Cómo mejorar su vida sexual después del cáncer de próstata

El cáncer de próstata y su tratamiento pueden tener un impacto negativo y duradero en la actividad sexual de los hombres. Las dificultades van desde la pérdida del deseo sexual hasta la imposibilidad de lograr una erección.

Un estudio en esta área ha sugerido que más del 50 por ciento de los hombres que tienen cáncer de próstata también experimentan disfunción eréctil.

En este artículo, analizamos cómo las personas pueden manejar los efectos potenciales del tratamiento del cáncer de próstata en su vida sexual. También discutimos los vínculos entre el cáncer de próstata y la actividad sexual.

Manejo del cáncer de próstata y el sexo

El cáncer de próstata puede tener un efecto profundo en la vida sexual de una persona. especialmente después del tratamiento.

Varias estrategias pueden ayudar a una persona a recuperar la función sexual normal si el tratamiento del cáncer de próstata ocasiona problemas para lograr o mantener una erección.

Algunos medicamentos son beneficiosos para mantener erecciones saludables. Éstos incluyen:

  • medicamentos orales, como sildenafil (Viagra), avanafil (Spedra), tadalafil (Cialis) y vardenafil (Levitra)
  • cremas tópicas que se pueden aplicar directamente al pene, como alprostadil (Vitaros)
  • alprostadil, una opción que está disponible en forma de inyecciones y gránulos

Alternativamente, las personas pueden probar algunas terapias físicas o "mecánicas". Éstos incluyen:

  • bombas de vacío que una persona usa antes de tener relaciones sexuales para extraer sangre y endurecer el pene
  • Implantes, que una persona puede querer probar cuando otros tratamientos no han logrado resultados satisfactorios.

Todas estas terapias significan que la rehabilitación es posible después del tratamiento del cáncer de próstata. La rehabilitación puede permitir que una persona recupere una erección y se involucre en la actividad sexual y el disfrute nuevamente.

Otra opción es la masturbación que puede ayudar a una persona a obtener y mantener una erección. La masturbación estimula el flujo sanguíneo al pene.

Algunas personas también pueden beneficiarse del apoyo psicológico, por ejemplo, con un terapeuta sexual. Esto puede ayudar si los efectos del cáncer y su tratamiento tensan las relaciones.

La terapia de pareja puede ayudar a las personas a hacer ajustes en el sexo y otros aspectos de sus relaciones a medida que se adaptan a los cambios físicos.

Para navegar por la terapia de pareja, las personas pueden visitar AASECT para encontrar un terapeuta sexual certificado cerca de ellos.

Comprender la probabilidad de disfunción sexual después del tratamiento del cáncer de próstata puede ayudar a una persona a afrontar los cambios que experimenta. También puede ser útil conocer las experiencias de otros en situaciones similares.

Algunos hombres han hablado en video sobre sus experiencias de disfunción sexual debido al cáncer de próstata. Algunas de estas grabaciones están disponibles a través del sitio web sin fines de lucro healthtalk.org.

¿Puede la masturbación reducir el riesgo de cáncer de próstata?

En esta área de interés, un estudio que tomó información de 32,000 hombres analizó si la eyaculación regular ayuda a prevenir el cáncer de próstata.

Los investigadores publicaron su trabajo en la revista Urología europea e informó que una eyaculación más frecuente podría conducir a un menor riesgo de cáncer de próstata.

Entre los hombres de 20 a 29 años que tenían 21 o más eyaculaciones al mes, hubo 2,39 menos de cada 1.000 que desarrollaron cáncer de próstata cuando los investigadores los compararon con los que eyaculaban 4 a 7 veces al mes.

Entre los hombres que tenían entre 40 y 49 años de edad, había 3.89 personas menos por cada 1,000 que desarrollaron cáncer de próstata.

Las razones de estos resultados no están claras, pero una teoría se refiere al estancamiento de la próstata. Esto significa que la eyaculación menos frecuente permite que se acumulen las secreciones de próstata, lo que posiblemente contribuya al cáncer.

Un estudio anterior arrojó luz sobre otros aspectos potenciales del cáncer de próstata, lo que indica que la actividad sexual frecuente en la vida más joven aumentaba el riesgo de cáncer de próstata. Sin embargo, el estudio también indicó que esta actividad parecía brindar protección contra la enfermedad cuando las personas eran mayores.

Causas de los problemas sexuales.

El tratamiento con radioterapia puede provocar disfunción sexual.

Si bien muchos hombres experimentan problemas sexuales después del tratamiento del cáncer de próstata, estos problemas no suelen deberse al cáncer de próstata en sí.

La mayoría de los síntomas del cáncer de próstata implican problemas con la expulsión de orina debido al agrandamiento de la glándula prostática. Este agrandamiento comienza a inhibir la uretra que saca la orina del cuerpo. Sin embargo, los síntomas urinarios no deberían afectar la vida sexual de una persona.

Los tratamientos más activos para el cáncer, como la cirugía, la radioterapia o la terapia hormonal, pueden provocar disfunción sexual.

Los nervios que corren cerca de la glándula prostática controlan las erecciones. La cirugía que extirpa completamente la glándula prostática conlleva un riesgo de disfunción eréctil por esta razón.

