¿Qué tan común es la disfunción eréctil?

Un grupo de investigadores se propuso recientemente examinar la prevalencia de la disfunción eréctil. También evaluaron la evidencia de su asociación con la enfermedad cardiovascular y la mortalidad.

La disfunción eréctil parece ser común, pero aún se debate qué tan común es exactamente.

La disfunción eréctil se refiere a la incapacidad de producir o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales.

En algunos casos, la disfunción eréctil puede ser un signo de un problema médico subyacente, como presión arterial alta u obesidad. En otros casos, la fuerza impulsora puede ser psicológica.

Aunque se cree que la disfunción eréctil es relativamente común, su prevalencia exacta ha sido difícil de determinar; los estudios han producido una amplia gama de resultados.

Esto se debe a una serie de razones, entre otras, porque la definición anterior es subjetiva.

Recientemente, un grupo de investigadores se propuso tener una idea más clara de los números detrás de esta condición. También querían comprender mejor cómo la disfunción eréctil podría relacionarse con las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad.

El grupo publicó recientemente sus hallazgos en la revista BJU Internacional.

¿Un problema creciente?

Según los autores, la disfunción eréctil es una preocupación creciente. Explican que, en Estados Unidos, el gasto anual en disfunción eréctil fue de $ 330 millones en 2000, en comparación con $ 185 millones en 1994.

Es probable que este aumento se deba a varias razones. Por ejemplo, la edad es un factor de riesgo y la población de EE. UU. Está envejeciendo constantemente. Además, la obesidad y las afecciones relacionadas, como la diabetes, que también están en aumento, son factores de riesgo para la disfunción eréctil.

Comprender el tamaño y el alcance de la disfunción eréctil es más importante que nunca.

Para investigar, los científicos tomaron datos de estudios anteriores. En total, identificaron 41 estudios relevantes que examinaron la prevalencia de la disfunción eréctil o su papel en otras afecciones.

Los investigadores encontraron una variedad increíble; las tasas de prevalencia oscilaron entre solo el 3% y el 76,5%.

¿Por qué tanta variación?

Los autores también investigaron cómo las diferentes formas de evaluar la disfunción eréctil influyeron en los resultados. El Índice Internacional de Función Eréctil es una herramienta basada en cuestionarios. Los estudios que utilizaron este método en particular encontraron tasas de prevalencia del 13,1% al 71,2%.

Otra medida estándar de la disfunción eréctil es un cuestionario que fue diseñado originalmente para el Massachusetts Male Aging Study. Los artículos que utilizaron este método produjeron un rango de 15,5 a 69,2%.

Aunque los dos métodos anteriores son los más comunes, algunos estudios han utilizado otras herramientas menos comunes. Los estudios que los habían utilizado produjeron resultados con la mayor disparidad, proporcionando las tasas de prevalencia más bajas y más altas (3% y 76,5%).

Esto demuestra que el tipo de herramienta que utilizan los investigadores probablemente influye en los resultados. También muestra que, independientemente de cómo se mida la disfunción eréctil, los estudios llegan a conclusiones muy diferentes.

Los autores también informaron resultados agrupados de regiones geográficas:

  • Europa: 10–76,5%
  • Asia: 8–71,2%
  • Oceanía: 40,3 a 60,69%
  • África: 24–58,9%
  • América del Norte: 20,7 a 57,8%
  • América del Sur: 14 a 55,2%

Es probable que esta disparidad entre las regiones se deba a una amplia gama de influencias, incluidos factores ambientales, genéticos y de estilo de vida. Además, las normas culturales pueden influir en si una persona se siente cómoda informando sobre disfunción eréctil.

En general, los investigadores encontraron que los factores de riesgo más importantes para la disfunción eréctil incluían la edad, la obesidad, la diabetes, la depresión, el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo.

Disfunción eréctil y enfermedad cardiovascular.

Cuando los científicos buscaron vínculos entre la disfunción eréctil y las enfermedades cardiovasculares, encontraron una "gran cantidad de evidencia".

Observaron una mayor prevalencia e incidencia en una serie de afecciones, que incluyen infarto de miocardio, cardiopatía isquémica, hipertensión, accidente cerebrovascular, angina, arteriosclerosis y enfermedad vascular periférica.

También encontraron una relación entre la disfunción eréctil y la mortalidad; escriben:

"Los hombres con [disfunción eréctil] también tenían un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas [...], así como de mortalidad [por enfermedades cardiovasculares]".

Sin embargo, como señalan los autores, la mayoría de los estudios que examinaron eran estudios poblacionales transversales, por lo que los datos solo se tomaron de los participantes en un momento determinado. Esto significa que no es posible separar la causa y el efecto: las enfermedades cardiovasculares pueden aumentar el riesgo de disfunción eréctil o viceversa.

Los autores concluyen que "la prevalencia global de [disfunción eréctil] es alta y representa una carga significativa para la [calidad de vida] de los hombres y sus parejas". También creen que "los médicos deben considerar la detección de [disfunción eréctil] en pacientes en riesgo, ya que la información puede no ser proporcionada voluntariamente".

En general, el estudio confirma dos cosas que los investigadores médicos ya sabían: es difícil evaluar la prevalencia de la disfunción eréctil y la disfunción eréctil está asociada con la enfermedad cardiovascular.

none:  dolor - anestésicos golpe menopausia