del músculo que no se contraiga de manera efectiva. También puede mostrar si el músculo cardíaco ha sufrido algún daño debido a un flujo sanguíneo bajo.

Un electrocardiograma, o ECG, proporciona información sobre la actividad eléctrica del corazón, incluidos los ritmos y el tamaño de las cavidades.

Una radiografía puede mostrar cualquier agrandamiento del corazón y si hay demasiada sangre en los pulmones.

Mientras tanto, la oximetría de pulso mide los niveles de oxígeno en la sangre de las arterias a través de un sensor colocado en la yema del dedo, la oreja o el dedo del pie.

Los niños y los adultos pueden realizarse estas pruebas.

Los adultos también pueden necesitar hacer una prueba de esfuerzo. Esto implica hacer ejercicio en una cinta de correr mientras un profesional de la salud mide la presión arterial y la actividad cardíaca.

Tratamiento

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de 1 de cada 4 bebés con cardiopatía coronaria tiene una anomalía que es crítica y requiere cirugía durante su primer año de vida.

En otros casos, los síntomas mejoran sin tratamiento o la anomalía es pequeña y no necesita tratamiento. El médico puede recomendar una espera vigilante para determinar si es necesaria una medicación o una cirugía.

Una persona con cardiopatía coronaria puede necesitar tratamiento, como medicamentos para bajar la presión arterial, a cualquier edad.

Cirugía

Un cirujano puede corregir la cardiopatía coronaria mediante un catéter o un procedimiento a corazón abierto.

El abordaje específico depende de la CHD. Las opciones incluyen:

  • una reparación
  • un reemplazo de válvula
  • una valvuloplastia
  • un trasplante de corazón
  • una angioplastia

Específicamente, el cirujano puede usar una valvuloplastia con balón para reparar una válvula. Esto implica pasar un pequeño globo a través de un catéter e inflarlo para ensanchar la válvula. Un stent o una bobina de metal pueden evitar que la válvula se vuelva a estrechar.

En la edad adulta

Después de la cirugía, el corazón generalmente funciona como debería, pero algunas personas desarrollan problemas relacionados con la edad.

Y si hay tejido cicatricial en el corazón, como resultado de la cirugía, esto puede aumentar el riesgo de problemas.

La persona puede experimentar:

  • un ritmo cardíaco irregular o arritmia
  • cianosis
  • mareos y desmayos
  • hinchazón de órganos o tejidos corporales, conocida como edema
  • falta de aliento
  • fatiga, especialmente después del esfuerzo

Además, los síntomas leves de una cardiopatía coronaria que no requieren cirugía durante la niñez pueden empeorar con el tiempo y requerir tratamiento en la edad adulta.

Complicaciones

Las cardiopatías congénitas pueden provocar complicaciones, como:

Problemas de desarrollo

Un niño con cardiopatía coronaria puede comenzar a caminar y hablar más tarde que sus compañeros y puede tener dificultades de aprendizaje. También pueden ser más pequeños que otros de la misma edad.

Arritmias

Un latido cardíaco irregular o arritmia puede ser una complicación de la cardiopatía coronaria. El nombre de un latido cardíaco rápido es taquicardia y uno lento se llama bradicardia.

Si el corazón no puede bombear sangre por todo el cuerpo de manera eficaz, puede producirse una insuficiencia cardíaca.

Esto puede afectar a uno o ambos lados del corazón y los síntomas varían en consecuencia. La insuficiencia cardíaca puede ser fatal y requiere atención inmediata.

Hipertensión pulmonar

La presión arterial alta incontrolada en las arterias de los pulmones, conocida como hipertensión pulmonar, puede provocar un daño pulmonar irreversible.

Endocarditis

La inflamación del revestimiento, las válvulas o los músculos del corazón, llamada endocarditis, puede extenderse desde la piel, las encías o cualquier otra parte del cuerpo. Tener una cardiopatía coronaria aumenta el riesgo de este problema.

Un golpe

Si hay una obstrucción en el flujo de sangre a una parte del cerebro, puede producirse un derrame cerebral.

La sangre transporta oxígeno y glucosa al cerebro y, sin esto, las células cerebrales mueren. Los efectos de un derrame cerebral pueden incluir problemas con el habla, el movimiento y la memoria.

Viviendo con una cardiopatía coronaria

Para reducir el riesgo de complicaciones, los CDC recomiendan:

  • Tener una dieta saludable para asegurar el crecimiento y la buena salud.
  • hacer ejercicio con regularidad, ya que esto ayuda a fortalecer el corazón
  • tomando los medicamentos necesarios
  • siguiendo cuidadosamente los consejos del médico
  • discutir las precauciones que puedan ser necesarias durante el embarazo
  • Conocer los signos de afecciones relacionadas con la salud, como problemas cardiovasculares, enfermedad hepática y diabetes.

También es importante reconocer las señales de advertencia de un ataque cardíaco, que incluyen:

  • dolor en el pecho, la espalda, el brazo, el cuello o la mandíbula
  • dificultad para respirar
  • náuseas, vómitos y mareos

Si alguien experimenta estos síntomas, es fundamental que llame al 911 de inmediato o solicite atención médica de emergencia.

Vivir con cardiopatía coronaria puede provocar ansiedad y depresión. Un médico debería poder proporcionar los detalles de los grupos de apoyo locales.

Quitar

En el pasado, las cardiopatías coronarias solían ser fatales, pero los avances médicos de las últimas décadas han aumentado significativamente las tasas de supervivencia.

La perspectiva depende de:

  • gravedad de la anomalía
  • rapidez del diagnóstico
  • tratamiento proporcionado

Los médicos ahora esperan que sobreviva alrededor del 96% de las personas que reciben un diagnóstico de cardiopatía coronaria y un tratamiento hospitalario. Mientras tanto, continúa la investigación de nuevos avances.

En el futuro, el tratamiento podría implicar el uso de tejidos de bioingeniería en lugar de prótesis y solucionar cualquier problema en el corazón en desarrollo antes del nacimiento.

none:  sangre - hematología próstata - cáncer de próstata crohn - ibd