Fibrilación auricular: bebida alcohólica diaria más riesgosa que beber en exceso

Un nuevo estudio sugiere que beber pequeñas cantidades de alcohol con frecuencia en lugar de tener episodios poco frecuentes de borracheras es más probable que aumente el riesgo de desarrollar fibrilación auricular (A-fib), una afección en la que el corazón late de manera irregular.

Una nueva investigación sugiere que beber a diario puede dañar el ritmo regular del corazón más que beber en exceso.

"Las recomendaciones sobre el consumo de alcohol se han centrado en reducir la cantidad absoluta en lugar de la frecuencia", dice el autor del estudio, el Dr. Jong-Il Choi, profesor del departamento de medicina interna de la Facultad de Medicina de la Universidad de Corea en Seúl.

“Nuestro estudio sugiere que beber con menos frecuencia también puede ser importante para protegerse contra la fibrilación auricular”, agrega.

El profesor Choi, que también trabaja en el Hospital Anam de la Universidad de Corea en Seúl, y sus colegas informan sus hallazgos en un reciente EP Europace trabajo de estudio.

La FA es la forma más común de arritmia cardíaca, una afección en la que el corazón late demasiado rápido, demasiado lento o de forma irregular.

El profesor Choi observa que "la fibrilación auricular es una enfermedad con múltiples complicaciones terribles y una calidad de vida significativamente deteriorada".

Los síntomas comunes de la FA incluyen pulso irregular o rápido, palpitaciones, dificultad para respirar, fatiga, mareos y dolor en el pecho.

Entre 2.7 y 6.1 millones de personas en los Estados Unidos tienen A-fib, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Causas y consecuencias de la FA

A veces es difícil decir qué causa la FA. Sin embargo, parece que el daño al sistema eléctrico del corazón suele ser el culpable. Este daño puede ocurrir como resultado de una enfermedad cardíaca o como una complicación de una cirugía cardíaca. Otras afecciones, como la hipertensión arterial crónica incontrolada, también pueden afectar al corazón de esta manera.

Uno de los principales efectos de la A-fib es que hace que la sangre se acumule en las cámaras inferiores del corazón, lo que, a su vez, aumenta la probabilidad de coagulación.

El potencial de coagulación es la razón principal por la que el riesgo de accidente cerebrovascular es de cuatro a cinco veces mayor en las personas con fibrilación auricular que en las personas sin la afección.

Un análisis combinado anterior de datos de varios estudios había encontrado que las posibilidades de desarrollar fibrilación auricular aumentaban en consonancia con el aumento del consumo de alcohol.

Esos hallazgos mostraron que por cada 12 gramos de alcohol, aproximadamente la cantidad en una sola bebida, que una persona consumía por semana, había un 8% más de riesgo de fibrilación auricular.

Sin embargo, ese análisis no aclaró si el consumo total de alcohol o el número de episodios de bebida tuvieron el efecto más fuerte.

Beber con frecuencia frente a beber en exceso

En el nuevo estudio, el Dr. Choi y sus colegas compararon el efecto del consumo frecuente de alcohol con el del consumo excesivo de alcohol sobre el riesgo de fibrilación auricular de nueva aparición.

Analizaron datos sobre 9,776,956 personas en la base de datos del Servicio Nacional de Seguros de Salud de Corea, que tiene registros de casi todo el mundo en la República de Corea.

Ninguno de los individuos en el análisis tenía A-fib cuando, como parte de un chequeo médico en 2009, completaron una encuesta sobre el consumo de alcohol.

Utilizando los registros de la base de datos, los investigadores pudieron rastrear a estas personas hasta 2017 para detectar cualquier aparición de A-fib.

Evaluaron el efecto del consumo semanal de alcohol, que calcularon multiplicando el número de sesiones de bebida por semana por la cantidad de alcohol consumido en cada sesión, sobre el riesgo de fibrilación auricular de nueva aparición.

El consumo diario es más riesgoso que el consumo excesivo de alcohol

El análisis reveló que la ingesta semanal de alcohol es un factor de riesgo significativo para la fibrilación auricular de nueva aparición.

Sin embargo, el equipo descubrió que el factor más importante eran las sesiones de bebida por semana. Tomar una bebida alcohólica diaria se asoció con un mayor riesgo de fibrilación auricular que beber dos veces por semana, mientras que beber una vez a la semana era menos riesgoso.

Por el contrario, no hubo relación entre el consumo de una gran cantidad de alcohol en una sesión o el consumo excesivo de alcohol y la fibrilación auricular de nueva aparición.

"Beber [una] pequeña cantidad de alcohol con frecuencia", concluyen los autores, "puede no ser una buena estrategia para prevenir la FA de nueva aparición".

Señalan que la asociación entre el número de episodios de bebida y la aparición de fibrilación auricular se mantuvo independientemente del sexo y la edad.

Al especular sobre el motivo del vínculo, el profesor Choi sugiere que el alcohol podría desencadenar un episodio individual de fibrilación auricular y que, si esto se repite, podría "conducir a una enfermedad manifiesta".

"Además", señala, "beber puede provocar trastornos del sueño, que es un factor de riesgo conocido de [A-fib]".

"Reducir la frecuencia y el consumo semanal"

Cuando observaron el consumo semanal de alcohol, los investigadores vieron que sus resultados respaldaban los de otros estudios.

Observaron un aumento del 2% en el riesgo de fibrilación auricular de nueva aparición por cada gramo semanal adicional de consumo de alcohol.

Los resultados también mostraron lo que parecía ser un efecto protector de la ingesta leve de alcohol en comparación con no beber y con niveles de consumo moderados y altos.

Aquellos que no consumían alcohol o bebían cantidades moderadas o altas tenían un riesgo elevado de fibrilación auricular de nueva aparición de 8,6%, 7,7% y 21,5%, respectivamente, en comparación con los bebedores leves.

El profesor Choi propone, sin embargo, que esto podría no ser un "beneficio real", pero podría deberse al "efecto de confusión de las variables no medidas". Solo más estudios pueden confirmar esto.

Sugiere que es probable que el alcohol sea el factor de riesgo de A-fib que las personas pueden modificar con mayor facilidad.

"Para prevenir la fibrilación auricular de nueva aparición, se debe reducir tanto la frecuencia como la cantidad semanal de consumo de alcohol".

Prof. Jong-Il Choi

none:  golpe cumplimiento ensayos clínicos - ensayos de fármacos