Este tipo de cirugía generalmente solo es adecuada para hombres con cáncer de próstata agresivo que es probable que crezca o se disemine. Sin embargo, los hombres más jóvenes con cáncer de próstata también pueden elegirlo.

En estos casos quirúrgicos, una prostatectomía con conservación de nervios tiene como objetivo evitar daños en los nervios que controlan la erección. Sin embargo, las operaciones para preservar los nervios no siempre son posibles.

Si bien reduce el riesgo de disfunción eréctil, este tipo de tratamiento puede no tratar el cáncer por completo y puede dejar algo de tejido canceroso.

La cirugía conlleva el mayor riesgo, pero otros métodos de tratamiento para el cáncer de próstata también pueden afectar la actividad sexual.

Las opciones de tratamiento con riesgo de disfunción eréctil incluyen:

  • crioterapia, utilizando sondas para congelar las células del cáncer de próstata
  • radioterapia
  • braquiterapia, donde los cirujanos plantan semillas radiactivas en la glándula prostática
  • Terapia hormonal

La terapia hormonal puede provocar problemas de erección. Este tratamiento, que incluye la extirpación de los testículos y el uso de fármacos antiandrógenos, también puede reducir el interés por el sexo y causar problemas de fertilidad.

La braquiterapia tiene un riesgo menor de disfunción eréctil que otros tipos de radioterapia.

Como se describió anteriormente en este artículo, solo en raras ocasiones los hombres con cáncer de próstata tienen problemas para lograr una erección debido a la enfermedad en sí.

Sin embargo, el cáncer de próstata puede causar problemas psicológicos. Los hombres pueden sentirse deprimidos o ansiosos por su diagnóstico o tratamiento, y esto puede reducir el interés en el sexo.

Algunos hombres pueden optar por controlar un cáncer de próstata de crecimiento muy lento con "espera vigilante" o "vigilancia activa". Si es así, es posible que estas vías de tratamiento no causen problemas con las relaciones sexuales.

Efectos sobre el orgasmo y la eyaculación.

Varios factores relacionados con el cáncer de próstata pueden cambiar cómo se siente un hombre con respecto al sexo. Comprender los riesgos puede ayudar a las personas a afrontar estas consecuencias.

La extirpación de una glándula prostática por completo para el tratamiento del cáncer significa que la eyaculación ya no será posible. En cambio, el hombre puede tener un "orgasmo seco".

Algunos tratamientos quirúrgicos pueden provocar un trastorno llamado eyaculación retrógrada. Con esta condición, el semen no abandona el cuerpo durante el orgasmo. En cambio, ingresa a la vejiga y sale a través de la micción.

Otros tratamientos para el cáncer de próstata pueden provocar eyaculaciones más pequeñas. La terapia hormonal también puede reducir la intensidad de las sensaciones del orgasmo.

La glándula prostática y el cáncer de próstata

La glándula prostática es un órgano reproductor masculino que se encuentra alrededor de la uretra, el tubo de salida de la orina, justo debajo de la vejiga. La superficie de la glándula suele ser lisa y regular. La próstata tiene aproximadamente el tamaño de una nuez.

La glándula prostática libera un líquido transparente en la uretra que representa hasta un tercio del semen durante la eyaculación. Una de las funciones del líquido es transportar los espermatozoides y ayudar al movimiento de los espermatozoides.

La próstata también ayuda a impulsar el semen durante la eyaculación.

¿Qué es el cáncer de próstata?

Después del cáncer de piel, el cáncer de próstata es el cáncer más común en los hombres en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El cáncer de próstata ocurre cuando las células de la glándula se dividen sin control. Esto conduce a un bulto o tumor que extrae nutrientes y sangre de otras funciones vitales en el área.

Los adenocarcinomas acinares, o tumores de crecimiento lento, son el tipo más común de cáncer de próstata.

Miles de hombres mueren en los EE. UU. Cada año por cáncer de próstata, pero los CDC destacan que la mayoría de los hombres que tienen cáncer de próstata tienen más de 65 años y generalmente mueren por una causa diferente.

El cáncer de próstata no puede transmitirse de una persona a otra y no es una enfermedad de transmisión sexual.

Síntomas

Los síntomas no ocurren con frecuencia con el cáncer de próstata. Cuando los síntomas comienzan, pueden incluir:

  • flujo de orina débil o inestable
  • pérdida de orina
  • sensación de no vaciar completamente la vejiga urinaria
  • tener que esforzarse para producir orina
  • sangre en la orina

Quitar

El cáncer de próstata y los tratamientos para el cáncer pueden afectar la capacidad del hombre para lograr y mantener una erección, además de causar una reducción del deseo sexual.

Varias cirugías diferentes para el cáncer pueden interrumpir el proceso de eyaculación.

Ciertos medicamentos y tratamientos físicos, como Viagra y las píldoras y cremas relacionadas, están disponibles para tratar la disfunción eréctil. Estos incluyen bombas de vacío e implantes.

La masturbación también puede ayudar a promover un flujo sanguíneo saludable a los genitales, lo que puede ayudar a la función eréctil. La terapia de pareja también puede ayudar a abordar los aspectos psicológicos del tratamiento del cáncer que pueden tensar una relación.

none:  medicina-cosmética - cirugía plástica cáncer de cabeza y cuello dolor de cuerpo