Diabetes y ansiedad: ¿cuál es el vínculo?

Muchas personas con diabetes también experimentan ansiedad y pueden preguntarse si existe un vínculo entre las dos condiciones.

La diabetes y la ansiedad se encuentran entre las principales causas de discapacidad en los países desarrollados de todo el mundo.

Solo en los Estados Unidos, la ansiedad afecta a cerca de 40 millones de adultos. La diabetes también es común, con aproximadamente 30,3 millones de adultos estadounidenses que viven con esta afección.

Un metanálisis de 2013 reveló que las personas con diabetes se enfrentan a una mayor probabilidad que la población general de experimentar ansiedad.

En este artículo, describimos las razones de esta asociación. También describimos los síntomas de la diabetes y la ansiedad, así como cómo los profesionales de la salud diagnostican cada una de estas afecciones.

¿Cómo puede la diabetes provocar o contribuir a la ansiedad?

La probabilidad de que una persona sienta ansiedad puede aumentar después de tener varios episodios de hipoglucemia.

Las personas con diabetes son responsables de controlar sus niveles de azúcar en sangre y asegurarse de que se mantengan dentro de un rango saludable. Esta tarea puede resultar desafiante y estresante.

Los médicos pedirán a las personas con diabetes que sean conscientes de sus niveles de azúcar en sangre y que adopten comportamientos de rutina, como:

  • prestando especial atención a los ingredientes alimentarios
  • evitando ciertos alimentos
  • seguimiento de los niveles de azúcar en sangre con regularidad a lo largo del día
  • cronometraje de las dosis de insulina

Planificar, controlar y estar preparado para una amplia gama de desafíos son importantes para el control eficaz de la diabetes. Sin embargo, algunas personas pueden preocuparse excesivamente por sus niveles de azúcar en sangre o cómo puede progresar su enfermedad. Estas preocupaciones pueden desencadenar episodios de ansiedad.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina, la ansiedad es "preocupación o miedo excesivo ante situaciones reales o imaginarias".

Los desafíos emocionales de vivir con diabetes también pueden desencadenar ansiedad.

Lo que dice la investigación

Los investigadores informan que la ansiedad afecta aproximadamente al 40% de las personas con diabetes. Esta prevalencia es mucho más alta que la de la población general de EE. UU., Donde la afección afecta al 18,1% de las personas.

Las personas con diabetes corren el riesgo de desarrollar niveles bajos de azúcar en sangre o hipoglucemia. Algunos de los síntomas de la hipoglucemia son idénticos a los de la ansiedad.

Además, los resultados de un estudio en animales de 2015 sugieren que experimentar varios episodios de hipoglucemia puede aumentar la probabilidad de ansiedad. La razón de esto puede ser que los episodios de hipoglucemia desencadenan cambios químicos y metabólicos que afectan físicamente la parte del cerebro que juega un papel en el procesamiento de la ansiedad.

Síntomas

La diabetes y la ansiedad comparten varios síntomas. La Asociación Estadounidense de Diabetes y el Instituto Nacional de Salud Mental enumeran los siguientes síntomas de hipoglucemia y ansiedad, respectivamente:

  • sentirse nervioso o irritable
  • dificultad para enfocar los pensamientos
  • dolores de cabeza
  • aturdimiento
  • fatiga
  • latidos rápidos

Diagnóstico

Los procedimientos que utilizan los profesionales de la salud para diagnosticar la diabetes y la ansiedad son bastante diferentes.

