¿Cómo se puede detener una infección urinaria crónica?

Una infección crónica del tracto urinario es una infección continua o recurrente del tracto urinario. La infección puede reaparecer porque el tracto se vuelve a infectar o porque el tratamiento no eliminó la infección por completo. Los síntomas pueden desaparecer durante el tratamiento, pero pueden comenzar nuevamente después del tratamiento.

Una infección crónica del tracto urinario (ITU) también puede denominarse ITU persistente o recurrente. Según un estudio, un médico diagnosticará una UTI recurrente (RUTI) si una persona tiene tres urocultivos positivos durante un período de 12 meses o dos infecciones durante los 6 meses anteriores.

Según el mismo estudio de 2013, las infecciones urinarias son más comunes en las mujeres. El informe señaló que alrededor del 50-60 por ciento de las mujeres desarrollarían una infección del tracto urinario a lo largo de su vida, pero no siempre se volverán crónicas.

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas del Riñón afirma que alrededor de 1 de cada 4 mujeres tendrá infecciones urinarias recurrentes.

Síntomas de una infección urinaria

Una persona con una infección urinaria crónica puede experimentar dolor en la parte inferior del estómago.

Los síntomas de una infección urinaria en la vejiga o la uretra incluyen:

  • necesidad de orinar con frecuencia o con urgencia
  • sentir la necesidad de orinar incluso después de vaciar la vejiga
  • sentir dolor, ardor o presión al orinar
  • producir orina con sangre, turbia o maloliente
  • tener dolor de estómago inferior
  • experimentando dolor lumbar

Si la infección se propaga a los riñones, una persona puede experimentar:

  • sentirse enfermo
  • vomitando
  • cansancio
  • Confusión
  • fiebre
  • escalofríos

Causas de una ITU

El tracto urinario se divide en tracto urinario superior e inferior y está compuesto por una serie de órganos y conductos que sacan la orina del cuerpo:

  • el tracto urinario superior incluye los riñones y los uréteres
  • el tracto urinario inferior incluye la vejiga, la uretra y la próstata

Una UTI puede afectar cualquier parte del tracto urinario. Sin embargo, la infección generalmente ocurre cuando las bacterias ingresan al tracto urinario a través de la uretra, que es el conducto que transporta la orina desde los riñones hasta la vejiga.

Si la infección comienza en la uretra y la vejiga, por lo general no es grave y desaparece con tratamiento.

Sin embargo, si una infección urinaria llega a los riñones, puede ser más grave. Una persona con una infección del tracto urinario superior puede necesitar ir al hospital para recibir tratamiento.

Factores de riesgo

El embarazo puede aumentar el riesgo de que una persona contraiga una infección urinaria.

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de contraer una infección urinaria debido a la posición y la longitud más corta de sus uretras.

La uretra femenina está cerca del ano, lo que facilita que las bacterias de las heces ingresen a la uretra. Para evitar esto, límpiese siempre de adelante hacia atrás después de ir al baño.

Las bacterias no tienen que viajar tan lejos para infectar la vejiga porque una mujer tiene una uretra más corta que un hombre. Debido a esto, las infecciones de la vejiga pueden ocurrir con mayor facilidad.

Tener cálculos renales, un sistema inmunológico debilitado o estar embarazada aumenta la probabilidad de que una persona contraiga una infección urinaria.

Una revisión de 2014 vinculó los siguientes factores con RUTI en mujeres por lo demás sanas:

  • tener sexo
  • historia previa de UTI
  • usar un diafragma durante las relaciones sexuales
  • usando anticonceptivos orales
  • usando espermicidas
  • cambios hormonales durante la menopausia

Algunas formas específicas de tener relaciones sexuales aumentan las probabilidades de contraer una infección urinaria. Si las personas tienen sexo anal, es esencial que se laven los genitales antes de realizar otras actividades sexuales para reducir la propagación de bacterias.

