Las bacterias intestinales y la salud del corazón: ¿existe algún vínculo?

Un estudio innovador encuentra un vínculo entre la salud de nuestro corazón y la salud de nuestro intestino, destacando la importancia del ejercicio físico para mantener ambos en niveles óptimos.

El ejercicio es clave para mantener un intestino sano.

Si las últimas investigaciones médicas nos han enseñado algo, es que nuestras bacterias intestinales son la clave de nuestra salud.

Los billones de microorganismos que viven en nuestro intestino parecen controlar todos los aspectos de nuestro bienestar, desde el tamaño de nuestro vientre hasta el riesgo de enfermedades crónicas e incluso el de enfermedades mentales.

Por lo tanto, es esencial que mantengamos un intestino sano. Las bacterias que albergamos dentro de nosotros pueden mantenernos sanos y felices, pero debemos devolver el favor.

Mantener una amplia gama de microbios asegura que tengamos más bacterias "amistosas" que benefician a nuestro cuerpo.Tener una dieta saludable y variada es quizás la forma más obvia de hacerlo, pero una nueva investigación agrega un ingrediente vital: un buen entrenamiento.

Mantener nuestro corazón sano y en forma mediante el ejercicio físico también puede aumentar la cantidad de bacterias intestinales beneficiosas, sugiere el nuevo estudio.

Ryan Durk, del Departamento de Kinesiología de la Universidad Estatal de San Francisco en California, es el primer autor del nuevo artículo, que fue publicado en la Revista Internacional de Nutrición Deportiva y Metabolismo del Ejercicio.

Estudiar la salud intestinal y cardíaca

Durk y sus colegas examinaron la aptitud cardiovascular de 20 hombres y 17 mujeres mediante una prueba en cinta rodante.

Los investigadores también determinaron la composición de la grasa corporal de los participantes pidiéndoles que ingresaran al llamado BOD POD, una cámara que puede medir la masa grasa de una persona y su masa magra, utilizando pletismografía por desplazamiento de aire.

También se pidió a los participantes que llevaran un diario de alimentos durante 7 días y que proporcionaran a los investigadores muestras de heces al final del período de estudio.

Durk y su equipo examinaron la composición bacteriana de las muestras de heces, centrándose en la proporción de una clase de bacteria llamada Firmicutes a otra clase de bacteria llamada Bacteroides.

La proporción Firmicutes-Bacteroides es una medida estándar de la salud intestinal, con estudios que relacionan un desequilibrio en esta proporción con afecciones como la obesidad o el síndrome del intestino irritable (SII).

El ejercicio es clave para la salud de las bacterias intestinales

El estudio reveló que las personas con mayor aptitud cardiovascular también tenían una proporción más alta de Firmicutes frente a Bacteroides.

Como explican los investigadores, una mayor cantidad de Firmicutes se ha relacionado con metabolitos que impiden que las bacterias dañinas en el intestino migren al resto del cuerpo.

"Estos subproductos metabólicos ayudan a fortalecer el revestimiento intestinal y ayudan a prevenir el síndrome del intestino permeable", dice Durk, y agrega que los hallazgos respaldan aún más la idea de "el ejercicio como medicina".

“Cuando decimos esa frase, pensamos que significa que el ejercicio ayudará a las personas a mantenerse más saludables y vivir más tiempo. Pero no piensas en tus bacterias intestinales ”, dice el primer autor.

"Ahora sabemos que el ejercicio es crucial para aumentar las bacterias beneficiosas en el intestino".

Ryan Durk

En el futuro, los investigadores esperan que estudios similares replicarán sus hallazgos, lo que en última instancia conducirá a programas de ejercicio personalizados que podrían prescribirse para mejorar la salud intestinal.

"No hemos llegado todavía", dice Durk, "pero este [estudio] ayuda a crear esa base".

none:  enfermedad de Huntington alcohol - adicción - drogas ilegales adhd - agregar