Diagnóstico de diabetes

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los médicos diagnostican la diabetes mediante uno o más de los siguientes análisis de sangre:

  • Azúcar en sangre en ayunas: esta prueba requiere que una persona ayune durante la noche. Una lectura de 126 miligramos por decilitro (mg / dl) o más indica diabetes. Los niveles entre 100 y 125 mg / dl indican prediabetes.
  • A1C: esta prueba mide el nivel promedio de azúcar en sangre de una persona durante unos meses. Un A1C de 6.5% o más es un signo de diabetes. Una A1C de 5.7 a 6.4% indica prediabetes.
  • Tolerancia a la glucosa: para esta prueba, una persona primero mide su nivel de azúcar en la sangre después de ayunar y antes de beber una solución de glucosa. Después de beber el líquido, la persona continúa midiendo su nivel de azúcar en sangre cada hora hasta por 3 horas. Un resultado de 200 mg / dl o más a las 2 horas sugiere diabetes, mientras que un resultado entre 140 y 199 mg / dl puede deberse a prediabetes.
  • Prueba de azúcar en sangre aleatoria: esta prueba no requiere ayuno, lo que significa que una persona puede someterse a ella en cualquier momento. Una lectura de 200 mg / dl o más indica diabetes.

Diagnóstico de ansiedad

Una persona debe ver a su médico si cree que tiene ansiedad. El médico puede pedirle a la persona que complete un cuestionario que le pregunte sobre sus síntomas psicológicos y físicos.

En algunos casos, un médico puede derivar a la persona a un examen de salud mental con un psiquiatra o psicoterapeuta. Estos profesionales de la salud mental podrán realizar una evaluación más detallada.

Tratar la diabetes y la ansiedad

Las personas con diabetes y ansiedad deben aprender a distinguir entre preocupaciones racionales sobre el manejo de la diabetes y pensamientos irracionales y ansiosos.

El primer paso en este proceso es trabajar en estrecha colaboración con los profesionales de la salud para desarrollar un plan de tratamiento para la diabetes. Este plan debe incluir información sobre lo siguiente:

  • pautas nutricionales
  • prácticas de seguimiento
  • uso de medicamentos
  • consejos para bajar de peso, si es necesario, y objetivos de actividad
  • sistemas de apoyo emocional

Para las personas con ansiedad, se encuentran disponibles muchas opciones de tratamiento diferentes. Un médico o un profesional de la salud mental puede recomendar uno o más de los siguientes enfoques:

  • asesoramiento individual
  • Terapia de grupo
  • terapia cognitivo-conductual u otras técnicas terapéuticas específicas
  • medicamento
  • cambios en el estilo de vida
  • Prácticas de atención médica complementarias y alternativas, como el yoga y la meditación.

La combinación de diabetes y ansiedad puede crear un círculo vicioso de problemas físicos y emocionales. Sin embargo, las personas que aprenden a controlar su ansiedad pueden encontrarse en mejores condiciones para controlar su diabetes.

Ciertas prácticas de estilo de vida pueden ser beneficiosas para las personas con diabetes, ansiedad o ambas. Éstos incluyen:

  • hacer ejercicio con regularidad y ser físicamente activo
  • seguir una dieta sana y equilibrada
  • establecer y mantener un horario de sueño regular
  • dedicar tiempo y energía a conectarse con familiares y amigos
  • reducir la cafeína
  • limitar la ingesta de alcohol o evitarlo por completo
  • evitar el uso de drogas recreativas

Resumen

La diabetes y la ansiedad son dos afecciones graves pero comunes, que pueden compartir algunos de los mismos síntomas.

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar ansiedad porque pueden experimentar miedo y preocupación excesivos por el manejo y la posible progresión de la diabetes. Las preocupaciones sobre los síntomas físicos en sí mismos también pueden desencadenar ansiedad.

La ansiedad, a su vez, puede interferir con la capacidad de una persona para controlar sus niveles de azúcar en sangre. Debido a esto, una persona que tiene diabetes debe consultar a su médico si comienza a experimentar síntomas de ansiedad.

Hay muchas opciones de tratamiento disponibles para ayudar a las personas a lidiar con los síntomas de la diabetes y la ansiedad. Ciertos cambios en el estilo de vida también pueden ayudar con el manejo de ambas afecciones.

none:  embarazo - obstetricia osteoporosis Cancer de pancreas