Los factores genéticos y las anomalías del tracto urinario también pueden aumentar las probabilidades de contraer una infección urinaria crónica.

Los hombres rara vez contraen infecciones urinarias. Si lo hacen, puede deberse a que tienen agrandamiento de la próstata. Un agrandamiento de la próstata puede significar que la vejiga no puede vaciarse por completo, dejando que las bacterias se multipliquen.

Diagnóstico

Un médico puede realizar las siguientes pruebas para llegar a un diagnóstico y comprender por qué una ITU es recurrente:

  • Prueba de cultivo de orina: busca cultivos de bacterias en la orina.
  • Examen visual de la vejiga y la uretra: se realiza para detectar anomalías.
  • Tomografía computarizada (TC) del tracto urinario: esto le permite al médico ver el tracto urinario con más detalle.

Opciones de tratamiento médico

Los médicos normalmente tratan las infecciones urinarias crónicas con antibióticos. Pueden sugerir:

  • tomando antibióticos a largo plazo en dosis bajas
  • tomar antibióticos recetados con anticipación como medida preventiva después de tener relaciones sexuales o en la primera aparición de síntomas

El médico también puede recetar medicamentos para aliviar el dolor para aliviar el malestar.

Remedios caseros

Los remedios caseros para una UTI incluyen:

  • tomar acetaminofén para aliviar el dolor y reducir la fiebre
  • colocar una bolsa de agua caliente en la parte inferior del estómago para aliviar el malestar
  • beber mucha agua para eliminar las bacterias
  • descansar lo suficiente para ayudar al cuerpo a combatir la infección
  • evitar el sexo para reducir la incomodidad

Beber jugo de arándano es un remedio casero popular para las infecciones urinarias. Pero hay poca evidencia científica que sugiera que sea eficaz.

Sin embargo, un azúcar que se encuentra en los arándanos llamado D-manosa parece prometedor como remedio casero para tratar una UTI. Un estudio de 2014 encontró que el polvo de D-manosa redujo el riesgo de infecciones urinarias recurrentes y puede ser útil para la prevención de las infecciones urinarias. Se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos.

¿Cuales son las complicaciones?

Si una infección de la vejiga no se trata, puede extenderse a los riñones, lo que es más peligroso. Si una persona tiene una infección renal, es posible que necesite tratamiento en el hospital.

Sin el tratamiento adecuado, una infección renal puede provocar daño renal permanente.

En raras ocasiones, las infecciones urinarias crónicas pueden causar sepsis (envenenamiento de la sangre) si no se tratan, lo que puede poner en peligro la vida.

Prevención

Beber mucha agua puede ayudar a eliminar las bacterias de la vejiga.

Algunos cambios en el estilo de vida pueden hacer que las infecciones urinarias sean menos propensas a reaparecer. Éstos incluyen:

  • orinar antes y después de tener relaciones sexuales
  • limpiar las áreas genitales y anales antes y después del sexo
  • beber mucha agua para eliminar las bacterias de la vejiga
  • encontrar alternativas a los diafragmas o espermicidas para el control de la natalidad
  • usando ropa interior de algodón y ropa holgada
  • limpiarse de adelante hacia atrás después de ir al baño
  • evitando lavados corporales perfumados o duchas vaginales

El estrógeno vaginal también puede ayudar a reducir el riesgo de infecciones urinarias en las mujeres durante o después de la menopausia.

Quitar

Las infecciones urinarias crónicas generalmente desaparecen con antibióticos a largo plazo.

El médico puede recetar antibióticos para uso autodirigido. Conocer los primeros signos de infección ayudará a una persona a tomar sus antibióticos tan pronto como los necesite.

Es vital trabajar en estrecha colaboración con el médico y solicitar tratamiento adicional si las infecciones urinarias continúan reapareciendo.

none:  lupus dolor de cabeza - migraña industria farmacéutica - industria biotecnológica